Gion (祇園)

No hay duda que, si hay una imagen grabada en la mente de todo el mundo, por poco que le interese Japón y su cultura, esta es la de una Geisha. Podrá tener muchos conceptos equivocados respecto de esta profesión, pero sin duda será fácilmente reconocida. Y si hay un sitio en el que es posible ver una auténtica geisha, este lugar es el barrio de Gion, en Kyôto.

Calle de Gion

Este barrio, situado entre el templo Yasaka y el río Kamo, está lleno de “ochaya” (casas de té) y restaurantes en las que las geishas, y las maiko (aprendices de geisha) desarrollan mayoritariamente su actividad. Es un barrio lleno de gente, pero también de callejas estrechas y bonitas, casas bajas de madera y rincones admirables por los que pasear mientras esperas la (rara) oportunidad de medio espiar una geisha dirigiéndose a trabajar.

Estàtua commemorativaEsta es una profesión artística que mucha gente confunde gravemente, pero hoy no quiero hacer una disertación sobre qué es y qué no es una geisha o una maiko. También me gustaría romper una lanza a favor de ellas pidiendo que si creéis ver alguna no las molestéis, que he visto alguna escena en que un grupo de “guiris” casi impedían a una subir a un taxi que la estaba esperando, para hacerle fotos con un estilo que nada tenía que envidiar al de los “paparazzi” más detestables. Y eso suponiendo que realmente fuera una geisha, que creo que hay más gente vestida como una, que no auténticas paseando por la calle.

Pero volvamos al barrio, que es el hoy realmente nos importa. Como ya he dicho, la zona invita a pasear tranquilamente, disfrutando de todos los rincones que puedas descubrir, tal vez tomando alguna cosa en uno de los numerosos locales que hay (a pesar que en algunos solo te dejan entrar si eres japonés, o aún peor, si estás recomendado por un cliente habitual), y si además tienes la oportunidad de visitarlo durante un festival, disfrutar del ambiente, pues la combinación puede ser hechizadora.

En Gion también es posible tener un atisbo de la cultura tradicional visitando Gion Corner, del que ya os hablé hace tiempo, o tal vez asistiendo a uno de los locales que organizan actividades con geishas (como mucho supongo que maikos) incluidas, pensados exclusivamente para turistas extranjeros con más o menos nivel adquisitivo. La verdad es que no he asistido a ninguno porque los que encontré (asequibles) me parecían demasiado artificiales, muy pensados para el turista americano o australiano que se piensa que con cuatro dólares puede comprar autenticidad y aún con exigencias.

Calle de Gion

Gion es pues un sitio para dedicarle tiempo, con tranquilidad, especialmente si puedes visitarlo en primavera, con los cerezos en flor, pero en cualquier caso es un magnífico punto final a un día visitando templos por las Higashiyama, sobre todo si has seguido la ruta I del Blog-Maratón Templos de Kyôto, ya que la ruta acaba muy cerca de aquí, a una hora en que el sol comienza a ponerse, y así podrás ver el barrio con diversas iluminaciones, a medida que va oscureciendo.

Calle de Gion

Calle de Gion

Teatro de Gion

About these ads

5 comments so far

  1. Lili Poirier on

    Que hermosa nota, los felicito!!!!!!, sigo todas, amo esta cultura.

  2. Hime on

    De verdad está más que interesante y las fotos son excelentes!!!!!!!!

  3. Akasha83 on

    A mi me comentaron (gente que ha vivido allí) que el ayuntamiento pone unas Geishas de pega para que se paseen y se hagan fotos con los turistas…yo creo que vi una en el maruyama park.
    Las de verdad no suelen pararse, como bien dices, van a trabajar.
    Me da coraje ver que la gente se les metía por medio o les enchufaba el flash de cerca…
    Por suerte, en la zona menos concurrida (no recuerdo ahora el nombre de la calle) pudimos fotografiar a una ^_^
    Van preciosas!!!

    P.d: Memorias de una geisha hizo ucho daño U:U

    • shordl on

      No se si las habrá de pega o no, pero si que hay gente normal que paga por pasearse así vestidas durante un cierto tiempo, y quizás sean de las que vi.

      Sobre una que iba a trabajar, traté de hacerle una foto al paso, sin estorbar (ella iba por el centro de la calle de Pontocho), pero una pareja delante mío me jodió la foto, casi la atropella a ella, y encima cuando la chica se había marchado empezaron a criticarla por no haberse parado (eran españoles y supongo que no pensaban que nadie les entendería allí).

      No es el único caso que he visto de “asalto fotográfico”, pero la verdad es que me da coraje ver a energúmenos así. Quizás es que me considero fotógrafo (aficionado pero fotógrafo), y considero que para hacer fotografías nos debemos respetar unos a otros, y a los protagonistas de las fotografías (sean personas, animales o cosas).

      • Akasha83 on

        Totalmente de acuerdo!!!
        Tanto con la maiko como en inari con la ceremonia intentamos no molestar y hace las fotos al margen.
        al final fuimos recompensados.
        Ni la Maiko se hechó a correr, al ver que no nos acercabamos a agobiar.
        Y al acabar la ceremonia, el monje nos dió unos obsequios ^_^


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.700 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: