Alojamiento en Japón

Al buscar alojamiento, en Japón, al igual que en todas partes, podréis encontrar una gama muy extensa de precios y tipos de alojamiento. Mi intención no es hablar de precios, sino de las opciones de alojamiento (en muchas de ellas después podréis elegir entre una amplia gama de precios según calidad y lugar). A pesar que voy a definir las diferentes posibilidades de forma “absoluta”, la verdad es que en muchas ocasiones es difícil diferenciar si un establecimiento es de uno u otro tipo, pero al menos espero que os sirva de guía para decidir.

Foto: Miguel - Hotel cápsula (Nagoya)

Ryokan: este es el término genérico con el que se define de forma general un tipo de alojamiento tradicional japonés que se caracteriza porque las habitaciones son de estilo japonés (tienen tatami y se duerme en futones). Pese a ello, existen distintos tipos de ryokan (más que nada porque actualmente en algunos casos se utiliza el término para prestigiar el establecimiento). En general los ryokan sirven desayunos (aunque a veces no está incluido en el precio y debes encargarlo a parte, especialmente si es del tipo japonés, ya que en este caso debes avisar el día anterior), pero tan solo en los de más categoría sirven también cenas (a veces está incluida en el precio, a veces debes encargarla a parte).

Ryokan estándar: probablemente el tipo más extendido actualmente (y el más económico), estos ryokan ofrecen los servicios básicos a sus huéspedes. El edificio generalmente es un edificio moderno que desde el exterior no se diferencia de un pequeño hotel, y que suele estar regentado por una familia con más o menos tradición “hotelera”. En su interior el ambiente dista mucho del de los ryokan más tradicionales, y a veces está abarrotado de elementos para que parezca más tradicional. Todas sus habitaciones son de estilo japonés, pero muy sencillas. Generalmente disponen de un baño común (que puede ser de uso privado –cuando entras cierras la puerta y no entra nadie más-, o de uso común –cualquiera puede entrar en cualquier momento), y en bastantes casos ni tan solo tienen el lavabo en el interior de la habitación.

Foto: Xavi - Sawanoya Ryokan (Ueno- Tokyo)

Ryokan moderno: desde el exterior (y muchas veces en muchas de sus salas comunes) no hay nada que los diferencie de un hotel, o suelen tener las mismas comodidades que estos, pero sus habitaciones son de estilo japonés. Pueden tener un ambiente más o menos tradicional, pero lugares sin historia. Por lo que respecta a los servicios, se parecen más a los de un ryokan tradicional, pero sin el  “feeling” de estos.

Ryokan Hotel: los ryokan hotel son ryokan modernos que, además ofrecen servicios como los de un hotel normal (tienda, cafetería, restaurante), y también pueden tener habitaciones de estilo occidental además de las tradicionales.

Ryokan tradicional: estos son los que podríamos denominar ryokan “auténticos” en un sentido literal de la palabra. Generalmente tienen una larga historia “hotelera” que ha pasado de padres a hijos durante generaciones, y en los que la tradición y el ambiente es más importante que el propio confort. Alojarse en uno de estos establecimientos sería casi como el equivalente de hacerlo en occidente en un castillo. El lugar es confortable, pero en general oscuro y tan sólo con las comodidades modernas más imprescindibles. Los edificios son de madera y, casi con toda seguridad, disponen de un jardín tradicional japonés. También son generalmente los ryokan más caros de todos.

Dentro de este grupo de ryokan es donde pueden encontrarse los ryokan “de lujo”, donde el cliente es tratado como un rey (y probablemente no acepten a un occidental por nada del mundo), y destacan, además de por su historia y ambiente, por servir comidas de gran calidad. También es muy probable que dispongan de baños termales si los hay en al zona.

Minshuku: generalmente se trata de un pequeño edificio de estilo japonés, de madera. Sus habitaciones suelen ser más pequeñas, y en general quieren proyectar un ambiente similar al de una casa familiar, donde el servicio casi personalizado es su rasgo distintivo. Podríamos decir que es lo más similar que podríamos encontrar a una pensión o un B&B.

Hotel: nada que decir sobre los hoteles, son como cualquier establecimiento occidental. Tan solo cabría aclarar que existe un subtipo denominado “hotel de negocios” pensado para pernoctaciones muy breves de hombres de negocios, en los que generalmente la propia recepción se realiza mediante máquinas (como las que actualmente puedes encontrar en los aeropuertos para evitar las colas en facturación), y son bastante impersonales.

Foto: Micki - Shiba Park Hotel (Tokyo)

Foto: Skaven - Ryokan Hiraiwa (Kyoto)

Otros tipos de alojamientos menos habituales son:

Templos budistas: dicen que una de las formas de experimentar mejor la cultura tradicional japonesa es quedarse en un templo budista. Alojarse en un templo (“shukubo” en japonés) es un alojamiento muy básico (y según unos amigos que lo probaron, no demasiado cómodo, aunque quizás la palabra correcta sería “austero”), pero si puedes comer allí, puede disfrutarse de una magnifica cocina vegetariana.

“Gassho-Zukuri”: estas casas tradicionales con techo de paja se encuentran principalmente en Shirakawago, en la prefectura de Gifu y en Gokayama, en la prefectura de Toyama. El nombre de este estilo de arquitectura tradicional japonesa significa “manos que rezan” a causa de la forma del techo, que se asemeja a la forma que adoptan las manos de un budista durante la oración. El techo está pensado para soportar fuertes nevadas y para permitir que el interior permanezca fresco durante el verano. Además, para construir estas casas no se utiliza ni un solo clavo, y suelen tener un hogar a la japonesa en el área central. Se trata de establecimientos limpios y confortables, si bien primitivos y rústicos, además de oscuros y llenos de corrientes de aire, aunque en general la cocina es magnífica.

Foto: Skaven - Fujiyama Café (Kyoto)

Y aunque no se trata de alojamientos pensados para turistas, deberíamos incluir los siguientes:


Hoteles cápsula: famosos por los numerosos reportajes sobre Japón, donde casi siempre los incluyen como una curiosidad, generalmente se encuentran junto a las estaciones de ferrocarril, y están pensados para que aquellos que pierden el último tren para su casa puedan pasar la noche. Son muy económicos, pero creo que demasiado claustrofóbicos, pese a que disponen de todo tipo de comodidades (televisión, música y más dentro del cubículo) y servicios (baños, salas de lectura, etc.).

Internet café: aunque, evidentemente, no se trata de lugares pensados para alojarse, están abiertos las 24h y disponen de duchas y otros servicios, por lo que desde hace tiempo muchos trabajadores “arubaito” (de trabajos temporales o jornadas reducidas) pasan la noche en las cabinas privadas de estos establecimientos, pues les sale más barato que alquilar una casa, por pequeña que esta sea.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: