Yasukuni (靖國神社)

Estos días las televisiones hablan mucho de las conmemoraciones del inicio de la Segunda Guerra Mundial en Europa; el mes pasado en Japón tuvieron lugar los actos por la paz con motivo del aniversario del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki; ahora parece que la propaganda rusa quiere demostrar, a través de un documental que han pasado las cadenas controladas por el gobierno ruso, que la culpa de que Polonia fuera invadida es de los propios polacos; y precisamente hoy he visto un documental sobre Junichiro Koimizu, polémico primer ministro japonés de los primeros años del milenio, que hace unos años provocó las protestas de todos sus paises vecinos por haber visitado el templo de Yasukuni, el lugar donde se deifica a todos los que han dado su vida por Japón.

yasukuni02 yasukuni03

No quiero crear un artículo polémico, aunque soy consciente de que el simple hecho de hablar de Yasukuni puede encender la mecha de los malentendidos. Yusukuni no es ningún monumento de glorificación a los soldados japoneses caídos durante la Segunda Guerra Mundial, y mucho menos a los considerados criminales de guerra que han sido deificados en él (es curioso que entre los vencedores de cualquier guerra jamás existan criminales de guerra). Yasukuni fue fundado en 1869 por orden del Emperador Meiji, que quiso honrar la memoria de los caídos por su país durante el duro proceso de modernización y apertura de Japón. Llamado inicialmente Shokonsha, en 1879 pasó a llamarse Yasukuni, que quiere decir “preservar la paz para la nación”. Las divinidades shinto veneradas en el santuario son las de aquellos que han sacrificado sus vidas porque deseaban una paz duradera para Japón, y no está restringido a los soldados, ya que muchas de sus 2.460.000 divinidades son mujeres o niños que por una (buena o mala, no pienso entrar en juicios de valor) mentalidad, que para muchos occidentales no es comprensible, han muerto en el campo de batalla (como muchos niños de las escuelas de Okinawa que murieron defendiendo su isla junto a los soldados, o chicas que hacían funciones de enfermera), o en objetivos militares (fábricas de armamento), miembros de la cruz roja, marineros mercantes que transportaban suministros en tiempos de guerra, periodistas y fotógrafos, etc. De hecho, incluso se honran británicos, taiwaneses y coreanos. Podríamos decir que Yasukuni es mucho más universal que los monumentos a los caídos por la Segunda Guerra Mundial que hay en muchos lugares de Europa, o los monumentos a los caídos durante la Guerra Civil que hasta hace no demasiado tiempo podían verse en muchos rincones de España.

Pero al margen de su significación, Yasukuni es un sitio muy bonito para visitar, aunque no pueda verse en su totalidad, y para gente como yo (que le gusta mucho la historia) tiene el interés añadido de que al lado mismo puede visitarse el Yushukan (遊就館), el Museo de la Guerra. La visita a este museo es bastante interesante, ya que realmente abarca los momentos más importantes de la historia moderna de Japón, con muchos paneles explicativos (lástima que solo los más importantes estén también en inglés), escritos de forma muy didáctica (la función que creo debería tener todo museo, no ser un simple repositorio de objetos) y, lo que yo consideré más interesante, desde el punto de vista japonés (se ponen de relieve algunas “casualidades” que pocas veces he visto mencionadas, ni que fuera de pasada, en medios occidentales), cosa que te permite tener un poco más de información para comparar y llegar a tus propias conclusiones (ya se sabe que nadie dice toda la verdad). Lo único que tal vez eché en falta fueron más maquetas explicativas (como hay en otros muchos museos nipones) y más objetos originales de la Segunda Guerra Mundial (seguramente porque la mayor parte están como botín de guerra en infinidad de museos occidentales).

Entrada del museo

Entrada del museu

Es una lástima que en el interior del museo no se puedan hacer fotos, ya que hay algunas reconstrucciones a escala (incluso a escala real) muy interesantes. Pero te has de conformar con las reconstrucciones de la entrada, al lado de la tienda y la cafetería, donde puede apreciarse un caza, algunos cañones y otros ejemplos de lo que te espera en el interior.

En resumen, una visita recomendada si no vas justo de tiempo, especialmente adecuada para combinar con la visita al Palacio Imperial, o al menos a los jardines abiertos al público.

yasukuni05

Información importante:

  • Lugar: Tokyo (Chiyodaku)
  • Entrada: La entrada al museo Yushukan es de 800¥
  • Como llegar: la estación de metro Kudanshita (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Tozai y Hanzomon) es la más cercana a la avenida principal que conduce al santuario, aunque también están cerca las estaciones Ichigaya (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Yurakucho y Nanboku) y Iidabashi (JR y Tokyo Metro líneas Yurakucho y Tozai)

yasukuni04

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: