Nakano Broadway cumple 50 años

Mascota Nakano Broadway

Mascota Nakano Broadway

Ya hace bastantes años que os hablé de Nakano Broadway, un paraíso para los Otakus de todo el mundo, y la verdad es que no he vuelto personalmente desde 2001, así que no creo que reconociera prácticamente nada. Este año este centro cumple 50 años, total y definitivamente convertido en el centro otaku que se ya se adivinaba cuando fui. El centro cuenta con tiendas de todo tipo relacionadas especialmente con el mundo del Manga y el Anime. De hecho, de Mandarake ya hay 27 tiendas distintas en este centro que vio como en 1980 nacía en su seno la cadena que había de convertirse en un referente mundial, con tiendas de todo tipo de especializaciones y superficies por todo el país. En Nakano Broadway ocupa la casi totalidad de la cuarta planta, y buena parte de la segunda y la tercera.

Foto: The Japan Times

Foto: The Japan Times

Nakano Broadway cuenta con unas 300 tiendas y restaurantes repartidos en cinco pisos, y es tal la afluencia de visitantes extranjeros que podemos encontrar numerosos empleados también extranjeros trabajando en las diversas tiendas de Mandarake para ofrecer sus servicios también en inglés, chino, y otros idiomas. Uno de ellos, Zhansaya Baigaziyeva, del Kazahistan, incluso ofrece visitas guiadas (domingos) por las tiendas de Mandarake cosplayada. Otro efecto de la afluencia de extranjeros es que muchas tiendas que no tienen nada que ver con la oferta cultural por la que se ha hecho famoso el centro, pero si pensadas pra vender sus productos a los visitantes extranjeros (relojes joyerías, otros artículos de lujo, tiendas libres de impuestos,…), han proliferado por la zona.

Plano 4a planta Nakano Broadway

Plano 4a planta Nakano Broadway

Lavado de cara al Gran Buda de Kamakura

Una de las principales atracciones de Kamakura, una de las antiguas capitales de Japón, es el Gran Buda de Kamakura, situada dentro del recinto del templo Kōtokuin. Este Daibutsu está al aire libre, expuesto a los elementos. Es por eso que se ha iniciado un proceso de restauración.

La mala noticia para los turistas es que el daibutsu actualmente está envuelto por un andamio que no permite verlo. La buena es que no se trata de un simple lavado de cara, si no que se está realizando un trabajo a fondo en este Tesoro Nacional, el primero en 55 años. En la primera fase, que durará hasta principios de Febrero, se ha examinado la estructura utilizando incluso Rayos X pera estudiar la patina de esta estatua del siglo XIII y los posibles efectos de la brisa salina del océano. La segunda fase, que está prevista que acabe el 10 de marzo, será una limpieza a fondo de la estatua. También está previsto revisar un aislante sísmico instalado para proteger la estatua.

Foto: The Mainichi

Foto: The Mainichi

Foto: The Japan News

Foto: The Japan News

¿Tan difícil es entender las indicaciones japonesas?

Allá por 2004, el metro de Tōkyō sufrió una total renovación en su orientación para hacerla más “amigable” para los turistas, que se esperaba aumentaran considerablemente ante una serie de eventos internacionales que se avecinaban. Ahora, con la llegada del 2020 probablemente será todo el país el que sufra una profunda transformación en algunos elementos característicos para hacer más “amigables” con los turistas la iconografía de los mapas. ¡Ni las señales de tránsito se salvarán! Pero, ¿de verdad es necesario?

Cuando viajé por primera vez a Japón, en 2001, el metro de Tōkyō fue un problema por sus dimensiones. No estaba acostumbrado a tener que decidir entre cual de las +10 salidas debía elegir. No estaba acostumbrado a los retorcidos transbordos, capaces de desorientar a cualquiera. Pero si una cosa no me pasó nunca, es que me equivocara de estación por no saber qué ponía en las indicaciones, pues en todas las estaciones había placas con su denominación en romanji (la forma de escritura con caracteres occidentales). Unos años más tarde, en 2006, pude comprobar el profundo cambio que habían realizado para ayudar a los extranjeros: poner una letra y un número a cada estación para que así supiesen donde ir y en qué dirección (aumentando o disminuyendo los números… o sea, un sistema para tontos). No sé si alguien se sintió aliviado por este nuevo sistema, pero puedo asegurar que yo no lo he utilizado nunca, pues el anterior era más que bueno.

Ahora se acercan los JJOO Tōkyō 2020 y se está estudiando si cambiar dos elementos muy “japoneses” para que los extranjeros entiendan mejor las indicaciones: las señales de tránsito para indicar “Stop”, y los pictogramas para indicar los puntos más destacados de un mapa.

Sobre los pictogramas, mi opinión es la misma que sobre el cambio de nomenclatura de las estaciones de metro. Simplemente, no creo que haga falta. Todo mapa que esté bien hecho debe incluir una “clave del mapa” en la que se explique qué significa cada símbolo, así que no importa cómo se indique un lugar. Una polémica asociada, y motivo de debate entre los japoneses, es si deben cambiarse todos los mapas, o tan solo los dirigidos a extranjeros, dejando la simbología clásica en los mapas en japonés.

iconografiaJaponesa03

Entre los cambios sugeridos destaca el de los templos budistas, en el que una vez más se ha mezclado la polémica de su similitud (aunque tan solo un tonto los confundiría) con el símbolo nazi.

Sobre la señal de tránsito de “Stop”, la verdad es que en Japón ha tenido una larga historia de modificaciones. El símbolo al que estamos acostumbrados en occidente se introdujo en Europa como consecuencia de la Convención de Naciones Unidas sobre Señales e Indicaciones de Tránsito de 1968, al igual que pasa en los EEUU, que a pesar de no haber adoptado este tratado, si que lo hizo con la señal octogonal. A Pesar de ello, la convención también permite el uso de una variante consistente en un círculo rojo con un triángulo invertido en el interior (señal que su utiliza en Pakistán).

iconografiaJaponesa02

Por lo que respecta a Japón, se utilizaban unas señales similares a las de la convención desde 1950, siendo sustituidas en 1960 por otras de similares, pero de color rojo, y finalmente en 1963, justo antes de los JJOO Tōkyō 1964, se sustituyeron por los actuales bajo la premisa que se interpretarían más fácilmente. Ahora, ante unos nuevos JJOO se plantean dos opciones: escribir STOP debajo de la palabra actual (“tomare”, que significa para en japonés), o cambiar todas las señales por el modelo occidental. En cualquier caso, deberían cambiarse 1.7 millones de señales de “Stop” que hay por todo el país, con un coste estimado de 25.500 millones de Yenes si se acaban sustituyendo por la señal octogonal. Personalmente creo que es más fácil acostumbrarse a obedecer esta señal tal como está, que conducir por el otro carril, como nos pasaría a nosotros si tuviéramos que conducir por la izquierda como en Inglaterra (y también Japón), y a pesar de ello, se acaba haciendo sin apenas problemas.

iconografiaJaponesa01

¿Se deberían prohibir los palos selfie?

Es cierto que las tecnologías afectan muy profundamente la forma de hacer las cosas y modifican nuestro comportamiento, a pesar que algunos no son más que “modas”, generalmente transitorias, pero con un gran impacto en nuestra vida. Y una de las que más ha modificado nuestros hábitos, no solo en la vida diaria, sino también en actividades más esporádicas, como los viajes durante las vacaciones, es la facilidad con que hacemos fotos con el teléfono móvil. Actualmente parece que no hayas hecho nada, y mucho menos te hayas ido de viaje a algún sitio, si no te has hecho una foro, generalmente mientras realizas alguna mueca o acción estúpida, y la publicas en internet, en el mayor número de redes sociales posible.

Y detrás de la moda de hacerte fotos capaces de ganar un concurso de poses estúpidas, y generalmente calcadas de la que en ese momento esté de “moda”, ha venido, lamentablemente creo que para quedarse, el palo selfie, este sencillo palo extensible que te permite hacerte una foto sin la ayuda de nadie más con más precisión y mayor ángulo de visión que no hace demasiado tiempo (cuando se pusieron de moda las “selfies”).

Pero con cada “avance” tecnológico llegan nuevos problemas, muchas veces pasados por alto hasta que sucede una desgracia, y generalmente causados porque ante un avance tan vertiginoso de las tecnologías y las “modas”, hay muchos aspectos de la vida que no pueden “adaptar” a la nueva situación. Y en cierta forma esto ha pasado con los palos selfie, que en muchos lugares de Japón se ha prohibido su uso.

“¿Qué no se pueden usar palos selfie? ¡Pero si son inofensivos!”, seguramente gritará más de uno. Pero la verdad es que pueden ser unos verdaderos instrumentos del demonio, y potencialmente muy peligrosos. Así, JR West ha ´prohibido su uso en todas las estaciones de su red ferroviaria, ya que, al margen que manejar descuidadamente un palo por unas instalaciones que se construyeron cuando ni tan solo se podía imaginar que una cosa así llegara a existir, hace que sea un riesgo muy grande que el palo entre en contacto con alguno de los numerosos cables que suelen estar suspendidos en el aire de las estaciones. Pero también las actitudes que suelen mostrar los usuarios hace que sean peligrosos, tanto para ellos como para otros pasajeros. Así, mientras una o más personas buscan el mejor ángulo para hacerse una foto conmemorativa del inicio o final de un desplazamiento, es muy probable que inadvertidamente (y en algunos casos simplemente porque no les importa), pueden golpear a otro viajero, pueden estorbar el flujo normal de personas (algo que en Japón en momentos de gran influencia puede suponer un gran peligro e incluso riesgos personales), o incluso caer inadvertida e inconscientemente a la vía.

Foto: The Japan Times

Foto: The Japan Times

Pero también hay otros sitios en los que se han prohibido estos artilugios del diablo, como en numerosos parques de atracciones (como Disney World Chiba, y también en los de otros países del mundo), entre otras causas por que pueden activar algún mecanismo de seguridad. En algunas piscinas y onsen se han prohibido para que no se utilicen para realizar fotografías inadecuadas (muchos tenemos en mente el estereotipo del pervertido japonés que hace fotos de las braguitas de las chicas por debajo de la falda, que si bien no es más que esto, un estereotipo, de haberlos los hay). Y también hay el caso de algunas instalaciones con animales que no se permite utilizarlos para evitar que entren en contacto con los cables electrificados que disuaden a los animales de salir, pero que pueden representar un peligro para la salud de la personas que los toque con este palo. Finalmente, en algunos casos tan solo se recomienda que se tenga mucho cuidado ya que pueden representar un riesgo, como en algunos accesos con escaleras muy empinadas (por ejemplo en algunos castillos japoneses), donde si se lleva extendido mientras se sube o baja, puede llegar a causar algún accidente peligroso.

¿Se deberían pues prohibir de forma más generalizada? Bien, la verdad es que la margen que lo considero un aparato inútil fruto de la mente de algún astuto ser que vio el potencial para estafar a millones de personas, si todos fuéramos más prudentes y lógicos (dos virtudes que cada día creo que menos gente posee de forma innata), no harían falta todas estas medidas. Desgraciadamente, el ser humano es el mejor capacitado pata iniciar acciones potencialmente peligrosas con una alegría y despreocupación realmente alarmante para su propia supervivencia, así que supongo que no hay más remedio que, aquellas personas que se preocupan por la seguridad tomen este tipo de medidas para proteger a la gente, incluso de de sí misma si hace falta.

Billetes y abonos del metro de Tōkyō

ticketsMetro05Cuando viajé por primera vez a Japón, el metro de Tōkyō no parecía demasiado preparado para los turistas extranjeros: no había abonos especiales (como mucho, si comprabas 10 billetes a la vez, te regalaban el 11o), y además de lo laberínticas que pueden ser algunas de las estaciones, estas no estaban adaptadas nada adaptadas, por ejemplo, para las personas con discapacidad (las escaleras son interminables, pocas escaleras automáticas, y los ascensores son muy escasos). Pero con los diversos eventos internacionales que se han ido organizando desde entonces, y muy especialmente con la perspectiva de los JJOO del 2020, esto parece que está cambiando radicalmente.

En relación con estos cambios, inauguro una nueva sección dedicada a proporcionar información práctica hablando de las diversas opciones de billetes y abonos que se pueden utilizar en las líneas de Tōkyō Metro.

ticketsMetro02Billete Sencillo: el billete sencillo sirve para un solo viaje y su precio depende de la distancia recorrida (entre 150 y 310 Yenes), y tan solo son válidos ara el día en que se adquieren. Pueden adquirirse en las máquinas expendedoras que hay en las estaciones, encima de las cuales suele haber también un mapa de la red con el precio correspondiente para llegar a una estación desde la que nos encontramos. Es el billete del que generalmente se habla cuando te refieres a los viajes de metro, pero también es la opción más cara, adecuada solamente si debes hacer pocos viajes. También es este billete al que se hace referencia cuando en blogs como este a veces se dice; “en caso de duda, comprad el más barato, que después ya podréis pagar la diferencia al salir”.

Cupones: si se quieren hacer bastantes viajes a lo largo de diversos días, tenemos la opción de adquirir alguno de los tres tipos de cupones que existen: Ordinario, Fin de Semana /Festivos, o Horas no Punta. Estos cupones, que pueden adquirirse en las mismas máquinas que los billetes sencillos, nos permiten obtener entre 11 y 14 billetes sencillos por el precio de 10, pero con limitaciones sobre su uso. El Cupón Ordinario no presenta ningún tipo de restricción a su uso (ni tan solo la limitación de utilizarlo el mismo día de su adquisición como pasa con el billete sencillo), pero tan solo obtenemos un billete adicional. Con el Cupón Fin de Semana /Festivos obtenemos 14 billetes, pero tan solo pueden utilizarse en sábado, domingo o días festivos (incluido el período 30 diciembre – 3 enero). El Cupón Fuera Hora Punta nos proporciona 12 billetes para usar de lunes a viernes entre las 10:00 y las 16:00 horas, o en el mismo período que los billetes del Cupón Fin de Semana /Festivos.

ticketsMetro01Abono Suburbano /Estudiantil: este abono no es demasiado práctico para los turistas, pero tal vez el abono estudiantil sirva para aquellos que quiera ir a estudiar japonés durante una temporada si su alojamiento y la academia e n la que estudien no están muy próximas. Permiten un número ilimitado de viajes entre dos destinaciones específicas, siguiendo una ruta específica, para una persona determinada y durante un perídoo de 1, 3 ó 6 meses. Su precio depende de diversos factores. Se puede adquirir en las oficinas del metro como mínimo 14 días antes de empezar a utilizarlo.

Abono General: este abono permite un número ilimitado de viajes en todas las líneas de metro durante un período de 1, 3 ó 6 meses, por un precio de 17.300 Yenes, 49.310 Yenes o 93.420 Yenes, respectivamente). Puede adquirirse en las oficinas del metro como mínimo 14 días antes de empezar a utilizarlo.

Tarjeta PASMO: esta es una tarjeta de prepago que nos permite utilizar todos los servicios de Tōkyō Metro, incluso muchas de las máquinas expendedoras y pagar en numerosas tiendas que hay en sus estaciones. Básicamente abonamos una determinada cantidad de dinero (entre 1.000 y 20.000 Yenes) que queda registrada en la tarjeta, y que a medida que vamos gastando se va descontando del saldo (se pueden asociar algunas de las otras opciones, como los abonos). Es recargable, y muy práctica. Puede obtenerse en las oficinas del metro y en las máquinas expendedoras de las estaciones. Y si eres turista, hasta que se agoten las existencias, en Narita y Haneda se puede adquirir un modelo exclusivo para saldos de 2.500 Yenes (+500 Yenes de depósito).

ticketsMetro06

Billete de transbordo: estos billetes ofrecen un descuento especial sobre el precio normal del trayecto cuando se realiza un transbordo con las líneas de Toei y otras líneas metropolitanas, utilizando el mismo billete.

Hasta ahora hemos hablado de los billetes más o menos habituales y prácticos para la gente que vive o está en la ciudad por un largo período de tiempo. Pero si tan solo estaremos unos pocos días para hacer turismo, y, teniendo en cuenta las grandes distancias que separan un lugar de interés turístico de otro, estamos seguros de que utilizaremos muchas veces el metro para desplazarnos, entonces seguro que nos interesará más alguno de los siguientes abonos especiales.

ticketsMetro04Billete 1 Día: válido para un número ilimitado de viajes con todas las líneas de Tōkyō Metro durante el día especificado. Vale 600 Yenes y puede adquirirse por avanzado en las oficinas del metro (especificando el día de validez), o el mismo día en las maquinas expendedoras (válido tan solo para el día de compra). Por 1.000 Yenes ek abono es válido tanto para las líneas de Tōkyō Metro, como para las líneas de Toei.

Billete Combinado: este billete nos permite un número ilimitado de viajes en todas las líneas de Tōkyō Metro, Metro Toei, tranvías Toei (Toden), autobuses Toei (excepto los que requieren de reserva de asiento), las líneas metropolitanas de JR y las líneas Nippori-Toneri. Cuesta 1.590 Yenes y es válido para el día especificado. Puede conseguirse en las maquinas expendedoras de casi todas las estaciones de las compañías implicadas y en oficinas de JR East.

Abono Turístico: abono pensado eclusivamente para turistas (nacionales o internacionales) que permnite un número ilimitado de viajes en todas las líneas de Tōkyō Metro y Metro Toei, durante 1, 2 ó 3 días consecutivos. Cuesta 800 Yenes, 1.200 Yenes, o 1.500 Yenes respectivamente, y puede adquirirse en las oficinas de numerosas agencias de viajes en forma de vloucher, que posteriormente debe cambiarse en las oficinas del metro. También puede adquirirse en algunos hoteles (para sus huéspedes, a veces dentro de un paquete especial) y algunas cadenas de tiendas importantes como Big Camera, Laox y Softmap. Sin duda es la mejor opción para los turistas con poco tiempo, que quieran ver muchas cosas en pocos días, y por tanto deban hacer muchos desplazamientos cada día.

ticketsMetro03

Si llegáis o salís de Tōkyō por los aeropuertos de Narita o Haneda, hay algunas combinaciones especiales que combinan un billete para llegar a la ciudad (o ir de la ciudad al aeropuerto) en algunas de las diversas opciones de transporte disponibles para hacerlo, más el Abono Turístico antes mencionado.

Por otra parte, existen algunos cupones de descuento muy específicos, con los que puede conseguirse el Abono Turistico y un descuento en algún servicio adicional muy específico (servicio de autobuses JR Tokai, por ejemplo), tan solo útil si queremos utilizar este servicio, o visitar los lugares con descuento (como el Grutto Pass, que nos ofrece descuentos en 78 museos, galerías de arte, etc.).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: