Archive for 13 abril 2012|Monthly archive page

Templos de Kyôto: ruta II

Como supongo que ya os habréis fijado, la Ruta II de los Templos de Kyôto está muy centrada alrededor del Paseo de la Filosofía, hasta el punto que este podría ser el nombre que la definiera. A lo largo de la ruta II del Blog-Maratón 2012 hemos recorrido la parte Norte de las Higashiyama, encadenando con lo visto durante la ruta I con los templos de esta segunda ruta. Si no tenéis demasiado tiempo y tratáis de hacer un agotador recorrido de todas las Higashiyama en un solo día, deteniéndoos tan solo en los sitios más representativos, si que es recomendable seguir este camino, pero si disponéis de suficiente tiempo, personalmente os recomendaría dedicar un día a hacer esta ruta, aunque de forma ligeramente distinta.

Personalmente creo que la mejor forma de recorrer la ruta II es hacerla en sentido inverso a como se ha ido presentando a lo largo de la blog-maratón. O sea, comenzar la ruta en Ginkakuji, a dónde podéis llegar cómodamente en autobús (paradas Gingakujimichi o Ginkakujimae, según la línea de autobús que toméis). Después de visitar Ginkakuji, podéis ir siguiendo con tranquilidad el Camino de la Filosofía hasta llegar a Nanzenji, visitando por el camino los templos que prefiráis. Es difícil hacer una selección específica de templos, ya que además de los que os he ido explicando en artículos anteriores hay bastantes más de los que no puedo haceros una referencia personal ya que no los he visitado. Además, todo puede depender mucho del tiempo que dediquéis a cada uno. En cualquier caso, después de Ginkakuji, yo recomendaría que en ningún caso dejaseis de visitar Hônen-in, Eikando Zenrin-ji y Nanzen-ji. Los otros templos que os he ido mencionando a lo largo de la ruta, como Ôtoyojinja, Tenjuan y Konchi-in, así como visitar el interior de Nanzenji Sanmon, lo dejaría a vuestra consideración personal. Si que sería bueno que acabarais toda esta parte de la ruta aproximadamente a la hora de comer, aprovechando que por la zona hay numerosos sitios para hacerlo, y por que así os quedaría la tarde para ver algunos de los templos de Nanzenji que todavía no hayáis visto, o bien visitar el Acueducto Suirokaku y las diversas construcciones asociadas al sistema de canales que todavía se mantienen en pie. Otra opción es la villa Murin-an, situada a muy poca distancia de Nanzenji.

La visita yo la acabaría en el Santuario Heian-jingû, a ser posible a tiempo para ver sus jardines. Y ya que estáis en la zona, podríais acabar el día en el Kyôto Handicraft Center, que está situado bastante cerca del santuario y donde podréis encontrar todo tipo de artesanía; o si vais en dirección contraria, volver a la zona final de la ruta I por si hay algo que todavía no habéis visto en GionPontocho (o para volver, que seguro os habrá gustado lo suficiente para volver a visitarla).

¿Una jornada demasiado descansada comparada con la ruta anterior? Posiblemente, a pesar que aprovechándola al máximo puede resultar igual o más agotadora. Eso si, tiene la gran ventaja de que es de las más ajustables según vuestras necesidades de tiempo, cansancio, etc.

Anuncios

El Acueducto de Kyôto

Si leéis el título de esta entrada rápidamente tal vez no penséis demasiado en ello, pero si os parais a pensarlo un poco tal vez os sorprenda un poco, aunque a buen seguro no tanto como si estás tranquilamente paseando por Nanzen-ji y de repente te encuentras un acueducto como los que construían los romanos, y a miles de kilómetros de su imperio. Claro que siendo Japón, siempre puedes pensar que estás en un manga y has hecho un salto en el tiempo y el espacio, o que sin darte cuenta has entrado en un parque temático dedicado a los romanos, y empiezas a buscar extras disfrazados de legionarios.

Pues nada más lejos de la realidad. Bueno, el acueducto si es real, pero no es ninguna atracción, sino una obra reingeniería civil, y que todavía funciona.

Y es que en la era Meiji se construyó este acueducto denominado “Suirokaku”, inspirado en los acueductos romanos, las obras del cual finalizaron el año 1890. El acueducto fue muy protestado por el hecho de que atravesara los terrenos de Nanzen-ji, cosa que provocaba un fuerte choque entre los estilos del templo y del acueducto, a pesar de que finalmente el conjunto ha quedado bastante bien integrado y es muy fotografiado (en buena parte supongo que a causa del shock que provoca en los visitantes que no lo conocían).

Acueducto

El acueducto forma parte de un sistema de canales que comunican la ciudad con el lago Biwa, y se construyó para tratar de dinamizar la ciudad, la población de la cual se había reducido considerablemente (perdió casi la mitad de la población, pasando de 350.000 a 200.000 habitantes) a causa de diversos incendios y del traslado de la capital.

Para realizar la obra se nombró a un joven ingeniero de 21 años, acabado de graduar en el Instituto de Ingeniería de Tokyô, llamado Tanabe Sakuro. El proyecto inicial tenía como objetivo el transporte fluvial,. El suministro de agua potable, para el riego, para la industria textil y para luchar contra los incendios. Pero el ingeniero visitó los EEUU y allí vio la central hidroeléctrica de Colorado, descubriendo su gran capacidad para generar energía, así que al final proyectó la construcción de centrales hidroeléctricas aprovechando el agua del canal.

Primer tranvía de Kyôto

Así es como se construyó la primera central hidroeléctrica del país, en Keage, Kyôto, que permitió que en 1865 se pusiera en servicio en Kyôto el primer tranvía eléctrico de Japón. Este primer tranvía actualmente está expuesto en el Jardín del Santuario Heian Jingû.

Actualmente el acueducto “Suirokaku” sigue en funcionamiento para suministrar agua potable, como agua contra los incendios, para la agricultura y los jardines, y todavía sigue generando electricidad.

Nanzenji Funadanmari

Nanzenji Funadanmari

“Nanzenji Funadammari” o depósito para barcas de Nanzenji, está situado muy cerca de Nanzenji y era donde antiguamente se guardaban las barcas que navegaban por este sistema de canales. Actualmente está fuera de servicio, y sirve más como una zona de paseo.

Información importante

  • Lugar: Kyôto (Pref.Kyôto).
  • Cómo llegar: desde Heian-jingû se puede llegar caminando en unos 10’. También se puede coger la línea de metro Tozai hasta la estación Keage, aunque en este caso también hace falta caminar un poco para llegar al templo. Finalmente, si se prefiere el autobús, puede utilizarse la línea 5 hasta la parada Nanzenji-Eikando-michi.

Hônen-in (法然院)

Después de atravesar un puente y seguir un camino entre bambúes, llegamos a un templo muy tranquilo, que más que “visitar un lugar”, invita a “respirarlo”, a disfrutar de su tranquilidad. Hônen-in tal vez no sea espectacular como edificio, pero sus jardines son un sitio muy popular para relajarse y admirar la naturaleza de sus jardines rodeados de bosques, especialmente en primavera y otoño a causa de su variada coloración, y que en estas épocas (1-7 de Abril y 1-7 de Noviembre) son los dos únicos momentos en que se abren los edificios al público. El resto del año lo único que se puede visitar son los jardines.

Al llegar al templo te encuentras un Sanmon bastante sencillo, que da paso a los Byakusadan, unos montículos de arena blanca rastrillada, el diseño de los cuales va cambiando cada pocos días. Los jardines, situados alrededor de un estanque, permiten respirar una gran calma para aliviar la mente y facilitar la contemplación de su belleza y serenidad.

El sacerdote Hônen (1133-1212), en 1175 abandonó Enryaku-ji para fundar la secta Jodo-shu del budismo, estableciéndose en la zona en que posteriormente se erigiría Chion-in, el templo principal de esta tendencia. Hônen tenía una cabaña en la zona de Shishigatani que más tarde evolucionó hasta convertirse en Hônen-in.

Sanmon Hônen-in

La secta Jodo fue considera herética por las facciones más tradicionales del budismo, que acusaron a Hônen de ser como un demonio, motivo por el que fue exiliado y su cabaña finalmente destruida. El año 1680, el sacerdote Nicho propuso al 38º Gran Sacerdfote de Chion-in que estableciera un lugar para practicar los cantos budistas en la zona de Shishigatani a causa de su fuerte relación con Hônin. En 1681 se completó el edificio principal (Hôdo) y el resto de edificios poco después. El año 1953, el templo se independizó de la secta Jodo.

Información importante

  • Lugar: Kyôto (Pref.Kyôto).
  • Coset: gratuito.
  • Cómo llegar: desde Ginkakuji se tiene que caminar unos 5’ siguiendo el Camino de la Filosofía. También se puede llegar cogiendo el autobús 5 y bajando en la parada Jodo-ji (después se deben andar unos 10’ de subida) o el autobús 32 y apearse en la parada Minamida-cho (después hay que caminar unos 5’ cuesta arriba).

Ôtoyojinja (大豊神社)

Siguiendo el Camino de la Filosofía, encontraremos un puente que atraviesa el canal, flanqueado por unas grandes linternas de piedra. Si seguimos por este camino llegaremos a Ôtoyojinja, un pequeño templo shintoista que generalmente no está incluido en las guías turísticas y que casi todo el mundo obvia.

La gran ventaja de que pocos turistas lo visiten es que no encontraréis a casi nadie, pero también es un gran inconveniente por el hecho de que es muy fácil que os lo paséis de largo sin ni daros cuenta. Yo, por ejemplo, solo lo descubrí por pura casualidad la segunda vez que recorrí el Camino de la Filosofía.

Placas para pedir deseos en Ôtoyojinja

Este templo fue construido durante el período Heian, en el año 887, siendo trasladado a su emplazamiento actual durante la Era Kannin (1017-1021), pasando a ser denominado de la forma actual. Durante la Guerra Onin quedó en ruinas y casi abandonado, a pesar de ser donde habían sido deificados el Emperador Oujin y Sugawara no Michizane.

La gran particularidad de este templo es que las habituales estatuas de perros guardianes, aquí son ratas y otros animales (un mono y un milano negro). Se dice que esto es así porque fueron unas ratas las que ayudaron a escapar con vida de un peligroso depredador a Okuninushi no Mikoto, el dios de la magia y la medicina, y por tanto protegen su capilla, mientras que la otra es protegida por los otros dos animales porque se decía que espantaban los malos espíritus y traían la felicidad.

Información importante

  • Lugar: Kyôto (Pref.Kyôto).
  • Coste: gratuito.
  • Cómo llegar: la mejor forma de llegar es recorriendo el Camino de la Filosofía desde uno de sus dos extremos (está más cerca del extremo Norte) y buscar el puente con las linternas de piedra, pues ir de forma exclusiva es muy complicado sin un mapa muy detallado de todas las callejas de la zona.

Eikando Zenrin-ji (永観堂禅林時)

Zenrinji en otoñoAunque hace unos años ya os hablé de este templo hoy, dentro de la Blog-Maratón Templos de Kyôto, me volveré a referir a él para explicaros un poco más de su historia, y de los elementos más importantes que se pueden ver.

Zenrin-ji es el templo principal de la secta Seizan Jôdo shu, y tiene más de mil doscientos años de historia, siendo uno de los templos más famosos de la ciudad. Los orígenes del templo se remontan al siglo IX, cuando un noble llamado Fujiwara Kanyû, que era devoto de Shinshô sôzu (787-873), quien a su vez era discípulo de Kôbo Daishi, entregó su villa a Shinshô, que la convirtió en templo el año 855, bajo el nombre de Zenrin-ji. En sus escritos Shinshô indica que quería convertir el lugar en un sitio para entrenar monjes para que fueran modelos a seguir por los demás. Y entre estos hombres así formados se encuentra Eikan, de quien ya os hablé en un artículo anterior, y de quien adoptó el otro nombre con que se conoce este templo: Eikando.

Originariamente el templo pertenecía a la secta Shingon del budismo, pero a principios del periodo Kamakura, Jyôhen (1166-1224), el 12º Gran Sacerdote de Zenrin-ji ase convirtió a la doctrina de Hônen (1133-1212) y su secta de la Tierra Pura (Jôdo shu). Como consecuencia de ellos, Jyôhen designó nominalmente a Hônen como el 11º Gran Sacerdote, y designó a Shôkû, uno de los más queridos discípulos de Hônen, como 13º Gran Sacerdote.

Durante el periodo Muromachi la situación política en Kyôto que derivó en la Guerra Onin, representó la casi destrucción de la ciudad y muchas zonas próximas. Zenrin-ji no se libró, y su extensión se vio considerablemente reducida a causa principalmente de los incendios. Desde los tiempos de Meiô (1492) en adelante, algunos de los grandes sacerdotes como Kenryû, Yushun, Kôzen y Hoshuku, realizaron grandes esfuerzos para reconstruir el templo hasta como podemos verlo actualmente.

Sobre los edificios que se conservan actualmente hay que decir que forman una magnífica armonía con las Higashiyama que sirven de fondo al conjunto de edificios y jardines del templo, especialmente en otoño cuando los colores rojos tanto dentro del recinto del templo como en las montañas de los alrededores hacen que ésta sea una de las mejores vistas que se pueden admirar.

De los elementos individuales del templo, se podrían destacar los siguientes:

plano Zenrinji

Tahô-tô: es una pagoda de dos plantas con el piso superior de forma circular y el inferior de planta cuadrada. Es desde esta pagoda que se puede disfrutar de una de las mejores panorámicas de la ciudad de Kyôto. Su interior está consagrados a Shaka Nyorai y Tahô Nyorai.

Garyûrô: corredor hecho de madera encajada que sigue el contorno de la montaña. Su nombre lo recibe de su similitud con un dragón dormido (garyû).

Estatua del Buda que mira hacia atrásAmida-do: edificio consagrado al buda que mira hacia atrás. Anteriormente ya os hablé de la historia que hay detrás de esta estatua. Por lo que respecta al edificio que la alberga, fue trasladado desde Ôsaka el año 1607, y además de la estatua, cabe destacar el techo, que está cubierto de centenares de flores. No se permite hacer fotografías de las estatuas ni de las pinturas, por lo que la imagen que he incluido de la estatua es el scan de un folleto informativo.

Hiyoke-no-amida: el sacerdote Shinjô, fundador del templo, consagró en este edificio cinco estatuas de buda. Cuatro de ellas fueron destruidas por los incendios durante la guerra Onin, pero la quinta sobrevivió milagrosamente, y es por eso que ha pasado a denominarse Amida Protector del Fuego.

Anko-no-matsu: es un antiguo pino, remarcable por sus hojas, que se dividen en tres. Sanko expresa sabiduría, bondad y sinceridad. Se dice que si tienes una de estas hojas recibirás las tres bendiciones.

Shaka-do: este edificio, construido durante el periodo Muromachi, eran las habitaciones del gran sacerdote y se considera un magnífico ejemplo del estilo arquitectónico Shoin-zukuri. Tiene seis habitaciones, cada una de las cuales está adornada con maravillosos fusuma (paredes correderas).

Karamon: puerta que utilizaban los mensajeros imperiales para entrar y salir del templo. La parte superior está decorada con un grabado con motivos florales.

Hidenbai: el sacerdote Eikan favoreció el cultivo de estos ciruelos para dar sus frutos a los enfermos. En algún momento la gente corriente pasó a llamarlos Hidenbai, donde el Hi inicial significa misericordia.

Estanque de Zenrinji

En conjunto, Eikando Zenrin-ji es un templo muy grande que yo consideraría de visita obligada. Es cierto que para ver los edificios del templo y acceder al punto en el que puedes disfrutar de las mejores vistas de la ciudad hay que pagar entrada, pero aún así considero que vale la pena hacer el gasto. Y aunque no quieras pagar la entrada, tan solo por sus jardines, que se pueden visitar gratuitamente, merece la pena que os acerquéis al templo.

Información importante

  • Lugar: Kyôto (Pref.Kyôto).
  • Coset: 600円.
  • Cómo llegar: desde la estación de Kyoto se puede llegar con los autobuses 5 y 57, bajando en la parada Nanzenji Eikandomichi, o el autobús 100 bajando en Higashi Tennocho.
  • Web del lugar: http://www.eikando.or.jp/English/index_eng.htm (en inglés)
  • Álbum Flickr: Templos de Kyôto
A %d blogueros les gusta esto: