Archive for 30 julio 2013|Monthly archive page

Castillo de Nagoya (名古屋城)

Nagoya, la cuarta ciudad del país, a primera vista parece una ciudad más, muy impersonal y demasiado moderna como para conservar elementos de interés turístico, pero una visión más profunda demuestra que es una ciudad que puede tener golpes escondidos. La verdad es que siempre que he hecho parada en ella ha sido más para utilizarla como base para visitar otros lugares de la zona gracias a su privilegiada situación a caballo entre Chûbu, y la Península de Ise, en Kinki, pero aún así siempre he encontrado motivos para también hacer algunas visitas en la ciudad (generalmente relacionadas con alguna celebración, festival, o acto festivo similar).

Y uno de los atractivos de la ciudad es su castillo, una reconstrucción hecha con hormigón que convirtió el interior de la torre principal en un museo, pero que en el marco de un magnífico parque, el exterior nos permite transportarnos a unos tiempos remotos y soñar con batallas como las de las “pelis”.

castellNagoya09

castellNagoya03

El castillo de Nagoya de la reconstrucción fue erigido por orden de Tokugawa Ieyasu para controlar en un sitio estratégico la importante ruta de Tôkaidô, y frenar un posible ataque procedente de la zona de Ôsaka. Con este objetivo se construyó un típico ejemplo de castillo construido en una llanura, que desde 1612, año de su finalización, y hasta la Restauración Meiji, estuvo en manos de la familia Owari, una de las tres principales familias directamente emparentadas con los Tokugawa. Pero su historia se remonta a más de medio siglo antes, cuando en una zona muy próxima a la localización de la posterior residencia del ninomaru se construyó una fortificación para poder avanzar sobre la provincia de Suruga. Incluso se dice (con una gran controversia) que en ella nació Nobunaga Oda en 1534. Finalmente esta primera etapa del castillo finalizó en 1582, cuando fue abandonado.

Como Nagoya era una importante ciudad industrial, durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeada, y buena parte del castillo, incluida la doble torre principal y el palacio honmaru quedaron destruidos el 14 de Mayo de 1945. Afortunadamente, tres torres que hacían esquina, tres puertas y la mayoría de las pinturas de las puertas correderas y las paredes del honmaru sobrevivieron al fuego, y posteriormente han sido catalogadas como Importante Bien Cultural. No fue hasta 1959 que se pudieron reconstruir los edificios que actualmente podemos visitar.

castellNagoya07

castellNagoya05

castellNagoya08

castellNagoya01

Pero si el castillo de Nagoya es famoso por alguna cosa es por sus delfines dorados (Kinshachi). No es que se trate de un elemento característico o único de este castillo, de hecho se cree que los primeros delfines que se colocaron en la parte superior de los tejados se remontan a la Era Muromachi para representar la autoridad del señor del castillo. Los delfines originales corrieron la misma suerte que el resto de la torre, pero en 1959 se reconstruyeron conjuntamente con la torre, cosa que alegró especialmente a la población de Nagoya, que los tiene en gran estima, y casi los has adoptado como símbolo de la ciudad.

castellNagoya06

Para visitar el castillo y los jardines que lo rodean hace falta bastante tiempo, pues hay muchas cosas que ver, y se merecen verlas con calma, y siempre es posible que además se esté celebrando algún festival. Cuando yo lo visité tuve la suerte de que en los jardines tenía lugar un festival de una semana de duración, motivo por el que la visita al castillo se alargaba más allá del horario habitual de cierre. Tal vez con tantas puestos y actos diversos no pude visitar como se merecen los jardines, pero en las temporadas de floración especiales ha de ser realmente espectacular, teniendo en cuenta que hay zonas con abundancia de peonías, ciruelos, glicinas, etc. Sin duda un sitio para visitar varias veces, en diversas épocas del año.

Información importante:

  • Lugar: castillo de Nagoya (Nagoya – Pref. Aichi).
  • Entrada: 500円.
  • Cómo llegar: la estación de metro más próxima es Shiyakusho City Hall, de la línea Meijo, pero si la combinación os es más favorable, también podéis bajar en la estación Sengencho de la línea Tsurumai.

castellNagoya02

castellNagoya04

Anuncios

Castillo de Kanazawa (金沢城)

Kanazawa es una ciudad llena de vestigios de la era samurai, disponiendo todavía de barrios enteros en los que se puede respirar el estilo tradicional, y como corresponde a su importancia en esos tiempos, tiene un castillo, los terrenos del cual tienen una larga historia que se extiende hasta casi la actualidad. Pero tal vez a causa de los diversos usos a los que ha estado sometido, actualmente no es un castillo demasiado espectacular, totalmente eclipsado por los jardines que se extienden junto a él (Parque Kenrokuen). Actualmente los terrenos del castillo son básicamente un parque de libre acceso con algunas zonas reconstruidas, que más parece una extensión del parque de pago que os he mencionado, que no una zona suficientemente interesante por sus propios méritos. En cualquier caso, como la ciudad en su conjunto justifica sobradamente una visita, ya que estamos sería un pecado dejar de visitar la zona del castillo.

castellKanazawa01

castellKanazawa06

La historia del castillo se inició en 1546, cuando se fundó Kanazawa Mido, una escuela religiosa dependiente del templo Honganji. En 1580 Nobunaga Oda ordenó a Morimasa Sakuma la construcción de un castillo, que tres años más tarde ocupó Toshiie Maeda como primer señor del castillo. Se supone que Toshiie Maeda invitó a Ukon Takayama, un conocido daimio cristiano, para que aprendiera cómo se construía un gran castillo, pero la realidad es que no era suficientemente grande ya que dentro de sus terrenos también se levantaban las casas de los feudatarios.

castellKanazawa02

castellKanazawa04

El castillo siguió en manos de los Maeda, Señores de Kaga durante 14 generaciones llenas de incidentes, remodelaciones, etc. En 1602 se quemó la torre principal, que nunca se reconstruyó, pues se substituyó por un palacio Honmaru en el patio central. Después de un incendio en 1631 se cambió drásticamente la estructura del castillo, construyendo nuevas líneas defensivas, fosos, y trasladando las residencias de los vasallos al exterior del castillo. Un gran incendio en 1759 prácticamente destruyó todo el castillo, después del cual las funciones administrativas se concentraron en el ninomaru (segundo círculo). En 1808 y en 1881 sufrió dos devastadores incendios más. Después de la abolición del sistema de castas, el castillo sirvió como base del ejército hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, y posteriormente, hasta 1995, sirvió como campus de la universidad de Kanazawa. Actualmente es un parque público, con diversas reconstrucciones realizadas entre 1996 y 2001.

De lo que fue el castillo se puede ver la puerta Ishikawamon (una reconstrucción de 1788), que es una puerta con forma de caja que ha sido designada Importante Bien Cultural por el gobierno. También siguen erigiéndose orgullosamente los muros de piedra, que se dice son los más bien conservados y variados, con numerosas piedras que todavía muestran las marcas de los encargados de proporcionarlas.

castellKanazawa05

castellKanazawa03

Entre las reconstrucciones efectuadas en 2001 tenemos diversas torres menores y un almacén (Hishiyagyura –torreta en forma de diamante- , Gojikken nagaya –almacén de 90m de longitud- , Hashizumemon tsuzuki yagura –torreta de defensa de la puerta-) que forman la estructura de madera más grande en un castillo que se ha construido desde la Era Meiji. Actualmente se pueden visitar (pagando entrada) estos edificios reconstruidos utilizando técnicas y estructuras tradicionales, en el interior de las cuales se pueden ver diversas maquetas del proceso.

Información importanet:

  • Lugar: castillo de Kanazawa (Kanazawa – Pref. Ishikawa).
  • Entrada: gratuita/300円.
  • Cómo llegar: desde la estación JR podéis utilizar las líneas de autobús 3 ó 4 y bajar en la parada Kenrokuenshita, desde donde tan solo se deben caminar unos 5’ hasta el castillo. También podéis utilizar las líneas 7 ó 10 i bajar en la parada Korinbo. El trayecto en autobús es mucho más rápido, pero después tendréis que caminar unos 15’ para llegar al castillo.

Castillo de Hiroshima (広島城)

El castillo de Hiroshima, también llamado de “la Carpa” (porque la zona en la que se construyó se llamaba koinoura, siendo koi la palabra japonesa para carpa), es un castillo tardío, un ejemplo típico de castillo construido en la llanura, no tanto como posición defensiva si no más bien como centro de poder, alrededor del cual creció la ciudad. Es un castillo que originalmente se construyó básicamente utilizando madera, y uno de los pocos que sobrevivieron al abandono que sufrieron los castillos durante la Era Meiji. Desafortunadamente, no pudo sobrevivir a la bomba atómica, que destruyó un Tesoro Nacional que había logrado sobrevivir al paso del tiempo, los desastres naturales y las vicisitudes políticas.

HiroshimaCastle01

Mōri Terumoto, uno de los cinco consejeros principales de Toyotomi Hideyoshi lo fundó en 1589, situado junto al delta del río Otagawa, cuando todavía no existía Hiroshima, tan solo algunas poblaciones dispersas, denominadas de forma conjunta como Gokamura (cinco pueblos). Copn la construcción del castillo, se agruparon estos pueblos, formando Hiroshima (el origen del nombre es controvertido, pero el más aceptado actualmente es por su significado de “isla amplia” debido a que en el delta habían diversas islas con estas características). El castillo fue cambiando de manos según las circunstancias políticas, hasta que com la Era Meiji y la abolición del sistema de castas, el castillo pasó a convertirse en una instalación militar, lo que permitió su conservación. El año 1931 fue declarado Tesoro Nacional. El 6 de Agosto de 1945 la bomba atómica destruyó el castillo y las instalaciones militares (todavía pueden verse los restos de algunos de los edificios militares más importantes).

En 1958 se completó la reconstrucción de la torre principal (uno de tantos castillos reconstruidos a base de hormigón) de cinco pisos, en el interior de la cual ahora puede visitarse un museo de la historia de la ciudad antes de la bomba. Desde el último piso se tienen unas buenas vistas de la ciudad, cosa que según el tiempo de que dispongáis, puede merecer una visita, aunque, como suelo comentar cada vez que habló de Hiroshima, es una zona raramente visitada por los turistas occidentales, que pasan por la ciudad únicamente para ver la zona del Parque de la Paz, y rápidamente marchan para hacer una aún más rápida visita a Miyajima.

HiroshimaCastle02

HiroshimaCastle03

Más recientemente se han reconstruido otras zonas del castillo, esta vez utilizando métodos más tradicionales. Así, podemos ver una de las puertas principales del castillo y un yagura (armería/defensas de la puerta) en el ninomaru (segundo círculo defensivo), en el interior del cual se puede ver una exposición gratuita de cómo se realizó su reconstrucción..

Información importante:

  • Lugar: Castillo de Hiroshima (Hioroshima – Pref. Hiroshima)
  • Entrada: 360円.
  • Cómo llegar: desde el Parque de la Paz se llega caminando unos 15’. Desde la estación JR de Hiroshima debes coger el tranvía 1, 2 ó 6, bajar en la parada Kamiyacho y después caminar unos 10’.

HiroshimaCastle04

Castillo de Iga-Ueno (伊賀上野城)

castellIgaUeno02

El castillo de Iga-Ueno es uno de los tantos castillos considerados Sitios de Interés Histórico Nacional, aunque eso no lo supe hasta más tarde, ya que no era el castillo lo que me impulsó a ir hasta Iga-Ueno, una población bastante alejada de lo que podríamos considerar las tutas turísticas más habituales (a menos para los extranjeros). A Iga-Ueno fui para visitar la Casa Museo Ninja, que está situada a muy poca distancia del castillo.

El castillo de Iga-Ueno, que a veces también se le denomina castillo Hakusho (白鳳城 o castillo del fénix blanco) por su bella arquitectura y su planta, se comenzó a construir en 1585 por orden de Takigawa Katsutoshi, pero muchos de sus elementos principales (como el honmaru) fueron construidos por su sucesor, Tsutsui Sadatsugu. Y por su parte, el sucesor de este, Tōdō Takatora, fue el responsable del elemento más destacable de todo el castillo al renovar el honmaru proporcionándole unos muros de 30 metros de altura, que en esa época fueron, y siguen siendo, los más altos de Japón.

castellIgaUeno04

castellIgaUeno01

El castillo cayó en desuso con la llegada de la paz Tokugawa, y por tanto no se reconstruyó cuando un huracán lo destruyó en 1612 antes que se acabaran de construir los cinco pisos de la torre principal. Se tendría que esperar a 1935 para que el tenshu del castillo fuera reconstruido en madera, salvando así el castillo de las monstruosas reconstrucciones de hormigón sufridas por muchos de los castillos japoneses que fueron habituales en los años 60. Como las obras iniciadas por Tōdō Takatora no se acabaron antes de su abandono, la reconstrucción actual realmente es un modelo de lo que habría acabado siendo si se hubiera acabado en su día.

Actualmente son el tenshu y el honmaru las dos partes que quedan totalmente en pie del castillo, en el interior del cual hay un museo sobre la historia de la zona. Pero lo más destacable del castillo y sus alrededores son las magníficas vistas, aunque no es necesario entrar al castillo para poder disfrutarlas, pues el castillo está situado dentro de un parque con numerosos puntos desde los que puedes contemplar los alrededores.

castellIgaUeno03

Información importante:

  • Lugar: castillo de Iga-Ueno (Iga-Ueno – Pref. Mie).
  • Entrada: 500円.
  • Cómo llegar: desde la estación Ueno-shi de la línea Kintestsu de Iga se tarda tan solo unos 10’ caminando.
  • Álbum de Flickr: Castillos

4 años viajando por Japón

IVaniversarioHoy hace cuatro años que publiqué la primera entrada de este blog. Parece que hace una eternidad, pero la verdad es que me he divertido tanto escribiéndolo que el tiempo me ha pasado volando. Han sido cuatro años viajando virtualmente con todos vosotros por aquellos lugares de Japón que he tenido la suerte de visitar en los (¿casualidad?) cuatro viajes que he realizado hasta ahora a Japón. Y aunque de momento mis posibilidades de regresar (no será por falta de ganas) son prácticamente nulas, no por eso dejaré de acompañaros como hasta ahora, pues todavía me quedan muchas cosas para contaros.

Este ha sido un año bastante intenso, con constantes récords de visitas diarias o mensuales, pero más allá de los fríos números de visitas, ha sido un año de sólida consolidación. Muchos seguro que ya habréis visitado el portal Descubrir Japón (si no es así, ¿¡a qué estáis esperando!?), la página web que surgió como evolución natural de este blog, y habréis comprobado que a lo largo de los últimos meses le he dedicado mucha más atención pero, afortunadamente, sin restársela a este blog. Y, toquemos madera, espero poder seguir así durante mucho tiempo.

En la pestaña “sobre el blog” se puede leer: “La intención de este blog es mostrar los lugares donde he estado, con imágenes y videos que puedan ilustrar su belleza, así como un poco de información sobre los elementos culturales o curiosidades relacionadas. Si alguien puede extraer alguna información útil, me alegraré. Si no, como mínimo me habré divertido”. Pues mirando atrás puedo decir que hasta ahora lo he conseguido. Por los comentarios que vais dejando y otros contactos personales he comprobado que a la gente le ha resultado útil lo que os he ido comentando, o le he hecho recordar momentos interesantes, y además me he divertido mucho. ¡Puntuación máxima!

Hasta ahora he publicado más de 300 artículos, algunos en varias partes, pero si los agrupo por temas o lugares visitados, el que estáis leyendo ahora es el que hace 199, así pues, empezaré el quinto año Viajando por Japón con vosotros con el 200º, un número que espero aumente lo más rápidamente posible, siempre a vuestro lado. ¡Apresuraos, no vayáis a perder el transporte virtual que nos seguirá llevando de viaje por este maravilloso país que es Japón!

A %d blogueros les gusta esto: