Archive for 26 febrero 2011|Monthly archive page

La fachada marítima de Kobe

La ciudad de Kobe es, como la mayoría de ciudades costeras japonesas, un importante puerto comercial, pero no por eso han descuidado los aspectos lúdicos y de servicios de buena parte de su fachada marítima, todo lo contrario.

Kobe sufrió en 1995 una gran destrucción a causa del gran terremoto de Hanshin, en el que murieron más de 6000 personas y buena parte de las infraestructuras de la ciudad quedaron destruidas o tan estructuralmente maltrechas que se tuvieron que derruir para poder seguir con la reconstrucción. Y la parte que más sufrió posiblemente fue la fachada marítima, cosa que en parte podría considerarse una bendición ya que fue durante la reconstrucción que buena parte de la línea de la costa de la ciudad fue recuperada para fines lúdicos. Así, en una amplia zona que va desde el Parque Meriken hasta la zona denominada Harbor-land, actualmente pueden encontrarse muesos, amplias zonas verdes, centros comerciales e incluso un pequeño parque de atracciones.

Seguir leyendo

Kasuga Taisha (春日大社)

En la ciudad de Nara, mientras fue la capital de Japón, se construyeron numerosos templos de gran trascendencia. Anteriormente ya os hablé de Tôdaiji, el templo budista más grande de la ciudad, y hoy os hablaré de Kasuga Taisha, el templo shintoista más grande de toda Nara.

Kasuga Taisha no es tan espectacular como Tôdaiji al no tener estatuas gigantescas ni un edificio espectacular, y en realidad, si no sabes que está allí, es relativamente fácil que pases por delante pensando que no es más que otro templo de la infinidad de ellos que puedes encontrar por la zona. También gtiene el inconveniente de que se encuentra situado en una de las zonas más lejanas del parque de Nara, y el cansancio puede hacer que ni tan solo lleguéis hasta él, pero no por eso evitaréis encontraros con infinidad de visitantes, tanto turistas como creyentes (es muy activo por lo que se refiere a ceremonias religiosas, e incluso es posible que os encontréis con alguna en medio de la visita).

Kasuga Taisha fue fundado hace unos 1200 años, poco después que la capital se trasladara a la ciudad. Los edificios principales están dedicados a las deidades Takemikazuchi-no-mikoto y Futsu-nushi-no-mikoto, dos dioses que realizaron grandes hazañas durante la fundación de la nación japonesa, y a los ancestros divinos del clan Fujiwara (Ame-no-koyane-no-mikoto y su consorte Hime-gami). En realidad, en el pasado el templo acogía el uji-gami (dios tutelar o patrón) del clan Fujiwara, pero actualmente cuenta con una gran comunidad de fieles entre los habitantes de Nara.

Desde su fundación el templo ha merecido una atención especial por parte de la familia imperial, existiendo numerosas referencias históricas sobre visitas de la familia imperial. Además, a causa de su función como repositorio del uji-gami Fujiwara, el templo ha sido visitado habitualmente por regentes, ministros y jefes de clanes importantes.

Las conexiones entre Kasuga Taisha y el templo budista de Kofukuji, que ya eran fuertes al ser, respectivamente, el uji-gami y el uji-dera (templo familiar) del clan Fujiwara, se profundizaron aún más por la influencia del movimiento sincronizador Honjisuijaku entre el shintoismo y el budismo, cosa que favoreció su propagación por el país.

En el templo tienen lugar diversos festivales durante el año, siendo el festival de primavera que tiene lugar el 13 de Marzo posiblemente el más importante pues cuenta con la presencia de un mensajero imperial..

Por lo que respecta a la construcción en si misma, a pesar de estar formado por más de una treintena de edificaciones, el bloque principal que se puede visitar puede parecer “poca cosa” a primera vista, siendo lo más sorprendente las más de 300 linternas de todo tipo de materiales que cuelgan en diversas partes del templo, formando auténticas avenidas de luces que se iluminan en su totalidad 3-4 de Febrero y el 14-15 de Agosto. El resto del tiempo pueden verse colgadas, aunque en una sala oscura se mantienen una buena cantidad constantemente encendidas. Estas linternas muestran los nombres de personas de todos los confines del país, pertenecientes a todos los niveles de la sociedad y a todo tipo de profesiones, sirviendo de testimonio mudo del profundo enraizamiento de sus antiguas creencias entre la gente común.

Anteriormente he dicho que Kasuga Taisha está situado en la zona más alejada del parque y que posiblemente llegaréis a él con un empacho de templos, pero aún así vale la pena acercarse (tampoco está tan lejos) y, si estáis realmente ahítos de templos, siempre podéis tener un ligero atisbo del espectáculo de listernas y una visión general de la parte frontal del templo desde la entrada, a la que se puede acceder sin necesidad de pagar la entrada al resto del recinto.

Información importante:

  • Lugar: Nara (Pref.Nara)
  • Cómo llegar: el templo de Kasuga Taisha está situado en el extremo más alejado del parque de Nara, teniendo como referencia la dirección desde la que llegaréis en caso de venir desde la estación de Nara de JR, pero como todos los templos de la zona, es fácil llegar hasta él mientras simplemente paseáis por el parque.
  • Álbum Flicker: http://www.flickr.com/photos/shordl/sets/72157625390489357/

Shinsekai (新世界)

Foto: scan folleto turístico

Ôsaka, la segunda ciudad del país, tiene un gran inconveniente turísticamente hablando, y es que todos los sitios interesantes de visitar están a bastante distancia unos de otros, así que puedes pasarte mucho tiempo viajando en metro o ferrocarril para ir de uno a otro, especialmente si únicamente estás visitando la ciudad, pero no haces noche en ella. La primera vez que visité Ôsaka fue de esta forma. Un intenso día de visitas porque por la noche había de regresar a Kyoto, donde estaba el ryokan… y la verdad es que a pesar de ver muchas cosas, me dejé aún más por ver. Es por eso que en el siguiente viaje decidí alojarme unos días en Ôsaka y ver la ciudad con más calma, especialmente los sitios que no había podido ver o que no lo había podido hacer con suficiente tranquilidad.

Pero si eres de las personas a las que les gusta descubrir una ciudad caminando sin prisas por sus calles, hay una zona de Ôsaka que posee todos los alicientes para ser visitada, el barrio de Shinsekai (que significa “nuevo mundo”). La zona, situada prácticamente en el límite inferior de la mayor parte de mapas turísticos de la ciudad, hace años no tenía demasiada buena fama, pero últimamente se ha convertido en un sitio atractivo para los turistas.

Seguir leyendo

Kasukabe Mingei-kan (日下部民藝館)

Takayama es una pequeña ciudad situada en el corazón de los denominados Alpes Japoneses con un gran atractivo en forma de festival de otoño o primavera. Y si esto no es motivo suficiente para visitar la ciudad, en los alrededores pueden encontrarse pequeñas joyas que, si bien individualmente pueden parecer no demasiado destacables, la verdad es que forman un conjunto bastante interesante. Sobre algunos de estos sitios como el pueblo Hida o Takayama Jinya ya hemos hablado anteriormente en este blog.

Otra pequeña joya es la casa de la familia Kusakabe. Esta construcción, característica de la zona antigua de la población, es una de las dos que pueden visitarse por el interior. La familia Kasukabe eran mercaderes que prosperaron durante la era Tokugawa, una época en que la ciudad apenas tuvo presencia samurai, por lo que podríamos decir que es un ejemplo de cómo eran las casas de los poderosos de la ciudad (como en otros muchos sitios puedes encontrar casas de samurai).

Los Kusakabe eran básicamente prestamistas, y durante el quinto año de la era Kaei (1852) transformaron el negocio en casa de cambio.

El edificio actual es una reconstrucción del año 1879, cuatro años después que se quemara el edificio original. La reconstrucción fue llevada a cabo por un experto carpintero llamado Jisuke Kawashiri, que dio lo mejor de si mismo para construir la casa siguiendo el estilo característico de la era Edo. La casa contiene muchos de los elementos arquitectónicos característicos de esta era: un edificio principal de dos plantas construidas con cedro japonés (Hinoki) formando una sólida construcción gracias a la estructura de vigas y pilares. El edificio se completa con dos almacenes construidos con barro y adobe.

En el cuarto año de la era Showa (1966) la casa Kusakabe fue clasificada como importante bien cultural por tratarse de un gran ejemplo de la arquitectura de la era Meiji, y desde entonces ha estado abierta al público como museo de arte popular. Durante la visita puedes ver cómo era la distribución, algunos elementos de decoración y numerosas muestras de objetos y herramientas del período.

Información importante:

A %d blogueros les gusta esto: