Archive for 29 abril 2013|Monthly archive page

Jardines Hama Rikyû (浜離宮)

Su nombre completo es Hama-rikyû Onshi Teien (浜離宮恩賜庭園), y son unos magníficos jardines que por un lado quedan enmarcados por los grandes rascacielos tokiotas, y por el otro limitan con la bahía de Tôkyô. Los rascacielos le confieren un cierto encanto adicional por el contraste que representan, y su proximidad al mar hace que contenga diversas lagunas de agua salada que van cambiando de nivel con las mareas. Y para que no falte nada de lo que puede encontrarse en un jardín japonés, incluso podemos tomar un té y algún dulce en la casa de té que hay en una de las isletas de estas lagunas.

El jardín se levanta sobre lo que originalmente fue una residencia de los Tokugawa, a la que acudían para cazar patos. Posteriormente fue un sitio de paseo para el Emperador, hasta que finalmente se abrió al público. De épocas anteriores quedan algunos indicios, como algunas construcciones en las que se apostaban los cazadores, un antiguo foso y un trozo de muralla reconstruida.

HamaRikyu02

HamaRikyu04

Como suele ser habitual en los jardines japoneses, cada estación del año presenta sus atractivos dentro del parque, i a pesar de no ser tan popular como otros jardines de la ciudad en este aspecto, sus ciruelos, cerezos, arces, peonías, etc. contribuyen a teñir el parque del color de cada estación.

HamaRikyu01

HamaRikyu03

Para acceder al parque hay diversas posibilidades, pues el parque tiene dos puertas principales, pero posiblemente la mejor opción, además de ser la más original que he visto, es acceder a él en barco. Y es que la línea de autobús acuático que comunica Asakusa y Odaiba bajando por el río Sumida hace una parada en los jardines. Si elegís esta opción, debéis adquirir la entrada al parque junto con la del autobús, en Asakusa (durante el viaje de vuelta, de Odaiba a Asakusa, no realiza esta parada).

En resumen, un lugar en el que se respira tranquilidad hasta tal punto que si no fuera por que puedes ver los rascacielos al fondo, nunca dirías que te encuentras en la ciudad más densamente poblada del planeta.

Información importante:

  • Lugar: Jardines Hama Rikyû (Chûô-ku – Tôkyô).
  • Entrada: 300円.
  • Cómo llegar: o se utiliza el autobús acuático desde Asakusa, o se debe bajar en la estación Shimbashi de JR (y caminar unos 10’); también se puede bajar en la estación Shiodome de la línea de metro Oedo o del monorraíl Yurikamone.

Parque Yoyogi (代々木公園)

Una de las recomendaciones para visitar Tôkyô que suelen hacerse siempre que se plantea esta cuestión es sin duda “visitar el Parque Yoyogi un domingo”. Y es que el Parque Yoyogi es una zona muy interesante, situada en medio de diversas áreas muy próximas y tanto o más interesantes, como el Santuario Meiji, Harajuku, etc., que tiene un carácter propio, especialmente los domingos, que le convierten en un polo de atracción de muchas de las particularidades de los japoneses.

Yoyogi09

Yoyogi03

Yoyogi05

El año 1964 Tôkyô fue la sede de los Juegos Olímpicos, y fue en la zona que actualmente ocupa el Parque Yoyogi donde se construyó la villa olímpica y algunas de las instalaciones deportivas en las que se celebraron las competiciones. La zona de Yoyogi anteriormente había sido testigo de muy diversas actividades a lo largo de su historia, desde el primer despegue de un avión a motor en Japón (1910) a terreno para desfiles militares, y durante la ocupación militar americana, es donde se construyeron las residencias de los oficiales norteamericanos. Con las olimpiadas se remodeló toda la zona, y se construyó el Gimnasio Nacional Yoyogi, en el que actualmente todavía se realizan actividades de todo tipo. Finalmente, en el año 1967 la mayor parte de la zona se convirtió en un parque abierto al público.

Yoyogi10

Con la apertura del Parque Yoyogi, conjuntamente con el Santuario Meiji, se convirtió en uno de los pulmones verdes más grandes de la ciudad, y una de las zonas más dinámicas en actividades populares (aunque últimamente parece que las autoridades quieren limitarlas en parte, y hacer que una buena parte de ellas se trasladen a otras zonas).

Al margen del atractivo propio del parque por si mismo, aunque en este aspecto podríamos considerarlo un parque urbano más con zonas ajardinadas e instalaciones deportivas, los domingos tienen una connotación muy especial, pues es el día en que muchos japoneses van a practicar sus actividades preferidas, desde hacer ensayos a prácticas de teatro, artes marciales o lo que sea, a realizar verdaderos mini conciertos de música (y tal vez tener la posibilidad de ser descubiertos por algún cazatalentos). Algunos de estos grupos ya se han convertido en un atractivo turístico más del parque, como el grupo de rockabilly que se ha hecho famoso después de salir en infinidad de documentales sobre la ciudad y actualmente forman grandes corros de gente esperando su actuación (aunque los miembros originales ara hacen más de “estrellas” y dejan los bailes a otros). Su Cadillac rosa, los zapatos totalmente destrozados y reparados con precinto, los tupés súper exagerados y las chupas de cuero con símbolos en la espalda ya forman parte del paisaje de Yoyogi.

Yoyogi01

Yoyogi07

Yoyogi04

Yoyogi06

En primavera, cuando florecen los cerezos, el parque llega a otro nivel de ocupación, entre los usuarios habituales y los que vienen simplemente a disfrutar del hanami, no queda ni un solo centímetro libre. Pero no son solo los espacios ajardinados los que están abarrotados, avanzar por los caminos, o simplemente ir a uno de los lavabos públicos puede ser una odisea casi imposible. Y si a todo esto le añadimos algún evento masivo en el gimnasio u otra zona próxima, es muy probable que no podáis avanzar más que unos centímetros por minuto. ¿Agobiante? La verdad, yo que lo he vivido y que he de decir que no me gustan demasiado las grandes masas de gente, he de decir que bastante. Pero a pesar de ello sigo recomendándolo. ¡Habéis de ir!

Yoyogi11

Yoyogi08

Yoyogi02

Información importante:

  • Lugar: Parque Yoyogi (Shibuya-ku – Tôkyô).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: al parque Yoyogi se puede acceder por diversos sitios, pero la entrada más recomendable es la situada cerca de Harajuku. Para llegar a este acceso lo mejor es bajar en la estación de Harajuku de la línea Yamanote de JR, o la estación Meiji-Jungumae de la línea Chiyoda o la línea Fukutoshin del metro.

Shinjuku gyoen (新宿御苑)

Si alguien que ha visitado Tôkyô te dice que ha estado en Shinjuku, cosa que prácticamente nadie deja de hacer, probablemente se referirá a que ha estado en la zona de los rascacielos, probablemente que ha subido al mirador del gobierno metropolitano, y que se ha paseado por la zona de ocio de Golden Gai, Kabukicho y alrededores. Si le han dedicado un poco más de tiempo es posible que hayan paseado por la denominada Southern Terrace, pero seguro que muy pocos se habrán desviado un poco más hacia el Este para visitar los jardines imperiales Shinjuku Gyoen, un parque que es recomendable visitar no una vez, si no como mínimo una en cada estación del año.

Los orígenes de estos jardines se remontan a inicios del período Edo, cuando las tierras que ocupan fueron entregadas a Naito Kiyonari, un vasallo de Tokugawa Ieyasu. Durante la Era Meiji el gobierno recuperó estas tierras para establecer el Centro Experimental Shinjuku Naito para estudiar técnicas agropecuarias occidentales, probar nuevas técnicas para cultivar frutas y verduras, para criar gusanos de seda y para cuidar animales en granjas. Posteriormente el área fue durante un breve período de tiempo el Jardín Botánico Shinjukui, hasta que en 1906 se transformó en el jardín imperial, que se abrió finalmente al público como lo que es actualmente en 1949.

ShinjukuGyoen01

El diseño del parque lo realizó Henri Martine, un horticultor francés, reflejando las ideas de Hayato Fukuba, que fue un científico agrícola durante los períodos Meiji y Taisho. El jardín se concibió como un ejemplo representativo de los jardines occidentales modernos del príodo en que se concibió (Era Meiji), y por eso podemos encontrar tres áreas con estilos característicos de jardín:

ShinjukuGyoen03

Jardín escénico inglés: una gran extensión de césped, con algunos ejemplares de zelkova, tulipaneros y otros árboles de grandes dimensiones que crean una zona amplia y despejada dentro del jardín.

Jardín formal francés: una parte que desborda simétrica belleza con un lecho central de rosas y filas de sicomoros a los lados.

Jardín tradicional japonés: un pequeño riachuelo se abre paso por un jardín con un trazado recurrente, adornado con pequeños edificios tradicionales como casas de té o el denominado Pabellón Taiwanés.

Yo no he tenido la suerte de poder visitarlo en el momento de máximo esplendor de cada estación del año, pero el Shinjuku Gyoen es un magnífico lugar para visitar en cualquier época del año. En primavera no solo florecen los cerezos, de los que hay 75 variantes con un total de 1500 árboles, si no muchos otros tipos de plantas, como un árbol de magnolias que se dice es del período Edo, y que es uno de los 10 árboles más espléndidos del parque. En verano todo se tiñe de verde y el parque se rejuvenece totalmente, y las rosas del jardín francés muestran su mejor aspecto, al igual que los lirios. El otoño es el momento de ver como cambian de color las hojas de los tulipaneros, los sicomoros, los arces, y a principios de noviembre tiene lugar una muestra de crisantemos. Finalmente, en invierno, cuando los árboles se quedan sin hojas, es el mejor momento para observar los pájaros o las pocas plantas que florecen incluso en esta época, como los narcisos.

ShinjukuGyoen02

ShinjukuGyoen04

Como podéis observar, todo el año hay cosas magníficas para ver y fotografiar. No es extraño pues encontraros con japoneses que, cámara y escalera en mano, se pasan horas tratando de hacer la mejor fotografía posible. Y aunque hace falta pagar para entrar, el coste es tan ridículo si lo comparamos con los precios habituales para entrar en cualquier parte, que casi ni os daréis cuenta.

Pero en el parque no solo pueden verse los jardines. También hay plantas más raras en el invernadero, y otros edificios interesantes. El Pabellón Taiwanés (Kyu-goryo-tei) se construyó en 1928 para conmemorar la boda del Emperador Showa (Hiroito) y es un magnífico ejemplo del estilo arquitectónico de Minnan (en el Sur de China, en la provincia de Fujan), motivo por el que fue catalogado como Edificio Histórico de Tôkyô en 2004. otros edificios son la casa de té Rakuu-tei, donde puedes tomar una taza de té mientras disfrutas del ambiente; la antigua casa de reposo imperial (Kyu-gokyu-sho), construida para la familia imperial en 1896, y posteriormente utilizada como club social; o los diversos edificios de servicios, en los que suele haber exposiciones relacionadas con el entorno natural y su conservación.

ShinjukuGyoen05

Información importante:

  • Lugar: Shinjuku gyoen (Shinjuku-ku – Tôkyô).
  • Entrada: 200円.
  • Cómo llegar: para entrar por el Sur del parque, debéis bajar en la estación Sendagaya de la línea JR Sobu, o la estación Kokuritsu-kyogijo de la línea Toei Oedo (y caminar unos 5’). Para entrar por el Norte del parque debéis bajar en la estación Shinjuku-gyoenmae de la línea Marunouchi (apenas debe caminarse 1’), o bien en la estación Shinjuku-sanchodome de las líneas Marunouchi o Toei Shinjuku (y caminar unos 5’).

Higashi gyoen (東御苑)

Los Jardines Orientales del Palacio Imperial, también conocidos como Jardines Imperiales del Este, ocupan 210.000 m2 de terreno en lo que antiguamente eran el Honmaru (ciudadela interior) y Ninomaru (segunda ciudadela) del castillo de Edo.

En 1457, con la caída del clan Edo, Ôta Dôkan construyó un nuevo castillo en el emplazamiento actual. Este castillo sufrió numerosas reconstrucciones y ampliaciones, hasta que con la llegada de los Tokugawa al poder, y el establecimiento de Edo como capital del país, este castillo se convirtió en la residencia oficial del shogun y se siguió ampliando, hasta convertirse en 1636 en el más grande de Japón.

HigashiGyoen04

Con la caída del shogunato, el castillo pasó a ser la residencia del Emperador, y así a sido hasta la actualidad. El actual Palacio Imperial está situado en parte de los terrenos del antiguo castillo, pero en 1960 se decidió reparar una zona del castillo y prepararla para convertirla en unos jardines imperiales que se acabaron abriendo al público en 1968.

Entre otras actuaciones, se derruyeron diversas construcciones, principalmente cuadras, dónde se guardaban los carruajes y terrenos dedicados a montar a caballo. Algunos se trasladaron, como el Hospital de la Agencia Imperial. Se completó el foso de la segunda ciudadela, y se restauraron varias puertas, baluartes y puestos de guardia, y finalmente se construyeron las instalaciones necesarias para los visitantes, así como el diseño de los jardines.

HigashiGyoen01

La visita a estos jardines nos permitirá ver de cerca algunos de los elementos característicos de los castillos japoneses, como murallas, torres de defensa y puertas de acceso, pero lo más importante sin duda es la flora, como la zona noroeste del ninomaru, en el que hay plantados diversos árboles que simbolizan las diversas prefecturas del país.

En el jardín hay diversas especies de árboles y flores, desde cerezos (no tratéis de hacer un hanamí debajo de estos) a rosales, pero no llega a tener ni tantas especies ni tan específicas como tienen otros jardines de la ciudad, y en consecuencia las diferencias entre las estaciones no presentan un contraste tan grande. Por otra parte, la gran ventaja que tiene este jardín es que la estrada es gratuita. Al entrar has de tomar una ficha de control, que debes devolver a la salida, pero no hace falta pagar ni un yen.

HigashiGyoen03

HigashiGyoen02

Visitar estos jardines es una buena idea, especialmente si lo combinamos con la visita la Palacio Imperial (podéis pedir acceder a los jardines una vez finalizada la visita al Palacio, y os dejarán entrar por una puerta especial, que os ahorrará un buen paseo por el exterior). Si lo hacéis así, posiblemente ya habréis visto la mayor parte de los elementos arquitectónicos, pero aún así, vale la pena que os fijéis en los que hay en el jardín, especialmente las construcciones realizadas a partir de la Era Meiji como la sala de conciertos. Evidentemente, sin olvidarnos de la flora.

Información importante:

  • Lugar: Jardines orientales del Palacio Imperial (Chiyoda-ku – Tôkyô).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: la estación de metro Takebashi de la línea Tozai nos deja entre dos de las tres puertas de acceso a los jardines.

Jardines exteriores del Palacio Imperial (皇居外苑)

El perímetro del Palacio Imperial de Tôkyô es un magnífico paseo de casi 5km que muchos aprovechan para hacer deporte (básicamente jogging) y que recorre los fosos del palacio y desde el que podemos ver las murallas y las diversas puertas y puentes, así como los accesos al Palacio Imperial y a los Jardines Imperiales del Este, que son zonas acotadas. En el extremo más cercano a Hibiya y Marunouchi (donde está situada la estación de Tôkyô) encontramos lo que los japoneses denominan Koukyogaien, y que podríamos traducir como jardines exteriores del Palacio Imperial. Esta zona ajardinada es un amplio parque por el que pasear y ver algunos de los pocos elementos característicos del Palacio Imperial que pueden verse desde el exterior.

Jardins08

Jardins02

Jardins07

Si lo comparamos con otras zonas del Palacio Imperial que se pueden llegar a visitar, la zona no tiene nada de especial, pero tiene la gran ventaja de que está situada muy cerca de una zona por la que es muy probable que pasemos al ir o venir, o haciendo un pequeño desvío de las numerosas zonas interesantes que hay por los alrededores, como Ginza, Hibiya, o la estación de Tôkyô, por poner solo unos pocos ejemplos. También es una zona magnífica para ver los grandes edificios que se levantan por los alrededores desde la perspectiva de la distancia, libres como estaremos de la limitación de la anchura de las calles.

Jardins01

Jardins05

Jardins03

No es un sitio especialmente interesante para ir de forma deliberada, pero si muy recomendable no evitarla si estamos en la zona, pues no nos quitará demasiado tiempo. Lo que no recomendaría en absoluto es hacer todo el recorrido de circunvalación del Palacio Imperial, excepto en el caso que tengamos tiempo y queramos ver otros de los elementos próximos a diversos puntos de la zona, como el propio Palacio Imperial, los Jardines del Este, el Budokan, o Yasukuni y el Yushukan.

Información importante:

  • Lugar: Jardines Exteriores Palacio Imperial (Chiyoda-ku – Tôkyô).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: la estación Nijubashimae de la línea Chiyoda es la más apropiada, pero también podéis bajar en las estaciones Otemachi de diversas líneas de metro, o la estación Hibiya de las líneas Chiyoda o Mita, o incluso en la estación Sakuradamon de la línea Yurakucho. En cualquier caso, la zona está muy bien comunicada, y cualquier estación de la zona os permitirá llegar tras un muy breve recorrido a pie.

Jardins06

Jardins04

A %d blogueros les gusta esto: