Archive for 28 febrero 2013|Monthly archive page

El metro en Japón (地下鉄)

La verdad es que en Japón a veces cuesta un poco diferenciar entre metro y ferrocarriles urbanos, pues la red de estos últimos por dentro de las ciudades a veces es más completa que la del propio metro, como sucede en Kyôto. En cualquier caso, y a riesgo de dejarme algún sitio, en Japón puedes encontrar líneas de metro tal y como las entendemos aquí en las ciudades de Tokyô, Nagoya, Ôsaka, Yokohama, Kyôto y Fukuoka. Las redes de metro de estas ciudades, sin embargo, son muy distintas. Así, mientras en Tokyô hay dos compañías independientes que cubren toda la ciudad, en Kyôto tan solo hay dos líneas, que recorren la ciudad en forma de cruz, y que no son demasiado prácticas para las visitas turísticas de la ciudad. En Nagoya y Ôsaka el metro es muy práctico, y en Fukuoka, a pesar de no tener una red demasiado extensa, si que está diseñada de forma bastante práctica, así que os la recomiendo.

metro10

metro01

Anteriormente ya os he hablado en diversas ocasiones de los metros japoneses, especialmente en el caso de moverse por Tokyô, por eso hoy quiero hablar de aspectos más genéricos sobre este medio de transporte, y que suelen ser comunes, con matices, a todas las redes del país.

Billetes y abonos: al igual que todos los demás transportes japoneses, los billetes tienen un precio determinado según el recorrido efectuado, por lo que es preciso adquirir un billete del precio adecuado para el trayecto, que está indicado en los mapas de la red que hay sobre las máquinas expendedoras. En cualquier caso, como ya expliqué en el caso de los ferrocarriles, siempre podéis adquirir un billete del precio mínimo, y después abonar la diferencia a la salida. También es posible adquirir algún tipo de abono de transporte que nos permita despreocuparnos de cuánto vale el trayecto, como mínimo mientras nos quede saldo.

Transbordos: en las ciudades como Ôsaka y Tokyô, en las que la red de metro es muy compleja, es muy posible que tengáis que hacer uno o más transbordos, cosa que podríamos pensar que es normal, pero hay que tener en cuenta una serie de circunstancias. En primer lugar, a pesar que la situación se va arreglando, muchas estaciones tienen largos pasillos con muchas escaleras que suben y bajan, nada adecuados para ir cargados o para gente con movilidad reducida (a veces hacer un poco más de recorrido puede ser más adecuado que hacer un transbordo). Además, algunos de los transbordos pueden representar que tengas que caminar incluso más de un kilómetro (creo que el más largo que vi eran unos 1300m de transbordo), y aunque yo no me lo he encontrado, unos amigos me comentaron que hicieron un transbordo en el que incluso ¡tuvieron que salir a la calle! Y en el caso de Tokyô, por el hecho que haya dos compañías, un transbordo puede representar tener que comprar un nuevo billete.

metro02

Vagones para mujeres: ya es un clásico, al que me referí en un artículo anterior, pero vale la pena recordar que como mínimo a determinadas horas, hay vagones (claramente indicados por su color o por señalización en el suelo del andén) que son de uso exclusivo para mujeres.

metro06

metro03

Frecuencia de paso: especialmente en Tokyô y Ôsaka, la frecuencia de paso es muy elevada, sobre todo a las horas punta, por lo que siempre podéis esperar al siguiente convoy si uno va muy lleno, pues tardará menos de un minuto en llegar. Una vez, en una estación de Tokyô, desde el instante en que el último vagón de un metro acabó de salir de la estación, hasta que entró el primero del siguiente convoy, pasaron tan solo quince segundos.

Longitud de los convoyes: esto si que depende de la ciudad, pero en Tokyô los convoyes pueden llegar a diez vagones de longitud, por lo que saber en qué vagón subir puede representar algunos centenares de metro de recorrido adicional por el andén.

Salidas: si queremos ir a un sitio concreto es muy importante fijarse muy bien en la salida que tomamos, pues en algunos casos la distancia entre los extremos puede ser tan considerable, que nos perderemos irremediablemente. Afortunadamente, en todas las salidas se indican los sitios más interesantes a los que se puede ir desde esa salida. Eso si, ir a la salida adecuada puede representar caminar más que para hacer un transbordo. Y si no mirad el mapa de una estación de metro. En una estación de Ôsaka llegamos contar más de 50 salidas posibles.

metro04

metro07

Centros comerciales: Japón está totalmente horadado bajo tierra, y no solo por las líneas de transporte Comcel metro, si no también porque muchas estaciones tienen desde tiendas a auténticas galerías comerciales que pueden incluso permitir ir de una estación a la siguiente bajo tierra (en Shinjuku hay tres paradas de metro comunicadas de esta forma), cosa que puede contribuir a confundirte cuando buscas una salida, a pesar de que también puede tener sus aspectos prácticos, como encontrar restaurantes sin ni tan solo salir al exterior (restaurantes y conbini nunca faltan).

Última salida: podría pensarse que en ciudades tan pobladas y con tantas cosas que hacer por la noche, el metro circulará toda la noche, o como mínimo lo hará hasta muy tarde. Pues todo lo contrario, los transportes suelen cerrar bastante pronto, así que es importante que tengáis muy presente la hora de paso del último metro (o tren) si no queréis tener que volver al hotel caminando o en taxi.

En conjunto considero que el metro es un gran medio de transporte, muy práctico y que yo recomendaría que utilizarais lo máximo que podáis a pesar que, al menos al principio, hasta que os acostumbréis, tan vez os habréis de fijar mucho más para no equivocaros de camino. ¡Buen viaje!

metro08

metro05

metro09

Autobuses (バス)

bus01El autobús es un medio de transporte que en determinadas circunstancias prefiero evitar, especialmente si existen alternativas que sean independientes del tránsito. Se que hay mucha gente que le pasa lo contrario, que prefieren viajar por la superficie, en vez de bajo tierra, con el metro o el ferrocarril, pero en Japón, especialmente en ciudades como Tokyô es una auténtica locura tratar de coger un autobús. De hecho, creo que, a excepción de los autobuses turísticos, en Japón tan solo he cogido algún autobús en Kyôto, donde casi es obligado hacerlo para ver bien la ciudad; y en la zona de Hakone, dónde es la única solución si quieres hacer el circuito completo. Y como he dicho, nunca trataría de utilizarlo en una ciudad con el tránsito tan intenso como Tokyô.

Los autobuses japoneses, excepto los de la capital, que van totalmente al revés, se parecen mucho a los tranvías: se debe subir por la parte central o posterior, y salir por la delantera, junto al conductor, que es cuando y donde se paga; has de pedir parada con antelación, pulsando el botón de solicitad de parada; y no son demasiado cómodos pues suelen llenarse y tienen pocos asientos.

bus03

bus02

bus10

Muchos de los autobuses tienen un recorrido urbano limitado, con la misma tarifa vayas donde vayas, pero en algunos casos la cantidad a pagar depende del recorrido efectuado. En estos casos, al subir, se debe coger un ticket que sale automáticamente de un dispositivo que hay junto a la puerta, en el que únicamente se lee un número. Este número indica en qué parada has subido al autobús, y debes conservarlo para saber después cuánto has de pagar. En estos autobuses, en la parte frontal, veréis que hay un panel con una serie de números y unas casillas que se van iluminando a medida que avanza el autobús. Estos números indican el precio del viaje, de forma que si miráis el precio que hay bajo el número de la parada en que habéis subido (el que indica el ticket que habéis cogido al subir) en el momento de bajar, este será el precio del trayecto. En la fotografía inferior podéis ver uno de estos paneles, a pesar de que la fotografía corresponde a un tren de Shikoku, que funcionaba con el mismo sistema.

bus11

Mención aparte merecen los autobuses turísticos, pero sin entrar en ellos, también podemos encontrar autobuses especiales, bien por su diseño, bien por su decoración, en los que queda bien patente la tendencia japonesa hacia los “motivos especiales” con cualquier excusa, como el autobús para recorrer la zona de compras entre Shibuya y Yoyogui, adornado con una versión kawaii de Hachiko, o el “nekobus” de Mitaka para ir desde la estación el museo Ghibli.

bus07

bus08

bus05

bus06

bus04

bus09

Tranvías (市電)

Los tranvías, un medio de transporte urbano muy utilizado antes de la irrupción de los autobuses y el metro, todavía se resiste a desaparecer de muchas ciudades. A veces se ha conservado como un símbolo “romántico”, casi más atracción turística que verdadero medio de transporte; a veces se ha modernizado para seguir dando un buen servicio; y a veces primero se le ha vilipendiado y eliminado, para años más tarde volverse a implementar. En Japón todavía podemos encontrar diversas ciudades en las que el tranvía sigue circulando, pero además tenemos algunos casos especiales, que comentaré más abajo.

No se exactamente en cuantas ciudades japonesas quedan tranvías en servicio, pero como mínimo puedo decir que me los he encontrado en Hiroshima, Nagasaki, Okayama, Kagoshima, y aunque no hay una red de tranvías, en Kyôto también he visto como mínimo uno.

tramvia01

tramvia02

Los más conocidos, seguramente por que son de ciudades muy visitadas, sin duda son los de Hiroshima y Nagasaki. Estos tranvías, siendo generosos, podríamos definirlos como carracas, viejos, ruidosos, y sobre todo nada adaptados, cosa muy importante en Hiroshima, que recibe la visita de mucha gente en silla de ruedas o con dificultades motrices (supongo que muchos serán víctimas de la guerra), que han de ser subidos y bajados del tranvía a fuerza de brazos. Al menos los conductores se preocupan de hacerlo (se de algunos sitios fuera de Japón donde dirían que se apañaran como pudieran, o que no tomaran este medio de transporte). Es cierto que algunos tranvías son más nuevos, pero no llegan a ser modernos, ni mayoritarios. ¿Sistemas de transporte alternativos? Los hay, pero en ciudades como Nagasaki, el abono turístico es para utilizar los tranvías, cosa que está bien porque con ellos puedes ir a todos los sitios interesantes de la ciudad, pero haber dejado estos trastos viejos como símbolo no se si ha sido la mejor de las ideas.

tramvia04

tramvia05

tramvia08

Otras ciudades como Okayama i Kagoshima tienen una red de autobuses complementada por los tranvías, pero al menos estos son modernos y, aunque no he subido a ninguno, supongo que la diferencia será abismal en todos los aspectos.

Lo que tienen en común los tranvías (y de hecho también los autobuses y algún otro medio de transporte) es el sistema que debe utilizarse para viajar con ellos. En primer lugar, la entrada no está situada en la parte delantera del vehículo, como es habitual en muchos países, si no en el centro o al final, y al subir no es necesario pagar. Es al apearse del tranvía cuando se debe pagar, en la salida, situada delante, y a veces, en tranvías muy largos, hay una salida adicional en la parte posterior. Para hacerlo hay una máquina al lado del conductor en la que debemos poner el valor exacto. Si no tenemos el valor exacto, hay una máquina que nos cambiará un billete de mil yenes en monedas para poder pagar. Y si tenemos algún tipo de abono, se debe pasar por un lector, o según el caso, enseñárselo al conductor.

Finalmente querría mencionar que hay una serie de transportes que se consideran ferrocarriles, pero que podríamos en cierta forma englobarlos en el grupo de los tranvías. Y es que si tenemos en cuenta la definición de tranvía de la RAE (“Ferrocarril establecido en una calle o camino carretero”), sin duda líneas como la Enoden, de Kamakura a Enoshima, son ferrocarriles que encajan perfectamente en la definición de tranvía, especialmente en algunos tramos en que circula por el centro de la calle.

tramvia09

Más imágenes de tranvías en este álbum de Flickr.

tramvia03

tramvia06

tramvia07

Viajar en tren (電車に乗る)

En el artículo anterior os hablé de las líneas y de los tipos de trenes japoneses, así como de los billetes y de su reserva. Hoy os hablaré de los trenes y de las estaciones, donde también podemos encontrar numerosas diferencias con los trenes de otros países.

viatjarFFCC04

Como ya he comentado en diversas ocasiones, la red ferroviaria japonesa es muy extensa y completa. Posiblemente una buena parte de su éxito se deba a que en las zonas más transitadas cada línea tiene su propia vía, y a veces más de una (una para los trenes más lentos y otra para los rápidos). Así, si se produce alguna incidencia, el resto de líneas no se ve afectada, y es más fácil solucionarla. Este sistema tiene además otras consecuencias, pues la parte “estética” hace que el paisaje esté recorrido por una infinidad de vías, muchas veces paralelas, que afean el conjunto, pero por otra parte te permiten estar totalmente seguro de en qué andén debes coger el tren, y te permite reducir mucho las posibilidades de coger por error un tren que no te conduzca dónde tú pretendías. Así, en las grandes estaciones, cada andén tiene asignada una única línea de trenes, que puedes saber por adelantado si utilizas webs como Hyperdia.

viatjarFFCC12

viatjarFFCC11

Si conoces el andén correspondiente, y la hora de salida del tren, teniendo en cuenta la puntualidad general de los trenes, es muy difícil que te equivoques, y te permite fijarte más atentamente en uno de los elementos más importantes de cualquier andén, las indicaciones que hay en el suelo. En Japón, al contrario que, por ejemplo, en España, los trenes frenan siempre en la misma posición (creo que para ser conductor has de ser capaz de frenar con menos de un metro de error), y estas están marcadas en el suelo, lo que te permite estar preparado para subir por la puerta que debes. Los trenes, incluso los de largo recorrido, no se detienen demasiado en las estaciones, así que es importante no tardar demasiado en subir una vez han bajado los pasajeros (no entréis sin dejar salir, no seáis mal educados). Y si tenéis asiento reservado, podéis esperar delante de la puerta de vuestro vagón, en veza de recorrer medio tren cuando éste está en marcha (los shinkansen más largos tienen 16 vagones, así que puede ser toda una odisea). Y si el tren es una unidad que en algún punto se divide en dos para seguir dos líneas distintas, aún es más importante, pues es probable que no se pueda pasar de los vagones destinados a una a los de la otra mientras el tren está en marcha.

viatjarFFCC01

viatjarFFCC02

La verdad es que si tenéis asiento reservado, no hace falta hacer cola delante de la posición en la que se situará la puerta que os corresponda, como seguramente si que harán los japoneses, pero si subís a un tren de cercanías, es recomendable hacer cola para evitar malentendidos si después tratáis de entrar sin seguir el orden de cola, y para evitar empujones de última hora. Si es hora punta los empujones están garantizados, sobre todo si os retrasáis, pero si además sois de los últimos, tal vez seáis vosotros los que empujéis para tratar de entrar.

viatjarFFCC06

viatjarFFCC05

Una vez dentro del tren podemos encontrar un poco de todo, desde los trenes súper modernos y cómodos, a vagones que parecen tan viejos como para jubilarlos, pero a pesar de ello siempre están bien conservados y limpios. El material móvil de las diversas líneas y compañías es tan variado, que no me extraña que el hobby de los ferrocarriles en Japón pueda ser tan profundo y extenso. Como es evidente, los modelos más modernos empiezan a introducirse en los servicios más utilizados y emblemáticos (como los shinkansen nozomi), pero en cualquier viaje podréis “catar” todo tipo de vagones, como podéis comprobar en la selección de fotografías del Álbum de Flickr dedicado a los ferrocarriles japoneses. Eso si, los elementos comunes son la pulcritud; la exhaustiva información que se da sobre las próximas estaciones, a pesar que en los trenes que no sean Express esta muchas veces tan solo se dará por megafonía interna y en japonés; en algunos trenes o bien pasará una azafata con comida, bebidas y omiyage (recuerdos) comestibles, o bien podréis encontrar máquinas expendedoras como las que hay por todos los rincones del país. En los trenes rápidos también encontraréis lavabos que antes podían ser de tipo occidental y de tipo japonés, pero actualmente creo que ya se han unificado, pues hace años que no veo ninguno de estilo japonés.

viatjarFFCC08

Otras cosas a tener en cuenta al viajar en tren, especialmente si son servicios rápidos como el shinkansen, son:

Hay vagones para fumadores y no fumadores. De hecho en el momento de la reserva te preguntarán qué tipo quieres. Si no sois fumadores, pedid los de no fumadores, pues la norma se respeta totalmente en estos vagones, y los de fumadores en pocos segundos están cubiertos de una auténtica nube de humo de tabaco (los japoneses son fumadores bastante compulsivos cuando se ponen a fumar).

No se puede hablar por el móvil dentro de los vagones para evitar molestar. Silenciad vuestro teléfono, y si tenéis que hablar irremediablemente, salid a las zonas intermedias entre vagones. En algunos servicios hay un vagón especial (creo que tiene un suplemento adicional) que se denomina vagón del silencio, en el que ni tan solo se reproducen los avisos sonoros del tren, para permitir que la gente descanse en silencio. Esto no significa que en el resto de vagones se pueda escuchar música a volumen máximo o hablar a gritos, molestando al resto de pasajeros.

Todos los trenes, incluso los más sencillos, están climatizados, aunque a veces esta climatización tiene forma de un ventilador en el techo o de un sistema de calefacción bajo el asiento, que si estás sentado no acabas con quemaduras de primer grado por puro milagro (puede llegar a ser realmente incómodo tanto calor, tan directo).

viatjarFFCC10

No dejéis basura o papeles al abandonar el tren. Algunos tienen papeleras para tirarla, y si no es así, como mínimo lleváosla para tirarla en una papelera de la estación… siempre recordando separarla adecuadamente según sea combustible, no combustible, etc.

La mayoría de estos servicios están claramente indicados en los vagones, pero lo mejor es consultar las indicaciones que pueden encontrarse en folletos o en la parte inferior de las bandejas plegables de los trenes Express como el shinkansen.

viatjarFFCC03

viatjarFFCC07

Hay muchas más cosas curiosas relacionadas con los trenes de las que ya os iré hablando, pero creo que no me he dejado ninguna de las más importantes para tener un agradable viaje en tren por Japón.

viatjarFFCC09

Ferrocarriles (電車)

Japón siempre ha sido famoso por disponer de la red ferroviaria más segura, eficaz, rápida y cómoda del mundo. Actualmente algunas de estos calificativos los ha perdido, como el récord de velocidad, pues los trenes bala chinos han superado al shinkansen japonés, pero sin duda sigue siendo un modelo que ya querrían muchos países ni tan solo poder aspirar a acercarse. No es que sea una red infalible, y como siempre se pueden encontrar ejemplos de todo, pero sigue siendo, de lejos, el mejor sistema de transporte que puedes utilizar para visitar el país.

De los trenes japoneses se ha hablado mucho, y posiblemente de muchas de las cosas que comentaré a continuación ya habréis escuchado alguna cosa, pero no por ello considero menos importante resumir todo lo que hace falta saber sobre los ferrocarriles japoneses si vas a convertirte en usuario temporal mientras viajas por Japón.

La red ferroviaria japonesa es muy compleja y casi se podría decir que llega a todos los rincones del país, siendo posible incluso ir de una isla a otra en tren, pues bien por túneles submarinos (Honshu-Kyûshû y Honshû-Hokkaido), bien por puentes de longitud increíble que cruzan el mar (Honshû-Shikoku), las cuatro islas principales del archipiélago están comunicadas, como si fueran una sola masa de tierra.

Ferrocarrils08

Posiblemente la mayor complicación para entender el sistema ferroviario japonés lo encontremos en el hecho de que existan numerosas compañías ferroviarias, no una sola como suele suceder en otros muchos países. Además, las diversas compañías pueden realizar recorridos muy similares, e incluso es posible que prácticamente compartan estación. Por poner solo algunos ejemplos, en la estación de tren del aeropuerto de Kansai, en Ôsaka, el acceso a la estación de JR y a la de Nankai desde el exterior tan solo están separadas por un tabique, y desde los andenes de una puedes ver los del otro; en la estación de Nagoya, desde el mismo edificio puedes acceder a las estaciones de JR y Kintetsu; para acceder a Iga-Ueno, debes hacer transbordo de la línea de JR a una línea local, que nos lleva desde la propia estación de JR (no hace falta ni tan solo salir de la estación) hasta el centro de la población; o para acceder a la línea Enoden de Kamakura desde el interior de la población, debes atravesar por el interior de la estación JR.

Como podíes ver, todas las redes están muy interrelacionadas, y para llegar aun sitio concreto es posible que la solución más práctica sea combinar los trayectos de diversas compañías. Pero aquí vuelve a surgir el tema del elevado coste del transporte en Japón. Lo que puede ser el recorrido más práctico, no tiene por que ser el más económico, especialmente si disponemos de algún tipo de abono, como el JR Pass, seguramente el más utilizado por los turistas. En estos casos pueda salirnos mucho más a cuenta dar una vuelta para así ahorrarnos el dinero que nos costaría utilizar una de las líneas con las que no tenemos abono. Pero no solo JR tiene abonos de este tipo, y no todos ofrecen el mismo tipo de descuento, por lo que es preferible estudiar las diversas posibilidades según el viaje que queramos hacer.

Sobre los tipos de tren, con algunas excepciones, todas las compañías ofrecen los siguientes tipos de tren:

Ferrocarrils03

Shinkansen (新幹線): el tren de alta velocidad japonés, el primero que se construyó en el mundo, es de uso exclusivo de la compañía JR; que dispone de una red bastante amplia que comunica las principales zonas del país, y aunque no llega a todos los rincones de las islas niponas, poco a poco va ampliando sus servicios. Estos trenes, genéricamente considerados “Súper Express”, se dividen en tres tipos de servicios: Nozomi (のぞみ), Hikai (ひかり) y Kodama (こだま). Los nozomi son los únicos en que no se puede utilizar el JR Pass, y son los más rápidos de todos, no tanto po las características del material móvil, que puede ser el mismo que utilizan los otros servicios, aunque son los primeros en recibir los nuevos modelos, sino por que tan solo tienen parada en las ciudades más importantes. Los Hikari hacen algunas paradas más, mientas que los Kodama se detienen en todas las estaciones, aunque esto no quiere decir que hagan las mismas paradas que los trenes de cercanías, pues la línea shinkansen es especial, y en general tiene pocas paradas. Para que podáis hacer una comparativa, en el trayecto Tokyô- Ôsaka, los nozomi realizan 5 paradas, los hikari 9 paradas, y los Kodama 16 paradas.

Ferrocarrils06 Ferrocarrils04

Algunos de estos trenes pueden recibir nombres distintos según la zona a la que den servicio o configuraciones especiales, como los kodama denominados RailStar desde Ôsaka hacia el Sur, pero en el fondo todos pertenecen a uno de estos tres tipos.

Tokkyû (特急): los trenes más rápidos después del shinkansen son los “Express Limitado”. Estos trenes hace un número muy limitado de paradas, por lo que son la mejor solución para viajes largos a destinos a los que no llega el shinkansen.

Ferrocarrils05

Kyûkô (急行): son los trenes “Express”. Hacen algunas paradas más, pero aún así sob bastante rápidos y más económicos que los anteriores.

Kaisoku (快速): los engañosamente denominados “rápidos”. Son lo que en España denominaríamos semi-directos. Se trata de trenes de cercanías que no se detienen en algunas estaciones poco importantes.

Futsû (普通): el tren de cercanías que paran en todas las estaciones.

Ferrocarrils02

Ferrocarrils01

Respecto a la forma de utilizar los dos últimos tipos, cabría destacar que, al igual que hacen muchos japoneses, a veces podemos utilizar combinadamente los dos tipos de tren, el kaisoku para viajar más rápido entre las estaciones principales, y el futsû para llegar desde la última estación importante hasta la no tan importante, o viceversa. Este sistema se ve favorecido por que en Japón a ambos extremos del mismo andén suelen parar los dos tipos de tren. Así, en algunas estaciones principales, el futsû espera la llegada del kaisoku, que al detenerse al otro lado del andén, provoca un flujo de pasajeros de un tren hacia el otro.

Un aspecto destacable es que en Japón los precios no dependen directamente de los trenes, sino de la distancia recorrida, que tiene un precio establecido, y sobre el que posteriormente se van aplicando diversos suplementos según el tipo de tren que tomemos (kaisoku y futsû no tienen suplemento), si tenemos asiento reservado o no, y otras consideraciones como si se trata de trenes nocturnos, etc.

Ferrocarrils09Y ya que hablamos de las reservas, es recomendable reservar billete de forma anticipada para los trenes Express, y si hay la posibilidad (en los tokkyû y shinkansen), incluso reservar asiento, pues los vagones sin reserva suelen llenarse mucho. Además, con los abonos como el JR Pass, el hecho de hacer la reserva (que generalmente tiene un suplemento) no nos costarás ni un yen adicional. Para hacer estas reserva debes ir a las oficinas que cada compañía tenga destinadas a este efecto, que en el caso de JR son las denominadas midorinomadoguchi (literalmente ventanillas verdes), y si es posible llevad anotados todos los datos del tren, día y hora, y algunas posibilidades alternativas, ya que es posible que no os entiendan en inglés. La ventaja es que podréis hacer tantas reservas como queráis. Yo he llegado ha hacer, el primer día de un viaje de casi un mes las reservas de todos los viajes de larga distancia del viaje, para desesperación del empleado, que veía como se iba formando una larga cola de espera. Afortunadamente, como le pasé una lista muy completa, él pudo ir a su (vertiginoso) ritmo, y en pocos minutos me pudo dar los más de 30 billetes que le encargué…

Ferrocarrils10

Ferrocarrils07

Para los viajes de cercanías, si tenéis algún tipo de abono tan solo es necesario que paséis por la ventanilla de control de viajes o que validéis el billete del abono para entrar. Si no tenéis abono, deberéis comprar un billete en las máquinas expendedoras que hay debajo de las gigantescas pantallas de la estación con las estaciones y los precios de los viajes (generalmente las máquinas tienen un botón para mensajes en inglés). Por desgracia, las máquinas no funcionan indicando la estación de destino, sino por los precios de los billetes, así que en caso de duda, comprad el billete más económico, y al salir ya pagaréis la diferencia en las máquinas que hay a este efecto. Y es que siempre debéis guardar el billete hasta el final del recorrido, pues o bien debe entregarse al empleado o bien pasarlo por una máquina que se los queda. Si no tenéis el precio correcto, la máquina no os dejará pasar y devolverá el billete, con el que deberéis ir a las máquinas que os he mencionado, donde pagaréis la diferencia (sin ningún recargo) y os dará un billete para poder salir.

Hasta aquí todo lo que considero que deberíais saber sobre cómo y qué trenes coger, más adelante os hablaré del interior de los trenes japoneses, que también presentan numerosas diferencias con los de otros países.

A %d blogueros les gusta esto: