Kimonos (着物)

En general, todos los países del mundo tienen una o más piezas de ropa que podríamos considerar “tradicionales”, aunque en los más occidentalizados es casi imposible verlas fuera de circunstancias especiales como fiestas populares, demostraciones culturales y eventos similares. En el caso de Japón, el elemento más conocido es sin duda el kimono, aunque la palabra en si se utiliza de forma equivocada ya que, originalmente, simplemente significaba “ropa”.


Una de las suposiciones generalmente erróneas que muchos turistas extranjeros tienen de Japón es asumir que es muy sencillo ver por la calle a japonesas vestidas con kimono, especialmente en determinadas zonas de Kyôto, pero la verdad es que, pese a ser un tipo de vestimenta que no se ha relegado únicamente a circunstancias “cultural tradicionales” como sucede en otros países, tampoco es común verlo por la calle, y cuando se ve seguramente se tratará de otro turista que se ha vestido así gracias a los habituales negocios de alquiler de estas prendas que pueden encontrarse en los lugares más turísticos (realmente los japoneses tienen una buena visión de cómo explotar sus tradiciones para hacer negocio).

Estudiantes universitarios con motivo celebración final estudios (Kyôto)

Foto: Skaven - Probables turistas en la zona de Gion (Kyôto)

Tal y como se considera actualmente el kimono, esta no es la única pieza de ropa tradicional que existe, pero si que es prácticamente la única que llega a utilizarse fuera de los eventos “cultural tradicionales”. En los matsuri es habitual ver a los participantes directos vestidos con las ropas tradicionales como puede verse en las fotos inferiores, pero es más raro ver a los “espectadores” también vestidos así.

La excepción más destacable la encontramos en verano con los yukata, una prenda ligera de algodón, de corte similar al kimono tradicional, pero sin llegar a ser tan farragoso, que si es relativamente común ver como lo utiliza la gente normal durante las fiestas populares (o en las zonas de balnearios). También es muy habitual ver kimonos asociados a las artes tradicionales como la ceremonia del té, el ikebana, la música con instrumentos tradicionales, etc., pero en esto casos deberíamos considerar que se trata más de un “uniforme” que de una pieza de ropa normal.

Al margen de estas circunstancias, una persona utiliza un kimono, de promedio, una o dos veces al año, generalmente en situaciones formales como bodas, lo que ha propiciado la “modernización” de los kimonos y de su uso. Así, mientras antes los kimonos podían llegar a ser tesoros familiares que pasaban de generación en generación (su elevado coste era sin duda uno de los motivos principales), cada día es más habitual que simplemente se alquilen cuando es necesario (como aquí podría alquilarse un smoking para una fiesta en particular). Esto también ha hecho que los diseños se modifiquen ligeramente, especialmente por lo que respecta a la facilidad de ponerse un kimono. No es que un kimono sea difícil de ponerse si alguien que sepa te ha dado algunos consejos, pero aún así cada vez se utiliza más velero para ajustar los obi (cinturón) y los complicados lazos que se hacen con el obi se han substituido por lazos fijos que se añaden mediante alambres (como quien compra una corbata con el nudo hecho y una cinta elástica le permite ponérsela de forma rápida y cómoda). De hecho, son indistinguibles a simple vista, y como prueba, a ver si distinguís cuál de estos dos lazos es postizo, y cual está hecho de la forma tradicional.

Lazo postizo

Lazo hecho con el propio obi

¿Todo esto implica que ver a una mujer con kimono fuera de las fiestas populares o circunstancias formales es imposible? Pues ni tanto ni tan calvo. La verdad es que el kimono se considera una prenda elegante, y como tal también puede verse en algunas ocasiones como aquí se puede ver a gente vestida con un vestido de noche, o en el caso de kimonos más sencillos, es posible que algunas mujeres los utilicen como un toque de distinción o elegancia. Con todo esto quiero decir que, si bien no es habitual, tampoco es imposible.

Foto: Arturo

Foto: Arturo - Visto en la estación central de Tôkyo

Breve historia del kimono

Para finalizar esta entrada, una breve historia del kimono creo que servirá para aclarar conceptos ya que, como he dicho anteriormente, en japonés kimono simplemente quiere decir “vestido”; no hace más de cien años que esta palabra se utiliza para referirse a la pieza de ropa que todos asociamos rápidamente con este término.

La forma básica del kimono actual se desarrolló durante el período Heian (794-1185) cuando se inventó una nueva técnica para fabricar kimonos con tiras de tela cortadas de forma rectangular. Siguiendo esta técnica, un kimono no es más que una serie de tiras regulares de ropa rectangulares cosidas entre si (tanto es así, que al final las piezas de ropa se acabaron tejiendo siempre de 45cm de ancho). La gran ventaja de este sistema era que el diseñador realmente no era necesario que pensara en el cuerpo de quien lo acabaría llevando. Además, estas piezas podían plegarse fácilmente, y permitían ponerse más o menos piezas de ropa según el frío que hiciera en invierno, y al ser de tejidos transpirables, eran muy cómodas en los cálidos veranos.

Al principio esta ropa tan solo la utilizaban los nobles, los cuales parecía que compitiesen por el número de capas con que se vestían (las versiones más elaboradas que llevaba la familia imperial podrían llegar a tener 12 capas), pero poco a poco el kimono se fue haciendo más popular, y se fue desarrollando un sentido estético por las combi9naciones de colores (como es habitual en Japón, inspiradas según temas estacionales y las diferentes clases sociales).

Durante el período Kamakura (1192-1338) y Muromachi (1338-1573), cuando los samurai y el zen formaban la base de la cultura japonesa, los kimonos acostumbraban a ser de algodón y tener colores realmente brillantes. Los guerreros llevaban kimonos con los colores de su clan, y como puede apreciarse en pinturas de la época, visualmente una batalla casi podía parecer una desfilada de modas.

Durante el pacífico y próspero período Edo (1600-1868) la sociedad japonesa estaba tan estrictamente regulada por los shogun Tokugawa, que todo, desde la longitud de las mangas hasta la decoración y los colores, así como los accesorios estaban estrictamente definidos. De hecho, es en esta época cuando el kimono se convierte en algo realmente valioso, y empieza a transmitirse de generación en generación como tesoro familiar.

Al inicio del período Meiji (1868-1912) se introdujo en Japón la vestimenta occidental, que era la que por ley llevaban los oficiales militares y los miembros del gobierno en situaciones formales. Para los que no pertenecían a estos grupos, la ley decía que debía mostrarse el símbolo de la familia (mon) en lugares específicos del kimono para así dar información sobre la familia (algo muy práctico en situaciones sociales).

Foto: Arturo

Actualmente se considera el kimono una pieza de ropa exclusivamente femenina (lo cual es prácticamente cierto fuera de situaciones formales o tradicionales), en buena parte seguramente debido a que, hasta la Segunda Guerra Mundial, más del 90% de las mujeres japonesas utilizaban los kimonos como la ropa de cada día, al contrario de los hombres, que era más habitual que utilizaran ropa occidental, especialmente en las grandes ciudades.

¿Cuánto puede costar actualmente un kimono? Pues un buen kimono se considera que puede valer desde 200.000円 para arriba (y este “para arriba” puede ser muuuuuy arriba).

Foto: Arturo - Fiesta del Obon en Nagoya

About these ads

1 comment so far

  1. Akasha83 on

    Nosotros vimos bastantes en Kyoto (en el kiyomizudera) y en nara.
    Una japonesa nos contó que eran alquilados, puesto que los buenos valían mucho, se heredaban y se usaban muy pocas veces.
    Las chicas jovenes alquilan yukatas para pasear juntas por lugares bonitos y hacerse fotos…vamos como una turista mas xD
    La verdad es que quedan bonitos ;)


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: