Jojakko-ji (常寂光寺)

Si seguimos nuestra ruta de los templos por Arashiyama, resiguiendo la montaña Ogura, nos encontraremos con Jojakko-ji, un templo construido como lugar de retiro para el sacerdote Nisshin después de unos problemas político-religiosos que causaron la escisión de la secta Nichiren de la que Nisshin era el sacerdote principal. La causa de la escisión, no querer doblegarse a las ambiciones de Hideyoshi.

Este templo, que presume de ser “el templo sin muros”, tiene diversas peculiaridades. En primer lugar, es un templo que se ha ido construyendo muy poco a poco, y casi podríamos decir que haciendo un “collage” de partes trasladadas hasta aquí. Esto de trasladar partes no es tan extraño como podría parecer (y como habréis podido comprobar si habéis leído artículos anteriores de la Blog-Maratón Templos de Kyôto), pero posiblemente si que sea raro que se vea en tantos elementos del templo.

Jojakko-ji

En segundo lugar, es un templo situado sobre la montaña Ogura, y por tanto tiene muchos niveles distintos, no aptos para la gente a la que le cueste subir escaleras (aunque hay caminos rampa para acceder de forma más cómoda). Esto tampoco es raro ya que hay muchos templos que parecen “colgados” de la montaña, pero no es habitual en los templos de la zona de Arashiyama.

Sobre la historia del templo, como he dicho, lo fundó el sacerdote Nisshin el año 1596, sobre unos terrenos donado por la familia Suminokura, donde anteriormente se levantaba la villa Shiguretei de Fujiwara Sadaie. Desde su fundación, y hasta el año 1615, con el patrocinio de Kobayakawa Hideaki, el Kyakuden (sala de invitados) del castillo de Momoyama se trasladó al templo para convertirse en su salón principal.

El año 1616, la puerta Sur de la sala de invitados de Honkoku-ji (construida entre 1345 y 1346), se trasladó al templo para servir de Niomon (las estatuas Nion se cree que son obra de Unkei, un famoso escultor budista del siglo XIII). El año 1620 se construyó la pagoda Tahoto gracias a la donación de Tsuji Tobei Naonobu (y actualmente se considera un Importante Bien Cultural). En su interior se venera a Nyorai Shaka y Nyorai Taho. El año 1641 se construyó el campanario.

Pagoda Tahoto

Jojakko-ji

Entre 1801 y 1804 se construyó la sala Myoken-do, que se considera el número diez de las doce ramas del zodíaco Myoken para la capital. En su interior hay la estátua de Bodisshatva Myoken en posición “nosegata”, la estatua de Kioshimojin, el Jurasetsunyo para el que el sacerdote Nisshin hizo la ceremonia de la apertura de los ojos; y la estatua de Daikokutsen.

El año 1890, el templo de los poetas inmortales que era anterior al establecimiento del templo y que había sido trasladado montaña arriba en tiempos del fundador, se reconstruyó. Tomioka Tessai escribió su placa. Este templo fue nuevamente reconstruido el año 1994. En el interior hay las estatuas de Fujiwara Teika e Ietaka en posición sentada, hechas durante el período Muromachi.

El año 1892 Jojakko-ji se convirtió oficialmente en templo afiliado de Honkoku-ji, el templo principal de la secta Nichiren en Kyôto.

El año 1990 se estableció el mausoleo Shien para enterrar las cenizas de mujeres no casadas, según un concepto creado por los miembros de la Sociedad Monumento a las Mujeres.

Finalmente, el año 2004 se construyó la Sala del Fundador, y una segunda estatua del sacerdote Nisshin hecha durante el periodo Edo se colocó en su interior.

Jojakko-ji Jojakko-ji

Como habéis podido comprobar, el templo ha tenido una larga historia de cambios y modificaciones, pero la verdad es que al visitarlo no tienes la sensación de ver ningún tipo de parcheado, todo lo contrario, su disposición por toda la falda de la montaña, con diferentes estructuras a todos los niveles, y todas ellas rodeadas de una exuberante naturaleza, lo amalgaman a la perfección. Cierto, no tiene los edificios más impactantes de la zona, pero aunque a nivel individual tal vez no destaque ningún edificio, su conjunto si que es uno de los mejores que podéis ver en la zona.

Mapa Jojakko-ji

Información importante:

Anuncios

1 comment so far

  1. […] su interior era hora de elegir que templos queríamos ver, así que nos decidimos primero por el de Jojakko-ji ya que era el que más cerca teníamos y el que nos adentraba en la montaña Ogura. Jojakko-ji es […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: