Kasuga Taisha abre al público un santuario secreto

En el santuario Kasuga Taisha de Nara se abrirá temporalmente al público un santuario que hasta ahora había permanecido siempre cerrado a los visitantes, antes que tenga lugar un ceremonial de renovación que se ha mantenido durante siglos. Este santuario alberga diversos objetos de adoración, que serán trasladados a una instalación temporal el 37 de marzo, quedando el templo abierto al público del 1 de abril al 31 de mayo, cosa que permitirá ver por primera vez la piedra sagrada que hay en su interior.

Este santuario, Patrimonio de la Humanidad, cada 20 años se somete a un ritual en el que se renuevan las estructuras más envejecidas y se cambian los interiores. A finales de año tendrá lugar el 60º Shikinen Zotai, y será la primera vez que el público en general podrá penetrar en un recinto del templo al que habitualmente solo pueden acceder los sacerdotes sintoístas y los miembros de la familia Imperial. Dentro de esta zona hay cuatro edificios reconocidos como Tesoros Nacionales, situados en fila y en los que se veneran deidades como Takemikazuchi no Mikoto. Este dios, originalmente situado en el santuario Kashima Jingu de la Prefectura de Ibaraki, se dice que marchó hasta Kasuga Taisha sobre un ciervo blanco.

KasugaTaisha

También se considera que otra deidad vive en el interior de una piedra Iwakura de 50cm de altura, situada en un templete de 80×100 cm. Esta piedra se mostrará al público por primera vez en la historia durante el período en que la zona permanezca abierta. De hecho, el sacerdote principal de Kasuga Taisha cree que el santuario se construyó precisamente allí por que era donde se encontró la piedra.

La puerta que conduce al Ushirodono, en la zona Norte del santuario, y que fue cerrada en la era Meiji, se abrirá por primera vez en 140 años, y será por donde entrará el público para visitar los dioses que protegen contra el mal. También se podrá visitar el jardín que hay detrás de los edificios.

Del 29 de marzo al 5 de abril el santuario mostrara el Kashima Dachi Shinei Zu (las deidades de Kasuga marchando del santuario Kashima), una pintura del período de las Cortes del Norte y el Sur (1336-1392) en que se ve a Takemikazuchi no Mikoto y a Kashima Dachi no Hoko (la alabarda marcando la marcha de las deidades de Kasuga), y que se cree que fue llevada hasta el santuario por un seguidor de estos dos dioses.

Para acceder deberá comprarse un ticket de 1.000 円, que incluirá un souvenir especial.

Nara, Patrimonio de la Humanidad

Inscrito en el listado de elementos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1998, la zona declarada patrimonio recibe el nombre genérico de “Monumentos Históricos de la Antigua Nara”, y como sucede con gran parte del patrimonio japonés, no se centra en un edificio singular o en un sitio concreto, si no toda una zona muy amplia, con 8 elementos centrales distintos: 5 templos (Tōdai-ji, Tōshōdai-ji, Yakushi-ji, Gangō-ji, Kōfuku-ji), un antiguo palacio (Heijō-kyō), un santuario (Kasuga Taisha) y un bosque sagrado (bosque original Kasuga).

Tal como dice la UNESCO: “Nara fue la capital de Japón entre los años 710 y 784. Durante este período se consolidó el marco del gobierno nacional y Nara disfrutó de una gran prosperidad, surgiendo como origen de la cultura nipona. Los monumentos históricos de la ciudad, los templos budistas, los santuarios sintoístas y los restos excavados del gran Palacio Imperial, proporcionan una vívida imagen de la vida en la capital japonesa del siglo VIII, un período de profundos cambios políticos y culturales“.

AntigaNara01

AntigaNara02

Los Monumentos Históricos de la antigua Nara han sido testimonio de la evolución de la arquitectura y el arte japoneses, inspirados en los de China y Corea, hasta adoptar un estilo propio y característico.

El año 1710 la capital se trasladó de Fujiwara a Nara, que como consecuencia de ello prosperó como centro cultural, político y económico del país durantes los siguientes 74 años, durante el denominado Período Nara. La localización del palacio Heijō-kyō fue meticulosamente estudiado mediante técnicas geománticas chinas. El plano general de la ciudad, basado en el de grandes ciudades chinas como Chang’an, quedó cubierto de palacios, templos budistas, santuarios sintoístas, edificios públicos, residencias y calles, todos ellos dentro de una red ortogonal, en la que el palacio ocupaba el extremo Norte de la avenida central. El palacio, de 120ha, incluía diversos edificios oficiales para celebrar ceremonias políticas y religiosas, entre los que destacan el Daigokuden (sala de audiencias imperial), el Chōdō-in (salones de estado), y la residencia imperial (Dairi), además de otros anexos que cumplían funciones administrativas y de otra índole más prosaica.

En el año 784 la capital imperial se trasladó a Nagaoka durante nueve años, y posteriormente a Kyōto (Heian), donde se quedó hasta el año 1184. La abandonada capital de Nara es convirtió en campos de cultivo, pero la mayoría de los templos y santuarios sobrevivieron intactos, manteniendo su estatus y el patrocinio imperial. Se desarrolló una nueva población alrededor de ellos, conocida como Nanto (Capital del Sur). La zona alrededor de los templos Tōdai-ji, Kōfuku-ji, Gangō-ji y Kasuga-Taisha fue el que más prosperó, y sirvió de núcleo para el desarrollo de la ciudad actual a partir del siglo XVI.

AntigaNara03

Tōdai-ji está formado por un grupo de edificios, siendo el más importante el Kondō (Sala del Gran Buda) donde se encuentra la imagen sentada de Vairocana (Gran) Buddha. Se trata de una gigantesca estructura de madera que alberga una estatua de bronce de 15m de altura, la más grande de este tipo que existe en el mundo. Kōfuku-ji fue inicialmente construido en Fujiwara, y reconstruido en Nara al trasladarse la capital.

AntigaNara05

Gangō-ji fue el primer templo budista japonés, construido por Soga-no-Umako en el siglo VI, siendo conocido originalmente como Asuka-dera. Fue trasladado desde Asuka el año 718 con motivo del traslado de la capital a Nara. La mayor parte del templo original quedó destruido por un incendio en 1451.

Tōshōdai-ji, originalmente construido por el sacerdote chino Jian Zhen (Ganjin) el año 759 para los estudiantes de budismo, es un caso excepcional, pues a lo largo de su historia ha sufrido realmente muy poco a causa de incendios u otros desastres naturales. Entre sus edificios más importantes encontramos el Kondô (salón principal, el único ejemplo que todavía existe de la construcción original durante el período Nara, y un elemento vital para estudiar la arquitectura de los templos japoneses), el Kōdō (salón de lectura, aunque originalmente se concibió como salón para realizar las reuniones de palacio, y único elemento que todavía sobrevive de la arquitectura del palacio), el Korō (repositorio de sutras), y el Hōzō y el Kyōzō (dos repositorios del estilo “casa larga”).

Kasuga-Taisha, fundado según las leyendas el año 768, se considera que sus orígenes podrían remontarse hasta el inicio del Período Nara. Está situado al pie de dos montañas sagradas (Kasugayama y Mikasayama). Los edificios de Kasuga-Taisha han sido restaurados y reconstruidos en numerosas ocasiones a causa del envejecimiento y de la destrucción por diversas causas. Todos los edificios están situados dentro de los límites del recinto sintoísta y, según la tradición, tienen techos con tejas hechas con corteza de ciprés, para armonizar con el entorno.

AntigaNara04

El bosque original del Kasugayama representa un entorno natural para Kasuga Taisha, como el que forma parte integral de todos los santuarios sintoístas. Kasugayama ha sido preservado como bosque sagrado, y la protección impide cualquier tipo de actuación más allá de los caminos para los fieles y peregrinos.

El antiguo Palacio Imperial contenía todo lo necesario para las funciones oficiales y privadas de la familia imperial, incluyendo, como ya hemos dicho anteriormente, edificios como Daigokuden, Chōdō-in, y Dairi, pero también oficinas, talleres, almacenes, establos, etc. Todo el complejo estaba rodeado por muros de tierra de 5m de altura, que se podían atravesar por alguna de las 12 puertas que tenía, siendo la más importante la del centro del muro Sur, denominada Puerta Suzaku. Actualmente tan solo quedan algunos cimientos, reconstrucciones y museos para recordar esta maravilla.

Toda la zona de los Monumentos Históricos de la Antigua Nara está dividida en dos partes principales, tres elementos al Oeste, y el resto al Este. La mayor parte de visitas se dirigen hacia el Este, donde están los edificios más conocidos, y donde hay tantas cosas que ver como pasarte todo el día en ella. Si a esto le añadimos que muchas veces el turista viene a visitar Nara en un día, procedente de Kyōto, la parte del Palacio, Tōshōdai-ji y Yakushi-ji no suele ser tan visitada. De hecho yo todavía no los he visitado, a pesar de haber estado un par de veces en Nara (en realidad ni tan solo he visitado Gangō-ji, a pesar de estar muy cerca de la zona que si he visitado). Y es que si lo quieres ver todo bien, personalmente creo que es imprescindible hacer noche en Nara y dedicarle dos días (o la mayor parte de los dos días), uno para cada grupo de edificios.

La zona Este es fácilmente accesible sobre todo si vienes de fuera de la ciudad, pues desde la estación JR más próxima tan solo hace falta seguir una avenida comercial para llegar directamente a ella. La zona Este está más alejada, pero si no nos centramos únicamente en los ferrocarriles JR (lógico si estamos utilizando el JR Pass), la compañía privada Kintetsu tiene diversas estaciones que nos dejan relativamente cerca de ella. Sea como sea, Nara es una ciudad muy bonita, interesante de visitar, de esas que debes incluir obligatoriamente en tu ruta, y no solo por que todo el mundo la visita.

Nuevo ticket rápido para extranjeros en la Skytree

Mi intención en este blog siempre ha sido hablar únicamente de aquellos sitios que he visitado personalmente, y cuando incorporé la sección de noticias, me comprometí a dar noticias únicamente de aquellos sitios de los que ya os hubiera contado mi experiencia al visitarlo. Sin embargo, en esta ocasión voy a saltarme todas mis normas pues considero que esta noticia es suficientemente interesante como para compartirla con todos vosotros. Además, si no he estado no ha sido por falta de ganas, si no por que en mi último viaje a Japón todavía no estaba terminada. Me estoy refiriendo a la Tōkyō Skytree, todo un nuevo símbolo de la ciudad, desde donde disfrutar de magníficas vistas de esta metrópolis.

Hasta ahora conseguir subir hasta el piso de observación era casi una odisea, pues las colas eran larguísimas, y generalmente se debía perder mucho tiempo antes de poder subir y disfrutar de las vistas. Ahora los extranjeros podremos ahorrárnoslo parcialmente, pues se ha creado una nueva cola especial para nosotros que permitirá subir mucho más rápidamente a la planta Tembo, situada a 350 metros de altura, gracias a un ticket especial con el que tan solo tendremos que esperar 5 minutos (frente a 1 hora que es lo habitual para los tickets normales en días laborables, dos horas o más durante los fines de semana).

Para comprar este ticket especial deberemos dirigirnos a una taquilla especial situada en el cuarto piso, y mostrar el pasaporte u otro documento que nos identifique como turista o residente extranjero en Japón. Los acompañantes japoneses también podrán adquirir este ticket especial. Su precio es de 2.820 円para adultos (760 円más caro que el ticket estándar).

Según la compañía que se encarga de la explotación del mirador, la Tobu Tower Skytree Co., el 6.8% de los visitantes durante el año 2013 fueron extranjeros, pero esperan aumentar considerablemente este porcentaje, llegando a vender entre 50 y 100 tickets especiales los días laborables, y de 500 a 800 los fines de semana.

FastPassSkytree

Iluminación especial en Tsukiji Honganji

El templo central de la secta budista Jodo Shinshu en la ciudad de Tōkyō está situado en la zona de Tsukiji, y por eso recibe el nombre de Tsukiji Honganji. El pasado mes de diciembre la sala principal del templo, así como sus tres puertas y los muros que lo rodean, fueron designados Importantes Bienes Culturales, y para celebrarlo, el pasado 14 de Marzo se reunieron más de 5.000 visitantes para ver una iluminación especial creada para la ocasión con luces LED que representaban, sobre la fachada del salón principal, diversas imágenes de paisajes chinos y de la India, así como animales imaginarios creados por Chuta Ito, el arquitecto responsable de la construcción del edificio en 1934. En total, una secuencia de aproximadamente 10 minutos para celebrar la designación y homenajear las fuentes en que se basa el edificio (bien por inspiración, bien por autoría).

iluminacionTsukijiHonganji

Kiyomizudera en obras

En la ciudad de Kyôto, uno de los templos más conocidos y visitados es Kiyomizudera. Actualmente se encuentra en medio de un proceso de reconstrucción que empezó en septiembre de 2013 y que es el primero que recibe el templo en casi 30 años. Ahora acaba de retirarse la cobertura que cubría la pagoda de tres pisos, que durante los últimos 17 meses ha sido repintada con el color “ni” bermellón tradicional.

En total hay nueve edificios del templo que están siendo reconstruidos, incluidos el Salón Principal con su famosa veranda desde la que observar la ciudad, la puerta Todorokimon, el Salón Amitabah, y el Salón Okunoin, todos ellos considerados Importantes Bienes Culturales.

Foto: Tha Asahi Shimbun

Foto: Tha Asahi Shimbun

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.141 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: