Archive for 27 marzo 2013|Monthly archive page

Dejima (出島)

Dejima07

La isla artificial de Dejima es posiblemente el enclave occidental más famoso de todo Japón, pues se convirtió en el único punto de contacto e intercambio entre occidente y Japón durante el largo período de aislamiento del país. Pero también fue por donde entraron las ideas y diversas técnicas que condujeron al país a la Restauración Meiji.

Cuando el gobierno japonés prohibió a los misioneros portugueses que hicieran proselitismo en Japón, en 1636 se construyó una isla artificial de 15.000m2 para confinar toda kla relación entre los dos países. Esta isla se denominó Dejima. En 1639 los portugueses fueron totalmente expulsados de Japón y Dejima quedó deshabitada hasta 1641 cuando los holandeses trasladaron su puesto comercial de Hirado a Dejima, convirtiéndose en ese momento en la única ventana a través de la cual los japoneses aprendieron, por ejemplo, nuevas técnicas en medicina. Pero también fue el punto a través del cual Japón fue conocido en el resto del mundo.

Dejima03

Dejima02

Dejima no era tan solo el sitio en el que tenían lugar los intercambios, donde atracaban las naves y donde se almacenaban las mercancías, era también el sitio en el que vivían los empleados holandeses, y los capitanes y marineros de los barcos. Los occidentales no podían ir y venir a su antojo, sino que estaban confinados a los límites de Dejima.

Con la Restauración Meiji y la occidentalización del país, Dejima dejó de tener razón de ser, y de hecho pronto dejó de ser una isla, pues tuvo lugar un intenso programa de reclamación de tierras al mar, que en 1904 integró totalmente Dejima en el resto de la ciudad. Hasta 1922, cuando el emplazamiento fue declarado Sitio Histórico de Interés Nacional, Dejima fue diluyéndose en el olvido, y no fue hasta 2011 que se pudo completar el proceso de recuperación y restauración que en la actualidad nos permite ver como era Dejima realmente, a pesar de que todavía quedan algunos proyectos por completar, como conseguir que Dejima vuelva a ser un sitio totalmente rodeado por agua y se recupere la totalidad de su forma en forma de abanico.

Dejima06

Dejima05

La reconstrucción actual de Dejima está dividida en dos partes. En una de ellas, denominada “zona de reconstrucción”, podemos ver los edificios reconstruidos, en el interior de los cuales se muestra a través de maquetas como era la vida en Dejima en esa época, o se ha convertido en sala de exposiciones para mostrar objetos de la época y parte de su historia, o se han reproducido los interiores para mostrar como eran. En esta zona también se pueden ver algunos de los cimientos que se han encontrado durante las excavaciones. La otra zona, denominada “zona de intercambio”, es más espaciosa, contiene edificios occidentales, pero de la Era Meiji, y sobre todo, contiene una maqueta a gran escala de todo lo que era Dejima, y que posiblemente sea uno de los elementos más espectaculares de todos.

Dejima01

Dejima04

Según el detalle con que visites todo lo que Dejima puede dar de si, el propio museo te recomienda dos posibles rutas, de 1 ó 2 horas de duración. La verdad es que puedes perderte durante un buen rato sumergiéndote en el pasado. Una visita muy recomendable y muy en sintonía con lo más interesante de Nagasaki, la combinación de culturas que han forjado a lo largo de los siglos esta población.

Información importanet:

  • Lugar: Dejima (Nagasaki – Pref. Nagasaki).
  • Entrada: 500円.
  • Cómo llegar: desde la estación de Nagasaki, subir al tranvía de la línea 1 en dirección ShokakujiShita y bajar en las paradas Dejima o Tsuki-machi, que nos dejarán a menos de 1’ a pie de una de las dos entradas a Dejima.
  • Álbum de Flickr: Dejima (出島).

Meiji Mura (明治村)

MeijiMura01En Japón son bastante habituales los museos al aire libre que muestran los edificios característicos de una época o de una zona, y el que visitaremos hoy, Meiji Mura (Pueblo de la Era Meiji), es uno de los más grandes. La Era Meiji (1867-1912) es el período en que Japón se abrió al resto del mundo después del largo período de aislamiento que representó la Era Edo (1603-1867). Pero la Era Meiji no representó tan solo un período de apertura, sino que fue cuando Japón se modernizó y convirtió en una nación moderna capaz de competir con las grandes potencias de la época. Y también fue un período en que la influencia occidental se notó con más fuerza, un período en que lo occidental parecía ser mejor que todo lo tradicional. Y una gran muestra de esta influencia la encontramos en la arquitectura.

MeijiMura05

Meiji Mura está situado en la ladera de una colina, a orillas del lago Iruka, y ocupa una superficie de 1.000.000 m2, en los que encontraremos más de sesenta edificios construidos en este período histórico. Algunos son reconstrucciones pues los edificios originales se perdieron a causa de terremotos o de la guerra, pero también los hay que son originales, trasladados al recinto de Meiji Mura para conservarlos y evitar así que se perdieran a causa de la vorágine del paso del tiempo. Las construcciones de la Era Meiji se caracterizan por, en buena parte, haber abandonado muchas de las técnicas características de construcción, con madera, adoptando el ladrillo, que fue dando paso al acero, el cemento y el vidrio. Es por eso que paseando por Meiji Mura nos parecerá que estamos en alguna zona europea o americana, a pesar de tratarse, a diferencia de las otras zonas de influencia occidental que hemos visitado este mes como Yamate o Dutch Slope, de edificios construidos por los propios japoneses.

MeijiMura02

MeijiMura06

MeijiMura07

El museo lo fundó el Dr. Yoshiro Taniguchi (1904-1979), quien le pidió a su compañero de estudios y Vicepresidente de la Compañía de Ferrocarriles Nagoya, Mr. Moto-o Tsuchikawa (1903-1974) que lo ayudara en un proyecto para salvar de la destrucción los edificios más emblemáticos que iban a ser destruidos, trasladándolos a Meiji Mura y reconstruyéndolos para que recuperaran su aspecto original. Los edificios proceden de todos los rincones de Japón, pero también de lugares tan lejanos como Hawai, Sao Paulo (Brasil) y Seattle (Estados Unidos). Diez de los edificios del museo están catalogados como Importantes Bienes Culturales.

El museo está dividido en cinco áreas repartidas por un entorno ajardinado muy bien cuidado, que podemos recorrer a pie, o en alguno de los medios de transporte, también de la época, que nos permiten ir de una zona a otra. Estos transportes son un tranvía de Kyôto, un autobús rural y un ferrocarril de vapor. De todos, el más práctico es el autobús rural, pues hace un recorrido que nos permite llegar a cualquier rincón del parque, pero todos ellos tienen el inconveniente de que se debe pagar un billete al margen de la entrada al museo (que de por sí ya es suficientemente cara), aunque si tenemos la intención de utilizarlos bastante, podemos adquirir un abono de viajes ilimitados (800円 si queremos que nos sirva para todos los transportes, 500円 solamente para el autobús rural).

MeijiMura08

MeijiMura09

Los edificios que encontramos en el museo son de todo tipo, y realmente se merecen una descripción detallada, pero eso lo dejaré para otra entrada. Lo que más destaca es que, al margen de las decoraciones interiores, también de la época, o de figuras para representar el uso que se hacía de ellos, algunos todavía mantienen sus funciones originales, u otras de bastante parecidas. Así, la Oficina de Correos Uji-Yamada, actualmente sirve todavía como oficina de correos, por si queréis adquirir sellos conmemorativos, o enviar una postal desde el propio museo. También hay una antigua carnicería, el segundo piso de la cual se utiliza como restaurante de platos de carne estofada.

MeijiMura04

Evidentemente, como es habitual en Japón, especialmente en este tipo de museos, puedes hacerte una foto vestido como lo hacían en la época, y adquirir toneladas de recuerdos de todo tipo. O incluso podéis tomar una cerveza esclusiva en los salones del antiguo Hotel Imperial de Tokyô, acabado en 1923, y después de la guerra, residencia de parte de las fuerzas de ocupación norteamericanas.

MeijiMura03

Personalmente creo que Meiji Mura es un sitio muy interesante para visitar, a pesar de todos los inconvenientes que representa. La entrada es bastante cara, pero teniendo en cuenta que para verlo adecuadamente necesitaréis todo el día (y a ser posible llegar muy temprano para marchar justo cuando estén cerrando), tampoco resulta tan traumático. Llegar también es un problema, pues se encuentra muy apartado (como es poco probable que estéis alojados en Inuyama, al menos deberéis venir desde Nagoya, y además, el autobús hasta allí tarda unos 20’). Por otro lado, el viaje desde Nagoya deberíais hacerlo con la línea privada (no sirve el JR Pass) ya que la estación de JR os deja demasiado lejos. Pero a pesar de todo, insisto, vale la pena.

Información importante:

  • Lugar: Meiji Mura (Inuyama – Pref. Aichi).
  • Entrada: 1.600円.
  • Cómo llegar: desde Nagoya, es preciso utilizar el tren de la línea local (Meitetsu) y bajar en la estación Inuyama. Al salir de la estación debemos subir a un autobús local (hay un cartel en la parada que indica que es el autobús para ir a Meiji Mura), que nos dejará en la puerta del museo en unos 20’.
  • Álbum de Flickr: Meiji Mura (明治村).

MeijiMura10

MeijiMura11

Jardines Glover (グラバー園)

Glover13

Thomas Blake Glover nació en Escocia en 1838 y con tan solo 21 años llegó a Japón en 1859, concretamente al puerto de Nagasaki, que acababa de abrirse totalmente al comercio mundial. Creó una compañía comercial y ayudó decididamente a los grupos de patriotas que querían acabar con el shogunato Tokugawa. Ayudó a que muchos jóvenes viajaran a Inglaterra a estudiar, colaboró e incluso ocultó de las autoridades a Sakamoto Ryoma. Después de la Restauración Meiji contribuyó decididamente a la introducción de la ciencia y la tecnología modernas en el país. Se casó con una japonesa (Tsuru) y vivió hasta 1911 en la ciudad de Nagasaki, por la que tanto llegó a hacer.

Su legado se conserva todavía en los jardines dedicados a su persona, los jardines Glover, situados sobre una colina desde la que se tiene una magnífica vista sobre el puerto de Nagasaki, y en los que podemos ver, no solo la residencia Glover, si no muchas más de las residencias y edificios construidos por los occidentales (algunos de estos edificios están considerados Importante Bien Cultural) que contribuyeron directamente al desarrollo de la ciudad. Y todo esto dentro del marco incomparable de unos jardines en los que podemos encontrar numerosos detalles y curiosidades.

Glover14

Glover12

Glover07

Glover05

En el interior de los edificios podemos ver desde exposiciones (por ejemplo de maquetas de barcos o cuadros que representan la época) hasta los muebles y la decoración que se utilizaba en la época. También hay una fuente muy especial, con las estatuas de Puccini y de Tamaki Miura, compositor y protagonista de la ópera Madame Butterfly, inspirada en primera instancia en hechos sucedidos en Nagasaki, y que podrían tener perfectamente como telón de fondo el paisaje de estos jardines.

Glover11

Glover08

Glover03

Entre las curiosidades que podemos ver por los jardines tenemos la figura de un guardián foo chino, que según dicen sirvió de inspiración para crear la conocida imagen del Kirin, que actualmente todavía en la imagen de la “Japan Brewery Company” que fundó Glover. O una palmera Sago de más de 300 años que fue un regalo de Satsuma a Glover por su mediación para poner fin a la guerra entre Satsuma e Inglaterra, y que actualmente es uno de los ejemplares de esta especie más impresionantes de todo el país.

Al final de la visita, cuando nos dirigimos a la salida, llegamos al Museo de las Artes Tradicionales de Nagasaki, donde podremos ver un documental sobre el Festival Kunchi, uno de los más importantes que tienen lugar durante el año en la ciudad, y en el que queda claro la influencia extranjera, especialmente china y occidental. También podemos ver los dragones rojos y blancos que se utilizan durante el Festival Kunchi, así como otros elementos que se usan durante este importante festival. Y como no podría ser de otra forma, también podemos encontrar una zona para adquirir recuerdos de la visita y otros “omiyage”.

Glover01

Glover02

En su conjunto visitar estos jardines se convierte en un agradable e instructivo paseo, con buenas vistas y que recomiendo encarecidamente. Además, a pesar de estar situado en una colina, su visita no es fatigosa gracias a las escaleras mecánicas, las cintas transportadoras y las suaves pendientes que hay por ir de una zona a otra. Y si queréis complementar aún más la visita, siempre os podéis caracterizar de la época (500円por 30’) o tomar algo en el Jiyu-Tei Café mientras admiráis las vistas del puerto.

Información importante:

  • Lugar: Jardines Glover (Nagasaki – Pref. Nagasaki).
  • Entrada: 600円.
  • Cómo llegar: bajar en las paradas Oura Tenshudo-shita o Ishi-bashi de los tranvías de la línea 5 y después caminar unos 8’.
  • Álbum de Flickr: Glover Garden (グラバー園)

Glover10

Glover09

Glover04

Glover06

Yamate (山手)

Puede parecer un contrasentido que viajemos miles de kilómetros para visitar casas europeas, pero en Yokohama, una de las ciudades más internacionales que he visto en Japón, la verdad es que los más interesante que se puede visitar tiene mucho más en común con otros países que no con el propio Japón. Al margen de toda la zona moderna de la ciudad, como Minato Mirai 21, Sky Garden o Yamashita kôen, de los que ya os he hablado anteriormente, su interés procede principalmente de la China y de Europa, con dos zonas muy próximas: Chinatown y Yamate.

Yamate02

En la zona de Motomachi-Yamate, llena de empinadas calles que suben y bajan por las colinas de la zona, además de dos calles muy comerciales (las calles Naka y Motomachi), hay numerosos edificios de la época Meiji, construidos por los europeos que se establecieron en la ciudad cuando esta se convirtió en uno de los puertos más importantes del comercio exterior después de tantos años de aislamiento. Toda la zona está llena de edificios modernos y rehabilitaciones de los antiguos, pero se conservan muchos, generalmente utilizados como museos, que simplemente se han restaurado para conservar el estilo y la atmósfera de la época. Así, encontramos una residencia diplomática, casas de mercaderes como al residencia Ehrismann, y también edificios construidos por los europeos en fechas más tardías, como Berrick Hall, construido como residencia para mercaderes británicos en 1930.

Yamate03

Yamate06

Yamate04

También encontramos en esta zona diversas zonas verdes. Unas, como el parque Yamate o el parque Motomachi, albergan algunos de estos edificios, o el cementerio europeo de la ciudad (situado junto al parque Motomachi), mientras que otros se han formado alrededor de museos o edificios con una vocación más paisajística, como el parque Minatonomieruoka (literalmente, parque para ver el puerto), desde el que se tienen unas magníficas vistas de la zona portuaria.

Yamate01

Yamate08

Yamate10

En conjunto pues, se trata de una zona para visitar tranquilamente, paseando, viendo unos edificios que encajarían mucho mejor en otras zonas del mundo, y disfrutando de los parques, especialmente en las épocas de floración de los cerezos o de algunas de las flores plantadas en sus parterres, como las rosas, mientras somos testigos de la belleza que nos rodea, y que es habitualmente plasmada por el número increíblemente elevado de pintores que se reúnen en la zona para plasmarla en sus cuadros.

Yamate09

Yamate07

Información importante:

  • Lugar: Yamate (Yokohama – Pref. Kanagawa).
  • Cómo llegar: bajar en al estación Ishikawacho, de la línea JR Negishi. Es al misma estación que recomiendo para ir a chinatown, pero en este caso debéis salir por el otro extremo de la estación.
  • Álbum de Flickr: Yamate (山手)

La Cuesta de los Holandeses (オランダ坂)

Durante una buena parte de su historia, Japón ha estado cerrado al exterior, especialmente a los occidentales, que se vieron obligados a comerciar bajo fuertes restricciones, tanto respecto a quién como dónde. Así, en el momento de la Restauración Meiji, casi todo lo que se conocía de Occidente procedía de Nagasaki a través de los comerciantes holandeses y británicos. Pero para los japoneses, todos los occidentales eran denominados holandeses, especialmente en el único puerto que había mantenido el comercio con ellos. Per eso, cuando finalmente el país volvió a abrirse al exterior, y se empezaron a importar cosas occidentales, todos los europeos que se establecieron en Nagasaki, fuera cual fuera su procedencia, eran “los holandeses”. Y de aquí viene el nombre de esta empinada calle, denominada aún hoy en día La Cuesta de los Holandeses, pues recorre la zona en la que se instalaron la mayor parte de estos occidentales recién llegados, y la calle así denominada era “la que siguen los holandeses (por occidentales)” cuando iban del puerto a sus mansiones.

DutchSlope01

DutchSlope05

Actualmente apenas se nota la diferencia con el resto de la ciudad moderna, pero todavía quedan algunos edificios, uno de los cuales se puede visitar libremente, para que puedas ver como eran aquellas casas construidas al margen del resto de la ciudad, en una de sus muchas colinas. Y si tenemos en cuenta los sentimientos xenófobos que seguramente tenían muchos de sus ocupantes, probablemente era así para “no tener que respirar el mismo aire contaminado que la población local”.

Es edificio que se puede visitar es el nº12, y se trata de un edificio construido en 1868. Originalmente sirvió como Consulado Rudo, y posteriormente lo ocupó el Consulado Norteamericano, para acabar siendo la residencia de los misioneros de la Iglesia Metodista Americana. La estructura original era un edificio de una sola planta con tejas japonesas y un largo porche.

DutchSlope03

DutchSlope04

En 1941 el edificio fue donado a la escuela Kwasuui, que a su vez la donó a la ciudad en 1976. Finalmente, en 1995 se restauró el edificio tal y como lo podemos ver actualmente. El edificio es un buen ejemplo de las primeras construcciones occidentales durante la Restauración Meiji, con un corredor central ancho y salas muy especiosas características de los consulados de la época. Los soportes que hay en la parte superior de los pilares del porche no son nada comunes en Nagasaki.

Información importante:

  • Lugar: casa occidental en el nº12 (Nagasaki – Pref. Nagasaki).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: bajar en la parada Shimin Byoinmae de los tranvías de la línea 5 y después debemos caminar unos 10’ por “dutch slope”.

DutchSlope02

A %d blogueros les gusta esto: