Destino Japón VIII (Tokyo)

Esta vez he dejado para la última etapa la visita a Tokyo, aunque en Tokyo no voy a estar mucho, la verdad. Esta es la cuarta vez que visitaré Tokyo (una cada viaje), y ya he visto al mayor parte de sitios interesantes, así que he decidido “salir” a visitar otros sitios (o revisitar en muchos casos). Y la verdad es que, a pesar de estar siete noches y disponer de casi ocho días (el primero llegaré muy pronto, y el último, aunque dormiré en Narita para no tener que correr para coger el avión, la mayor parte del día podré dedicarla a Tokyo), tengo problemas para poder visitar todos los sitios que tenía intención de ver (me falta tiempo).

Foto: Arturo - El abuelo de la familia Sawa y 'Leon'.

Y por lo que se refiere al alojamiento, repetiré una vez más el Sawanoya Ryokan, un lugar muy tranquilo cerca del parque Ueno. Está bien comunicado, con una parada de metro al lado mismo y la estación de tren de Ueno a la que se puede llegar caminando; con una gente muy amable, especialmente el abuelo, que es quien lleva el grueso del trato con los clientes; en los alrededores hay lugares muy diversos para cenar (desde italianos y chinos a restaurantes rápidos de arroz, como un local de la cadena Yoshinoya que abre las 24h); y es muy acogedor. En resumen, que aplico eso de “mas vale bueno conocido que mejor por conocer” (ya se que no es exactamente así, pero en este caso de esta forma se le hace más justicia).

Foto: Arturo

Aún no estoy demasiado seguro de cómo repartiré los días, excepto que el domingo iré a Shibuya, Harajuku y Yoyogi (tal vez incluso tenga tiempo de volver a ver el templo dedicado al Emperador Meiji), básicamente por el ambiente (y de paso friquear un poco en un Mandarake y un Book Off que hay en Shibuya). Otros sitios de Tokyo que revisitaré son: Shinjuku Gyoen, donde espero ver colores distintos a los del otoño en que ya fui; Tokyo Tower, donde esta vez pienso subir hasta arriba del todo para apreciar la vista cuando ya sea noche cerrada; Asakusa, aunque dejaré el templo (que es el único lugar que casi todo el mundo visita) un poco de lado para dedicarme a los alrededores, espero visitar el mueso del tambor que siempre he encontrado cerrado (he de acordarme de no ir en lunes), la zona de ocio de los alrededores y la orilla del río; Odaiba si puedo ir un día muy claro (la última vez estuvo lloviendo todo el santo día) para ver las vistas de otro color, y esta vez pienso quedarme hasta la noche para ver la silueta de Tokyo iluminada; y, como no podía ser de otra forma con un friki como yo, Akihabara, aunque esta vez no pienso comprar muchas cosas y más bien me dedicaré a chafardear (famosas últimas palabras).

El Cadillac rosa de los rockers de Yoyogi es muy famoso.

Ya se que parecen muchos sitios para ver en pocos días (3-4 cómo máximo), pero es que el resto de días los necesito para visitar: Matsumoto (y de paso Nagano) y seguir así acumulando castillos visitados que son tesoros nacionales (ya he perdido la cuenta); Nikko, donde aunque ya he estado, de eso hace nueve años, y al tratarse de una visita organizada lo vimos todo con bastantes prisas, ya que la visita también incluía un parque nacional cercano; Yokohama con la consabida visita culinaria a Chinatown (y seguramente también el Museo del Ramen), donde aprovecharé para ver la parte más occidentalizada de la ciudad (dónde se asentaron los occidentales al principio); y finalmente Kamakura (una visita rápida porque me viene de camino) y la isla de Enoshima.

El gran dilema es que de hacer todo esto, una vez más no podré ir a ver el Museo del Studio Ghibli. Pero para poder ir has de adquirir la entrada antes de viajar a Japón, prefijando un día. Esto coarta demasiado las posibilidades de combinar las otras visitas… y la verdad, tengo miedo de lo que podría llegar a hacer en la tienda del museo (arruinarme seguro).

Bueno, y seguro que con una gran congoja, después de esto habré de regresar a casa mientras sueño con un quinto viaje que, en estos momentos, veo más improbable que nunca. Pero de esperanza también se vive, así que confiaré en que esta no sea mi última experiencia nipona.

Anuncios

6 comments so far

  1. Xavi on

    Ei viatger, jo vaig anar al Museu Ghibli sense entrada. La táctica es fer-te el suec. Les noies de la porta em van dir que anés a comprar-la a una agència de viatges que hi havia uns carrers més enllà i cap problema! També coneixo gent que va comprar l’entrada en una màquina en un Lawson (kombini).

    • shordl on

      Com fan els japonesos… de totes formes el principal problema que tinc es el temps material per anar-hi.

  2. Xavi on

    Doncs si el diumenge plou, que espero que no, cap al museu falta gent! 🙂 En realitat no és gaire gran.

  3. Xavi on

    Ai el gyudon del Yoshinoya… què bo! :-)_
    Ostres, quan vaig anar a Nova York em vaig trobar un Yoshinoya al costat de Times Square!

    • shordl on

      Algú em va dir que també hi havia Yoshinoyas a la Xina.

  4. Akasha83 on

    EL yoshinoya es genial G_G


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: