Japón 2010: día 1

Finalmente ha llegado el tan esperado (y temido) día del viaje. Y digo temido porque, aunque me gusta mucho viajar y ver sitios, la verdad es que el viaje para desplazarme no me gusta nada, especialmente si este dura muchas horas y no te permite la posibilidad de ver paisajes por el camino. O sea, la definición de un viaje en avión a Japón.

En esta ocasión, por primera vez, viajaba con KLM, y me esperaba algo similar a los viajes que hasta ahora había hecho con Air France, ya que pertenecen al mismo grupo aéreo, pero me ha sorprendido tan positivamente, que creo que a partir de ahora será mi compañía de referencia. ¿Por qué me ha sorprendido tanto? Pues porque la comida (¡¡¡Si, la comida del avión!!!) y el servicio a bordo eran muy buenos, la pantallita para entretenerte funcionaba sin ningún problema y podías ver una selección mucho más amplia de lo habitual (pelis recientes que me sirvieron para ponerme un poco al día y pelis no tan recientes), casi todas en castellano (bueno, lo que se denomina “castellano internacional”) y con un control total de la reproducción (como si se tratara de un DVD, no como si lo estuvieran pasando por televisión). Incluso el aspecto interior del avión era mejor que el de la mayoría de aviones en que ha viajado, e incluso la temperatura interior podría decirse que era incluso cálida (ya se que los que me conocen dirán que cualquier valoración térmica por mi parte no tiene valor alguno, pero os aseguro que se puede ir con manga corta y no hace falta taparse con la manta). Por otro lado, aunque alguien me dijo que el aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam) era más pequeño que el de Charles De Gaulle de Paris (y por tanto no habría tanto problema con el tiempo de enlace, pese a que en esta ocasión iba más que sobrado de tiempo), la verdad es que en el aspecto práctico (distancia a recorrer al hacer el transbordo), eso es ¡¡¡MENTIRA!!! La distancia a recorrer es mucho más larga que en el caso de París, pero tan solo has de pasar el control de pasaportes, pues el arco de seguridad lo pasas justo antes de embarcar (hay uno por puerta de embarque). La verdad es que sigo pensando que es una estupidez, una vez te encuentras en zona internacional, pasar el arco una y otra vez (supongo que tiene a ver con la paranoia generalizada ante ataques terroristas y una falsa sensación de seguridad que te dan, pero si un segundo control de estos detectara un terrorista eso no diría nada bueno de los controles del primer aeropuerto). Aún tuve suerte y no tuve que pasar por los polémicos scanners corporales (los que te desnudan), aunque vi que en algunas puertas los tenían y utilizaban (supongo que debe depender del destino del vuelo). En cualquier caso, un montón de horas de vuelo que aproveché para ver pelis, aunque eso implicó que no durmiera ni un minuto.

Otra novedad de este viaje es que llegaba a Japón por el aeropuerto de Kansai (Osaka) gracias a otra ventaja de la reserva online de KLM, y es que te permite hacer recorridos al reservar los billetes, algo que no había encontrado jamás como opción en otras compañías (creía que tan Solol las agencias de viaje podían hacerlo gracias a los programas especiales que estas utilizan), y que es bastante interesante. Kansai es un aeropuerto construido exclusivamente sobre terrenos ganados al mar, y la verdad, impresiona ver como aterrizas (tal vez no tanto como en aeropuertos como el de Hong Kong, del que dicen que los aviones casi tocan los edificios, pero en mi limitada experiencia este es el más impactante que he visto). Mientras vas acercándote, ves como el avión baja casi a ras de agua, de forma que ves los barcos que casi podrías saludarlos, y llegas a pensar que los flaps de las alas tocarán el agua cuando ves finalmente un poco de tierra apenas unos segundos antes de notar como el tren de aterrizaje toca tierra. Después de llegar al edificio principal por medio de un tren lanzadera totalmente automatizado, te encuentras los controles de inmigración y demás, con un personal muy eficaz, más allá de lo que podría imaginarse por tratarse de japoneses, la cual cosa me permitió acabar los trámites más rápido de lo previsto y, por tanto, chafardear un poco. Y es que el aeropuerto y un montón de servicios como un 7Eleven, hoteles, dos líneas de ferrocarril, e incluso un servicio de paseo de perros (no me preguntéis que hace allí) están concentrados en una isla artificial conectada con tierra firme por un largo puente.

Eran las tres bien pasadas (hora local) cuando me he instalado finalmente en el ryokan, bastante cansado pero negándome rotundamente a perder ni un solo instante, así que he dado un pequeño paseo por los alrededores, visitando entre otros el Nishi Honganshi, que hace cuatro años vi casi totalmente cubierto de andamios. La verdad es que los andamios ya no están, pero las obras siguen en la zona del patio que hay delante de los templos. Una visita a la oficina de turismo, unas cuantas fotos curiosas (esto del blog está obligándome involuntariamente a hacer muchas más fotos de las habituales, incluso relegando a un segundo plano los vídeos), una cena rápida en la habitación compuesto por las bolitas de pulpo (takoyaki) de una tienda que tengo bien localizada desde mi primer viaje, allá por el 2001, y en la que hacen los mejores takoyaki que nunca he probado, y después de preparar algunas cosas para mañana, a dormir, que ya llevo unas 30 horas seguidas sin dormir desde que ayer me levanté a las 6 de la mañana.

Como último apunte, diré que en el Lawson (konbini) donde he comprado la bebida, y delante de la impresionante variedad (como siempre) de posibilidades, he decidido probar cada día alguna bebida “extraña”. Ya veremos si os cuento alguna cosa de mis experiencias, pero tranquilos que no haré de flapy y no os pondré los videos de mis muecas al probarlas (esto no entra dentro de los objetivos de este blog), aunque seguramente las grabe para reírme de mi mismo al recordarlo.p>

Anuncios

2 comments so far

  1. Raquel on

    Eyyyy Jordi!!!

    Qué guay que estás en Japón. Estupendo los datos que dejas en el blog, me ayudaran cuando me aventure a ir a Japón =O)).

    Vaya paliza te has pegado el 2 día,jajaja =O))

    KLM es fantástica, junto con Luftansa, es de lo mejor que hay ahora.

    Qué envidia tíoooo!! Estás en la mejor época del año para visitar Japón!! Jooo. Disfruta al máximo!!!

    Petots

  2. Xavier on

    Ei, quina sort, ja estàs de viatge un altre cop!
    On està la parada aquesta dels takoyaki??? Són millors que els d’Osaka???
    Els vídeos del tast de les begudes podrien ser molt divertits! I vés amb compte amb les begudes rares isotòniques vitamíniques, que et posaràs a treballar com un japonès! 😄


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: