En el país del té no pidas café

Siempre he dicho que en un país eminentemente consumidor de té es preferible no pedir café. Al principio esta afirmación la aplicaba a las islas británicas (en Irlanda escuché el chiste de unos catalanes que venía a decir: “Si en España o Italia los anuncios de café hablan de su sabor o de su aroma… ¿aquí que destacarán? ¿Su transparencia?”), y al viajar a Japón la extendí a este país, pero con el tiempo me llevé una pequeña (muy pequeña) sorpresa.

Mi familia siempre ha sido muy cafetera, hasta que llegue´yo (la oveja negra en este tema), que aunque me encanta el olor del café, jamás lo había podido soportar ahsta que casi cumplí los 30, y aún así tan solo si es en forma de cortado o de café con leche (se que las denominaciones del café cambian mucho de un sitio a otro –un amigo de Málaga me dijo que allí hay 5 denominaciones distintas según la cantidad de leche- así que aclararé que cortado es como un café solo al que se le añade leche hasta llenar el vasito, mientras que el café con leche se sirve en taza grande y lleva bastante más leche que café). Es por eso que en Japón generalmente tomaba té, y como mucho algún café con leche en un Starbucks (o cadena similar) ya que estos parecen clónicos en todo el mundo (también en lo abusivo de sus precios, ya que tomar alguna cosa en un Starbucks te puede costar lo mismo que una comida), y pese a no ser un buen café, al menos es bebible.

Pero en el último viaje me decidí ha hacer algunos experimentos y probar el café de las máquinas expendedoras que hay por doquier. La verdad, tal y como pensaba, el café no es demasiado bueno (ni tan solo el que dicen que es “blue mountain”), pero tampoco es tan imbebible como creía (en cualquier caso, es un millón de veces más bueno que el café inglés).

Los japoneses parece que tienen una fuerte afición al café (tan solo has de ver la gran cantidad de máquinas expendedoras con café, y cómo están siempre de llenos los Starbucks y similares) aunque no creo que acabe desbancando al té. En cualquier caso, sus cafés no son demasiado fuertes (hasta yo que no soporto el café solo acabé bebiéndolo solo de esta forma), y los puedes encontrar de muchos tipos. Aparte de la competencia entre marcas (allí todas las compañías fabrican de casi todo, y no es extraño ver cafés fabricados por compañías que más nos sonarían a cerveza como Kirin, o a bebidas alcohólicas como Suntory) y los diferentes tipos según el origen del café, también puedes encontrar el café solo, con leche o con otras combinaciones, frío o caliente, etc.

He de reconocer que una de las apernsiones que tenía respecto al café es que, si ya de por si no es demasiado bueno, frío aún estaría más imbebible, y me temía que el café caliente se calentara utilizando un proceso químico al abrir la lata, pero estaba totalmente equivocado. El café frío puede llegarse a beber y las latas de los cafés calientes ya salen calientes de la máquina, no gracias a potingues químicos. El gran inconveniente que le encuentro al café con leche es que parece que utilizan leche condensada (o al menos tiene un sabor dulzón similar a esta) y es por eso que me acabé decidiendo por el café solo.

En resumen, que si sois unos grandes amantes del café, o sea, que tan solo soportáis los espresso hechos con la máquina del bar (que si están bien hechos tienen un sabor que no puede reproducirse en casa), en Japón es recomendable que os dediquéis al té; pero si sois de los que necesitan un café para acabar de despertarse por la mañana, al menos podréis hacerlo sin que el café acabe provocándoos arcadas.

Anuncios

2 comments so far

  1. Xavier on

    Ah, jo crec que si tenen cafè a Japó és per tenir aquell chute addicional de cafeina que t’ajuda a despertar-te i rendir a la feina com un bon japonès. Perquè el tè no deu tenir tanta potència cafeinística.

    • shordl on

      Teóricamente la teína es más fuerte que la cafeína y por tanto su chute debería ser más fuerte, pero es cierto que en la práctica se notan mucho más los efectos al tomarte un café que no un té (y he oído decírselo a muchas personas), o al menos psicológicamente nos despierta más el café que el té.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: