Archive for 31 julio 2009|Monthly archive page

Maid Cafès (マイドカフィ)

meido01

Foto: Micki

Los Maid Cafés o Meidos (マイドカフィ) son muy conocidos tanto por su público habitual (fanáticos del manga y del anime) como por sus detractores (se han hecho famosos por las “críticas” que han recibido desde ciertos sectores). En cualquier caso, son un tipo de negocio que surgió el año 2000 en la zona “otaku” (pongo las comillas por los diferentes significados que esta palabra tiene según dónde se lea) por excelencia de Tokyo (me refiero, como no, a Akihabara), y actualmente están extendidos por muchos sitios, e incluso hace un cierto tiempo se abrió un maid café en Toronto (Canadá). Y según parece, es un negocio excelente, ya que constantemente están abriéndose nuevos locales, o los existentes se amplían, se exploran nuevas temáticas (dentro de poco abrirá uno ambientado en la era sengoku –fuente: Ramen para Dos-, y más abajo podéis ver la propaganda de uno en que las camareras son hadas)… y con el creciente número de mujeres que se aficionan al manga, se están abriendo cafés de mayordomos. De hecho, incluso pueden encontrarse peluquerías, salas de masaje, etc., basadas en los Meidos, donde te atienden empleadas vestidas de sirvientas. Y aunque no os interese ir a uno de estos locales, un simple paseo por Akihabara os permitirá ver gran cantidad de chicas vestidas de sirvientas repartiendo propaganda por las calles del barrio.

Pero, ¿qué es un Meido? En esencia es un café en las que las camareras visten como sirvientas europeas de finales del s.XIX (o de la temática que represente el local; yo fui al local Hana de Café-Athome, uno de los más grandes, y las Meido en vez de vestir como sirvientas, iban con unos kimonos cortos… muuuuy cortos, y la barra estaba situada alrededor de una plataforma de tatamis que obligaba a las chicas a servirte de rodillas, como se hacía antiguamente), tratando a los clientes como si fueran sus amos (en el sentido de las sirvientas europeas del tipo de las de la serie “Arriba y abajo”), tanto en la forma de dirigirse a ellos, como por la dedicación al servir las consumiciones. Además, de vez en cuando (a horas aleatorias) interpretan canciones para hacer participar a todos los presentes, o pequeñas performances (las Meidos podría decirse que son más actrices con un trabajo temporal que camareras auténticas). Si sois aficionados al manga o el anime, seguro que podríais hacer una lista larguísima de series, especialmente de tipo ecchi o que tengan colegialas como protagonistas, en que siempre realizan un Meido con motivo de la fiesta cultural correspondiente (esto y la casa del terror siempre, repito, siempre parecen ser las únicas propuestas de todas las clases de todos los institutos de las series de anime).

Propaganda de Meido

Propaganda de Meido

Algunos tal vez os preguntaréis qué tienen de especial los Meidos. La verdad es que es difícil explicarlo, especialmente si no sois aficionados a este tipo de cosas. Pero como una imagen en mejor que mil palabras, aquí os dejo un video que he encontrado sobre lo que sucede dentro de un Meido (fuente: http://www.akibanana.com/):

Para los que hagáis turismo y queráis experimentarlo en persona, aquí van algunas consideraciones sobre cómo funciona un Meido (por lo que he visto y leído en otros blocs y páginas web, las normas son bastante genéricas a todos los locales):

  • Se ha de pagar para poder entrar (hace un año eran 500¥, pero actualmente pueden llegar a pedirte 700¥).
  • Puedes estar como máximo 1 hora.
  • Has de hacer como mínimo una consumición.
  • Tienes un tiempo máximo para realizar la primera consumición (Creo recordar que 25 minutos).
  • No se pueden hacer fotos ni grabar videos dentro del local.
  • Hay más normas, pero ahora mismo no las recuerdo, y no son tan significativas.

Cuando entras en el local, una de las “sirvientas” viene a recibirte a la entrada y te saluda con gran respeto (he de recordar que el japonés es un idioma que tiene al menos 5 formas de decir lo mismo, a veces incluso utilizando verbos distintos, según el grado de respeto hacia la persona a la que te dirijas) y te acompañará a tu sitio mientras el resto de chicas te saludan de la misma forma respetuosa. Mientras estás allí puedes pedir entre una relativamente limitada carta de bebidas (generalmente variantes de cafés o zumos) y comidas, que te serán servidas de forma solícita (ジョルデイさま) y lúdica. Con lúdica me refiero a que la Meido te hará participar activamente diciendo y haciendo una especie de “ritual” (Moe moe, kyuu!!!・もえ、もえ、きゅう!), y tal vez te hará un dibujito en la comida con la salsa, o alguna cosa por el estilo.

meido03

Lo que pedí estaba envuelto en un pañuelo decorativo, con este cartelito encima

Pero en la carta incluye también dos productos más que puedes pedir (cada uno tiene un precio de unos 500¥): jugar, y hacerte una foto. Los juegos se determinan mediante una tirada de dado (un dado gigante de peluche), y te permiten jugar durante un tiempo predeterminado (o hasta que alguien gane) con la Meido. Si ganas tú, recibes una “moneda” que te permite sacar un regalo de una máquina de estas de bolas con un regalo en el interior, y que generalmente contienen objetos exclusivos del Meido de que se trate. Y respecto a la fotografía, ya que no se pueden tomar fotos dentro del local, puedes pedir hacerte una foto con la Meido que prefieras. Es una foto polaroid que posteriormente “decora” la Meido de forma más o menos personal. Aquí he de especificar que en ningún momento tienes una Meido personal, sino que te sirve la que esté libre en ese momento, aunque en determinados casos, como la foto, puedes escoger la que quieras.

meido05

Mi foto con ねこちゃん (llevaba orejas y por debajo del kimono le salía una cola de gato)

Tal vez os preguntéis qué va a hacer la gente habitual a los Meido… pues la verdad es que puedes ver de todo. Los extranjeros generalmente van por simple curiosidad, pese a que el idioma puede hacer que, si no sabes un poco de japonés, no acabes de conectar con el ambiente (ahora hay Meidos en que parte del personal sabe inglés, e incluso se publicita en la página web del local a qué horas están trabajando). Yo he visto gente que llega, se toma alguna cosa y sale disparado como si le persiguiera un demonio; gente que en cuanto llega pide una bebida, y se pone a jugar a la Nintendo DS (si, como si se tratara de un bar normal y corriente), hay quién acude básicamente para jugar con las Meido y ganar los productos exclusivos (o eso parecía por su compulsión por jugar); y también los hay que van para hacerse fotos con las Meido (incluso llevan un álbum clasificador como si fuera un porta tarjetas, para ir colocándolas).

También es un lugar al que se va en circunstancias especiales, como un cumpleaños. Yo me topé con uno, aunque la verdad más parecía una despedida de soltero, en que media docena de chicos, uno de ellos vestido con zapatos de talón, medias, mini falda y peluca, acudieron a celebrar un cumpleaños. Las Meido hicieron subir al “homenajeado” a la zona donde están habitualmente ellas, detrás de la barra, y allí le cantaron el cumpleaños feliz, le dieron un pequeño pastel con una vela, y le hicieron una foto dedicada con todas las chicas a su alrededor.

Miguel A.Lecina amb Meido "poc japonesa"

Micki con Meido "poco japonesa"

Seguramente pensaréis que en un lugar como este los precios deben ser abusivos, pero la verdad es que todo lo contrario, los precios son como en la mayoría de locales, como mucho un poco más caros, aunque hay que tener en cuenta el precio de la entrada (que no incluye ninguna consumición ni nada), pero ni punto de comparación con lo que te pueden cargar aquí en una discoteca o lugar de moda respecto al bar de la esquina.

JR Pass

Uno de los tópicos que abundan sobre Japón es que su sistema de transportes es genial. Y en este caso es totalmente cierto. No solo es el mejor sistema de transporte que he visto (mejor incluso que el alemán, que no está nada mal), sino que llega al nivel de ser verdad eso de que puedes poner el reloj en hora con la llegada de los shinkansen (trenes bala).

Otra cosa que se dice es que es carísimo, y aquí yo empezaría a matizar la cosa. No he hecho un examen exhaustivo, pero diría que, comparativamente con España, el precio del transporte es proporcionalmente más caro cuanto menor sea la distancia recorrida. Así, un billete de metro en Tokyo cuesta un mínimo de 1.50€ (1.15€ en Barcelona/ 1€ en Madrid), pero un viaje de Tokyo a Kyoto (la distancia es similar a Barcelona-Madrid) en el Shinkansen cuesta unos 100€ (por 109€ del AVE Barcelona-Madrid).

Otra de las diferencias es que aquí, en España, existen una infinidad de tarjetas multi viaje i abonos diversos para reducir el precio individual si haces muchos viajes, cosa que en Japón solo pasa en contadas ocasiones, y generalmente bajo circunstancias especiales (en el Metro de Tokyo si compras 10 billetes te dan 11, en Osaka hay un día al mes que por un precio fijo puedes realizar todos los desplazamientos en metro que quieras, billetes especiales de un día pensados para las visitas turísticas, etc.). Sin embargo, si eres turista y no residente en Japón, los trenes JR son algo totalmente distinto gracias al JR Pass.

Model nou de JR Pass (any 2008)

Modelo nuevo de JR Pass (año 2008)

Model antic de JR Pass (any 2001)

Modelo antiguo de JR Pass (año 2001)

El JR Pass tan solo puede adquirirse antes de entrar en Japón si no eres residente del país y, por un periodo de 7, 14 ó 21 días, te permite viajar indefinidamente en casi todos los trenes (solo queda excluido el tipo más rápido de Shinkansen) de las líneas JR (en Japón existen numerosas compañías ferroviarias privadas), así como otros servicios de la misma compañía (ferrys, autobuses, etc.). Y todo por un módico precio si realmente vas a realizar grandes desplazamientos por Japón.

Bitllet reserva de seient

Bitllete reserva de asiento

El JR Pass es tan cómodo como llegar a la estación, enseñar el pase al empleado de turno y coger el primer tren que quieras (si no es un Nozomi Shinkansen). También puedes reservar asiento en los trenes sin pagar nada (seguro que todavía hay algún empleado que me está maldiciendo por haber reservado el mismo día unos 30-40 asientos en trenes distintos, para diferentes días y a distintas horas). Puedes cambiar de planes en el último instante sin tenerte que preocupar por el billete o la reserva que hubieras realizado (p.ej. cuando visité Takamatsu, acabé de ver la ciudad antes de lo que tenía previsto, así que decidí volver a Kyoto en el tren anterior al que había reservado para no esperar en la estación. Pese a que tenía reserva de asiento por tratarse de un recorrido largo en un día festivo nacional, simplemente entré y subí en el vagón de asientos no reservados). Una vez incluso lo utilicé para entrar en la zona de los shinkansen (que está segregada y tan sólo puedes entrar con billete… o con un JR pass) para ir al lavabo, simplemente porque era el más próximo.

Pero no solo es práctico, sino también económico. Por poner un ejemplo que creo es habitual, supongamos que vais de vacaciones a Japón durante dos semanas, pasando una en la zona de Tokyo, y otra en la zona de Kyoto-Osaka. Como mínimo tendréis los siguientes gastos de ferrocarril:

  • Tokyo-Kyoto en shinkansen:                                      13.420¥
  • Kyoto-Tokyo en shinkansen:                                      13.420¥
  • Narita Express hasta el aeropuerto:                             1.110¥
  • Total                                                                        27.950¥

Un JR Pass de 7 días cuesta 28.300¥, lo que significa que el resto de viajes que hagáis con trenes JR os saldrán por solo 350¥ (hagáis los que hagáis). Y como mínimo es muy probable que hagáis los siguientes viajes (solo indico los largos, ya que además podríais utilizar los trenes como metro según las circunstancias):

  • Kyoto-Osaka (ida y vuelta):                                           1.080¥
  • Kyoto-Nara (ida y vuelta):                                             1.380¥
  • Kyoto-Himeji (shinkansen/ida y vuelta):                      11.060¥

Total, que os habréis ahorrado 13.170¥ (unos 100€), suficiente para los almuerzos de casi todos los días de vuestra estancia en Japón si lo hacéis en paraditas de comida, o casi tres días de alojamiento en un ryokan medio.

Y si compráis el de 14 días, según dónde os alojéis (o si no os importa caminar) podríais coger el tren para moveros por la ciudad como si fuera el metro (En Tokyo llega a las zonas más interesantes, aunque de un poco de vuelta para llegar a ellas), podríais incluir el tren del aeropuerto hasta Tokyo al llegar, e incluso podríais ir en tren a Yokohama y/o Kamakura, todo ello sin tener que preocuparos por pagar el transporte.

¿Inconvenientes? Pues la verdad es que es difícil encontrar alguno. Tal vez, puestos a buscar defectos, es que los días de validez del pase han de ser consecutivos. Podéis designar como día de inicio el que queráis (ahora no hace falta que sea el mismo en que canjeáis por el pase físico como hace unos años), pero a partir del primer día de utilización, los días en que es válido han de ser consecutivos, utilicéis el pase o no. Además, siempre hay que tener el pasaporte a mano ya que os lo pueden pedir para comprobar que sois la misma persona del pase (es nominal e intransferible desde el mismo instante de comprarlo en vuestro país de origen), pero aunque conozco una persona que me comentó que acababa mostrando el pasaporte junto al pase de tantas veces que se lo pidieron, la verdad es que a mi nunca me han pedido la identificación (de todas formas, estando en el extranjero, ¿quién no lleva siempre encima el pasaporte?).

¿Que cómo puede adquirirse el JR Pass? Pues tenéis que hacerlo antes de viajar a Japón. En España se puede obtener en JAL PAK (JTB Viajes) o Viajes HIS (te lo hacen al instante), ambas con oficinas en Barcelona y Madrid, aunque también puede hacerse a través de otras agencias de viajes (pero tal vez os cobren una comisión, ya que lo único que hacen ellas es realizar el trámite ante las dos mencionadas anteriormente, y por tanto además tenéis que esperar unos días). Una vez adquirido tiene una vigencia de 3 meses para canjearlo por el pase físico. Y una vez en Japón, debe canjearse el ticket por el pase físico, cosa que puede hacerse en casi todas las estaciones más importantes, así como en los principales aeropuertos.

Información importante:

Yabusame (流鏑馬)

Yabusame es el nombre que recibe un tipo de tiro con arco en el que el tirador está montado a caballo, al que controla exclusivamente con las rodillas, mientras dispara tres flechas con una cabeza especial contra unos objetivos situados a lo largo de un recorrido de aproximadamente 250m.

Hay quien lo considera un arte marcial, hay quien lo ve más como una tradición con una fuerte significación religiosa. Por lo visto, durante la Era Kamakura se instauró como entrenamiento habitual de los samurai que estos dispararan con el arco mientras cabalgaban, en parte como forma de inspiración zen. Actualmente se hacen demostraciones de este tipo de arqueria en eventos especialmente importantes, y en el templo Tsurugaota Hachiman (Hachiman es el dios de la guerra, entre otros aspectos) de Kamakura se celebra cada 16 de Septiembre.

Los participantes, vestidos con trajes de la época en que Kamakura era la capital del Japón, y montando caballos que emplean sillas y arneses de la misma época, llevan a cabo una demostración de su habilidad.

La ceremonia es larga y despierta una gran expectación. De hecho, más de una hora antes de empezar es habitual que los mejores lugares estén atestados de gente, la inmensa mayoría con cámaras, trípodes y teleobjetivos muy potentes por inmortalizar los mejores jinetes en el momento de disparar.

Todo empieza cuando los participantes preparan cuidadosamente su equipo, que lucen en una especie de procesión conjuntamente con los jueces, los ayudantes y otros participantes en alguna de las tareas de la ceremonia. El circuito por el que pasarán los caballos también se recorre y examina cuidadosamente antes de empezar.

La competición en sí misma (por muy ceremonial que sea, los participantes compiten por obtener una cinta de color blanco que se otorga al mejor arquero) consta de varias pasadas. En cada una, uno de los participantes debe preparar y disparar tres flechas a los objetivos situados a lo largo del recorrido mientras conduce el caballo con las rodillas. Los objetivos son unas maderas que, combinadas con la cabeza especial de las flechas, producen un fuerte ruido en caso de ser impactadas. Según algunas fuentes que he consultado, estos objetivos están situados a la altura que, en tiempos pasados, habría sido la parte más vulnerable de un samurai con armadura completa (justo bajo el visor del casco).

Información importante:

  • Lugar: Kamakura (templo Tsurugaota Hachiman – <鶴岡八幡宮)
  • Fecha: 16 Septiembre
  • Cómo llegar: hay muchos trenes que van de Tokyo a Kamakura en aproximadamente 1 hora (Yokosuka Line). El trayecto cuesta 890¥.
  • Dónde comer: Kamakura es un lugar muy turístico, por lo que no hay ningún problema para encontrar toda clase de lugares dónde comer. El Yabusame tiene lugar a partir de la una de la tarde, y por lo tanto muchos de los asistentes ya han comido antes de ir, o se traen la comida, y no es probable que encontréis una avalancha de gente queriendo comer a la vez, como seria de prever en caso de un evento como éste.
  • Dónde dormir: debido a su proximidad a Tokyo, Kamakura es un lugar ideal para visitar mientras estáis en la capital y por esto no puedo recomendar ningún lugar conocido de la ciudad. Desgraciadamente, si queréis ver bien los Yabusame, no podréis acabar de ver con tranquilidad el resto de puntos interesantes de Kamakura (una segunda visita, o una breve estancia de una noche, sólo para ellos sería muy recomendable).

Festival de otoño de Takayama (秋の高山祭)

Takayama es una población situada en la zona montañosa de Hida (también conocida como los Alpes Japoneses), en la prefectura de Gifu. La forma más práctica de llegar es meditante los Hida Ltd.Express, trenes JR que recorren la línea Nagoya-Toyama diez veces al día; tardan unas dos horas, y por el camino pueden observarse paisajes únicos por su gran belleza.

Es en esta tranquila población (aburrida según rezaba el reclamo del cartel de un restaurante local) donde dos veces al año, en primavera (14-15 Abril) y Otoño (9-10 Octubre), tiene lugar un festival considerado uno de los tres más bellos de Japón (junto con el Festival de Gion en Kyoto y el Festival Nocturno Chichibu de Saitama), y ha sido designado por el gobierno nipón como “Bien Intangible Folclórico-Cultural”.

Takayama08

El festival de primavera (o Festival Sanno) es en el que los agricultores piden a la deidad protectora de la mitad meridional de la antigua Takayama (Sanno-sama) una buena cosecha de arroz, mientras que el de otoño (o Festival Hachiman) sirve para expresar la gratitud de estos al dios protector de la mitad septentrional (Hachiman-sama). Ambos festivales se originaron a mediados del siglo XVII, y empezaron a utilizar yatai (carrozas) a principios del siglo XVIII. Entre ambos festivales hay unas pocas diferencias; básicamente, en el festival de primavera toma parte un yatai más que en el de otoño, y el templo ante el que tienen lugar los principales actos es diferente, así como la representación de marionetas.

Takayama02

Takayama03

Uno de los almacenes donde se guardan los yatai durante el año

Uno de los almacenes donde se guardan los yatai durante el año

La población de Takayama (al menos a efectos del festival) está dividida en dos zonas (cada una protegida por la deidad del festival correspondiente), que a su vez se divide en varias unidades llamadas “yatai gumi”, cada uno de las cuales ha sido celosamente reparado y conservado como expresión de solidaridad de grupo. En los inicios de esta tradición, los yatai eran desmantelados una vez acabado el festival para poder ser guardados hasta el momento de volver a montarse al año siguiente, pero a medida que iban aumentando de tamaño, y tras un terrible incendio que destruyó la mayor parte de la ciudad, se acabaron construyendo unos almacenes especiales para guardarlos junto con toda la parafernalia asociada. A finales de la era Edo, los ciudadanos más ricos de la ciudad contribuyeron con considerables donaciones para mejorar las estructuras y decorar sus yatai, a los que consideraban símbolos de su estatus dentro de la comunidad, algo que se propagó al trabajo de los artesanos, que compitieron para mostrar lo mejor de su arte. De esta forma los yatai se fueron diferenciando, según cada grupo enfatizó más uno u otro aspecto del diseño (decorando más las ruedas, potenciando la harmonía del conjunto, etc.). Actualmente, Takayama posee 23 yatai (12 para el festival de primavera y 11 para el de otoño).

Personalmente solo he podido asistir al festival de otoño, así que todo lo que cuente a partir de este momento (y las imágenes adjuntas) es relativo al Festival de Hachiman.

Takayama05Takayama06

El primer día se realiza la “plantada” de los yatai en la calle que conduce al templo. No se cuánto debe pesar cada uno, pero la verdad es que agota nada más ver tirar y empujar de ellos para moverlos, y no digamos ya hacerlos girar, que necesitan ruedecitas adicionales y un master en “conducción de yatai” para lograrlo.

Takayama04Takayama07

Más tarde tienen lugar las ceremonias rituales en el templo y diversas procesiones donde centenares de monjes y habitantes del pueblo vestidos con trajes tradicionales recorren las principales calles del “casco antiguo” al son de los gongs y otros instrumentos de percusión (en estas procesiones se lleva una templete portátil o mikoshi, en el que se supone que va Hachiman-sama).

Sobre mediodía tiene lugar la representación karakuri (marionetas), que en el festival de otoño lo realiza el yatai de Hoteitai (en primavera son tres los yatai que realizan la representación: Sambaso, Shakkyotai y Ryujintai). Las marionetas de Hoteitai representan al Sacerdote Hotei, así como a un par de jóvenes (un chico y una chica), que acaban sentándose sobre los hombros del sacerdote, justo antes que se despliegue un estandarte nobori con el mensaje “No alardees de tus grandes virtudes y conocimientos; compártelos con las masas”. En el video se puede ver un resumen de los aproximadamente 15 minutos que dura la representación. Y para quién esté preguntándose cómo lo hacen, el sistema no está para nada automatizado, sino que hay docenas de cables que van hasta el interior de la carroza, donde al menos media docena de personas (son las que yo conté, pero podría haber más) se hacinan para mover los cables.

Después, por la noche, las carrozas son equipadas con docenas de linternas de papel y hacen un recorrido por las calles del pueblo (calles por las que apenas pasan las carrozas, así que no podéis ni imaginaros cómo está la gente que las ve pasar ni a que hora empiezan a buscar sitio).

Takayama11Takayama13

Takayama10

El segundo día del festival hay más procesiones y se repiten las representaciones de marionetas, pero realmente el grueso del festival tiene lugar el día 9, cuando la población es literalmente invadida por hordas de visitantes llegados en tren y autocar de otros lugares.

Evidentemente, como en todos los festivales japoneses que he podido ver, hay una gran cantidad de tenderetes de comida que se sitúan a continuación de un tradicional mercado que tiene lugar todas las mañanas junto al río. En ellos puedes comer y beber casi de todo: pinchos de ternera de Hida, bolitas de pulpo, pinchos de pollo, y cosas menos japonesas como shawarmas y frankfurts, por poner solo unos ejemplos.

Si queréis una opinión meramente personal, Takayama es un lugar interesante de ver (2-3 días son más que suficientes) si la visita coincide con uno de los festivales, aunque si quieres verlo todo bien es necesario planificarlo con tiempo pues todo está abarrotado. Como ejemplo, decir que para la representación de marionetas estuve esperando desde algo más de una hora y media antes que empezaran, y aún así solo pude situarme en un lugar “adecuado” para no deshidratarme con el sol y ver la representación desde unos diez o doce metros de distancia. Una media hora antes de empezar ya no podía ver el final de la marea humana de gente esperando (más que nada por que los límites de la plaza donde tiene lugar estaban a rebosar).

Takayama01

Takayama12

Información importante:

  • Lugar: Takayama
  • Fecha: 9-10 Octubre
  • Como llegar: con JR desde Nagoya se tarda poco más de 2 horas (Hida Express) y si no se dispone del JR-Pass cuesta unos 2600¥ sin reserva de asiento.
  • Donde comer: a las paraditas de comidade que se colocan por el festival, ¡evidentmente!
  • Donde dormir: en Takayama hay diversos ryokan, pero es necesario reservar con bastante antelación porque en estas fechas se llenan rápidamente. Yo estuve en el Rickshaw Inn, que está muy bien situado y no está nada mal (es moderno, no demasiado grande, el personal es muy amable y dispone de una pequeña cocina -nevera, microondas y poco más- por si quieres hacerte alguna cosa).

Konnichiwa minna-san!

Konnichiwa minna-san!

Japón es un pais que atrae a mucha gente por causas muy diversas: cultura, gastronomía, paisajes, música, filmografía y un largo etcétera. Personalmente, podría decir que, si bien entré en su cultura a través de la vertiente histórica, actualmente me sería muy difícil decir una cosa que, de forma general, no me guste de Japón y de su gente.

He tenido la suerte de poder visitar el país del sol naciente en más de una ocasión, aunque únicamente como un turista más. Hay gente que habría querido estar en mi piel, y gente que me ha criticado por haber perdido la oportunidad de vivir determinadas experiencias que no he tenido en cuenta o que, simplemente, no he considerado posibles, pero creo que, como tantos otros, puedo aportar mi granito de arena para ayudar a algunas personas a entender un poco mejor este país, o a vivir una experiencia más enriquecedora si pueden viajar a Japón en el futuro.

La intención de este blog es mostrar los lugares donde he estado, con imágenes y videos que puedan ilustrar su belleza, así como un poco de información sobre los elementos culturales o curiosidades relacionadas. Si alguien puede extraer alguna información útil, me alegraré. Si no, como mínimo me habré divertido.

Kono blog, yonde kudasai. Dômo arigatô.

A %d blogueros les gusta esto: