Archive for 29 noviembre 2012|Monthly archive page

Mercado Nishiki (錦市場)

Para realmente cogerle el pulso a una ciudad, uno de los sitios que debes visitar obligatoriamente son sus mercados, cosa que no sueles hacer si eres un turista, excepto si tiene alguna cosa excepcional o se ha puesto de moda, como sucede con la subasta del mercado de Tsukiji de Tokyô.

Mascota Kin-chan

Si la visita es a Kyôto hay un lugar muy recomendable para visitar, el Mercado Nishiki, que literalmente quiere decir mercado de brocados. Nishiki Ichiba es un mercado tradicional que recibe el sobrenombre de “la cocina de Kyôto” ya que está especializado en todo lo que tiene relación con la comida, pero muy especialmente los productos de proximidad. En este mercado puedes encontrar desde palillos hasta cuchillos o cacharros de cocina, también algunos sitios para comer o comprar comida preparada, y sobre todo una gran variedad de alimentos que le dan un colorido suficientemente especial como para justificar su visita.

Este mercado empieza al lado del templo Nishiki Tenmangu y ocupa una longitud de cinco manzanas (390 metros) siguiendo una calle cubierta, paralela a Shijodori (donde están situados los principales centros comerciales y grandes almacenes), entre las calles Teramachi y Takakura. En total son más de un centenar de tiendas, en muchas de las cuales es posible probar algunos de los productos que ofrecen.

Los orígenes de Nishiki Ichiba se remontan al año 1311, cuando se inauguró la primera tienda (vendían pescado). Durante el período Edo se convirtió en un mercado de pescado en el que se establecieron numerosos negocios mayoristas, pero posteriormente se fue diversificando y enfocando más hacia la venta al minorista.

Como he dicho, es un sitio muy recomendable para visitar, especialmente porque no está demasiado lejos de la zona de Gion y por tanto podemos aprovechar cuando visitemos esta zona para hacer una “escapadita”. Tal vez este sea el motivo por el que cada vez se ven más turistas por la zona. No se ha llegado a los extremos de Tsukiji en Tokyô, pero he de recordar que allí la gente se gana la vida al margen del turismo, y por tanto si visitamos la zona no debemos hacer ninguna animalada, no sea que acaben prohibiendo la entrada a los turistas como han hecho en algunas ocasiones en Tsukiji.

Informació important:

  • Lugar: Nishiki Ichiba (Kyôto – Pref. Kyôto).
  • Cómo llegar: siguiendo la línea Karazuma de metro debemos bajar en la estación Shijo y andar unos 3’. Si estamos en la línea Tozai podemos bajar en la estación Kyôto Shiyakushomae y caminar unos 10’. En autobús deberíamos subir a la línea 5 y bajar en la parada Shijo Takakura (está delante de los grandes almacenes Daimaru) y caminar 2’. También podemos llegar con las líneas de ferrocarril privadas Hankyu (línea Nahkyu Kyôto, estaciones Karazuma o Kawaramachi, y caminar 3-4’) y Keihan (línea Honsen, estación Karazuma y caminar 10’ o estación Sanjo y caminar 15’).

La estación de Kyôto (京都駅)

Cuando pensáis en la ciudad de Kyôto, ¿qué es lo primero que os viene a la mente? Seguro que imágenes de templos, geishas, artesanía tradicional, o cualquier otro elemento “tradicional” que podáis asociar con el antiguo Japón. Si visitáis la ciudad, lo más probable es que lleguéis en tren, posiblemente con el shinkansen. Y cuando lo hagáis sin duda tendréis un sobresalto y os quedaréis con la boca abierta al ver la estación de Kyôto.

Estación Kyôto

Es sabido que en Japón hay una gran afición a los trenes, desde las máquinas a los vagones, hasta las estaciones y algunos de sus detalles, muchos de los cuales son explotados turísticamente hablando. Seguramente este es el motivo por el que por todo Japón hay muchas estaciones que podríamos definir como “carismáticas”, generalmente captando algún aspecto del sitio en que se hallan. Pues bien, os puedo asegurar que la estación de Kyôto es realmente excepcional, pero si os deja con la boca abierta no será precisamente por ser espectacular en el sentido que podríais esperar, sino por todo lo contrario.

La estación de Kyôto de la compañía JR es gigantesca, mucho más próxima a lo que podría esperarse de la Estación Central de Tokyô (que por el contrario es un edificio de estilo clásico). Es uno de los centros neurálgicos de la ciudad, pero personalmente creo que también es en parte responsable de la abismal diferencia que hay entre las zonas Norte y Sur de la estación.

La estación de Kyôto se inauguró en 1997 para conmemorar el 1200 Aniversario de la fundación de la ciudad, y desde un principio fue causa de polémica entre los habitantes de la ciudad, muchos de los cuales la consideraban una aberración. El edificio tiene 70 metros de altura y 470 metros de largo, con un diseño y diversas características futuristas que rompen con cualquier idea de la ciudad que pudierais haber llegado a imaginaros, cosa que como a primera impresión, asusta. Todo el complejo es obra del arquitecto Hiroshi Hara, y contiene 15 vías para trenes convencionales y 4 para los trenes de alta velocidad.

Andenes en la estación de Kyôto

Por otra parte, el edificio y sus anexos también albergan los ferrocarriles de la línea privada Kintetsu, una de las líneas de metro de Kyôto, un hotel, numerosas tiendas y locales para comer o beber, diversos establecimientos tipo supermercado o grandes almacenes, y las galerías subterráneas Porta, que os aseguro visitaréis a menudo para cenar si os hospedáis por la zona. Y aunque no forman realmente aprte del edificio de la estación, cabe destacar que en la plaza, justo delante de la salida, hay la estación de autobuses y una parada de taxis en la que parece que estos no se vayan a acabar nunca.

Entrada Lotteria

Interior C.C. Porta

Interior Centro Comercial Porta

Pero como probablemente llegaréis a Kyôto para hacer turismo, en la estación también es importante tener en cuenta que alberga la Oficina de Turismo y uno de los pocos sitios que he encontrado para conectarme a internet. Además, es el punto de partida de unas caminatas bastante populares entre los turistas para conocer los barrios más populares y tradicionales (Johnny’s Kyoto Walking).

Ryokan Hiraiwa (Kyôto)

Hace ya bastante tiempo, en los inicios del blog, os hablé de las diversas posibilidades de alojamiento en Japón. Personalmente creo que he dejado bastante claro que mi preferencia absoluta es el ryokan, pero incluso dentro de esta categoría hay demasiadas variantes y diferencias como para poder generalizar. Es por eso que con este artículo inicio una serie en la que os hablaré de los ryokan que conozco porque me he alojado en ellos y por tanto puedo hablaros con conocimiento de causa. Mi intención no es recomendar un ryokan sobre otro, simplemente exponer lo que yo considero ventajas y desventajas para que vosotros mismos decidáis si se ajusta o no a lo que estabais buscando.

Ryokan Hiraiwa

Para empezar esta serie, y ya que estamos moviéndose desde hace casi un año por Kyôto, os hablaré del Ryokan Hiraiwa. En este ryokan me he alojado en un par de ocasiones, aunque ya hace años de ello (2001 y 2006). Se trata de un edificio de madera de dos plantas, y tiene un anexo situado muy cerca, cruzando la calle. Es un sitio bastante asequible por el precio, y muy bien situado, aunque es fácil perderse por las calles y callejones próximos.

No puede decirse que esté situado cerca de la estación de Kyôto (que os garantizo que visitaréis muy a menudo), pero aún así se encuentra suficientemente cerca como para ir caminando. Situado en una zona residencial muy tranquila, tiene el ligero inconveniente de que no tiene demasiados sitios cercanos para poder comer o comparar, por lo que si estáis muy cansados por la noche, ir a cenar puede ser un poco fastidioso. Pero esto también es un punto positivo ya que la zona es muy tranquila, situada cerca del río, donde el ruido de la ciudad no os molestará en absoluto.

Ryokan Hiraiwa

Foto: Skaven. Interior habitación

Ryokan Hiraiwa

Foto: Skaven. Interior habitación

Ryokan Hiraiwa

Foto: Skaven. Interior habitación

Tienen habitaciones desde para una persona hasta para una familia de 5 miembros, pero sin baño ni lavabo en la habitación. No son habitaciones demasiado grandes, pero tienen el espacio muy bien aprovechado, como es habitual en este tipo de alojamientos. Suelo de tatami, futón y los complementos habituales como televisión, conexión a Internet (inalámbrica), yukata para dormir…

Los lavabos y las duchas son de uso común, al igual que el “Ofuro”, pero individualizado (el “Ofuro” puede cerrarse para bañarte tranquilamente en solitario, pero es suficientemente grande para poder hacerlo en familia, como es habitual entre los japoneses). Uno de los grandes inconvenientes es que el “Ofuro” solo está en el edificio principal, y por tanto, si tienes habitación en el anexo, has de atravesar la calle para disfrutar de tu baño japonés.

Otras instalaciones que tan solo están en uno de los edificios son el comedor para los desayunos (no incluidos en el precio y de tipo occidental), la lavadora y secadora (para que realmente seque la ropa debes ponerla más de una vez), y un ordenador de libre acceso por si no llevas tu propio aparato.

Ryokan Hiraiwa

Vista desde habitación ryokan

Ryokan Hiraiwa

Alrededores del ryokan

Ryokan Hiraiwa

Alrededores del ryokan

No se si habrá cambiado en este aspecto, pero una de las grandes ventajas era que no cerraban la puerta de entrada en toda la noche. Como no había alguien en recepción toda la noche, tenías que llevarte la llave si querías regresar tarde, pero al contrario que la mayor parte de establecimientos de este tipo, que suelen ser familiares, al menos no te encontrabas la puerta cerrada si regresabas tarde. A alguien esto tal vez le parezca que es un peligro para las cosa que dejas en la habitación, pero os he de recordar que estamos hablando de Japón, y además, al igual que mis compañeros, tengo el casi convencimiento de que la zona es territorio yakuza. Y no digo esto para asustaros, sino todo lo contrario. Cuando caminas por esas calles te sientes muy seguro, posiblemente gracias a ellos.

En el aspecto puramente anecdótico, me gusta recordar que la primera vez nos sorprendió mucho que la única persona que sabía inglés fuera la abuela, una mujer muy dinámica y con una energía que no se correspondía con la edad que debía tener. Cuando regresamos, cinco años más tarde, ya había más gente que sabía inglés y la habían relevado de la ardua tarea de llevar el establecimiento… pero aún así no podía estarse quieta, tratando de hacer cosas. Supongo que actualmente ya no será así, pero verla tan animosa de buena mañana os aseguro que te daba energías suficientes para las visitas de todo el día.

Curiosidades Kyôto

Cuando paseas tranquilamente por una ciudad es muy habitual que encuentres cosas que te llamen la atención, objetos que nunca habrías pensado encontrar allí, o simplemente elementos característicos que, pese a poder ser habituales, son muy distintos de los que podrías encontrar en tu ciudad. Y si haces un viaje a Japón, casi es una “obligación” encontrar los elementos curiosos o distintos que vas encontrando. No se si es por que esperamos que todo sea totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados, o porque nos fijamos demasiado en todo.

En cualquier caso, a continuación os muestro algunas de las fotos que podríamos clasificar como curiosas que he hecho en la ciudad de Kyôto a lo largo de diversos viajes, y también aquellas que seguramente nunca encontraré un tema adecuado para mostrarlas, o simplemente “por que si”.

Espero que os gusten.

Y recordad que podéis ver más fots en los álbums de Flickr de Descubrir Japón.

A %d blogueros les gusta esto: