Archive for 31 enero 2013|Monthly archive page

Museos y exposiciones

Durante todo el mes de Enero os he estado presentando diversos museos japoneses que he considerado eran interesantes de visitar. Como ya he dicho en algunas ocasiones, cuando viajo no acostumbro a visitar los museos si no tienen algún interés especial, pues generalmente se necesita demasiado tiempo para verlos adecuadamente. Pero esto no es ningún problema en Japón, que además de los museos que podríamos considerar convencionales, casi todos los castillos, muchos templos y en menor medida otros sitios que seguramente visitaréis, se han convertido en museos o, como mínimo, exposiciones permanentes o temporales relacionadas con el lugar.

museuMatsumoto06

museuSake02En Occidente es habitual que haya este tipo de exposiciones en los edificios emblemáticos: los “tesoros” de las catedrales, los muebles y objetos decorativos de palacios y otros edificios importantes, tienen su equivalente en los templos y castillos japoneses. En Japón la mayor parte del arte y de los objetos históricos tienen una fuerte relación con los propios edificios. Así, los castillos japoneses, especialmente los que han sido totalmente reconstruidos, es habitual que incluyan algunos pisos de museo o exposición de armas y armaduras. En los jardines, muchas veces pertenecientes a antiguas casas samuráis, tienen edificios que han sobrevivido (o han sido reconstruidos) en los que se aprovecha para mostrar objetos de todo tipo. Los templos a lo largo de su historia han acumulado grandes cantidades de objetos culturales, no solo estatuas o pinturas, que a veces se muestran en alguno de sus edificios. Y evidentemente, los propios edificios podrían formar parte de un museo propio, como Meiji Mura, en el que se pueden ver reunidos edificios de planta europea originarios de la Era Meiji que han sido trasladados o reconstruidos en un gran museo al aire libre de estructuras reales.

Finalmente, querría remarcar que en Japón hay muchos museos muy pequeños, centrados en una figura o concepto muy determinado, como podría ser el caso del Museo Ghibli, centrado exclusivamente en este estudio de animación. Pero no es más que un ejemplo. Para no abandonar el tema del manda, en Japón hay muchos museos relacionados con el manga y el anime, pero únicamente hay uno (que se encuentra en Kyôto) dedicado genéricamente al manga. El resto están centrados en un estudio de animación, autor o personaje concretos.

Foto: Arturo

Foto: Arturo

TakayamaJinya05

¿Qué quería remarcar con todo esto? Pues que realmente no hace falta que os preocupéis en buscar museos que expongan lo que os interesa, que si no es muy específico, seguro que encontraréis suficientes ejemplos generales en cualquier sitio que visitéis como para poder quedar satisfechos.

Este es el último artículo dedicado a los museos de este primer mes de ¡21 meses, 12 temas”, así que dejadme hacer un repaso a los museos que hemos visitado a través del portal (nota: esta lista se irá actualizando a medida que escriba nuevos artículos relacionados con el tema):

Anuncios

Yushukan (遊就館)

Justo al lado de Yasukuni, el memorial más controvertido del mundo dedicado a los soldados caídos por su patria, se encuentra Yushukan, que podríamos considerar el Museo de la Guerra nipón.

yasukuni01

Este museo fundado en 1882 y reconstruido en 1932, es el más antiguo de Japón, pero no por eso es menos dinámico, pues constantemente está siendo reformado y a veces incluso ampliado para mostrar nuevos objetos relacionados la historia militar de Japón. Inicialmente se inauguró para mostrar los diversos objetos relacionados con los soldados cuyo nombre está inscrito en el vecino santuario de Yasukuni, y se fue ampliando a medida que Japón participaba en nuevas guerras a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En 1923 quedó muy dañado a causa de un terremoto, manteniendo su funcionalidad en edificios provisionales hasta que en 1932 se construyó el edificio actual. Después de la guerra fue cerrado por decreto, pero en 1961 volvió a abrir sus puertas, siendo ampliado en 1986 cuando la totalidad del edificio original de 1923 fue reformado y abierto al público.

El museo actual consta de dos plantas, una dedicada básicamente a las guerras más antiguas, y otra dedicada exclusivamente a la Gran Guerra de Asia Oriental, que es como los japoneses denominan la Segunda Guerra Mundial en el teatro de operaciones del Pacífico.

yasukuni05

Ambas plantas contienen numerosos objetos de los períodos que representan, así como paneles explicativos y, si es oportuno, reproducciones de medios de la época (hay bastantes portadas de periódicos de los días previos a Pearl Harbour). También hay maquetas, reproducciones y reconstrucciones de situaciones y maquinaria bélica diversa, aunque teniendo en cuenta la cantidad de maquetas explicativas que suele haber en los museos japoneses, considero que aquí, donde serían mucho más necesarias, no hay suficientes. Es posible que la limitación de espacio haya impedido la representación a tamaño natural de muchos objetos (especialmente vehículos y armas de gran calibre) como sucede en otros museos de la guerra de todo el mundo, pero aún así la muestra es muy interesante y suficientemente representativa.

A parte de los contenidos del museo propiamente dicho, dentro del recinto, pero pudiéndose acceder a ellos sin necesidad de pagar la entrada hay una tienda en la que puede encontrarse todo tipo de material, desde el simple recuerdo a libros y material audiovisual sobre el tema, maquetas y material más que suficiente para arruinarte si, como a mí, te gusta el tema. Y para los que tengáis prisa o no queráis entrar en el museo por cualquier motivo, en la entrada ya podéis tener una pequeña muestra con varias reconstrucciones: un caza Mitsubishi Tipo 0 de la flota japonesa preparado para los portaaviones, y vulgarmente conocido como Zero. Se trata de un Modelo 52, reconstruido a partir de fragmentos de aviones abatidos encontrados en las islas del Pacífico; la Locomotora Nº31 del Modelo C56, que sirvió en Tailandia, en la línea de Burma; y finalmente también hay dos cañones, uno de 15cm Modelo 89 que es el único d este tipo que queda en Japón, donado a Yasukuni como monumento a las unidades de artillería pesada junto a un obús de 15cm Modelo 96.

Yushukan02

Yushukan03

Yushukan01

Si me preguntáis si es museo es recomendable, teniendo solo en cuenta mi opinión personal diría que es de visita obligatoria, pero teniendo en cuenta que eso se debe a mi gran afición a la historia de la guerra, querría matizarlo. Es un museo muy interesante, a pesar que tiene diversos inconvenientes. El peor de todos considero que es que el porcentaje de carteles también en inglés es muy inferior al de otros museos japoneses, cosa que no permite conocer realmente la “versión del otro bando” (no entraré aquí en opiniones personales sobre este tema). También es un inconveniente que no hayan más reproducciones a escala real, pero como ya he dicho, esto puede deberse a una cuestión de espacio. Lo que si me preocupó realmente es que de objetos personales de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de haber muchos, en algunos museos ridículamente pequeños de otras partes del mundo, prácticamente he visto muchos más (estoy pensando en museos de regimientos ingleses que combatieron en el Pacífico, y que capturaron muchos recuerdos de los vencidos). Pero a pesar de todo esto, sigue siendo un museo muy recomendable, y una magnífica culminación de la visita a Yasukuni.

Información importante:

  • Lugar: Chiyodaku (Tokyô – Pref.Tokyô)
  • Entrada: 800円
  • Cómo llegar: la estación de metro Kudanshita (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Tozai y Hanzomon) es la más próxima a la avenida principal que conduce al santuario, a pesar de que también son bastante cercanas las estaciones Ichigaya (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Yurakucho y Nanboku) y Iidabashi (JR y Tokyo Metro líneas Yurakucho y Tozai).

Museo de la espada japonesa

La espada japonesa es uno de los elementos de su cultura del que los japoneses se sienten más orgullosos, Para ellos ni ahora ni nunca se ha tratado únicamente de una arma, un objeto para matar, si no que ha reflejado en gran medida los conceptos estéticos y el espíritu de los ancestros, en muchos casos convirtiéndose además en una obra de arte y en fuente de leyendas de todo tipo.

Teniendo todo esto en cuenta, y considerando que era necesario cuidar y proteger adecuadamente estos tesoros para las generaciones futuras, en 1948 se creó el NBTHK con el objetivo de salvar la espada japonesa de la crisis que representó la política de confiscación llevada a término tras la guerra.

museuKatana02

NBTHK son las siglas de Nihon Bijutsu Token Hozon Kyokai, o Sociedad para la Preservación del Arte de la Espada Japonesa, o simplemente Museo de la Espada, que de hecho es el museo que se creó en 1968 para mostrar las espadas de la sociedad y todo tipo de objetos relacionados. De hecho, la colección del museo incluye 120 piezas, entre las cuales se incluyen algunos tesoros nacionales, bienes culturales e importantes objetos de arte. Pero esta sociedad no se encarga únicamente de conservar y mostrar las espadas, si no que también han recuperado al antigua tradición Tatara de preparar el hierro indispensable para construir las espadas, y después de la reconstrucción en 1977 de la Forja Tatara, han enseñado estas técnicas a las nuevas generaciones.

Llegar al museo puede ser bastante complicado, pues no está demasiado bien señalizado (yo lo encontré casi de casualidad cuando estaba a punto de darme por vencido), está fuera de las rutas habituales que utilizan los turistas, a medio camino entre el parque Yoyogi y la zona de los rascacielos de Shinjuku. Una vez allí es bastante probable que consideréis que el museo no vale la pena por la caminata y los posibles problemas para encontrarlo, pues para ver un montón de espadas y complementos, si no eres un experto que pueda apreciar los detalles de construcción, sin duda ya habrás tenido tu buena ración en los otros muchos museos y exposiciones que hayas podido visitar. Tal vez tengáis suerte y también haya alguna exposición temporal que sea más interesante. Ya la verdad es que pensé que había perdido mucho tiempo y energías, hasta que vi la sección en la que venden libros relacionados con el tema, algunos de los cuales están en inglés, y que me plantearon un gran dilema sobre cuáles comprar.

museuKatana01

Información importante:

  • Lugar: Shibuya (Tokyô – Pref. Tokyô)
  • Coste: 525¥.
  • Cómo llegar: se deben andar unos 10’ desde la estación Sangubashi, a dos paradas de Shinjuku en la línea privada Odaikyu.

Casa Museo Ninja (II)

Nota previa: como ya indiqué en la entrada anterior, siempre es arriesgado hablar de los Ninja a causa de toda la “ficción” que se ha creado a su alrededor desde que se volvieron a poner de moda con las películas de bajo presupuesto procedentes de Asia que más o menos todos hemos visto cuando éramos chavales. Pero este no es un fenómeno creado para los extranjeros, si no que afecta incluso a los propios japoneses. Es por esto que todo lo que diga sobre este museo, casa museo de hecho, tal vez tendríamos que tomarlo “con pinzas”. Sea verdad todo o tan solo una parte, para poder disfrutarlo a fondo, desde buen principio decidí tomármelo como que era verdad, y como tal es como os lo pienso explicar.

Anteriormente ya os hablé de Iga-Ueno, la ciudad ninja, y de forma más específica de la casa museo Ninja que se puede visitar. Esta casa museo está dividida en diversas áreas: una casa ninja, un museo, y un escenario para demostraciones. En el artículo anterior os hablé de la casa, hoy le toca el turno al museo.

casaNinja08

El museo es mucho más convencional que la visita a la casa. Su visita es como la de cualquier otro museo de cualquier temática, pero en este caso tal vez cabría remarcar que tiene una misión más didáctica y menos expositiva. Contiene una exhaustiva muestra de objetos que utilizaban los Ninja, con paneles explicativos sobre la forma en que los utilizaban. Y lo más importante es que todos los paneles están perfectamente explicados también en inglés, posiblemente incluso mucho más que otros museos japoneses teóricamente mucho más importantes.

En su conjunto es altamente instructivo, muy interesante y a pesar de sus reducidas dimensiones, incluye suficientes elementos como para que cualquier aficionado se quede largo rato pegado a sus vitrinas. ¿Hace esto que valga la pena la visita? Para mi es evidente que si, pero como ya dije en el artículo anterior, si no eres un buen aficionado al tema, seguramente ni te plantearás la posibilidad de ir.

casaNinja12

casaNinja11

casaNinja10

casaNinja09

casaNinja13

Y si sois suficientemente aficionados al tema como para ir, tened mucho cuidado a la salida, pues como es habitual, vuestra cartera puede salir muy mal parada al pasar por una de las dos tiendas que tiene el museo, una al final del recorrido por el museo, y otra al lado de la entrada principal pero fuera del museo (si, podéis comprar algunos recuerdos del museo sin ni tan solo entrar en él).

Información importante:

  • Lugar: Iga-Ueno (Pref. Mie)
  • Cose: la entrada al museo cuesta 700¥. El espectáculo tiene un coste adicional de 200¥, y lanzar cinco shuriken al final de este último tiene un coste adicional de 200¥.
  • Cómo llegar: desde la estación JR de Nagoya, se debe tomar la JR Kansai Line hasta Kameyama (Mie) y allí hacer transbordo hasta IgaUeno, donde has de hacer transbordo a la línea Kintetsu de Iga, hasta la estación Uenoshi. El trayecto dura un poco más de 2h, más el tiempo de los transbordos, pero es la más económica si tienes el JR Pass, y la que menos transbordos te obliga a hacer. El tren de la Kintestsu sale de la misma estación a la que llega el tren de JR, donde acaba la línea Kintetsu. Desde Osaka se debe tomar la línea JR Yamatoji, hacer transbordo en Nara y bajar del tren en Kamo (Kyoto), donde se debe hacer transbordo a la línea JR Kansai hasta IgaUeno, para finalmente coger el tren de la Kintetsu como en el caso de llegar desde Nagoya.
  • Álbum de Flickr: Museus

Casa Museo Ninja

Nota previa: siempre es arriesgado hablar de los Ninja a causa de toda la “ficción” que se ha creado a su alrededor desde que se volvieron a poner de moda con las películas de bajo presupuesto procedentes de Asia que más o menos todos hemos visto cuando éramos chavales. Pero este no es un fenómeno creado para los extranjeros, si no que afecta incluso a los propios japoneses. Es por esto que todo lo que diga sobre este museo, casa museo de hecho, tal vez tendríamos que tomarlo “con pinzas”. Sea verdad todo o tan solo una parte, para poder disfrutarlo a fondo, desde buen principio decidí tomármelo como que era verdad, y como tal es como os lo pienso explicar.

casaNinja04Hace tiempo ya os hablé de Iga-Ueno, la ciudad ninja, en la que en cada rincón puedes encontrar alguna cosa relacionada con ellos. Evidentemente, el punto neurálgico de toda esta inmersión en el mundo Ninja es la casa museo de los Ninja que es su principal atracción. El recinto está dividido en diversas áreas: una casa Ninja, un museo sobre el tema con una disposición mucho más convencional museísticamente hablando, y un escenario para las demostraciones. Hoy nos concentraremos en la casa Ninja, que es lo primero que visitas cuando haces el recorrido completo.

La parte de la casa, que se supone es una casa como las que tenían los Ninja en sus bases, y que se ha conservado desde esa época, se presenta en forma de visita guiada, aunque constantemente están iniciándose nuevos grupos, así que seguramente no habréis de esperar demasiado. De hecho, incluso si llegáis justos, os podréis añadir a una que haya empezado poco antes. Esta visita es guiada por unas “kunoichi” (mujeres ninja) vestidas de color rosa… si no me he equivocado al escribir, van con ropa de color rosa, para que se las vea bien incluso en la oscuridad. Podríais pensar que la visita tiene el grave inconveniente de que tan solo se dan las explicaciones en japonés, básicamente supongo porque la inmensa mayoría de visitantes lo son (nosotros éramos los únicos extranjeros que vi en todo el día). Pero la verdad, las explicaciones son suficientemente explícitas, y además hay unos carteles escritos en inglés que resumen la explicación.

¿Qué se pueden ver en la casa? Pues vigas que realmente son escaleras para subir a un compartimento secreto en el techo, paneles que se abren a pasadizos secretos, puertas que parecen imposibles de abrir si nos e sabe el truco, maderas sueltas para esconder objetos pero que parecen bien fijas si no aplicas presión en un punto concreto, etc. No se trata de una visita demasiado larga, unos 30’ aproximadamente, al final de la cual puedes acabar de ver con más o menos tranquilidad la casa (pero no “jugar” con los truquitos Ninja), que por otra parte es como una casa antigua de pueblo normal y corriente.

casaNinja01

casaNinja02

casaNinja03

casaNinja05

casaNinja06

¿Vale la pena? La verdad, si no eren un gran amante del tema, y especialmente si has de hacer un largo desplazamiento para llegar pues no está en medio de las rutas turísticas habituales, creo que no es uno de esos sitios que visitarías en un primer viaje a Japón (y posiblemente tampoco en una segunda o tercera visita).

casaNinja07Información importante:

  • Lugar: Iga-Ueno (Pref. Mie)
  • Coste: la entrada al museo cuesta 700¥. El espectáculo tiene un coste adicional de 200¥, y lanzar cinco shuriken al final de este último tiene un coste adicional de 200¥.
  • Cómo llegar: desde la estación JR de Nagoya, se debe tomar la JR Kansai Line hasta Kameyama (Mie) y allí hacer transbordo hasta IgaUeno, donde has de hacer transbordo a la línea Kintetsu de Iga, hasta la estación Uenoshi. El trayecto dura un poco más de 2h, más el tiempo de los transbordos, pero es la más económica si tienes el JR Pass, y la que menos transbordos te obliga a hacer. El tren de la Kintestsu sale de la misma estación a la que llega el tren de JR, donde acaba la línea Kintetsu. Desde Osaka se debe tomar la línea JR Yamatoji, hacer transbordo en Nara y bajar del tren en Kamo (Kyoto), donde se debe hacer transbordo a la línea JR Kansai hasta IgaUeno, para finalmente coger el tren de la Kintetsu como en el caso de llegar desde Nagoya.
A %d blogueros les gusta esto: