Heian-jingû (平安神宮)

Simplemente pasando por la calle, por una de las grandes avenidas de Kyôto, aunque sea rápidamente con un autobús, es imposible que se te pase por alto este templo shinto, aunque también te dejará un poco confundido porque el templo si que es posible que no lo veas, ni tan solo fijándote. Y es que pasando por Niomondori o Nijodori, puedes ver sin dificultad alguna un torii gigantesco que cruza Jingumichi (la calle que estaréis siguiendo si seguís adelante después de la última visita de la Ruta I de esta blog-maratón). Su llamativo color rojo, el hecho de estar situado en una zona relativamente libre de obstáculos a la visión y, muy especialmente sus grandes dimensiones (dicen que es el más grande de Japón, aunque conociéndolos, posiblemente lo sea dentro de su clase), hacen que sea imposible no verlo.

Torii

Este torii, construido en 1929 y hecho de acero, marca la entrada de Heian-jingû, aunque este templo si que puede pasar bastante desapercibido, pues se encuentra a 500m del torii, al final de una zona llena de edificios culturales modernos (museos, una sala de conciertos,…)..

Heian-jingû fue fundado en 1895 para conmemorar el 1100 aniversario de la fundación de Kyôto, y sus diversos templos se construyeron como una réplica a escala 2/3 del Palacio Imperial de la era Heian. El temple está dedicado a los Emperadores Kanmu y Kômei, que son el primero y el último emperador de la capitalidad de Kyôto. Kanmu trasladó la capital a Heiankyô (antiguo nombre de Kyôto) el año 796, y Kômei murió en 1866, siendo sucedido por el Emperador Meiji, que trasladó la capital a Edo (actual Tokyô).

Ticket de entrada a los jardines

Vista de parte del santuario

Pero si bien el santuario es espectacular y muy grande, los jardines son difíciles de definir por falta de palabras. Esta zona de 30.000 metros cuadrados, está dividida en cuatro secciones (una por cada punto cardinal), y se consideran los más bellos del estilo propio de la era Meiji. Entre sus principales atractivos podríamos destacar unos grandes cerezos rosados con numerosas ramas muy largas que, cuando están en el momento álgido de la floración, parecen grandes sombrillas de flores. Pero el jardín también tiene magníficos lechos de flores perfectamente distribuidos y numerosos tipos de árboles que florecen en diversas épocas del año para que nunca se vea feo o frío. Incluso recomiendan su visita en invierno, cuando lo cubre un manto de nieve blanca.

Vista del jardín

En resumen, una visita recomendable independientemente de cuándo visitéis la ciudad, y muy especialmente porque la zona en que está situado está llena de sitios culturales interesantes. Además tiene la ventaja de que el acceso al templo es gratuito, aunque para visitar los jardines hace falta pagar una entrada (pero vale la pena gastarse el dinero).

Información importante

  • Lugar: Kyôto (Pref.Kyôto).
  • Coste: templo entrada gratuita. Jardines, 600円.
  • Cómo llegar: desde la estación JR de Kyôto, puedes coger el autobús 5 y bajar en la parada Jingûmachi. También se puede llegar caminando unos 10’ desde la estación Higashiyama de la línea de metro Tôzai.
  • Página web: http://www.heianjingu.or.jp/index_e.html (en inglés).

Vista del jardín

Puente sobre un lago del jardín

About these ads

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.699 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: