Mensajeros de los dioses

El shintoismo, la religión originaria de Japón, tiene un fuerte vínculo con la naturaleza, y muchos de sus “ocho millones de dioses” son elementos de ella, y muy especialmente los animales. Por tanto, no es de extrañar que los mensajeros de los “kami” (dioses) sean los propios animales, concretamente, los ciervos sika, una especie originaria de extremo oriente.

Como mensajeros de los dioses, estos ciervos han estado protegidos en todo Japón hasta la llegada de la Era Meiji y su distanciamiento de todo lo tradicional, cosa que casi hizo que se llegara a su extinción. Afortunadamente se decidió proteger la especie y ahora se pueden ver pastando libremente por diversos puntos del país, muchas veces concertidos en reclamo turístico.

Entre los sitios en que se pueden encontrar, los más conocidos son Nara y Miyajima. En el parque de Nara los ciervos pastan tranquilamente entre los templos de la antigua capital, persiguiendo a los turistas para que les den una comida especial para ellos que puede adquirirse en pequeños quioscos que puedes encontrar por todas partes.

Estos ciervos, acostumbrados como están a las multitudes, se dejan acariciar tranquilamente (aunque yo tal vez diría que “soportan” ser manoseados por todo tipo de gente), a la espera de una recompensa en forma de esta “comida para ciervos” que te venden en forma de paquete con aproximadamente media docena de obleas. No se de que están hechas estas obleas, pero os aseguro que a ellos les encantan. De hecho algunos (bastantes) son muy avispados y se sitúan cerca de los puestos en que se vende para así poder abalanzarse sobre el pobre infeliz que compre algún paquete para así poder reclamar la parte más grande del “botín”. Y si la víctima es un niño pequeño, la victoria es total, ya que estos generalmente se asustan y acaban tirando todo el paquete de golpe a los pues del ciervo victorioso.

Y no creáis que seréis capaces de derrotar sus sentidos, por mucho que tratéis de esconder las obleas para racionar las recompensas, ya que os olerán de arriba abajo y no dudarán en mordisquear la mochila o el bolsillo de los pantalones en su busca. Y os puedo asegurar que incluso a través de unos gruesos tejanos notaréis sus dientes. Pero tranquilos, que son muy delicados y, pese a que podréis notar sus dientes y tal vez os asusten un poco, la verdad es que son muy delicados e incluso dándoles las obleas con las manos, y por pequeño que sea el trozo, lo cogerán con cuidado y casi ni os enteraréis.

AEn Nara hay aproximadamente unos 1300 ciervos, manteniéndose una población más o menos estable, a pesar que la última vez que fui me quedé con la sensación de que eran menos omnipresentes. Y como ya he dicho, están acostumbrados a la gente y no son peligrosos. Está tan ligada la imagen de los ciervos a Nara que se encuentra reflejada incluso en una fuente del parque, y en la cornamenta que le pusieron al buda que hacía de mascota del 1300 aniversario de la fundación de Nara como capital, tal y como ya os mostré aquí.

Por el contrario, en la isla de Miyajima, a pesar que también hay ciervos y que estos también campan libremente por todas partes, incluso en las calles del pueblo y entre sus monumentos, por todas partes hay carteles recordando que estos ciervos son animales salvajes y por tanto potencialmente peligrosos. En realidad, aquí los ciervos son simples habitantes de la montaña que a veces bajan al pueblo a ver si consiguen algo. No son especialmente peligrosos, pero yo he visto algunos siguiendo a algún turista (especialmente si antes le han dado alguna cosa) mordisqueando la bolsa en la nque llevaba algo de comida (para humanos, no para ciervos, que aquí no te venden las obleas especiales). De hecho, de vez en cuando debe producirse algún problema con los ciervos, pues al lado del koban (oficina) de la policía hay un cercado para los ciervos con más carteles de lo normal advirtiendo que los ciervos pueden ser peligrosos (supongo que lo utilizarán para encerrar a los animales problemáticos a la espera de trasladarlo a otro lugar).

Y para finalizar, os dejo una colección de imágenes de estos ciervos, que podéis complementar y ampliar visitando mi álbum de Flickr.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: