Archive for 28 noviembre 2009|Monthly archive page

Ahora también en Flickr

He de confesar que toda mi vida he sido un gran aficionado a la fotografía (últimamente me he decantado más por el vídeo), además de un exagerado con el dedo flojo, cosa que me ha llevado a realizar centenares de fotografías de cualquier sitio al que fuera con una cámara, algo que ahora con las fotografías digitales es aún más fácil dejarse llevar. Es por esta causa que a lo largo de los tres viajes que he realizado a Japón he reunido más de un millar de fotografías. Si a todo ello le sumamos las fotografías de amigos que también han ido y me dejan utilizar sus fotografías, el resultado final es que dispongo de unas 3.000 fotografías de Japón, cosa que muchas veces hace que sea difícil seleccionar tan solo unas pocas para ilustrar las entradas de este blog para no saturarlas demasiado de material gráfico.

En parte es por eso que a partir de ahora (y con un poco de suerte con carácter retroactivo, aunque sobre este punto no prometo nada), como a complemento de muchas (no todas) de las entradas de este blog podréis, si queréis, ampliarlas viendo las fotografías mostradas a tamaño más grande, y otras fotografías que, por la causa que sea, no he seleccionado para incluir en la entrada del blog. Y podréis hacerlo a través de mi galería de fotografías de Flickr (http://www.flickr.com/photos/shordl/sets/), donde crearé álbumes que coincidan con el nombre de la entrada del blog (o podréis seguir el enlace directo que incluiré al final de cada entrada).

Hay que aclarar que en Flickr tan solo colgaré las fotografías que sean exclusivamente mías, no las de los amigos que me dejan utilizar las suyas en el blog (¡gracias por la colaboración!), y por eso no siempre habrá álbumes de fotografías en Flickr ya que cuando viajamos juntos, muchas veces no hacía fotografías sino vídeo, pensando que después ya me dejarían sus fotos y así evitaría repeticiones innecesarias al ponerlas todas en común.

Y para empezar a abrir boca, aquí está el enlace a Flickr de la última entrada, la del Palacio Imperial de Kyoto: http://www.flickr.com/photos/shordl/sets/72157622886487670/; y también la de la primera entrada de este blog, la del Festival de Otoño de Takayama: http://www.flickr.com/photos/shordl/sets/72157622766576217/.

Palacio Imperial de Kyoto (京都御所)

En el centro de Kyoto hay un gran parque denominado Parque Imperial, o simplemente Kyoto Gyoen. En su interior se encuentra el actual Palacio Imperial de Kyoto, y el Palacio del Emperador Retirado (aunque de este último solo quedan los jardines).

El palacio que actualmente se puede ver no es el original, sino uno de los palacios exteriores del palacio original, aunque desde 1331, durante el reinado del Emperador Kogen, este es el palacio que se convirtió en residencia oficial de los Emperadores de Japón hasta que en 1868 la capital se trasladó a Tokyo. Y como suele ser habitual en las edificaciones japonesas antiguas, diferentes incendios y terremotos han hecho que los edificios actuales sean realmente reconstrucciones o adiciones del 1855..

Foto: Arturo - Seisho-mon & Tsuiji-bei

Foto: Arturo

Para visitar el Palacio Imperial (al igual que todas las propiedades imperiales en Tokyo y Kyoto), es necesario pedirlo en la oficina de la Agencia Imperial (en el caso de Kyoto antes estaba situada en el mismo Parque Imperial, a poca distancia del palacio). Nos e si el sistema presencial todavía funcionará, pues desde hace unos años este permiso se puede solicitar por internet con 2-4 meses de antelación (depende del recinto de que se trate). Para hacerlo por internet debes conectarte a la página de la Casa Imperial (ver enlace en la parte final de esta entrada), pedir un día y hora específicos de entre los posibles para hacer la visita, e introducir los datos personales (nombre, país y nº de pasaporte). Finalmente se obtendrá un documento que se puede imprimir y que debe presentarse en la puerta del palacio a visitar un poco antes (media hora aproximadamente) del inicio de la visita, presentando el pasaporte como documento acreditativo de quién eres.

Sobre la visita específica del Palacio Imperial de Kyoto, hay que decir que se realiza con un guía oficial y en grupo, con un “guía escoba” que se asegura que nadie se quede retrasado (aunque vale la pena decir que es muy amable, y deja que la gente acabe de hacer fotos cuando la gente se marcha hacia el siguiente punto sin decir nada a no ser que te demores demasiado). La visita guiada puede ser en inglés o japonés (según el horario elegido, en que se especifica el idioma), pero no sabría deciros si lo que dicen es interesante o no, pues ninguna de las dos veces que lo he visitado he prestado demasiada atención (estaba demasiado ocupado haciendo fotos y videos tratando de evitar que se viera demasiada gente).

El recorrido de la visita es totalmente exterior; no se deja ver ningún detalle de los interiores, a no ser que sean más o menos (menos que más) visibles desde el exterior, y tan solo recorre la mitad del recinto total del palacio, como puede observarse en el mapa adjunto, en el que está marcada la ruta que se sigue durante la visita.

Para acceder al recinto hay que entrar por la puerta Sesiho-mon, situada en el muro Este del palacio. Desde allí se va hasta una sala en la que puede verse un video y adquirir algunos recuerdos, así como dejar las bolsas en taquillas o tomar alguna cosa (de una máquina) mientras se espera el inicio de la visita. Durante la visita se pasa por delante de la Kenrei-mon (o puerta Sur) que tan solo puede ser atravesada por el Emperador, y que está situada justo delante del Shisin-den, el edificio utilizado para las ceremonias solemnes (como la coronación del Emperador), delante de la cual hay una explanada de arena blanca que “refleja la luz del sol”.

Shishin-den

Delante del Shishin-den hay un cerezo y un naranjo.

Para llegar hasta allí se pasa por delante del Shodaibu-no-ma, donde pueden verse (desde el exterior) las salas adornadas con puertas correderas con motivos de tigres, grullas y cerezos de las salas en las que esperaban los nobles (tigres), oficiales del gobierno o sacerdotes (grullas) y el resto de visitantes (cerezos).

Foto: Skaven - Trono Imperial en el Seiryo-den

Después se pasa por delante del Shunkô-den (también denominado Kashiko-dokoro), donde se supone que se guarda el espejo sagrado que forma parte de los tres objetos de la Regalía Imperial. El siguiente edificio es el Seiryo-den, inicialmente construido como residencia privada del Emperador, pero que desde la mitad del periodo Heian se utilizó únicamente para ceremonias. Allí, desde el exterior, puede verse dónde está situado el trono imperial, desde el que se domina un pequeño patio en el que pueden hallarse dos tipos de bambú que reciben el nombre de dos dinastías chinas, Kure-take o bambú Wu, y Kara-take o bambú Han. El patio está rodeado por una pequeña corriente de agua que se origina en el lago Biwa (muy próximo a Kyoto).

Shin Mikuromo-yose

Kenrei-mon

Foto: Arturo - Sunkô-den

La parte final de la visita pasa por delante de Oike-niwa, un jardín de tipo de paseo con un estanque (tan solo puede verse desde el límite exterior), delante del cual se encuentran el Ko-gosho o palacio menor y el Gogakuman-jo (salón de estudio), en el que se puede ver alguna puerta decorada más, y finalmente se atraviesa un patio bastante grande que conduce nuevamente al lugar en que has esperado antes de la visita, y que también es el punto en que acaba.

Oike-niwa

Oike-niwa

Oike-niwa

Foto: Skaven - Oike-niwa

Foto: Skaven - Oike-niwa

Como podéis apreciar en el mapa, la parte del palacio que se visita es realmente pequeña, y no puede verse ninguno de los detalles que realmente serían interesantes, como la decoración interior. Tal vez sea una visita un poco decepcionante si tenías grandes expectativas sobre lo que podrías llegar a ver (especialmente si comparas con edificios equivalentes, como podría ser el Palacio de Oriente de Madrid), pero inconvenientes al margen por estar obligado a concertar la visita mucho antes de ni tan solo salir de viaje (las plazas, especialmente en épocas de máxima afluencia de turismo se agotan rápidamente), es una visita interesante y gratuita (algo muy raro en Japón), si bien en el caso de no estar demasiados días en la ciudad podría obviarse sin que por ello te perdieras algo que a toda costa no debas perderte.

Información importante:

¥ (Destino Japón IV)

En la entrada anterior dejé algunos puntos en el aire para poder profundizar más en ellos al hablar de temas relacionados, o en entradas propias, como es el caso del cambio de moneda y del Yen (¥), del que voy a hablar hoy.

Desde que tenemos el Euro la verdad es que muchas veces ni tan solo pensamos que hace falta cambiar moneda para ir a un determinado país (como es el caso de Japón). Y a los bancos creo que les pasa lo mismo. Ahora ya no tienen una cartera de divisas en la mayoría de oficinas, así que si no quieres ir a alguna de las oficinas centrales o de sitios especiales como aeropuertos o estaciones de tren, hace falta que encargues el cambio de moneda con una cierta antelación (tampoco hace falta exagerar, una semana o dos habrían de bastar y sobrar incluso si surgen problemas). Yo os recomendaría que en el caso de Japón pidierais que os consiguieran billetes lo más pequeños posibles, aunque no creo que os sirviera de mucho ya que los bancos suelen tener billetes grandes.

Sigue leyendo

Destino Japón (III)

Después de hablar del viaje en avión y de los lugares dónde dormiré, en esta ocasión tenía la intención de hacer una especie de lista de comprobación tanto para aconsejaros como para utilizarla yo mismo como recordatorio de todas las cosas que debo hacer antes del viaje (generalmente los últimos días, cuando con las prisas es fácil olvidarte alguna cosa).

Bueno, en realidad esta lista también era la excusa más plausible para explicaros algunas cosas que, de otra forma, no sabía como introducir en este blog. Pero las cosas nunca salen como quieres, y una vez empecé a escribir comprobé que algunos de los puntos eran realmente suficientemente extensos como para justificar una entrada propia, así que, a continuación, podréis encontrar una parte de esta lista explicada, mientras que algunos puntos son simplemente enumerados ya que profundizaré en ellos en futuras entradas del blog.

Sigue leyendo

Eikando (永観堂)

Eikando01

Siguiendo la ruta del Camino de la Filosofía, después de Ginkakuji (銀閣寺), el siguiente templo importante que encontramos es Zenrin-ji, aunque es más conocido como Eikando, un complejo de edificios y jardines bastante grande, con diversos elementos interesantes, desde estatuas de Buda Amida hasta construcciones originales como el Garyûro (dragón durmiente) o el Suikinkutsu (un curioso diseño de “fuente” que hace música), pasando por magníficas vistas de Kyoto desde la pagoda de dos pisos que representa el punto más elevado del templo.

Eikando08

Garyûro (dragón durmiente)

Originalmente construido como lugar para entrenar a monjes por un discípulo de Kôbô Daishi, en poco tiempo se convirtió en templo con el permiso del Emperador Seiwa, recibiendo el nombre de Zenrin-ji. Años más tarde, en el periodo Heian, su Abad, conocido popularmente como “Eikan”, expandió considerablemente el templo y se preocupó mucho de los pobres, por lo que se le acabó conociendo como Eikando. Actualmente, después de diversos incendios en diversas épocas convulsas de la historia nipona, es la sede principal de la secta Jôdo shu (Budismo de la Tierra Pura).

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: