Archive for 24 mayo 2013|Monthly archive page

La Calle de las Ranas – Nawatedori (なわて通り)

Matsumoto es una población de la prefectura de Nagano famosa especialmente por tener uno de los castillos del cuervo más importantes del país. Su castillo se denomina así por su color negro, y es prácticamente el único reclamo de la ciudad que realmente se promociona. Algunos visitantes tal vez oigan hablar del museo de la ciudad (porque está situado justo al lado del castillo), e incluso es posible que conozcan la antigua escuela Kaichi. Total, una visita que puede realizarse en tres horas o menos, según el detalle con que visites el castillo, y de si vas a pie o con autobús desde la estación de tren al castillo. Un buen sitio para una visita de medio día que puedes realizar incluso si estás alojado en Tōkyō o Nagoya.

Pero si en vez de utilizar el autobús para ir directos al castillo, vamos caminando (o fijándonos en los sitios por los que pasa el autobús), justo al cruzar el río Metoba, hay una calle singular que, a pesar de llamarse oficialmente Nawatedori, todo el mundo la conoce como la Calle de las Ranas. Se trata de una calle comercial en la que se respira un ambiente a antiguo, que tiene como símbolo las ranas.

granotes04

granotes03

Y es que haciendo uno de los juegos fonéticos que tanto les gustan a los japoneses, la palabra “kaeru” puede significar rana (蛙), volver (帰る) y comprar (買える), a lo largo de la calle se pueden encontrar innumerables representaciones de ranas, decorativas o en forma de objetos y amuletos a la venta. Tradicionalmente, en el río habían muchas ranas, y eran típicos los amuletos (una vez más por el juego fonético de las palabras) en forma de rana para poder volver a salvo de las peligrosas montañas que rodean Matsumoto.

granotes05

Actualmente no se si quedan demasiadas ranas en el río (yo no vi no escuché ninguna), pero en las tiendas que ocupan casi toda la calle se pueden encontrar todo tipo de objetos dispares (incluso en la misma tienda), muchas veces con motivos de ranas. Uno de los productos más interesantes de conseguir son algunos dulces y galletas de arroz. Y por lo que respecta a los amuletos, no solo dicen que sirven para regresar a salvo a casa, si no que si los pones en el monedero, ¡hacen que el dinero regrese a él!

La entrada de la calle más próxima a la parad del autobús está marcada por una gran escultura de fibra de vidrio realizada por estudiantes de Bellas Artes de Tōkyō que representa unas ranas gigantescas caracterizadas como samuráis y, evidentemente, montadas en una rana (¿o quizás sea un sapo?). También hay un pequeño templo dedicado a las ranas, y diversas estatuas de este batracio, formando un conjunto muy “kawaii” que vale la pena visitar con calma, aunque no tengáis intención de comparar nada (¡Pero cuidado, que una cosa son las intenciones y otra la realidad resultante!).

granotes02

Información importante:

  • Lugar: Nawatedori (Matsumoto – Pref.Nagano).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: Nawatedori está a 20’ caminando de la estación JR de Matsumoto. Si utilizamos el autobús para ir al castillo de Matsumoto, la parada 5 (Hachijuniginkomae), justo después de pasar el río, nos deja prácticamente en la estrada de Nawatedori.

granotes01

Anuncios

Templo Hanazono (花園神社)

Shinjuku es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Tōkyō. Los rascacielos, el mirador del gobierno metropolitano, la estación más concurrida del mundo, la zona de diversión de Kabuki-cho, o la zona de Golden Gai, cada día son visitadas por mucha gente, tanto japoneses como turistas de todas las nacionalidades. La mayoría de los visitantes darán una vuelta por los sitios antes mencionados, se admirarán por los neones, la cantidad de gente, tal vez esperarán a alguien delante de la pantalla gigante de Studio Alta, etc. Pero si alejan un poco, no demasiado, apenas unos centenares de metros, tendrán la posibilidad de ver un pequeño templo rodeado por todos lados por los altos edificios de la zona. Este templo se llama Hanazonojinja, y es un santuario que dicen favorece la prosperidad en los negocios, así que no es extraño que se encuentre en esta zona.

Hanazono es un santuario sintoísta que es fácil que pase desapercibido, pues como he dicho está rodeado de edificios altos, y solo se ve un torii en lo que parece un callejón entre dos edificios como entrada. No tiene ningún elemento realmente espectacular que lo haga destacar de tantos otros templos como este, pero comparado con el ruido de la calle, es como un oasis de paz en medio de uno de los barrios más frenéticos de la ciudad.

hanazono03

hanazono02

Si además lo puedes visitar en domingo, se monta un mercadillo denominado Aozora-kotto-ichi, en el que puedes encontrar porcelanas, libros viejos, ropa de segunda mano… Y en noviembre se celebra el Tori-no-ichi, un festival muy popular. Es un festival dedicado a la prosperidad en los negocios, y en el templo se venden unas efigies ricamente decoradas sobre unas “raquetas” de bambú que osn símbolo de buena suerte.

Los orígenes del templo parece que se remontan a principios de la Era Edo, cuando era uno de los templos guardianes de la ciudad, pero no es hasta 1803 que aparece el nombre de Hanazono, que era el nombre con el que era popularmente conocido. Relacionado en cierta forma con el Templo Fushimi-Inari, su nombre oficial durante mucho tiempo ha sido Templo Inari, pero al forma popular de denominarlo acabó triunfando, y a principios de la Era Taisho cambió definitivamente su nombre a Hanazono Inari Jinja, reforzando su nombre popular de “jardín de flores” (Hanazono).

Información importante:

  • Lugar: Templo Hanazono (Shinjuku-ku – Tōkyō).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: desde la estación de metro Shinjuku san-chome, se debe caminar unos 3’; desde la salida Este de la estación de Shinjuku (JR, línea Keio, línea Odaikyu, Línea Seibu y metro) son unos 7’.

hanazono04

hanazono01

Cementirio Yanaka (谷中霊園)

Visitar cementerios no es algo que guste a demasiada gente, pero también hay quien le encanta hacerlo. En cualquier caso, entre las calles tradicionales de Taitō-ku que he repasado en las últimas entradas, hay uno que si vale la pena visitar, tanto si eres de los que te gusta visitarlos, como si eres de los que no. Se trata del Cementerio de Yanaka, un cementerio muy grande, que ocupa los terrenos de un antiguo templo.

Yanaka02

Antiguamente se llamaba Yanaka Bochi (谷中墓地), pero en 1935 pasó a denominarse Yanaka Reien (谷中霊園). Es un cementerio bastante atípico, incluso para los estándares japoneses, posiblemente por el hecho que originariamente los terrenos que ocupa formaban parte de un templo. Tiene una gran avenida, en la que se pude encontrar incluso un koban (comisaría de policía), y dicen que en primavera la vista es magnífica, pues está lleno de cerezos que cuando florecen lo convierten en un magnifico sitio para pasear.

Históricamente tiene mucha importancia, pues en él hay una zona (cerrada al público) en el que se encuentran las tumbas de algunos miembros del clan Tokugawa, como el último shogun, Tokugawa Yoshinobu. Pero también hay las tumbas de muchas personalidades japonesas famosas, a pesar que a nosotros, como extranjeros, la mayoría ni si quiera nos sonarán.

El cementerio se fundó oficialmente durante la Restauración Meiji a causa de la política de separación entre Budismo y Sintoísmo, que obligó a crear nuevos cementerios para los rituales sintoístas (hasta entonces, la mayor parte se encontraban dentro de los templos budistas). La solución a la que recurrieron fue abrir nuevos terrenos públicos para los entierros. Así, en 1872 las autoridades confiscaron una buena parte del templo Tennō-ji para declararlo cementerio público. A consecuencia de ello, el camino de aproximación al templo es ahora uno de los caminos principales del cementerio, junto al cual había una pagoda de cinco pisos que fue quemada en 1957 en un caso de suicidio muy famosos, y que ha inspirado alguna que otra novela.

Yanaka01

El cementerio está situado muy cerca de la estación de Nippori, por lo que es un sitio de paso casi obligatorio si vas a visitar la zona de Taitō-ku desde esta estación, o si te diriges a ella después de haber visitado la zona. Es por esto, y por que incluso en su interior puede respirarse el aire “retro” de todo el barrio, que os recomiendo que no lo evitéis simplemente por tratarse de un cementerio.

Información importante:

  • Lugar: Cementerio Yanaka (Taitō-ku – Tōkyō).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: desde la parada Nippori de la línea Yamanote de JR apenas si hace falta caminar 1’, 5’ desde la parada Nishi-Nippori, también de JR.

Nezu Jinja (根津神社)

En el artículo anterior os hablé de las calles secundarias de Taitō-ku y de cómo se están modernizando a pasos agigantados, pero todavía quedan rincones que vale la pena ver. Y, aunque técnicamente pertenece a Bunkyō-ku, considero que un de ellos es un pequeño templo sintoísta que contiene numerosos elementos que han sido catalogados como Bien de Interés Cultural, siendo uno de los pocos templos así catalogados en la ciudad de Tōkyō. Estoy hablando del santuario Nezu, uno de los templos más antiguos de la ciudad y una de las mejores visitas de la zona.

NezuJinja01

Se dice que este templo fue fundado hace más de 1900 años por el legendario sacerdote Yamato Takeru no Mikoto en Sendagi, consagrándolo a Susanoo no Mikoto. En 1705, el 5o shogun, Tokugawa Tsunayosi, construyó las estructuras actuales, trasladando el templo original a la zona de Nezu para conmemorar la adopción de Tokugawa Ienobu como su sucesor. Este, cuando se convirtió en el 6º Shogun, lo adoptó como deidad protectora, e hizo una ofrenda de tres mikoshi (templetes portables) y estableció el Tenka Matsuri, que todavía se celebra actualmente el 21 de Septiembre.

Entre los edificios más destacables del templo encontramos el Honden (santuario principal), el Haiden (sitio de plegari), Heiden (sitio para las ofrendas), Karamon (puerta de estilo chino), Romon (puerta de dos plantas) y Sukibei (muro con ventanas entramadas) de estilo Gongen. De todos ellos, el Honden y las dos puertas mencionadas son las construcciones originales más antiguas que quedan en Tōkyō. Entre los edificios también encontramos un escenario (kagura-den) y un estanque (de aguas bastante turbias) con carpas. Y a pesar que no tiene ni punto de comparación, si no podéis visitar Inari en Kyōto, aquí también tenéis un pequeño (muy pequeño) túnel de torii por el que pasar. Eso si, si sois un poco altos, id con mucho cuidado de no daros un coscorrón.

NezuJinja03

NezuJinja02

La zona en la que se encuentra el templo también es destacable por sus azaleas (tsutsuji) y glicinas (fuji) que florecen a finales de Abril o principios de Mayo, hasta el punto que se celebra un Tsutsuji matsuri.

Información importante:

  • Lugar: Nezu Jinja (Bunkyō-ku – Tōkyō).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: desde la estación Nezu de la línea Chiyoda del metro apenas hay que caminar unos 5’.

Taitō-ku (台東区)

Ueno es una zona muy conocida, básicamente por su parque, en el que puedes encontrar entre otros el Museo Nacional de Tokyō y el Museo Shitamachi, y por el mercado Ameyoko. Pero esta es solo una pequeña zona de la ciudad (o tal vez deberíamos de llamarlo barrio, pues está totalmente integrado en Tokyō) de Taitō. Muchos visitantes se limitan a ver el parque, dar unas vueltas por el mercado, y tal vez curiosear unas cuantas tiendas del gran eje comercial de Chuo-dori. Pero yo me considero afortunado por partida múltiple por haberme alojado siempre que he ido a Tokyō en un pequeño ryokan de la zona llamado Sawanoya. Y digo afortunado por partida múltiple porque no solo es un magnífico lugar para alojarse (ya os hablaré otro día del lugar), si no porque su situación me ha permitido ver gran parte de la zona de forma tranquila y reposada.

Taito01

Taito05

Taito04

Este ryokan está situado muy cerca de la estación Nezu de la línea Chiyoda de metro, pero no han sido pocas las veces que he decidido ir andando por las calles y callejas de la zona hasta el parque Ueno, disfrutando así de un barrio muy tradicional, al menos mientras le dejen.

La primera vez que lo visité fue en 2001, e incluso a lo largo de la calle principal podías respirar un ambiente tranquilo (si no cuentas los coches, claro) que no parecía que pudiera pertenecer a una megalópolis como Tokyō. Y si te adentrabas por sus callejones, podías pensar que habías sido transportado a otro lugar. Pequeñas tiendas, de esas en las que ves que la vivienda se encuentra en la rebotica, pequeños templos que surgen allí donde menos te lo podías esperar, gente en su ambiente, incluso yendo arriba y abajo con yukata cuando coincidías con alguna festividad estival.

Con el paso de los años, desgraciadamente buena parte de este encanto se ha perdido, sobre todo en la calle principal y las calles más cercanas a ella. La última vez no logré localizar ninguna de las librerías de viejo que había visitado en busca de algún volumen de manga que me faltaba para completar una colección. La tienda de telas para hacer kimonos todavía estaba, pero no se cuanto durará. Muchos pequeños restaurantes se habían convertido en restaurantes modernos, pero en medio de todo esto todavía quedaban algunos locales que transpiraban su carácter de siempre.

Taito06

Taito07

Taito08

La zona de Nezu se ha transformado considerablemente, en cierta forma para mejorar, pero también ha perdido buena parte de su encanto especial, motivo por el que se agradece aún más poder pasear por las calles que todavía conservan todo su encanto, a pesar que a veces la modernidad te asalta con un edificio totalmente nuevo en medio de las casas de toda la vida. Uno de los tantos rincones encantadores de Japón que vale la pena visitar sin seguir ninguna ruta prefijada, dejando tan solo que tus pies te lleven por donde ellos quieran.

Información importante:

  • Lugar: Taitō-ku (Taitō-ku – Tōkyō).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: aunque se puede ir caminando desde el parque Ueno, la parada Nezu de la línea Chiyoda del metro es la que nos deja de lleno en la zona.

Taito03

Taito02

A %d blogueros les gusta esto: