5º Aniversario Descubrir Japón

¡Quién me iba a decir hace un lustro que este proyecto que surgió más como un entretenimiento que otra cosa seguiría aquí, al pie del cañón, con una salud de hierro y con más adeptos cada día que pasa! Y es que Japón es adictivo.

5Aniversari

Tal vez al principio es un poco difícil dar el paso, en buena parte a causa de los tópicos. Si te gusta por la cocina empiezas pensando “¡pescado crudo, puagh!”, pero después descubres que la cocina japonesa es mucho más. Si te gustan los dibujos, primero puedes pensar que el manga y el anime es para pervertidos (por el abuso que se ha hecho de la explotación del carácter ecchi), pero después puedes descubrir verdaderas obras maestras como las de Studio Ghibli y tantos otros. Si te gusta viajar tal vez empieces viendo que las ciudades son demasiado grandes, demasiada gente por todas partes, demasiado ruido, pero después descubres que hay numerosos rincones en los que se respira tranquilidad, paz y silencio, rincones de una belleza tal que hacen que te enamores de este maravilloso país y que te rindas incondicionalmente a su embrujo.

Y ya hace cinco años que desde Descubrir Japón he tratado de acercaros esta belleza y daros a conocer si maravilloso encanto para que caigáis también víctimas de su embrujo. Espero haberlo conseguido pues todavía estáis leyendo estas líneas y cada día sois más los que seguís las publicaciones de la web Descubrir Japón (y de este blog), pero sobre todo espero seguir manteniéndoos hechizados durante mucho tiempo, pues que haber llegado a este aniversario tan solo me ha reafirmado más (si esto era posible) en mi voluntad de seguir adelante, ofreciéndoos cada vez más material, información y contacto con la belleza innata del país del sol naciente.

Ekiben (駅弁)

Todos hemos oído hablar alguna vez de la palabra bentô, y seguramente lo hemos visto en alguna serie de anime (hay una que se titula precisamente así, y el protagonista absoluto son las cajas bentô) o película japonesa. Incluso habréis podido leer un montón de vivencias propias en blogs dedicados a Japón, pues es un elemento característico de esta cultura. Básicamente un bentô es un contenedor en el interior del cual hay diversos alimentos preparados y listos para comer, de forma que en su conjunto forman una comida completa. El contenedor, como no puede ser de otra forma en el caso de los japoneses, puede ser tan importante como el propio contenido, y por eso puede llegar a tener formas especiales, o estar hecho de algún material poco habitual. Estos bentô se pueden adquirir en numerosos lugares (los más simples en los propios konbinis), o ser preparados con mucho cuidado en casa (tal vez para ir a celebrar el hanami con la familia o los amigos).

ekiben03

Pero en Japón, incluso las cosas más comunes pueden tener un montón de particularidades y especificaciones. Y es así como encontramos los ekiben (駅弁), que en el fondo no son más que bentô vendidos en las estaciones de tren (eki). Hasta aquí podríamos considerar que simplemente nos estamos refiriendo a una especificación del término, pero la verdad es que el mundo del ekiben va mucho más allá. Un ekiben no es solo un bentô vendido en una estación, es un elemento imprescindible en los viajes por ferrocarril, y una plataforma para promover las especialidades locales, pues en cada estación suelen vender ekiben elaborados con productos típicos de la zona (algunos llevan elaborándose con los mismos ingredientes desde hace más de cien años). Y en un país como Japón, no podemos olvidar la tecnología aplicada a la vida cotidiana, y es que actualmente se pueden encontrar incluso ekiben que, simplemente estirando de unos hilos, conseguimos que se caliente la comida en el momento de comerla. No conozco los detalles, pero el sistema se basa en provocar una reacción química exotérmica al poner en contacto dos elementos en el momento de estirar los hilos. El calor producido calienta la comida en pocos segundos.

ekiben01

El origen del ekiben se remonta a los primeros tiempos del ferrocarril en Japón. El primer ferrocarril nipón se inauguró en 1872 entre las estaciones de Shimbashi (Edo) y Yokohama, y diez años más tarde nació el ekiben. En aquella época los trayectos eran largos y las paradas en las estaciones podían alargarse considerablemente, de forma que se popularizaron los vendedores de comida que se acercaban a los trenes para poder vender sus productos alimentarios a los pasajeros, quienes ni tan solo habían de bajar del tren. Aquellos primeros ekiben no eran más que unas bolas de arroz con daikon rallado, envueltas en corteza de bambú (una combinación que todavía es bastante popular). Con el tiempo se fue extendiendo la red ferroviaria y la duración de los viajes, y con ella la popularidad del ekiben, hasta que el viaje en avión hizo disminuir considerablemente el tiempo de los viajes y el tren dejó de utilizarse para trayectos largos. Pero el ekiben no desapareció del todo. Ahora es habitual encontrar tiendas que los venden en los andenes de los trenes de medio y largo recorrido, e incluso se pueden adquirir en el interior de los trenes, cuando pasa algún empleado con un carrito lleno de comidas, bebidas, etc.

ekiben02

Algunas de estas tiendas pueden tener incluso centenares de tipos distintos (en todo el país se calcula que se venden unos 4.000 tipos distintos de ekiben), pero casi siempre se podrá encontrar alguno muy especial que podríamos considerar “típico”. Estos ekiben son propios de la zona, y una buena forma de promocionar los productos de la región, de forma que su creación pasa por un largo proceso en el pueden llegar a participar personas de muy distintos ámbitos. Uno de los casos más recientes se ha producido en la ciudad de Matsumoto, que todavía no contaba con ningún ekiben “propio” y se unieron las autoridades locales, la universidad y los productores locales para elaborar uno.

Evidentemente, con tanta variedad es posible encontrar desde los más sencillos y habituales, hasta los más sofisticados. En mis viajes de largo recorrido por Japón generalmente he utilizado el shinkansen pues en aquellos momentos me interesaba más ir del punto A al punto B, que cualquier otra cosa, y por tanto pocas veces he adquirido uno de estos ekiben, y cuando lo he hecho lo he elegido más por lo que me apetecía en aquel momento que por lo que representaba, pero para un futuro viaje me estoy planteando muy seriamente la posibilidad de hacer algunos trayectos única y exclusivamente para probar estos ekiben más especiales a lo largo de la ruta, pues considero que es una forma muy interesante (y temática) de viajar por Japón.

ekiben04

Un ekiben de estos más especiales se caracteriza por su envoltorio (generalmente un papel con motivos característicos), el contenedor (que puede ser una caja con forma característica), y por su contenido (generalmente contiene arroz, un plato principal y diversos acompañamientos, aunque puede presentar numerosas variaciones). Aún así todavía hay otro elemento a tener en cuenta con el ekiben. Y es que como muchas de las cosas buenas que tiene Japón, un ekiben es mucho más que una comida, es una forma de disfrutar del viaje (Como los bentô que se preparan para el hanami, que son para disfrutar con los amigos), y por tanto no deben comerse de cualquier forma, si no que se debe hacer pausadamente, si es posible mientras se conversa y ríe con los compañeros de viaje (o si vas solo escuchando una música relajante por los auriculares, a un volumen que tan solo puedas oír tú, para no molestar a la persona que se siente a tu lado), y con el paisaje que se pueda contemplar por la ventanilla como telón de fondo.

Seishun 18 Kippu

Cuando hablamos de abonos para conseguir que los viajes en tren por Japón sean más económicos, todo el mundo piensa rápidamente en el JR Pass, pues además de ser el más conocido, para los turistas extranjeros es uno de los más económicos y prácticos. Pero la verdad es que hay muchas otras posibilidades que, según nuestras circunstancias particulares, o la forma en que efectuemos el viaje, nos pueden llegar a convenir más. Hoy os hablaré de uno de estos abonos, también emitido por las compañías de JR: el Seishun18.

Seishun18Kippu01

El Ticket Seishun 18 (Seishun Juuhachi Kippu – 青春18切符) tiene un nombre engañoso, pues su nombre significa Ticket de Tren para Jóvenes, y el 18 podría pensarse que se refiere a que se limita a un abono para gente joven, cosa totalmente falsa, pues todo el mundo lo puede utilizar.

La principal particularidad de este ticket es que tan solo puede adquirirse (cuesta 11.850 Yenes) en determinados períodos de tiempo, y es válido para momentos específicos del año. Concretamente se puede utilizar tres veces al año (las fechas pueden variar ligeramente de un año a otro según la distribución del calendario):

  • Primavera: puede adquirirse del 20 de febrero al 31 de marzo, y usarlo del 1 de marzo al 10 de abril.
  • Verano: puede adquirirse del 1 de julio al 31 de agosto, y usarlo del 20 de julio al 10 de septiembre.
  • Invierno: puede adquirirse del 1 al 31 de diciembre, y usarlo del 10 de diciembre al 10 de enero.

Las condiciones en que puede utilizarse este abono también son muy distintas de las del JR Pass, y posiblemente sean estas las que determinen qué tipo de abono nos conviene más.

El Seishun18 nos permite efectuar un número ilimitado de viajes por las líneas de JR desde Hokkaidō hasta Kyūshū, y al igual que el JR Pass también nos permite utilizar el transbordador de esta compañía a Miyajima y algunas líneas de autobús, pero a diferencia del JR Pass, no permite viajar en “Shinkansen” o en los trenes “Limited Express”, “Express” o tren-cama. Tampoco puede utilizarse para reservar asientos.

Estos viajes pueden efectuarse a lo largo de 5 días, que no hace falta que sean consecutivos (al contrario de lo que sucede con el JR Pass), y de hecho no hace falta ni tan solo que los utilice la misma persona (no es un abono nominal). También es posible que lo utilice más de una persona a la vez, gastando uno de los días posibles para cada persona. O sea, que si queremos, un grupo de hasta cinco personas pueden viajar juntos con un solo abono Seishun18 (aunque en el caso de cinco personas, en un solo día agotaremos los cinco días de validez, a razón de un día por persona que viaja). Cada uno de estos días se consideran desde las 00:00 hasta las 23:59 del día en que el personal de la estación haya estampado el sello para “gastar” el día. En el caso que un viaje iniciado finalice más tarde de las 23:59, la validez se extenderá hasta el momento de llegar a su destino el tren en que se viajara al dar la medianoche.

Al igual que el JR Pass, no puede usarse a través de las máquinas automáticas, si no que hace falta enseñarlo al personal de la estación (o del tren si la estación no tiene personal).

Al contrario que el JR Pass, que debe adquirirse antes de entrar en el país (Está pensado exclusivamente para turistas), para adquirir este abono se debe acudir a las Oficinas de JR (Midori-no-madoguchi), o a los Centros de Servicios Turísticos que hay en muchas estaciones de JR.

Palette Town

En la isla artificial de Odaiba (Tōkyō), hay numerosos lugares emblemáticos que abarcan todo tipo de gustos, motivo por el que es un lugar imprescindible para cualquier visitante de la capital nipona. Desde los que prefieren visitas culturales y museísticas que pueden visitar el museo Miraikan, hasta los fanáticos del anime que pueden asistir a alguna convención en el Tōkyō Big Sight, o ver la estatua a tamaño real de Gundam, pasando por los que tan solo quieren ir de compras o divertirse un rato con diversas opciones. Una de estas opciones es Palette Town, del que os hablaremos hoy.

PaletteTown06

Palette Town es una zona de entretenimiento en la que se puede ir de compras, pasar una tarde (o todo el día) de diversión, o simplemente pasear un buen rato y tomar alguna cosa en algunos de los numerosos cafés que generalmente también proliferan en este tipo de complejos.

PaletteTown01

Visualmente es fácil de ver donde se encuentra gracias a su gigantesca noria, denominada Ferris Wheel, y que alcanza los 115 m de altura, cosa que la convierte en una de las más grandes del mundo. En cada cabina caben hasta seis personas (cuatro en las cabinas que son totalmente acristaladas), y tarda 15′ en hacer una revolución completa.

Si lo que queremos es entretenimiento en estado puro, encontraremos máquinas de tipo arcade, pistas de bolos, karaoke y mucho más en Leisureland, un centro muy completo en el que no fan ni tan solo una casa de ilusiones ninja, una casa encantada y un recinto con numerosas opciones para comer.

Para los que prefieran ir de compras tenemos Venus Fort, un centro comercial decorado como si se tratara de una ciudad italiana del siglo XVIII, con una fontana central e incluso un cielo artificial. Este centro comercial tiene tres niveles, un primer nivel dedicado a las tiendas pensadas para las compras familiares, una segunda planta con las grandes marcas, y un tercer nivel que es un gigantesco outlet, el más importante de la ciudad.

Zepp Tōkyō es una sala de conciertos con una capacidad para más de 2.000 personas en la que actúan numerosos artistas nacionales e internacionales. La compañía tiene diversas salas de concierto por todo el país, y es una subsidiaria de Sony Music.

Finalmente también tenemos el Tōkyō Mega Web de Toyota, donde esta compañía presenta nuevos modelos, sirve de aparador de los coches, accesorios y tecnologías utilizadas en sus vehículos, y en su aspecto más lúdico se pueden conducir algunos modelos, y sobre todo puede destacarse el History Garage (en el momento de escribir este artículo creo que está a punto de finalizar un proceso de remodelación total) en el que pueden verse coches antiguos en medio de una ambientación de los años 50 ó 60.

PaletteTown02
PaletteTown03
PaletteTown04
PaletteTown05

Para llegar a Palette Town lo ideal es tomar la línea Yurikamone y bajar en la estación Aomi, que tiene una salida que conecta directamente con este complejo.

Nakano Broadway cumple 50 años

Mascota Nakano Broadway

Mascota Nakano Broadway

Ya hace bastantes años que os hablé de Nakano Broadway, un paraíso para los Otakus de todo el mundo, y la verdad es que no he vuelto personalmente desde 2001, así que no creo que reconociera prácticamente nada. Este año este centro cumple 50 años, total y definitivamente convertido en el centro otaku que se ya se adivinaba cuando fui. El centro cuenta con tiendas de todo tipo relacionadas especialmente con el mundo del Manga y el Anime. De hecho, de Mandarake ya hay 27 tiendas distintas en este centro que vio como en 1980 nacía en su seno la cadena que había de convertirse en un referente mundial, con tiendas de todo tipo de especializaciones y superficies por todo el país. En Nakano Broadway ocupa la casi totalidad de la cuarta planta, y buena parte de la segunda y la tercera.

Foto: The Japan Times

Foto: The Japan Times

Nakano Broadway cuenta con unas 300 tiendas y restaurantes repartidos en cinco pisos, y es tal la afluencia de visitantes extranjeros que podemos encontrar numerosos empleados también extranjeros trabajando en las diversas tiendas de Mandarake para ofrecer sus servicios también en inglés, chino, y otros idiomas. Uno de ellos, Zhansaya Baigaziyeva, del Kazahistan, incluso ofrece visitas guiadas (domingos) por las tiendas de Mandarake cosplayada. Otro efecto de la afluencia de extranjeros es que muchas tiendas que no tienen nada que ver con la oferta cultural por la que se ha hecho famoso el centro, pero si pensadas pra vender sus productos a los visitantes extranjeros (relojes joyerías, otros artículos de lujo, tiendas libres de impuestos,…), han proliferado por la zona.

Plano 4a planta Nakano Broadway

Plano 4a planta Nakano Broadway

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14.817 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: