Archive for 28 septiembre 2012|Monthly archive page

Fushimi Inari-Taisha (伏見稲荷大社)

Siguiendo la línea de Nara desde la estación de Kyôto, después de visitar Tôfuku-ji, volveremos a tomar el tren para bajar en la siguiente estación (o dos si tomamos la línea privada Keihan) para llegar a Fushimi, donde se encuentra un importante templo shintoista, que además es muy conocido en occidente, ni que sea de vista, pues ha aparecido en películas como Memorias de una Geisha y Lost in Translation: me estoy refiriendo a Fushimi Inari-Taisha.

Inari Taisha

Con el nombre posiblemente seguiréis sin saber de qué templo estoy hablando, pero si os muestro este auténtico túnel de torii, seguro que lo reconoceréis rápidamente. No es que una agrupación de torii como esta sea excepcional, pues la podemos encontrar en otros muchos templos. Lo que si es excepcional es su densidad, y su extensión, pues podemos encontrar torii prácticamente por toda la montaña, aunque no todos están tan “apretados”, y en algunas zonas son mucho más altos que estos.

De hecho, el santuario propiamente dicho se encuentra en la base de la montaña, a muy poca distancia de la estación de ferrocarril, pero por detrás de éste, hay numerosos caminos marcados por los torii, que conducen a otros templos más pequeños, repartidos por toda la montaña. Si tenéis tiempo cuando hagáis esta visita, es bastante interesante “perderse” por estos caminos, buscando los rincones más bonitos, especialmente si la época del año acompaña con sus colores. Pero si no tenéis demasiado tiempo, como mínimo deberíais seguir uno de los dos “túneles” más conocidos (los dos conducen al mismo sitio) hasta un claro que es hasta donde suele llegar todo el mundo, y volver por otro de los caminos que salen del mismo claro (o por el mismo “túnel” si realmente vais muy justos de tiempo).

Inari TaishaEste santuario está dedicado a los dioses del arroz y el sake (no demasiado lejos hay unas destilerías de sake), aunque actualmente es más popular para pedir prosperidad en los negocios. Esta es precisamente la razón por la que hay tantos torii, pues la mayoría han sido donaciones de hombres de negocios japoneses que lo han hecho para pedir prosperidad en sus negocios.

La figura predominante es el zorro (kitsune), que se supone que es el mensajero del dios Inari (por lo que muchas veces se denominan con el mismo término). Muchas veces estos zorros están representados con una llave en la boca, que simboliza la “llave del granero”. Por todo el país hay más de 40.000 templos dedicados al dios Inari, pero el de Fushimi es el principal.

Y si queréis culminar muy bien la visita, podéis degustar el Kitsune Udon que ofrecen en los alrededores del templo, un popular plato de fideos que toma el nombre de los zorros mensajeros.

Inari Taisha

Inari Taisha

Desde su fundación el año 711 y durante todo el período Heian, este santuario fue patrocinado por los emperadores. En el año 965, el Emperador Murakami ordenó que los kamis del país fueran informados por mensajeros imperiales de todos los acontecimientos más importantes que sucedieran en el reino. En total 16 santuarios de todos los rincones de Japón fueron designados como destinatarios de estos mensajes, y Inari-Taisha era uno de ellos.

Después de su fundación el año 711 en la colina Inariyama de Kyôto, el santuario fue reubicado en el año 816 a petición del monje Kûkai. La estructura principal del templo fue erigida en el año 1499.

Información importante:

  • Lugar: Fushimi (Kyôto – Pref. Kyôto).
  • Coste: gratuito.
  • Cómo llegar: siguiendo la línea Nara de JR desde la estación de Kyôto rápidamente llegamos a la estación Inari (es la segunda parada). Si cogemos la línea principal de Keihan desde Keihan Sanjô, deberemos apearnos en la estación Fushimi-Inari.

Inari Taisha

Anuncios

Jardines Hassô (八祖の庭)

Entrada Hassô

Ayer la Blog-Maratón se detuvo en Tôfuku-ji, un temple zen situado al Sur de Kyôto, que presenta diversas particularidades especiales, casi únicas, como su Hôjô (sala del Abad), ya que es el único que está rodeado por todos lados por jardines.

El Hôjo es el edificio principal de Tôfuku-ji. Construido el año 1235, fuen reconstruido en 1890, y sus jardines fueron diseñados por Shigemori Mirei el año 1939, tratando de combinar la simplicidad del zen del período Kamakura (época en que fue fundado el templo) con la construcción abstracta de las artes modernas.

Los cuatro jardines que rodean el Hôjo forman los jardines Hassô que representan el Hassô-jôdo (los ocho aspectos de la vida de Buda), o lo que es lo mismo, Hôrai, Hôjô, Eijû, Koryô, Hakkai, Gozan, Seiden’ichimatsu y Hokutoshichiser.

El jardín meridional, que es el que está situado en la parte frontal del Hôjô, está formado por un grupo de cuatro rocas gigantes que representan las cuatro islas Elysianas (Hôrai, Hôjô, Eijû y Koryô), sobre un lecho de graba rastrillada que simboliza Hakkai (los ocho mares tempestuosos). Y cinco promontorios cubiertos de musgo en la esquina derecha que simbolizan Gozan (las cinco montañas sagradas).

Hassô

El jardín occidental es una yuxtaposición de azaleas cuidadosamente recortadas formando cuadrados, plantadas sobre un campo cuadrado de grava fina que refleja su nombre (Seiden’ichimatsu), una antigua forma china de dividir la tierra siguiendo el kanji chino “sei”.

Hassô

El jardín septentrional es una distribución de piedras cortadas de forma cuadrada y colocadas sobre el musgo para formar un campo verde cuadriculado irregular. En otoño, este jardín aprovecha de forma ingeniosa el fondo rojizo de las hojas del barranco Sengyokukan.

El jardín oriental, también denominado Hokuto-no-niwa, distribuye siete piedras cilíndricas sobre un campo de musgo y graba para representar las estrellas principales de la constelación de la Osa Mayor (Hokutoshichisei).

Hassô

Como podéis ver, en su conjunto, y a pesar de que sea necesario pagar una entrada adicional, es un gasto que realmente vale la pena.

Información importante:

  • Lugar: Tôfuku-ji (Kyôto – Pref. Kyôto).
  • Coste: 400円 (400円 adicionales por los jardines del Hôjô).
  • Cómo llegar: siguiendo la línea Nara de JR desde la estación de Kyôto, o la línea principal de Keihan desde Keihan Sanjô, rápidamente llegamos a la estación Tôfukuji (es la primera y la cuarta estación respectivamente), desde la que tan solo tendremos que caminar un poco en dirección a la montaña para llegar. En autobús podemos tomar la línea 208 en la estación de Kyôto y bajar en la parada Tôfukujimae.
  • Álbum de Flickr: Tôfuku-ji.

Tôfuku-ji (東福寺)

Entrada Tôfukuji

Después de visitar Tô-ji, para ir hasta las siguientes paradas de la ruta V de la Blog-Maratón Templos de Kyôto seguiremos la línea Nara de los ferrocarriles JR desde la estación de Kyôto. Y siguiendo esta línea, justo en la primera estación, nos encontramos Tôfuku-ji, donde nos apearemos para visitar este templo, al que desde la estación se llega caminando un ratito en dirección a la montaña. Pero incluso la caminata es parte de la visita, pues cuando la carretera atraviesa un puente con cobertura de madera para salvar un pequeño barranco, podemos atisbar la magnificencia de este templo, a caballo entre ambos lados del barranco. La vista es especialmente recomendable en otoño a causa del color rojizo de las hojas de los árboles que hay a ambos lados.

Tôfukuji

Mapa Tôfukuji

Este templo es un templo zen, el principal de la escuela Tofukuji de la secta Rinzai del budismo. Fue construido en 1236 por orden de Kujo Michiie, uno de los grandes estadistas del período Kamakura, que quería construir en Kyôto un complejo de templos similar al de Nara. De hecho, incluso su nombre se debe a los dos templos más importantes de Nara, pues Tôfukuji es una combinación de Tôdaiji y Kofukuji. De hecho, en el Butsuden (sala de Buda) se erigió una estatua de Buda en pie de 15 metros de altura para indicar el “nuevo templo budista de Kyôto”.

Su sacerdote fundador fue Ennibenen (1202-1280), que recibió el titulo de Shoichi Kokushi, siendo el primer sacerdote que recibió el título de Kokushi (sacerdote nacional) de manos de un Emperador.

Su localización alejada del centro de Kyôto hizo que sobreviviera mejor a las terribles desgracias y acontecimientos que arrasaron muchos de los templos de la ciudad, pero esto no quiere decir que saliera indemne. Los edificios originales se quemaron y fueron reconstruidos en el siglo XV siguiendo los planos originales. Fue en esta época que destacó como uno de los cinco grandes templos de Kyôto (Kyôto Gozan), y siguió prosperando con numerosos subtemplos hasta finales de la era Meiji, cuando el Butsuden (sala de Buda) se quemó. Pero a pesar de todo, ha conservado hasta la actualidad sus características de templo zen típico de la edad media japonesa.

Como podría esperarse de un templo antiguo que se ha conservado tan bien, contiene numerosos Importantes Bienes Culturales, como las puertas Rokuharamon y Gekkamon, Jusanju Sekito (pagoda de piedra de 13 pisos), el puente Engetsukyo, los baños Yokushitsu, Tosu, y los edificios Aizendo y Kaisando.

Tôfukuji

Y como no, también posee un Tesoro Nacional, la puerta Sanmon, designada como tal en 1952. La puerta original se quemó tres veces, los años 1319, 1334 y 1336. La porta actual se reconstruyó poco después de los incendios, acabándose en 1425, momento desde el que tan solo se ha visto sometida a pequeñas reparaciones hasta 1969, cuando el Ministerio de Cultura se hizo cargo de una restauración total. Se desmontó y reconstruyó totalmente a lo largo de ocho años y nueve meses, acabándose los trabajos en 1978. La puerta es una construcción de 22 tatamis de superficie y dos pisos de altura, y se considera una de las más antiguas, más importantes y más bonitas de todas las puertas de templos budistas zen.

Tôfukuji

El templo, que es muy grande, tiene mucho para visitar, a pesar de que la parte correspondiente al Hôjô (sala del Abad) y sus cuatro jardines requieren la adquisición de una entrada adicional a la de la entrada al recinto. Pero del Hôjô y sus jardines ya hablaremos mañana. Del resto de la visita, yo tal vez destacaría la magnífica vista del barranco que se tiene desde el puente Tsutenkyo, un puente de madera cubierto, que atraviesa el barranco y que tiene un mirador en el centro para poder disfrutar con calma del paisaje.

Información importante:

  • Lugar: Tôfuku-ji (Kyôto – Pref. Kyôto).
  • Coste: 400円 (400円 adicionales por los jardines del Hôjô).
  • Cómo llegar: siguiendo la línea Nara de JR desde la estación de Kyôto, o la línea principal de Keihan desde Keihan Sanjô, rápidamente llegamos a la estación Tôfukuji (es la primera y la cuarta estación respectivamente), desde la que tan solo tendremos que caminar un poco en dirección a la montaña para llegar. En autobús podemos tomar la línea 208 en la estación de Kyôto y bajar en la parada Tôfukujimae.
  • Álbum de Flickr: Tôfuku-ji.

Tôfukuji

Mercadillo Kôbô-san

Dentro de los terrenos que ocupa el templo Tô-ji el primer domingo de cada mes tiene lugar un mercadillo en el que se puede encontrar un poco de todo, mercado que se repite el día 21 de cada mes, que es el día en que se supone que ascendió Kôbô-san, motivo por el que es sitio se llena a rebosar, no solo por los paradistas y clientes, sino también por los fieles que acuden al templo para rezar al fundador de la secta Shingon del budismo.

Este mercadillo, en el que puedes encontrar desde antigüedades a ropa, pasando por artículos para el hogar, especies a granel y otros productos de alimentación, y mucho más, os lo recomiendo muy efusivamente, especialmente si podéis ir el día 21, cuando el ambiente es más impresionante. Aprovechad para comprar, ya que es posible que encontréis artículos muy interesantes, bien de precio, o como mínimo curiosos. Asi, podéis encontrar, por ejemplo, un puesto que vende ohashi (palillos) para comer que, además, según cuales compres te graban tu nobmre de forma gratuita en la parte superior. Y si estáis buscando kimonos o complementos a buen precio, aquí es posible que los encontréis si sabéis buscar.

En el mercado, que cada vez va creciendo más y más, y ay supera los límites del templo (que está rodeado por un muro), extendiéndose fuera de sus límites, e incluso por alguna de las calles cercanas, podréis vivir el ambiente, podréis ver las ceremonias religiosas que tienen lugar (si sois respetuosos no os dirán nada), y de paso aprovechar para ver el templo, incluida la sala del fundador, que normalmente no está abierta al público.

Y si queréis disfrutar de todo ello con mucha calma, no os preocupéis, que os podéis estar casi todo el día ya que, como creo que sucede en toda concentración de más de dos japoneses, en el mercadillo también hay puestos de comida, desde dulces como taiyaki o helados, hasta comidas más sólidas como takoyaki o yakisoba.

Y si consideráis que ir es desviarse demasiado de los sitios más turísticos para ver tan solo esto (que no es poco), podéis aprovechar el día para hacer compras “frikis” ya que tenéis un book-off (libros, CD’s y DVD’s de segunda mano y restos de stock a muy buen precio) muy cerca, así como un museo del ferrocarril a vapor del que ya os hablaré más adelante. Y si incluso esto so parece poco, pensad que estáis en una localización inmejorable para visitar Nishi Honganji y Higashi Honganji, que como ya os comenté durante la Ruta I de la Blog-Maratón, lo mejor es visitarlo aprovechando el tiempo que os puede quedar muerto durante otras visitas.

Información importante:

  • Lugar: Tô-ji (Kyôto – Pref. Kyôto).
  • Cómo llegar: a Tô-ji se puede llegar andando desde la estación de Kyôto de JR, aunque hay unos 15’ caminando. En autobús, las líneas 202 y 208, te dejan delante mismo si bajas en la parada Toji Minamimonmae. También se puede utilizar la línea 207 y bajar en Toji Higashimonmae, o la línea de ferrocarril privada Kintestsu y bajar en la estación Toji, pero en estos casos también es preciso andar un poco (pero mucho menos que desde la estación de Kyôto).

Tô-ji (東寺)

La zona situada al Sur de la estación JR de Kyôto no tiene nada de especial que motive una visita, excepto, evidentemente, Tô-ji, el templo con el que iniciamos la Ruta V de la Blog-Maratón Templos de Kyôto.

En el siglo VIII la puerta Sur de entrada a la ciudad, denominada Rashômon, estaba situada cerca de la localización actual de Tô-ji. Cuando la capital se trasladó desde Nara, y a la vista de lo problemas con los templos, el Emperador Kammu tan solo permitió dos templos dentro de los límites de la ciudad, Tô-ji, o templo del Este, y Sai-ji, o templo del Oeste, situados a ambos lados de Rashômon. Estos templos tenían la función de proteger el bienestar espiritual de la ciudad. Sai-ji acabó declinando, pero Tô-ji perduró gracias a Kôbô Daishi, fundador de la secta Shingon del budismo, al cargo del cual se puso el templo el año 823.

Estatua Kôbô Daishi

Tô-ji fue fundado el año 794 por el Emperador Kammu y contiene algunas de las mejores estatuas budistas de Japón, a pesar de que como sucede con la mayoría de templos de la ciudad, ninguno de los edificios originales ha sobrevivido.

El elemento más característico del templo es la pagoda de cinco pisos, que se dice que es la pagoda más alta de Japón (57 metros de altura), erigida el año 826 y reconstruida por última vez en el siglo XVII.

Tô-ji

El Kô-dô o sala del sermón, lacada en rojo, es el edificio más importante del templo, y el único que ha sobrevivido a todas las guerras desde su construcción en 1491. En su interior hay 21 estatuas doradas y policromadas dispuestas en forma de mandala representando el reino eterno. Cinco budas ocupan la posición central, flanqueados por dos grupos de estatuas de principios del período Heian. Al Este cinco bodhisatvas sentados en tronos de loto, al Oeste los Cinco Reyes Temibles (Godai Myo-ô) con caras feroces para asustar a los demonios. Las esquinas del mandal están protegidas por los Cuatro Reyes Celestiales (Shi-Tenno), con Taishaku-ten entre ellos, sentado sobre un elefante blanco, y Bon-ten de cuatro cabezas y cuatro brazos aguantando en equilibrio sobre cuatro ocas.

El Kon-dô o sala principal presenta un fuerte contraste, ya que tan solo contiene tres imágenes en el interior de un santuario muy oscuro y de techo muy alto. Reconstruido por última vez en 1603, contiene la figura del buda de la curación física y espiritual (Yakushi Nyorai), acompañada por la de sus dos ayudantes, Nikkô y Gakkô.

La sala del fundador o Miei-dô actual fue erigida en 1380 y alberga una estatua del siglo XIII de Kôbô Daishi, que tan solo puede verse en día 211 de cada mes. Un poco más allá se encuentra el Hômotsu-kan, que contiene los tesoros del templo que todavía se conservan y por el que se debe pagar un extra en la entrada al recinto.

La última modificación del templo fue la de su puerta principal (Nandaimon), que se trasladó aquí desde Sanjûsangendô en 1894.

Tô-ji

Aunque hay una zona delimitada para entrar a la cual se debe pagar entrada, la mayor parte de los terrenos del templo es de libre acceso y si tan solo te interesan los edificios por fuera, no hace falta pagar nada, pues todos pueden verse perfectamente. Aún así, y aunque no tengáis ningún interés especial en ver la parte que tan solo puede verse una vez al mes, yo igualmente os recomendaría que lo visitarais un día 21, ya que ese día hay un mercadillo, del que ya os hablaré más adelante, y el ambiente que se crea es inigualable.

Información importante:

  • Lugar: Tô-ji (Kyôto – Pref. Kyôto).
  • Coste: 500円 (800円 incluido el Hômotsu-kan).
  • Cómo llegar: a Tô-ji se puede llegar andando desde la estación de Kyôto de JR, aunque hay unos 15’ caminando. En autobús, las líneas 202 y 208, te dejan delante mismo si bajas en la parada Toji Minamimonmae. También se puede utilizar la línea 207 y bajar en Toji Higashimonmae, o la línea de ferrocarril privada Kintestsu y bajar en la estación Toji, pero en estos casos también es preciso andar un poco (pero mucho menos que desde la estación de Kyôto).
  • Álbum de Flickr: Tô-ji.

Tô-ji

A %d blogueros les gusta esto: