Castillo de Takamatsu (高松城) – Parque Tamamo (玉藻公園)

Sin duda sería muy pretencioso hablar realmente de castillo, ya que apenas quedan en pie algunas ruinas reconstruidas, por lo que quizás sería más adecuado hablar del Parque Tamamo, que es como también se conoce a este lugar.

Existe una canción sobre el castillo de Takamatsu que dice “Puedes ver el Castillo de Takamatsu por encima del mar en Sanuki”, y también se le denomina Castillo Tamamo (de las algas) porque Kakimoto Hitomaru utilizó el término “tamamo yoshi” para referirse a Sanuki en la colección de poesías japonesas Manyoshu.

El castillo de Takamatsu fue construido por Chikamasa Ikoma, primer señor feudal de Takamatsu, con la característica bastante inusual de que era uno de los tres únicos castillos japoneses que estaban rodeados por un foso de agua. Concretamente tenía tres fosos, uno externo, uno medio y uno más interno. En esa época la vista que se dominaba desde el castillo era magnífica, con una torre de tres pisos y cinco plantas (bastantes castillos japoneses tenían en su interior más plantas que pisos parecían tener desde el exterior, como medida para confundir a los asaltantes), que acabó siendo demolida al quedar en ruinas.

Actualmente todavía se pueden apreciar las torres Ushitora y la de observar la luna, así como la puerta Mizutegomon, como últimos vestigios del antiguo esplendor de esta construcción, que actualmente está ocupada por una buena zona de ocio con viejos pinos japoneses y una pequeña área de unos 90 cerezos en la zona Sur.

En el interior del recinto también pueden verse diversas construcciones, la más grande de las cuales es el Hiunkaku, que fue construido como segunda residencia por Yorinaga Matsudaira, 12º señor feudal de la familia Matsudaira. La construcción, que se inició en el segundo año de la Era Taisho, duró tres años, y cuenta con una gigantesca sala denominada de estudio, , de 142 tatami (medida japonesa para expresar las dimensiones de una sala, basada en el número de tatamis necesarios para cubrir el suelo), y otras siete salas, cada una de las cuales recibe el nombre de lo que se puede ver desde ellas, como por ejemplo, la sala del pino, la de las olas, o la sala de las cicadas. Actualmente este edificio se utiliza para realizar ceremonias del te, conciertos y actos similares.

Realmente, el castillo/parque no tiene nada realmente excepcional, pero teniendo en cuenta el pequeño número de atracciones realmente interesantes que tiene la ciudad (yo tan solo la visité porque es una inmejorable “base de operaciones” para visitar la isla de Shikoku), vale la pena dedicarle un rato en cualquier momento libre de que dispongas, o como complemento fin a las otras visitas de la zona, como el Ritsurin koen, del que ya os hablé.

Información importante:

  • Lugar: Takamatsu (Pref. Kagawa – Shikoku)
  • Cómo llegar: la entrada principal está al lado de la parada de los ferrocarriles privados Kotohira, y a 5 minutos caminando de la estación JR de Takamatsu.
  • Coste: 200円.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: