Archive for 31 diciembre 2010|Monthly archive page

Feliz Año Nuevo (新年明けましておめでとうございます)

Acaba un año más y, como es tradicional, ha llegado el momento de hacer balance y de los buenos propósitos para el año que viene. La verdad es que este no ha sido un buen año para mí en más de un aspecto, pero espero que se solucione todo durante el 2011.

Pese a todo, uno de los aspectos más positivos del año ha sido este blog, que ha ido creciendo en número de lectores gracias a todos vosotros que seguís leyendo mis diatribas con más o menos asiduidad, y tantos y tantos nuevos lectores que han llegado hasta él por diversas causa. A todos, muchas gracias y espero que el año que viene nos sigamos reencontrando entre estas líneas.

Para fin de año había pensado decir alguna cosa sobre la forma de celebrar el año nuevo en Japón, pero son tantos los blogs que lo hacen que, como no lo he vivido personalmente, he preferido dejarlo en manos de los demás que si lo han vivido. Por lo tanto, solo me resta, además de desearos un buen año, es empezar con los propósitos para el año que viene. Y la verdad es que, además de seguir con este blog, que todavía me quedan muchas cosas por decir y muchos sitios a los que llevaros con las palabras y las fotografías y videos, tengo el proyecto de crear un portal dedicado a la cultura, la historia y los viajes por Japón, un portal dónde recoger todos los enlaces que pueda a páginas web y blogs relacionados con el país del sol naciente, básicamente escritas en castellano, pero también en otros idiomas si la información que contienen no existe en otro idioma. Pero no se limitará a ser una recopilación de enlaces, sino que tengo la intención de incluir material propio, material que quiero compartir pero considero que el blog posiblemente no es el lugar más adecuado para tratarlos por tratarse básicamente de un blog de viajes, a pesar de que ya he hecho alguna “incursión” a estos temas.

¡Os deseo un Feliz Año Nuevo a todos!

Ritsurin Koen (栗林公園)

Takamatsu, la capital de la prefectura de Kagawa, es posiblemente la ciudad más grande de la isla de Shikoku, y tal vez podría considerarse la capital industrial de la isla. Es por eso que no tiene demasiados atractivos turísticamente hablando. Con una notoria excepción… el parque Ritsurin.

El Parque Ritsurin, que personalmente creo que es casi el único elemento que no puedes perderte si visitas la ciudad, es el jardín más grande de todo el país de entre los que han merecido la calificación de Patrimonio Cultural Especial (y no son pocos). Contiene 6 lagos y 13 colinas colocados de forma que creen un paisaje único con la montaña Shuin de fondo. Pertenece al estilo de vistas cambiantes a lo largo del recorrido, característico de principios del Periodo Edo, y es interesante de visitar en cualquier época del año: cerezos en primavera, iris y loto en verano, arces en otoño y camelias en invierno o se combinan para hacer este parque en cualquier época del año.

Sigue leyendo

San Francisco en Kagoshima

España, siendo un país católico como es, ha dado un buen número de personajes religiosos a la historia, no solo la de nuestro país, sino la de todo el mundo. Y uno de estos religiosos que traspasaron nuestras fronteras fue el Navarro San Francisco Javier (1506-1552), que dedicó unos diez años de su vida a evangelizar Asia, y como hoy quiero destacar, Japón.

Kagoshima es una ciudad que parece estar muy orgullosa de sus habitantes ilustres (o esta es la impresión que saqué al visitar la ciudad), incluso si no son originarios de la ciudad, o ni tan solo del país. Es por eso que hay una pequeña zona de la ciudad que podríamos decir que está “dedicada” a San Francisco, con un pequeño parque dedicado a su persona, en el que además de un monumento conmemorativo de su estancia en la ciudad, hay una iglesia católica con su nombre

Sigue leyendo

Castillo de Matsuyama (松山城)

Justo en medio de Matsuyama, en lo alto de una colina (132m de altura) del mismo nombre que la ciudad (creo que es esta la que le debe el nombre a la colina y no al revés) se levanta el Castillo de Matsuyama, uno de los innumerables castillos que hay por todo Japón, clasificado como Importante Bien Cultural (especialmente por algunas de sus puertas) y en muy buen estado de conservación gracias a diversas reconstrucciones, pese a que su historia ha estado más libre de incidentes y accidentes que otros castillos. Se trata de un castillo de considerables dimensiones, considerado uno de los tres castillos de múltiples alas más grandes que se construyeron en una colina en medio de una llanura, junto con los castillos de Wakayama y Himeji.

Actualmente el castillo se encuentra en el centro de la ciudad, pero en sus orígenes no existía la ciudad, y si se eligió este emplazamiento para la construcción del castillo es por tratarse de una colina muy bien situada en el centro de la llanura de Dogo. Fue fundado por Yoshiakira Katoh, un samurai leal a Hideyoshi Toyotomi que fue acumulando poder combatiendo valerosamente (especialmente en la flota) desde sus tierras de Masaki (próximas a la actual Matsuyama) hasta que en la decisiva batalla de Sekigahara (año 1600) se unió a Ieyasu Tokugawa, que lo recompensó con 200.000 koku.

Sigue leyendo

Recuerdos de viaje

Cuando alguien emprende un viaje de placer es sin duda para pasarlo muy bien y disfrutar de cada instante, pero considero que un viaje de este tipo no tan solo te permite disfrutar mientras dure el viaje y cuando llega el momento de regresar se acabó (de acuerdo, tienes una cierta decepción porque ya se ha acabado). Personalmente creo que durante la preparación del viaje ya puedes empezar a disfrutar del mismo, buscando información, esperando con ansia ver todo lo que has planeado y más, etc.

Pero en lo que seguro todo el mundo estará de acuerdo es que también se puede disfrutar de los viajes realizados cuando recuerdas lo sucedido y piensas en todo lo que viste y viviste. Hay muchas formas de recordar tus viajes: reuniéndote con los amigos para mostrarles las fotografías y videos realizados, comentándolo con los compañeros, reviviéndolo con compañeros de viaje o gente que ha estado en los mismos sitios que tú, o incluso escribiendo un blog sobre tus experiencias durante el viaje.

Sin embargo, hay otra forma de revivir estos recuerdos, y tal vez de forma más espontánea y, por inesperada, bienvenida. Me estoy refiriendo a volver a ver los sitios en los que has estado, por ejemplo a través de la televisión, y poder decir “mira, ahí he estado yo”. Evidentemente, los documentales de viajes o de cultura en general son la mejor oportunidad para volver a ver estos sitios, pero no la única. En numerosas ocasiones, mientras veía una película o anime me he sorprendido a mi mismo sonriendo al pensar “aquí he estado, esto es donde…”. Evidentemente, en mi caso esto es posible porque soy un fan de las películas japonesas y del anime (donde son tan fieles a la realidad al representar los paisajes, que son fácilmente reconocibles), pero también puede darse (aunque es menos frecuente) en películas como, por ejemplo, “Lost in translation”. Sitios habituales que pueden reconocerse son el castillo de Himeji en el caso de las películas de samuráis, zonas concurridas de Tokyo en buena parte de los Films modernos, o diferentes zonas de Kyoto en todo tipo de películas y animes.

O tal vez sea al revés, estás tan acostumbrado a ver algunos sitios en películas y animes, que acabas deseando visitarlo cuando finalmente haces el viaje (algunos destinos a los que he ido han entrado en mis planes de viaje de esta forma), o acabas haciendo fotografías de carteles de carreteras porque te suenan los nombres por haberlos visto en la tele.

A %d blogueros les gusta esto: