La Rebelión Satsuma (西南戦争)

Estatua Saigô Takamori en el Parque Chûô de Kagoshima

Kagoshima, capital de la prefectura de Kagoshima, que es la provincia situada más al Sur de la isla de Kyushu, he tenido una historia llena de vicisitudes en buena parte a causa del Clan Satsuma, un clan descendiente del poderoso Clan Minamoto, y que gobernó la zona que actualmente ocupa Kagoshima desde tiempos inmemoriales. A lo largo de su historia, el clan fue protagonista de diversos momentos de la historia de Japón, y pese a estar en el bando perdedor durante la batalla de Sekigahara, continuó ejerciendo una gran influencia en la vida japonesa hasta la Era Meiji, cuando varios miembros del clan ocuparon posiciones de mucho poder en el gobierno de la nación.

Fue en esta época (año 1877) cuando se produjo la denominada Rebelión Satsuma o Seinan Senso (literalmente Rebelión del Sudeste), la última y más importante rebelión samurai contra el gobierno Meiji que acabó con el sistema de castas japonés.

Estatua Saigô Takamori en el Parque Ueno de Tokyo

La rebelión, encabezada por Saigô Takamori (considerado el último samurai auténtico), no quería ser realmente una guerra contra el gobierno, si no hacer reflexionar a este sobre la política que estaba llevando a cabo (no solo en relación al sistema de castas, sino también, por ejemplo, en relación a la guerra con Corea). Las fuerzas de Saigô Takamori, formadas básicamente por samuráis de la zona de Kagoshima y Kumamoto, fueron aplastadas por las tropas conscriptas del nuevo ejército japonés, en buena parte porque estas fueron erróneamente consideradas como de baja calidad y poco combativas por las fuerzas samurai.

La guerra duró unos ocho meses y fue muy sangrienta, con miles de muertos en cada bando, y no acabó hasta la total extinción de las fuerzas rebeldes, que murieron hasta el último hombre (literalmente) en una carga suicida final, katana en mano, contra las ametralladoras gatling del ejército imperial. Un final digno de cualquier saga heroica o de una novela de exaltación patriótica. De hecho, el Emperador perdonó a Saigô Takamori de forma póstuma en 1889, y en 1898 el gobierno le erigió una estatua de bronce en el Parque Ueno de Tokyo (vestido de paisano) y otra en el Parque Chûô de Kagoshima (vestido con su uniforme militar), su ciudad natal, que todavía pueden verse.

Estatua Saigô Takamori en el Parque Chûô de Kagoshima

Pero no solo estas estatuas recuerdan estos hechos, ya que si visitáis Kagoshima, su presencia es bien visible por todas partes, desde un museo de la Era Meiji hasta la estatua antes mencionada, o incluso la cueva (no merece la pena pararse en ella ya que no es más que una entrada de cueva detrás de una reja) en la que se refugió con sus últimos 500 fieles antes que la rebelión fuese definitivamente aplastada.

DDe hecho, estos hechos son tan conocidos e importantes dentro de la historia japonesa, que incluso la película “El Último Samurai” está basada en la figura de Saigô Takamori y la Rebelión Satsuma (con muchas licencias, como es evidente en una película de Hollywood)..

Fuente: internet - Imagen de "El Último Samurai"

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: