Archive for 10 octubre 2012|Monthly archive page

Enryaku-ji Sai-tô (延暦寺-西塔)

Tras visitar Tô-dô, podemos dar un pequeño paseo hasta Sai-tô, que está situado a solo 1km al Norte. Es cierto que hay una carretera que lleva hasta allí, pero lo mejor es seguir el camino que pasa por medio del bosque, podremos respirar la tranquilidad del lugar y no nos encontraremos demasiada gente que rompa esta paz. De hecho, comparativamente con Tô-dô, es poca la gente que se desplaza hasta el siguiente grupo de templos. Por el camino podremos disfrutar del silencio, la paz, y tal vez ver algunos animales antes de llegar a las largas escaleras que nos llevarán hasta la plaza central, alrededor de la cual se encuentran la mayoría de templos.

Sai-tô es un grupo de templos centrado en Shaka-dô, pero que en todos los casos mantiene la solemnidad, tal vez incluso un poco polvorienta (no creo que los templos estén tan bien conservados como los de Tô-dô, al menos aparentemente).

Enryaku-ji Sai-tô

Los principales edificios de esta zona son:

Shaka-dô: oficialmente denominado Tenpôrin-dô (Sala de la Rueda Giratoria del Dharma), es el edificio más importante de la zona. Nobunaga Oda quemó el edificio original, pero su sucesor, Hideyoshi Toyotomi hizo que trasladaran el Miroku-dô que se encontraba en Onjô-ji, remodelándolo para convertirse en el edificio que podemos ver actualmente, y que es el más antiguo que se conserva en todo el monte Hiei. El objeto principal de este templo es una figura del Buda Sakyamuni creada por Dengyô Daishi, y que da nombre al edificio.

Ninai-dô: este templo está formado por dos edificios para prácticas budistas idénticos, el Lotus (Hokke) y la Practica Constante (Jôgyô), conectados por un corredor cubierto, motivo por el que popularmente se le conoce como Sala de los Hombros de Benkei. Simboliza las enseñanzas budistas básicas del budismo en Hieizan, en que las esencias del Sutra del Loto y las enseñanzas de la Tierra Pura están unidas.

Ruri-dô: este es el único edificio que quedó intacto después del ataque de Nobunaga Oda el año 1571. Se encuentra un poco apartado, en el denominado Valle Oscuro. Se trata de un pequeño edificio de tan solo dos metros cuadrados, que contiene la estatua del Buda de la Medicina (Yakushi Nyorai).

Enryaku-ji Sai-tô

Jôdo-in: este es el mausoleo del fundador, Saichô Dengyô Daishi, y se dice que es el santuario más puro de la montaña. Dengyô Daishi murió el año 822 y fue enterrado aquí. Los sacerdotes que lo habitan se denominan Jishin, en honor a un monje que hizo el voto de retirarse a las montañas durante doce años para servir a Dengyô Daishi. Sus vidas monásticas están dedicadas a las prácticas espirituales e implican el mantenimiento estricto de los preceptos.

Tsubaki-dô: este pequeño edificio situado delante de Ninai-dô, contiene la imagen de Senju Kannon (el Buda de los Mil Brazos). Se dice que el príncipe Shôtoku subió al monte Hiei con un bastón hecho a partir de la rama de una camelia y que lo dejó clavado en el suelo al regresar. Como la rama echo raíces y floreció, el templo recibe su nombre (Sala de la Camelia) de esta historia.

Enryaku-ji Sai-tô

Una vez acabada la visita a Sai-tô, podéis seguir hasta Yokawa, pero en este caso habréis de andar 4km más… y después volver hasta Tô-dô, teniendo en cuenta que tan solo en la zona central podéis encontrar, por ejemplo, sitio para comer. Así que o bien vais bien preparados y mentalizados, o bien disponéis de un vehículo para desplazaros, o bien estáis muy mentalizados para hacer todo el recorrido. Yo personalmente me quedé en Sai-tô, aunque en buena parte fue porque empezó a llover por el camino, y cuando llegué a Tô-dô estaba bastante empapado, a pesar de que había ido bien preparado para un caso como este (pero tal vez por eso me supieron mucho mejor los fideos que me comí allí).

Información importante:

  • Lugar: Enryaku-ji (Hieizan – Pref. Kyôto).
  • Cómo llegar: para llegar a Enryakuji podemos tomar dos rutas, una con autobús que nos lleva desde la zona Norte de Gion hasta la entrada principal del complejo, o la otra en que hemos de tomar un tren hasta la estación de Sakamoto o de Hieizan Sakamoto, según la línea que tomemos (Keihan o JR, respectivamente), y después andar o tomar un autobús hasta el funicular de Sakamoto, que nos llevará hasta la entrada posterior del complejo, pero con la que disfrutaremos de magníficas vistas del lago Biwa.
  • Álbum de Flickr: Hieizan (比叡山).
Anuncios

Enryaku-ji Tô-dô (延暦寺-東塔)

Como ya os comenté al hablar genéricamente de Enryaku-ji, Tô-dô (o área Este) corresponde a la zona en que originalmente se fundó Enryaku-ji, y es la zona central de las tres áreas de templos que encontramos actualmente en el monte Hiei. Es en la entrada de esta zona donde os dejará el autobús procedente de Kyôto, y la parte posterior de ella es a donde llegaremos si utilizamos el funicular de Sakamoto.

Enryaku-ji Tô-dô

Esta es la zona en la que encontraréis más gente de las tres, así como numerosos edificios de interés, como por ejemplo:

Konpon Chû-dô: es el edificio principal de todo Enryaku-ji, y es el edificio que originalmente fundó Dengyô Daishi el año 788, con el nombre de Ichijô Shikan-in (Templo de la Calma y al Contemplación del Único Vehículo). La figura central de este templo es Yakushi Nyorai (Buda de la medicina). Se dice que la figura es obra del fundador, y no es habitual que los turistas puedan contemplarla. En el interior de este templo no pueden hacerse fotografías, ni tan solo del patio.

Enryaku-ji Tô-dô

Kaidan-in: este templo es para ordenar a los nuevos monjes de la escuela Tendai. El Emperador no concedió el permiso para su construcción hasta la muerte del fundador, y las obras terminaron el año 828. En el interior la figura principal es de Shaka Nyorai en posición sentada, y a cada lado hay las figuras de Monju Bosatsu y Miroku Bosatsu.

Hokke Sôji-in: representando las enseñanzas esotéricas de la escuela Tendai, Hokke Sôji-in fue planificado por el fundador, y construido por su discípulo Ennin Jikaku Daishi, el año 862. Después que fuera quemado por Nobunaga Oda, no fue reconstruido hasta 1987.

Kokuhô Den: aquí es donde están recogidos la mayor parte de las obras de arte y escritos del Budismo Tendai, muchos de los cuales son Tesoros Nacionales o Importantes Bienes Culturales. La colección fue transferida aquí desde Yokawa y abierta al público en 1989.

Dai Kô-dô: aquí es donde tienen lugar las lecturas y debates sobre los sutras, siguiendo la forma tradicional denominada Hokke Daie. Este evento tiene lugar cada cinco años. El edificio actual sustituye al original, que se quemó en 1956. Fue trasladado aquí desde Sakamoto, donde recibía el nombre de Sanbutsu-dô.

A parte de los ya mencionados, hay numerosos templos grandes y pequeños, algunos se pueden visitar por el interior, otros tan solo desde la entrada, y otros están cerrados a cal y canto, pero en todos los casos os hartaréis de subir y bajar escaleras para ir de un grupo a otro..

Enryaku-ji Tô-dô

Como curiosidad, decir que al final de las escaleras que hay delante de Konpon Chû-dô, hay un templo muy pequeño, de dos plantas (creo que se llama Dai Shoin), que puede visitarse por dentro. La verdad es que al verlo por fuera te preguntas cómo es posible subir a al segunda planta. Si entras puedes comprobar directamente que tiene unas escaleras imposiblemente altas… pero realmente no te haces ni idea hasta que tratas de bajar, y compruebas que cada escalón es un precipicio que se abre a tus pies.

Información importante:

  • Lugar: Enryaku-ji (Hieizan – Pref. Kyôto).
  • Cómo llegar: para llegar a Enryakuji podemos tomar dos rutas, una con autobús que nos lleva desde la zona Norte de Gion hasta la entrada principal del complejo, o la otra en que hemos de tomar un tren hasta la estación de Sakamoto o de Hieizan Sakamoto, según la línea que tomemos (Keihan o JR, respectivamente), y después andar o tomar un autobús hasta el funicular de Sakamoto, que nos llevará hasta la entrada posterior del complejo, pero con la que disfrutaremos de magníficas vistas del lago Biwa.
  • Álbum de Flickr: Hieizan (比叡山).

Enryaku-ji (延暦寺)

Entrada Enryaku-ji

Hiei, la montaña sagrada conocida como la madre del budismo japonés ha sido la principal fuente de luz de Dharma sobre el país durante más de 1200 años. Desde su fundación en el siglo VIII cuando Saichô Dengyô Daishi construyó el primer monasterio en al zona hasta ser declarada toda la montaña como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994, esta montaña se puede considerar que ha sido uno de los protagonistas de la historia japonesa en la mayoría de sus momentos clave.

Aunque hablamos de Enryaku-ji como si se tratara de un templo más de los tantos que hay en la zona de Kyôto, la verdad es que no existe ni ha existido un edificio concreto que se denominara así, más bien es toda la montaña que se puede considerar que es este templo.

La naturaleza, los complejos de templos, y los que realizan o han realizado prácticas ascéticas, así como actualmente los turistas que la visitan, forman parte de la comunidad budista de la montaña que podemos englobar con la definición genérica de Enryaku-ji, pues por toda la montaña la religión, la naturaleza, el entorno y los propios seres humanos junto a su cultura forman un todo integral y uniforme.

Enryaku-ji

Desde la fundación del primer templo, la montaña fue creciendo hasta formar una comunidad religiosa muy numerosa que contaba con centenares de templos y subtemplos, así como una gran cantidad de monjes, ascetas y los denominados sohei, que eran monjes guerreros, en principio dedicados a la protección de los templos, pero que acabaron siendo un brazo armado de las diversas sectas y corrientes religiosas para resolver de forma violenta sus divergencias, pero ante todo un poder en la sombra que controlaba las acciones de los Emperadores de Kyôto. Cada vez que se aprobaba alguna medida que los monjes consideraban iba contra sus intereses, organizaban una marcha con los templetes mikoshi y muchos hombres armados que bajaban la montaña para avanzar sobre Kyôto, causando a veces grandes atrocidades hasta que, las autoridades o los nobles de al corte, asustados, cedían a las demandas de los religiosos. Pocos hombres en la historia de Japón han tenido la osadía de enfrentarse a ellos, pero el que lo hizo de forma más contundente fue Nobunaga Oda, el primer gran unificador del país, que el año 1571 ordenó a sus tropas que rodearan la montaña, y una vez en posición los hizo avanzar montaña arriba, matando a todos los monjes que se encontraran y quemando los templos a su paso. Pocos edificios y monjes escaparon con vida a esta acción, que marcó el fin del poder terrenal de los monjes de la montaña, pero no así del espiritual. Y prueba de ello es que aún en la actualidad es uno de los sitios más sagrados del budismo.

Enryaku-ji

A pesar de lo que he dicho anteriormente de que Enryaku-ji es un todo indivisible, la mente humana, aunque sea inconscientemente, crea líneas divisorias y fronteras en todo lo que toca. Es por esto que lo que actualmente queda de los templos de hieizan se puede dividir en tres zonas muy bien delimitadas: Tô-dô (área del Este), Sai-tô (área del Oeste) y Yokawa.

Tô-dô corresponde a la zona donde originalmente se fundó Enryaku-ji, y es la zona central de las tres áreas de templos que encontramos actualmente en la montaña Hiei. Es en la entrada de esta zona donde nos dejarán los autobuses que vienen de Kyôto, y en la parte posterior de ella a dónde llegaremos si utilizamos el funicular de Sakamoto.

Sai-tô está situado 1km al Norte de Tô-dô, y es la zona centrada alrededor de Shaka-dô, el templo más antiguo de los que quedan en Hieizan. En esta zona los templos se levantan de forma solemne, y podríamos decir que silenciosa en medio de la serenidad de los bosques.

Yokawa es una zona situada a 4km al Norte de Sai-tô, una zona que mantiene el antiguo aspecto sagrado de este lugar. La zona está centrada alrededor de Yokawa Chû-dô, que fue fundado por Ennin Jikaku Daishi.

Información importante:

  • Lugar: Enryaku-ji (Hieizan – Pref. Kyôto).
  • Coste: 450円 – 1000円 (variable según las zonas a visitar).
  • Cómo llegar: para llegar a Enryakuji podemos tomar dos rutas, una con autobús que nos lleva desde la zona Norte de Gion hasta la entrada principal del complejo, o la otra en que hemos de tomar un tren hasta la estación de Sakamoto o de Hieizan Sakamoto, según la línea que tomemos (Keihan o JR, respectivamente), y después andar o tomar un autobús hasta el funicular de Sakamoto, que nos llevará hasta la entrada posterior del complejo, pero con la que disfrutaremos de magníficas vistas del lago Biwa.
  • Álbum de Flickr: Hieizan (比叡山).

Uji (宇治)

Uji es un pueblo situado al Sur de Kyôto, siguiendo la línea Nara de JR, con la que se puede llegar en unos 30’. Este pueblo a priori no parece especialmente atrayente, y no figura en las rutas turísticas habituales. Pero a pesar de ello, y como ya hemos visto a lo largo de la Ruta V de la Blog-Maratón Templos de Kyôto, hay un par de templos de gran importancia histórica como son el Byôdô-in y Ujigami Jinja, pero Uji es más que esto.

A pesar que no tiene grandes atracciones que justifiquen su visita si no dispones de mucho tiempo, si es posible, yo recomendaría dedicarle, como mínimo, medio día a Uji. Es cierto que buena parte de este tiempo será para visitar el Byôdô-in, pero en el camino hacia este templo podemos disfrutar de otros elementos importantes que podemos encontrar en Uji.

Uji

Y es que Uji desde tiempos inmemoriales ha sido un lugar de referencia por su magnífico té verde, que se considera uno de los mejores del país, y cerca de Byôdô-in podremos disfrutarlo en todas las variedades imaginables: caramelos, postres, degustaciones de té, ceremonias chano-yu, e incluso un menú con las especialidades de la zona, que utilizan el té de diversas formas. Algunos de los locales en que podemos disfrutar de este magnífico té, como Tsûen, la tienda de té más antigua de Japón, hace más de 800 años que están en el mismo sitio, siempre en manos de la misma familia.

Uji

Otros aspectos interesantes de la ciudad están directamente relacionados con el “Genji Monogatari”, los últimos capítulos del cual transcurren en esta población y sus alrededores, hecho que se ve reflejado en las numerosas estatuas conmemorativas, y en un museo dedicado a esta obra literaria y a su entorno histórico.

Y hablando de su entorno histórico, el puente de Uji, antiguamente hecho totalmente de madera y actualmente reconstruido con cemento recubierto de madera, además de ser el más antiguo de Japón de este tipo, en el pasado fue testigo de numerosas batallas, algunas de las cuales están descritas en el “Heike Monogatari”, como la batalla en que el Príncipe Mochihito luchó contra los Taira y en la que murió (posteriormente los comandantes Genji que sobrevivieron se suicidaron en un pabellón del Byôdô-in, situado muy cerca del puente).

Uji

En resumen, un lugar al que es difícil que vayan los occidentales, especialmente si van con excursiones guiadas, pero que realmente vale una visita por poco que se pueda. No puede competir con todas las maravillas que encontramos en Kyôto, pero si hace un buen día y estamos en primavera u otoño, cuando los colores de las hojas y flores están en su momento de máximo esplendor, el paseo sin duda alguna será inolvidable. Y en determinadas épocas, si nos quedamos hasta que oscurezca, dispondremos de una oportunidad más de poder ver la pesca tradicional con cormorán.

Información importante:

  • Lugar: Uji (Uji – Pref. Kyôto).
  • Cómo llegar: siguiendo la línea Nara de JR desde la estación de Kyôto en unos 30’ se llega a la estación de Uji. Si tomamos la línea Keihan Uji desde Keihan Sanjô, también deberemos bajar en la estación llamada Uji, pero es este caso la estación se encuentra más cerca de los sitios para visitar de Uji.
  • Álbum de Flickr: Uji (宇治).

Uji

Ujigami Jinja (宇治上神社)

En la otra orilla del río respecto al Byôdô-in nos encontramos este templo shintoista, construido como templo guardián de Byôdô-in, y que tiene la distinción de ser el templo japonés más antiguo considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (y el menos visitado de los 17 que hay en la zona de Kyôto). Además, sus dos edificios principales, el Honden y el Haiden han sido clasificados como Tesoros Nacionales por el gobierno japonés..

Este templo está dedicado al Emperador Ôjin y sus dos hijos, el príncipe imperial Uji no Wakiiratsuko y el Emperador Nintoku. Al parecer, el príncipe Uji no Wakiiratsuko se suicidó para acabar con al disputa que tenía con su hermano sobre la sucesión al trono imperial, y posteriormente el Emperador Nintoku construyó este templo en su honor.

Honden Ujigami jinja

El templo está formado por el Hoden, que es el ejemplo más antiguo de estilo nagare-zukuri, en el cual el interior está formado por tres estructuras situadas una junto a la otra, siendo la central la más grande. Fue construido a finales del período Heian.

Haiden Ujigami jinja

Las otras construcciones son el Haiden, de estilo shiden-zukuri, con un techo de estilo sugaruhafu, y que se construyó en el período Kamakura, al igual que el templo Kasuga, que es el tercer edificio que podemos encontrar dentro del recinto del templo.

Ujigami jinja

Información importante:

  • Lugar: Ujigami jinja (Uji – Pref. Kyôto).
  • Cómo llegar: siguiendo la línea Nara de JR desde la estación de Kyôto en unos 30’ se llega a la estación de Uji. Si tomamos la línea Keihan Uji desde Keihan Sanjô, también deberemos bajar en la estación llamada Uji, pero es este caso la estación se encuentra más cerca de los sitios para visitar de Uji.
  • Álbum de Flickr: Uji (宇治).
A %d blogueros les gusta esto: