Artistas callejeros

El otro día, mientras escribía un artículo sobre la actuación de PE’Z en Barcelona para el portal Descubrir Japón, me puse a pensar en los espectáculos callejeros que he visto en Barcelona y en Japón, y las grandes diferencias que hay entre los dos sitios.

Mientras que en Barcelona es relativamente frecuente ver muchos “artistas” callejeros, especialmente en tiempo de crisis, la verdad es que en Japón tan solo pude ver tres en todos los viajes que he realizado. No se si estos números pueden extrapolarse a la realidad del país nipón, pero lo que considero que si puede extrapolarse es la diferencias en el tipo de espectáculo.

Supongo que os habréis fijado en las comillas que he puesto al hablar de artistas. A sido algo totalmente intencionado ya que, a que en algunos sitios están tratando de poner un poco de orden dando “licencias” para actuar (como los músicos del Metro o las estatuas vivientes de Les Rambles), hay mucha más gente que “perpetra” sus actuaciones, tal vez tratando de que alguien les de una caridad a ver si así dejan de asesinar el arte que se supone que están interpretando.

Por lo poco que he visto en Japón, la verdad es que el concepto es totalmente distinto. Allí es más habitual el “hacer un espectáculo”, pero en vez de hacerlo en algún local o sitio preestablecido, lo hacen en la calle. Pero el hecho de hacerlo en la calle no les impide que esté bien preparado, o que se “monte un escenario” adecuado.

Evidentemente, el ejemplo que seguramente os vendrá más rápidamente a la mente es la de los grupos que cada domingo se reúnen en la zona de Yoyogi. La verdad es que no los he contabilizado entre los espectáculos callejeros que he visto en Japón, a pesar de serlo hasta la última fibra de sus ser, pues considero que deben considerarse un caso singular, del que ya os hablaré otro día.

Hecha esta excepción, he de decir que he visto artistas callejeros en Kobe, donde un artista de circo hacía un show de funanbulismo, con cuerda floja y todo; en Yokohama, donde un grupo desarrolló todo un show mientras la gente miraba desde detrás de una simple cuerda en el suelo que había puesto el grupo para delimitar su espacio de trabajo (y que todo el mundo respetaba , no como las vallas del Ayuntamiento en el espectáculo de PE’Z, entre las que alguna persona se coló para hacerse una foto con el grupo de fondo); y la más espectacular de todas por el despliegue y la cantidad de gente implicada, en Kyoto, donde toda una orquesta estaba tocando junto al río Kamo, y que podéis ver en el siguiente vídeo.

En resumen, que excepto algunas excepciones, aquí la gente dice que actúa para conseguir una caridad, mientras que en Japón la gente realmente actúa y consigue una retribución voluntaria por hacerlo. Y la verdad es que lo hacen suficientemente bien como para que valga la pena aportar algo.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: