Archive for 30 enero 2011|Monthly archive page

Castillo de Matsumoto (松本城)

Cuando hablamos de castillos japoneses, lo más probable es que el primero en el que penséis sea el castillo de Himeji, no en vano es el más mostrado en fotografías y películas, pero el segundo probablemente será el castillo de Matsumoto, también llamado castillo del cuervo por el color negro de su torre principal (a pesar de que no es el único que recibe este nombre). Y como no podría ser de otra forma, ha sido calificado como tesoro nacional.

Matsumoto es una ciudad muy tranquila, situada en la zona denominada Alpes Japoneses, pero lamentablemente está bastante lejos de Tokyo (se tarda unas dos horas y media desde Ueno tomando el shinkansen Asama hasta Nagano y un tren Express hasta Matsumoto). La ventaja es que todos los sitios interesantes se encuentran muy próximos unos de otros, y no muy lejos de la estación JR, cosa que permite verla con tranquilidad, e incluso ver un poco de Nagano para aprovechar el viaje.

Sigue leyendo

Cómo moverse por Hiroshima

Como no me cansaré de repetir, la gran mayoría de gente que visita Hiroshima se limita a ver la zona del Parque de la Paz, y aprovecha el resto del día para hacer una visita relámpago a Miyajima, dos zonas a las que se puede llegar en poco tiempo ya que están muy bien comunicadas desde la estación de JR a la que llegan los shinkansen. Para ir a Miyajima recomendaría utilizar la línea Sanyo de JR, y para visitar el Parque de la Paz, a pesar de que se puede ir caminando si no tienes prisa, es mejor coger el tranvía (son 11 paradas muy próximas entre ellas).

La mayor parte de las ciudades turísticas tienen pases especiales para los visitantes que les permiten un número (generalmente ilimitado) de viajes en los transportes públicos de la ciudad (o parte de ellos), o simplemente tienen algún tipo de transporte específico para llevar a los turistas a los sitios más emblemáticos de la ciudad. Hiroshima es de las primeras: ofrece pases de un día para moverse por la ciudad; o de uno o dos días que incluyen ventajas para visitar Miyajima. En cualquier caso yo no recomendaría comprar ninguno ya que el transporte no es caso, y tampoco es probable que utilicéis demasiadas veces los transportes públicos, y aún menos si disponéis del JR-Pass, ya que con él podéis ir hasta Miyajima de forma totalmente gratuita (el ferry de JR está incluido en el pase).

Como ya he dicho, para ir hasta el Parque de la Paz podéis utilizar el tranvía (hay dos líneas, la 2 i la 6, que os llevan directamente desde la estación de JR), cosa que puede ser una auténtica sorpresa ya que estos no son, como cabría esperar de una gran ciudad de uno de los países más modernos del mundo, ninguna maravilla de la técnica. En realidad, pese a que tienen tranvías bastante modernos, la mayor parte (no se si depende de la línea o simplemente del número de convoyes que estén circulando en cada momento) son más bien unas antiguallas de las que podrías esperar que se caigan a piezas en cualquier momento (creo que ya he comentado alguna vez que los de Nagasaki parece que sean aún más viejos que los de Hiroshima).

Y en algunos lugares las paradas parece que estén a juego con los tranvías viejos. Pese a ello, como digo, también tienen tranvías nuevos, pero ni tan solo estos están adaptados para las personas con movilidad reducida, un tipo de pasajero que es bastante habitual en esta ciudad, que parece que vayan como en peregrinación hasta el Parque de la Paz. Eso si, no parece que represente ningún problema para los trabajadores del tranvía, que cuando sube o baja alguien con silla de ruedas no dudan (conductor y revisor) a subir o bajar la silla a fuerza de brazos.

Y respecto al servicio en si, decir que en Hiroshima hay 9 líneas de tranvías (además de los autobuses y el ferrocarril), cuatro de los cuales inician su recorrido en la estación de JR (dos de ellas, la 2 y la 6, os llevan hasta el Parque de la Paz). En general la frecuencia de paso es de entre 7 y 12 minutos, pero en la zona más céntrica hay bastante redundancia de líneas, así que el tiempo real de espera suele ser bastante inferior.

Y sobre la forma de utilizar el tranvía, es la misma que en casi todos los autobuses de Japón (pero al contrario en que los autobuses de Tokyo). Los tranvías están adecuadamente identificados con un número, un color de línea y el nombre del destino (escrito también en romanji –alfabeto latino-). Para subir al tranvía debes hacerlo por las puertas que hay en la parte central o posterior del convoy. Como es habitual, es preciso pedir la parada con cierta antelación pulsando uno de los botones de parada que hay distribuidos por el convoy, y posteriormente bajar por la parte delantera, junto al conductor, y pagar introduciendo el importe en la máquina que hay junto a este. Si no tenéis el dinero exacto, la misma máquina tiene un cambiador de billetes de 1000円, que os dará cambio en monedas. Y si no os aclaráis, siempre podéis poner cara de pena y preguntar al conductor, ni que sea por señas, cómo lo debéis hacer. Creo que ya están tan acostumbrados a este tipo de situaciones que aunque sepas lo que debes hacer, si tardáis un poco más de lo que consideran necesario, empezarán a indicaros cómo hacerlo.

<Información importante:

  • Lugar: Hiroshima (Pref.Hiroshima)
  • Coste: un billete sencillo dentro del centro urbano cuesta 150円 (si queréis llegar hasta el puerto de los transbordadores de Miyajima –yo recomendaría coger el tren- el coste es superior). También podéis adquirir diversas tarjetas de viajes ilimitados durante un día (600円, 840円 incluido el ferry), o la tarjeta de dos días (2000円) que incluye los tranvías, el ferry y el telecabina del Mt. Misen).

O-Ise-San, el templo más sagrado

Existen diversas versiones de las leyendas sobre el origen de Japón, pero todas ellas de alguna forma están relacionadas con Amaterasu Ômikami, la diosa considerada el kami (divinidad) principal, y según algunas leyendas la ancestro más antigua de la familia imperial japonesa. Y O-Ise-San, el sitio del que os hablaré hoy podríamos decir que es su morada en la tierra.

O-Ise-San es como se conoce popularmente a Ise Jingû, o simplemente Jingû (Ise es la prefectura en la que se encuentra situado este templo shintoista), y está formado por dos grandes templos (Naikû y Gekû), catorce templos auxiliares (bekkû) y más de un centenar de templos menores. De los dos templos principales, uno (Naikû o Kôtaijingû) está dedicado a Amaterasu Ômikami, y el otro (Gekû o Toyoukedaijingû) está dedicado a Toyouke Ômikami, el dios del hogar, la ropa y la comida, pero ambos santuarios tienen una disposición básicamente idéntica (cosa que no me sirvió de consuelo cuando por falta de tiempo tan solo pude visitar uno de los dos –por eso las fotografías que ilustran esta entrada son exclusivamente del entorno de Gekû).

Sigue leyendo

Tenjin – Fukuoka (天神・福岡)

En la ciudad de Fukuoka, la zona conocida como Tenjin es el distrito comercial más grande de Kyushu, en el que pueden encontrarse numerosos centros comerciales, las principales tiendas de moda y diversas instalaciones comerciales de otros tipos, así como hoteles y restaurantes, motivo por el que la zona siempre está concurridísima, tanto por los habitantes de la ciudad como por los turistas.

La zona de Tenjin no es demasiado grande, y es fácil recorrerla a pie mientras chafardeas tiendas o tratas de encontrar un sitio para comer alguna cosa sin tener que hacer una larga cola (algo casi imposible de conseguir).

Edificio ACROSS Fukuoka

Sigue leyendo

Dôtonbori (道頓掘)

La gente de Ôsaka, la segunda ciudad de Japón, y de la región de Kansai en general, tienen un carácter bastante distinto de la gente de Tôkyo (reconocido por los propios japoneses). No sabría decir exactamente en que se diferencian, pero básicamente son más abiertos. Y uno de los sitios en que es más probable que puedas ver cómo se divierten es en la zona de Dôtonbori, en uno de los “centros” más importantes de la ciudad.

Dôtonbori es una zona muy estrecha y alargada (básicamente ocupa una calle y sus alrededores), muy cerca del canal del mismo nombre, canal que se empezó a construir en 1612 a manos de Dôton Yasui. Hacia 1621, el nuevo shogunato Tokugawa decidió urbanizar la zona, y en menos de 50 años en los alrededores se podían encontrar seis teatros de kabuki y cinco de bunraku (marionetas), así como el teatro de marionetas mecánicas Takeda Karakuri, todo ello acompañado de los locales de servicios adicionales correspondientes. Actualmente tan solo queda un teatro de bunraku en uno de los extremos, pero se pueden encontrar infinidad de tiendas, restaurantes, lugares de ocio de todo tipo (karaokes, pachinkos, etc.)… y gente, mucha gente. Posiblemente tan solo si lo recorres a primera hora de la mañana es posible que encuentres las calles casi desiertas.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: