Castillo de Matsuyama (松山城)

Justo en medio de Matsuyama, en lo alto de una colina (132m de altura) del mismo nombre que la ciudad (creo que es esta la que le debe el nombre a la colina y no al revés) se levanta el Castillo de Matsuyama, uno de los innumerables castillos que hay por todo Japón, clasificado como Importante Bien Cultural (especialmente por algunas de sus puertas) y en muy buen estado de conservación gracias a diversas reconstrucciones, pese a que su historia ha estado más libre de incidentes y accidentes que otros castillos. Se trata de un castillo de considerables dimensiones, considerado uno de los tres castillos de múltiples alas más grandes que se construyeron en una colina en medio de una llanura, junto con los castillos de Wakayama y Himeji.

Actualmente el castillo se encuentra en el centro de la ciudad, pero en sus orígenes no existía la ciudad, y si se eligió este emplazamiento para la construcción del castillo es por tratarse de una colina muy bien situada en el centro de la llanura de Dogo. Fue fundado por Yoshiakira Katoh, un samurai leal a Hideyoshi Toyotomi que fue acumulando poder combatiendo valerosamente (especialmente en la flota) desde sus tierras de Masaki (próximas a la actual Matsuyama) hasta que en la decisiva batalla de Sekigahara (año 1600) se unió a Ieyasu Tokugawa, que lo recompensó con 200.000 koku.

El año 1602 decidió construir el castillo de Matsuyama, al que se trasladó con todos sus vasallos desde Masaki, a pesar que las obras duraron hasta 1627. El encargado de la construcción fue Shigenobu Adachi. En el momento de su finalización la torre principal era espléndida, con cinco tejados y plantas. Lord Katoh residió en el castillo durante 25 años, hasta que fue trasladado a Aizu, en el Norte de Japón, siendo sustituido por Tadachika Gamok, que es quien realmente finalizó las obras del castillo.

Como toda construcción importante, la de este castillo está plagada de historias curiosas. Así, por ejemplo, las mujeres que vendían pescado los llevaban en una especie de cestos y recibían el nombre de “otata”, y se dice que fueron estas mujeres las que llevaron la grava hasta las obras en estos cestos, transportándolos sobre la cabeza, desde Masaki hasta Matsuyama, y la mujer de Lord Katoh las recompensó por este duro trabajo con bolas de arroz que realizó con sus propias manos. Otra historia dice que cuando las tejas fueron transportadas hasta la montaña, la construcción se vio interrumpida mientras llegaban, así que Shigenobu Adachi movilizó a los campesinos de la zona para formar tres cadenas humanas que transportaron todas las tejas de mano en mano en tan solo una noche, para gran sorpresa de Lord Katoh.

Evidentemente, como todos los castillos del país, el de Matsuyama ha sufrido diversas vicisitudes a lo largo de su historia: el año 1642 se reconstruyó la torre principal con tan solo los stress pisos actuales, el día de año nuevo de 1784 la torre principal se quemó a causa de un rayo, diversas torres y estructuras menores za causa de las bombas durante la guerra… Pero pese a ello, ha sobrevivido bastante bien al paso del tiempo, posiblemente en gran parte gracias a que su último señor, Lord Sadaaki Matsudaira, pariente del shogun durante la Restauración Meiji, decidió no combatir contra las tropas del Emperador y dejó que las tropas de Tosa ocuparan el castillo sin derramamiento de sangre ni la innecesaria destrucción del castillo.

Por lo que se refiere a la visita turística, el castillo está dividido en dos áreas bien definidas. En primer lugar nos encontramos con lo que podríamos designar como el “patio” del castillo que es una gran explanada con magníficas vistas de la ciudad, a la que se puede acceder gratuitamente pasando por algunas de las puertas calificadas como Importante Bien Cultural, y dónde también hay tiendas para comer o beber alguna cosa. Y finalmente, en el extremo de este parque público, nos encontramos la torre principal y algunas construcciones adosadas, a las que se puede acceder pagando entrada, y en el interior de las cuales pueden verse algunas características de su construcción, así como diversos elementos de la era samurai como armas y armaduras.

Información importante:

  • Lugar: Matsuyama (Pref. Ehime)
  • Cómo llegar: según como te organices la visita a la ciudad puedes llegar caminando hasta el castillo caminando desde la estación de JR mientras visitas otras cosas. Otra opción es coger un tranvia hasta la parte posterior de la colina en la que se encuentra, y allí utilizar el teleférico que te deja a poca distancia dce la entrada del recinto del castillo.
  • Coste: 500円.
Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: