Los baños japoneses (おふろ)

Uno de los aspectos que probablemente más llaman la atención a los extranjeros es el tema de los baños. Algunos ryokan tienen baños privados en las habitaciones, pero lo más habitual es que tengan un gran baño comunitario (que puede utilizarse o no de forma privada o familiar) que sirve para todo el mundo. De hecho, en Japón, donde todo es generalmente bastante pequeño, sorprende el espacio que pueden llegar a dedicarle al baño, pero es que el bañarse es casi un ritual social.

Baño Ichifuji Ryokan (Nagoya), uno de los orgullos del establecimiento.

Quien haya visto películas japonesas o mangas seguramente será consciente de que es muy habitual que toda la familia se bañe junta, o que mucha gente acuda a los baños públicos. Y no es solo por razones de higiene, sino también porque se trata de una experiencia agradable (os aseguro, por propia experiencia, que por muy hecho polvo que estés tras pasarte todo el día pateando arriba y abajo, después de un baño te sentirás como nuevo).

Como ya he dicho, los baños de los ryokan generalmente son comunes, aunque en muchos sitios se pueden utilizar de forma privada (cuando una persona o familia entra, se puede cerrar la puerta para que no entre nadie más), aunque es más habitual que sean totalmente comunes (todo el mundo de baña a la vez), pese a que en estos casos están segregados por sexos. Los hay que incluso, por un precio, están abiertos al público en general, y tan solo hay unas horas en que están reservados para los clientes del establecimiento.

Las normas para bañarse en unos baños japoneses son:

  • Antes de entrar a la sala de los baños, hay una sala con lavabos y cestos de mimbre, así como los complementos que proporcione el local (según la categoría) como toallas, peines, etc. Aquí es donde debes desnudarte, dejando la ropa en los cestos de mimbre (o en su defecto en los estantes). Para entrar en la sala del baño no puedes llevar más que una toalla pequeña, con la que si lo consideras oportuno puedes taparte las vergüenzas. Y recalco este punto porque, por estúpido que parezca, en un ryokan de Miyashima me sorprendí al ver, entre los papeles que te dan al llegar, uno que decía que no se puede entrar en el baño con bañador… si, parece extraño, pero al parecer estaban hartos de que muchos giris se bañaran con el bañador puesto (por lo que entendí, eran sobre todo yanquis y aussies, que son unos puritanos para lo que les conviene).
  • Una vez dentro de la sala del baño, lo primero que debes hacer es lavarte con las duchas bajas que hay (generalmente sentado en un taburete), o utilizando el cuenco tradicional.
  • Una vez bien limpio ya puedes entrar en la bañera. Como el agua está realmente caliente (en algunos casos casi diría que hirviendo), puede ser recomendable tirarte con un cuenco un poco de agua de la bañera por encima y, después, entrar poco a poco para irte acostumbrando a la temperatura. En cualquier caso, no es de buena educación tirarse ni salpicar.
  • Una vez dentro del agua ya puedes sentarte y relajarte, dejando que el agua te haga sudar (sudas mucho, os lo aseguro) para limpiar bien los poros, y dejar que el cansancio se vaya con el agua. Mientras estás en el agua es importante no mojar la toalla pequeña (aunque hay japoneses que lo hacen) ni hacer nada que pueda ensuciar o alterar la temperatura del agua. Hay que tener en cuenta que el agua se aprovecha de un baño a otro y se mantiene caliente, calentándola periódicamente o cubriéndola con materiales aislantes para evitar que se enfríe demasiado rápido.
  • Hay gente que entra y sale del agua varias veces, lavándose cada vez qu7e sale (aprovechando que los poros están bien abiertos para lavarse más a fondo), pero que yo sepa no existe ninguna norma fija al respecto.
  • Finalmente, cuando ya estáis cansados del agua (o más arrugados que una pasa por estar en remojo), os quitáis el exceso de agua con la toalla pequeña (lo justo para no ir goteando por todas partes), y salís a la sala en que os habéis desnudado, donde os secáis a consciencia con la toalla de baño normal, os arregláis como queráis (para eso hay lavabos y espejos) y os vestís. Pro cierto, recordad que al acabar NO habéis de vaciar la bañera si esta es comunitaria (aunque se utilice de forma privada).

Uno de los dos únicos baños privados del Sawanoya Ryokan (Ueno - Tokyo).

De hecho, los baños japoneses pueden clasificarse de diversas formas según sean de agua calentada, de agua caliente natural u onsen (algo bastante habitual con todo el vulcanismo de las islas), y si son interiores o exteriores (rotenburo). Estos últimos son muy especiales porque combinan el placer del baño con el disfrute del paisaje (y son una asignatura pendiente que tengo). Pero esto podría ser el tema de una entrada entera, así que de momento no me meteré en ello.

Información importante:

  • Japan Ryokan Association: la Japan Ryokan Association es una de las posibilidades que tenéis para encontrar alojamiento (si buscáis ryokans), pero uno de los aspectos más interesantes de la página es que incluye bastante información sobre como son, como comportarse adecuadamente, que esperar, etc. Y para saber más de los baños: http://www.ryokan.or.jp/english/onsen/index.html (en inglés).
Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: