El terremoto de Japón

No creo que quede nadie que no se haya enterado del gran terremoto y posterior tsunami que ha afectado Japón pues los medios lo han comentado en abundancia, y no solo los tradicionales sino, como era de esperar, también en Internet, y muy especialmente los blogs y las redes sociales. De hecho, incluso gente que normalmente ni se preocuparía lo que sucede en Japón han hablado largamente de ello, y es que por desgracia no hay nada que despierte más el interés del ser humano que las desgracias.

Hoy no quiero comentar lo sucedido, todo el mundo ya tiene información más que suficiente, ni especular sobre lo que puede suceder si los peores temores sobre las centrales nucleares afectadas se cumplen. También sería muy fácil repetir las fórmulas habituales que se dicen en estos casos, pero ante la tragedia creo que lo mejor es el optimismo, así que trataré de mostrar una visión positiva de la situación, confiando en un futuro que permita relegar al tragedia a un simple mal recuerdo.

¿Y qué tiene de positiva esta tragedia? Pues en primer lugar el número de muertos. Si, os preguntaréis qué tiene de bueno que haya noticias, pero creo que la buena noticia es que las víctimas parece que se contabilizarán por centenares (se está hablando de poco más de un millar), cuando en circunstancias similares en casi cualquier otro lugar del mundo se contarían por miles, y más teniendo en cuenta la población total de la zona.

Las pérdidas materiales son terriblemente elevadas, pero los objetos se pueden sustituir, las vidas humanas no. Y para tratar de preservar el mayor número posible las autoridades japonesas han movilizado sus fuerzas armadas, que en un tiempo, diría que récord, han iniciado las operaciones de rescate, para las que se ha pedido incluso ayuda al exterior, especialmente a las fuerzas americanas estacionadas en el país. Veremos si, por una vez, los yanquis se comportan como es debido y dejan de preocuparse únicamente por ellos mismos.

También han evacuado las zonas afectadas por el riesgo nuclear, por eso de más vale prevenir que curar, cosa que me ha hecho recordar un incidente que tuvo lugar en Cataluña en que tras una fuga de partículas radioactivas (una fuga real, no posible), las autoridades de la central ni tan solo avisaron a las autoridades competentes hasta unos meses más tarde.

Bien, no quiero extenderme más de la cuenta, ya que incluso tratando de tener una visión positiva de la situación, el peso de lo sucedido es realmente abrumador. Dejadme pues acabar expresando mi deseo de que todo pueda volver lo antes posible a la normalidad.

Anuncios

2 comments so far

  1. cahesar on

    buena reflexión, sobre demuestras lo bien que lo hacen ellos y lo mal que lo hacemos nostros

    • shordl on

      No puedo generalizar sobre lo bien que lo hacen unos y lo mal que lo hacen otros, pero la verdad es que de los japoneses solo se ven pruebas de lo bien que lo haces, y en España destacamos por los aspectos negativos de casi todo lo que se hace.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: