Giô-ji (祇王寺)

También llamado Ghi-ohji, está situado al Noroeste de Kyôto, en la zona conocida como Arashiyama, a los pies de la colina de Ogura. No es fácil encontrar este templo, una pequeña puerta en un camino solitario que casi has de buscar ex profeso no invita demasiado a entrar en lo que, una vez dentro, se revela como un magnífico jardín, tan cubierto de verde que incluso luce al verlo en un día lluvioso como el que me tocó en suerte “sufrir” (suerte en este caso, pese a haber estado maldiciendo el agua desde muchas horas antes).

Jardín Giô-ji (Arashiyama)

No se sabe demasiado de sus orígenes, pero se cree que el templo inicialmente estaba situado dentro del recinto de Ohjhoin, fundado por Ryochin, uno de los discípulos de Hohnen (1133-1212), un gran sacerdote budista muy conocido. Ohjhoin era un templo que ocupaba una gran extensión, pero fue a menos con el paso del tiempo. Ghi-ohji sobrevivió como un pequeño convento que posteriormente acabó siendo conocido por su nombre actual.

Actualmente Giô-ji es más una diminuta ermita que un templo, pero aún así tiene un atractivo único que lo convierte en un lugar de visita obligada si pasas por la zona. Su jardín está casi totalmente cubierto de musgo, y mantiene un aspecto esplendoroso a lo largo de todas las estaciones del año, con flores de cerezo en primavera, mucho verde durante el verano, follaje carmesí en otoño y cubierto por la blanca nieve en invierno.

Jardín Giô-ji (Arashiyama) Jardín Giô-ji (Arashiyama)

En el poema épico del siglo XIII Heike Monogatari se habla de dos Shirabyoshi (cantantes y bailarinas de la corte imperial) del siglo XII. Taira-no-Kiyomori, que en esa ápoca era quien controlaba las riendas del Estado, se encaprichó de Giô (o Ghi-oh) durante un tiempo, pero pronto la cambió por Hotoke Gozen. Como resultado de todo ello, Giô, su hermana (Gijo) y su madre (Toji), y poco después también Hotoke Gozen, desesperadas por la volubilidad del destino, se convirtieron en monjas y las cuatro acabaron viviendo en este templo. En la sala principal del templo hay cinco esculturas de madera que representan a Giô, Hotoke, Gozen, Kiyomori, Gijo y Toji.

Interior del templo de Giô-ji (Arashiyama)

Interior del templo, con las esculturas de madera de los protagonistas de Heike Monogatari.

Interior del templo de Giô-ji (Arashiyama)

Interior del templo de Giô-ji

El templo quedó totalmente desatendido hasta no hace demasiado tiempo, cuando la monja Shishoni, una mujer bastante conocida porque había sido geisha antes que monja, se quedó a vivir en él y se hizo cargo de su mantenimiento. Su experiencia personal era similar a la de Giô unos siglos antes, y acabó siendo tan apreciada por la gente, que tuvo lugar un gran duelo cuando murió en 1994.

Información importante:

  • Lugar: Giô-ji (Arashiyama – Pref. Kyôto)
  • Coste: 300円
  • Álbum de Flickr: Giô-ji (祇王寺)
Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: