Recuerdos de viaje

Cuando alguien emprende un viaje de placer es sin duda para pasarlo muy bien y disfrutar de cada instante, pero considero que un viaje de este tipo no tan solo te permite disfrutar mientras dure el viaje y cuando llega el momento de regresar se acabó (de acuerdo, tienes una cierta decepción porque ya se ha acabado). Personalmente creo que durante la preparación del viaje ya puedes empezar a disfrutar del mismo, buscando información, esperando con ansia ver todo lo que has planeado y más, etc.

Pero en lo que seguro todo el mundo estará de acuerdo es que también se puede disfrutar de los viajes realizados cuando recuerdas lo sucedido y piensas en todo lo que viste y viviste. Hay muchas formas de recordar tus viajes: reuniéndote con los amigos para mostrarles las fotografías y videos realizados, comentándolo con los compañeros, reviviéndolo con compañeros de viaje o gente que ha estado en los mismos sitios que tú, o incluso escribiendo un blog sobre tus experiencias durante el viaje.

Sin embargo, hay otra forma de revivir estos recuerdos, y tal vez de forma más espontánea y, por inesperada, bienvenida. Me estoy refiriendo a volver a ver los sitios en los que has estado, por ejemplo a través de la televisión, y poder decir “mira, ahí he estado yo”. Evidentemente, los documentales de viajes o de cultura en general son la mejor oportunidad para volver a ver estos sitios, pero no la única. En numerosas ocasiones, mientras veía una película o anime me he sorprendido a mi mismo sonriendo al pensar “aquí he estado, esto es donde…”. Evidentemente, en mi caso esto es posible porque soy un fan de las películas japonesas y del anime (donde son tan fieles a la realidad al representar los paisajes, que son fácilmente reconocibles), pero también puede darse (aunque es menos frecuente) en películas como, por ejemplo, “Lost in translation”. Sitios habituales que pueden reconocerse son el castillo de Himeji en el caso de las películas de samuráis, zonas concurridas de Tokyo en buena parte de los Films modernos, o diferentes zonas de Kyoto en todo tipo de películas y animes.

O tal vez sea al revés, estás tan acostumbrado a ver algunos sitios en películas y animes, que acabas deseando visitarlo cuando finalmente haces el viaje (algunos destinos a los que he ido han entrado en mis planes de viaje de esta forma), o acabas haciendo fotografías de carteles de carreteras porque te suenan los nombres por haberlos visto en la tele.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: