Archive for 27 agosto 2013|Monthly archive page

Qué comprar en Japón: Segunda mano

Personalmente no soy demasiado partidario de comprar objetos de segunda mano, excepto en casos excepcionales como coches y otros objetos con los que puedes ahorrarte realmente mucho dinero, pero la razón básica es que he visto como mucha gente trata sus objetos, y no quiero ni imaginarme como estarán una vez descartados para venderlos como objetos de segunda mano. Por el contrario, en Japón la verdad es que la gente en general cuida muy bien las cosas, y puedes ver objetos de segunda mano que jurarías y perjurarías que son nuevos, o simplemente “desprecintados”.

Dicho esto, es evidente que muchos de los objetos que se puedan llegar a encontrar en Japón de segunda mano no tienen ninguna utilidad para el turista. Así pues, ¿qué podemos encontrar de segunda mano que realmente nos pueda interesar? Libros, videojuegos, DVD’s, ropa (sobretodo kimonos), incluso algún aparato electrónico pequeño (tal vez una consola para poder utilizar los juegos que no funcionan en las de otros países).

segonaMa02

Los kimonos son piezas de ropa muy caras, pero a veces puedes encontrarlas de segunda mano a precios muy asequibles en los mercadillos que suelen colocarse en los templos, a pesar de que en este caso estaríamos hablando de compras de oportunidad (pero si no buscas, seguro que no encuentras). De los DVD’s, los videojuegos y los aparatos electrónicos ya hablé un poco al tratar las compras de tecnología, por lo que tan solo añadiría que ante la duda, siempre podemos recurrir a comprarlo de segunda mano, de forma que si no nos funciona bien, al menos habremos malgastado menos dinero (a veces mucho menos dinero).

segonaMa01

Sobre los libros (grupo en el que incluiria los libros de manga) es evidente que, aunque también se pueden encontrar en inglés y otros idiomas, la inmensa mayoría están en japonés, y por tanto no interesan a muchos de vosotros. Pero la verdad es que en este grupo yo englobaría mucho más que simples libros para leer (aunque los libros de segunda mano son la mejor opción para practicar japonés, sobre todo si no sabes demasiado, y estás más interesado en aprender que en el propio contenido del libro). Antes casi por todas partes encontrabas librerías de viejo, donde además de libros podías encontrar también revistas antiguas y material que de otra forma sería totalmente imposible de encontrar. Desgraciadamente la mayoría han ido desapareciendo, y tan solo quedan las de las zonas famosas por tener una tienda de viejo al lado de otra, o en algunas cadenas como Book Off, en las que puedes encontrar sobre todo manga, pero también libros, DVD’s, música, etc. de segunda mano o excedentes de producción.

En cualquier caso, si tenéis la oportunidad, buscar y rebuscar en una de estas tiendas os puede permitir encontrar auténticas joyas y descubrir nuevas experiencias.

Anuncios

Qué comprar en Japón: Templos

Si hay una cosa de la que podéis llegar a hartaros de visitar en Japón, son los templos. Hay templos sintoístas, templos budistas, algunos que tienen elementos tan próximos de una y otra religión que no sabrías diferenciarlos, puedes doblar una esquina y encontrarte un pequeño templo local… y posiblemente en todos encontrarás alguna cosa en la que gastarte el dinero. Si el templo es grande habrá diversos puntos, atendidos por monjes o mikos en el que poder adquirir estos productos, pero si es pequeño lo más probable es que se trata de una pequeña tiendecita en la que no siempre encontrarás a alguien, o incluso un “sírvase usted mismo”. De hecho, incluso es posible encontrar una máquina automática para dispensar los productos.

temples01

En Japón puedes encontrar templos de todos los tamaños y popularidades, muchos contienen elementos históricamente significativos, y otros pasan casi totalmente desapercibidos, muchos siguen cumpliendo su función religiosa, mientras que otros (o partes de ellos) son más monumentos a visitar por los turistas que centros de culto, pero casi siempre habrá, como mínimo alguna cosa con la que puedan conseguir dinero, además del cajón de las ofrendas y donativos. Es cierto que la mayor parte tienen lo mismo (o cosas muy similares), y que posiblemente muchas de las cosas que ofrecen no nos interesarán por ser cosas propias del culto, aunque aún así haya gente que les puedan interesar.

Los más importantes históricamente suelen tener diversos libros sobre el templo y, si contiene algún tipo de jardín, seguro que hay alguno con fotografías realizadas en diversas épocas del año, para así poder ver como cambian los colores y las formas según la estación. De entre los que todavía siguen sirviendo como lugares de culto, los más importantes seguramente venderán libros de religión que al margen de los fieles o los más estudiosos, no creo que interesen demasiado a los turistas. Por otra parte, elementos como rosarios o incienso, a pesar de ser para el culto, es posible que interesen a más gente, ni que sea por otros motivos. Además, los más significativos suelen formar parte de rutas de peregrinaje, y es muy probable que también haya algunos monjes encargados de firmar los libros de los peregrinos (una especie de libro como el que llevan los que hacen la Ruta de Santiago, pero bastante más completo), pero no se si también lo hacen en libros para gente normal (no peregrinos).

Pero si tuviéramos que destacar algún elemento como el más “popular”, sin duda habría tres en los primeros puestos del ranking, incluso entre los turistas menos interesados en la religión: amuletos, ema y omikuji.

Amuletos

Los japoneses no se si son muy supersticiosos o muy “por si acaso”, pero la verdad es que los amuletos son habituales en todos los templos medianos y grandes, e incluso los he visto en algunos templos muy pequeños, especialmente si son famosos por servir de “protección” contra alguna circunstancia concreta. Los amuletos generalmente son unas bolsitas de tela decoradas con un papel en el interior (no debéis sacarlo de la bolsa bajo ninguna circunstancia)n que contiene una oración de protección contra algo específico. Las más habituales por lo que he visto son para aprobar un examen, para conducir seguro, para tener un parto sin problemas…

Estos amuletos se supone que deben llevarse encima cuando se de la circunstancia, y tienen una caducidad, pues a principios de año se deben quemar y comprar amuletos nuevos (¿marketing religioso para asegurarse los ingresos?).

Ema

Las ema son unas pequeñas placas de madera propias de la religión sintoísta en la que una persona escribe un deseo y la cuelga en un sitio sagrado del templo para que los kami las lean y hagan cumplir su deseo. Estas placas suelen estar decoradas por un lado con motivos relacionados con el templo, y el precio que he visto más habitualmente que tienen es de 500円. Podríais pensar que esto no es algo que los extranjeros pidan demasiado, pero la verdad es que os sorprenderíais de la cantidad de placas no escritas en japonés (¿los kami japoneses entenderán el mensaje?) que se pueden llegar a encontrar en los templos.

temples02

Omikuji

Los omikuji (o simplemente mikuji) son unas tiras de papel que predicen la suerte de una persona. Por un donativo (generalmente estipulado en 100円) que se introduce en una caja, puedes extraer de un recipiente una palillo con un número, que te indica de qué cajón (pueden llegar a haber centenares) hay que extraer el papel que te dirá si tendrás buena o mala suerte, y en que consistirá esta en determinados aspectos de la vida, como viajes, trabajo, familia, estudios, amor, etc. Si sale mala suerte, para alejarla debes doblar el papel y atarlo en un árbol sagrado del templo (o si el templo es muy visitado, en unos hierros especialmente preparados para hacerlo). Puede hacerse trampa, pero en ese caso, ¿dónde está la gracia?

temples03

Como podéis ver, las opciones son múltiples y diversas, y en algunos casos (sobre todo con los omikuji) es posible incluso que repitáis en diversos templos (o en uno mismo si os sale reiterativamente mala suerte), pero siempre, siempre, acabaréis como poco curioseando la tienda, pues siempre está estratégicamente situada en un lugar de paso obligatorio, o cerca de las máquinas de refrescos, donde es habitual que acabéis deteniéndoos, sobre todo si visitáis en país en verano.

Qué comprar en Japón: Tecnología

Hace tiempo una de las grandes ventajas de poder viajar a Japón era que podías encontrar aparatos tecnológicos que probablemente Huinca acabarías pudiendo adquirir en tu país, o que si lo conseguías sería mucho tiempo después de su aparición en Japón. Y probablemente todo te saldría más económico que cuando (y si) pudieras adquirirlo en tú país. Con los años se ha ido reduciendo esta diferencia, y ahora como mucho puedes conseguir las últimas novedades un poco antes que en tu casa. Siguen habiendo modelos que no llegarán nunca a nuestras costas, pero realmente solo los que quieran alguna cosa muy, pero que muy específica, lo notarán realmente. Y la otra gran ventaja que había anteriormente también ha dejado de ser una bicoca, pues si bien en general los precios siguen siendo un poco más económicos, la diferencia se ha reducido mucho. Eso si, para las compras caras la posibilidad de no pagar los impuestos hace que el ahorro final si que pueda ser suficientemente sustancioso.

tecnologia01

Otra cosa que ha cambiado mucho en los últimos años es dónde comprar los aparatos tecnológicos. Antes si querías encontrar diversas opciones entre las que escoger y que fueran compatibles con la corriente, el sistema utilizado, etc. en tu país, lo más recomendable era ir a Akihabara (por algo se le conoce como el barrio de la electrónica). Ahora, la verdad, aunque todavía pueden encontrarse cosas interesantes, ya es lo menos importante de la zona. Les grandes cadenas como Yodobashi Camera, Bic Camera, o la expansión de Laox fuera de Akihabara han hecho que sea muy sencillo encontrar por todo Japón, y en casi cualquier zona, una tienda muy bien surtida de todos los productos que podamos llegar a imaginar.

Pero ¿qué es lo que realmente podemos adquirir en Japón que valga la pena? Lo primero que me viene a la cabeza son las cámaras de fotos y de vídeo. Hay gente que su primer día en el país nipón lo dedica exclusivamente a visitar tiendas para adquirir la cámara que utilizará durante las vacaciones. La verdad, es una opción muy buena si quieres una cámara realmente muy buena, de forma que el ahorro por nio pagar los impuestos valga realmente la pena, pero para una compra así debes estar muy bien informado, y saber qué buscar antes de ir, o todo puede acabar en un fiasco.

Otros elementos que se buscan bastante son los diccionarios electrónicos (si eres estudiante de japonés), ordenadores portátiles, consolas de videojuegos… Pero en todos los casos hemos de tener muy presente que las instrucciones seguramente estarán únicamente en japonés, las compatibilidades de sistemas (vídeo PAL o NTSC, por ejemplo), los enchufes que utilizan, los voltajes, etc. hay que tener en cuenta que por mucho que quieran vender sus productos, la gran mayoría están pensados únicamente para el consumo interno, y por tanto, si no tenemos cuidado, pueden no funcionar en cuanto regresemos a casa.

tecnologia02

Finalmente podríamos incluir también en este apartado los CD’s, DVD’s, videojuegos, etc. En el caso de los CD’s no hay ningún problema, por lo que los amantes de la música japonesa estarán en la gloria, pues podrán adquirir mucha más música de la que posiblemente pudieran desde casa, o a precios mucho más económicos, pero el resto es más problemático por el maldito tema de las zonas. Personalmente odio el tema de las zonas, fruto sin duda de la mentalidad retrógrada de las empresas del sector, que no han sabido avanzar con los tiempos, pero opiniones al margen, como Japón tiene en el caso de los DVD la misma zona que Europa, tenía la esperanza de poder comprar gran cantidad de películas, series… pero no pudo ser. En Japón muy pocos DVD’s incluyen los subtítulos en inglés, cosa que era un problema al no saber suficiente japonés para según que productos, y por otro lado, me encontré con que muchas películas americanas, que pensaba que como mínimo tendrían el sonido original (como sucede aquí), al final resultó que tan solo tenían el sonido de la versión japonesa (no tenían V.O.!!!). Y sobre los precios, bueno, tal vez sean más económicos que aquí (no mucho), pero los que lo son contienen menos material, y por tanto al final te puede salir más caro (estoy pensando principalmente en series de anime). Y, para finalizar, el caso de los videojuegos es todo un mundo, pero en muchos casos se reduce a saber si será compatible o no con tu máquina, o bien te compras una máquina japonesa para así poder estar seguro… pero no me gusta tener que comprar lo mismo más de una vez.

tecnologia03

En resumen, las compras de tecnología en Japón siguen siendo una gran posibilidad para gastar vuestro dinero, pero actualmente hay que hacer las compras de forma mucho más meditada, con conocimiento de causa, y a ser posible, sabiendo por anticipado (incluso antes de empezar el viaje) qué, por cuánto y dónde hacer nuestras compras.

Qué comprar en Japón: Artesanía

Dentro del capítulo de las compras que solemos realizar cuando visitamos un país, sobre todo para hacer regalos a familiares y amigos, generalmente siempre hay un elemento que es omnipresente: la Artesanía. Es una de las compras más habituales cuando se viaja a otro país, especialmente si el país es muy rico en ella y hay una cierta facilidad en adquirirla. Y esto es totalmente aplicable también, como no, a Japón. El problema con Japón es que no es que sea un especialmente tico en artesanía, si no que más bien es inmensamente rico en ella, y los japoneses es uno de los pueblos que más la han cuidado y donde más fácilmente puede conseguirse.

queComprar06

Enumerar los diversos tipos de artesanía que podemos encontrar en Japón sería una tarea titánica, pues desde las típicas muñecas Kokeshi, a las especialidades más particulares y exclusivas de una pequeña zona, casi podemos encontrar elementos que calificarían perfectamente en esta categoría por todas partes y en todos los ámbitos de la vida. Y es que en Japón muchas cosas todavía se hacen de forma tradicional y artesana, y pueden convertirse en regalos (o compras personales) magníficos. Cosas tan sencillas como unos palillos para comer podemos conseguirlos de manufactura industrial en unos grandes almacenes, o podemos buscar una pequeña tiendecita en la que se dediquen ha hacerlos de forma manual, o tal vez tengan una laca delicada, o… bien, supongo que os hacéis una idea. Todo depende de lo qué queramos, de cuánto tiempo le dediquemos a encontrarlo y, como suele pasar, de cuánto estemos dispuestos a gastar.

Hay muchos elementos que se podrían considerar artesanía, pero como también entran en otras categorías de las que hablaré más adelante, hoy no me referiré a ellas. Lo que si quiero remarcar es que, si queremos una buena compra no hace falta buscar lugares especiales, muchas veces podemos encontrar cosas magníficas en pequeñas tiendecitas, o incluso en los mercados que se celebran generalmente alrededor de los templos, a veces por precios tan asequibles que no creeremos que sean posibles.

artesania02

Pero por encima de todo, si os interesa la artesanía más allá de una simple compra, yo os recomendaría que visitarais alguno de los centros de artes manuales que hay en muchas localidades, e incluso en ciudades tan grandes como Tôkyô (en Taito-ku hay uno bastante importante) o Kyôto (de hecho como mínimo hay un par, y casi podríamos contar un tercero, aunque este último está centrado exclusivamente en productos textiles). En ellos podremos ver una exposición mucho más amplia de productos pertenecientes a disciplinas muy variadas, y con suerte incluso podremos ver a los artesanos como las fabrican, o participar en cursos (lamentablemente generalmente solo en japonés) para aprender a hacerlos nosotros mismos (o al menos iniciarnos en ello). Se que durante una visita turística nunca tienes tiempo de nada, pero un viaje dedicado a aprender es otra forma de turismo que, si te gusta, puede ser tanto o más interesante que una sucesiva visita de monumentos.

artesania01

¿Qué comprar en Japón?

En diversas ocasiones me han preguntado “¿Cuánto puede costar un viaje a Japón? Y yo siempre he contestado con la coletilla “vicios aparte”. Y es que es muy importante tener en cuenta que, al margen del presupuesto para el viaje propiamente dicho (billetes de avión, transportes, comida, alojamiento, entradas de los sitios a visitar, etc.) hay que tener un presupuesto específico para los gastos en otros aspectos del viaje mucho más difíciles de calcular, pues generalmente se trata de gastos caprichosos. En este aspecto os recomiendo que tengáis un presupuesto estricto y suficiente fuerza de voluntad para cumplirlo, pues aún así lo incumpliréis en repetidas ocasiones con todo tipo de excusas banales. Y es que en Japón, te guste lo que te guste, encontraréis infinidad de oportunidades para adquirir eso que no necesitáis, pero realmente deseáis, ¡hasta límites próximos a la ruina total!

queComprar06

queComprar04

Cuando uno se va de viaje, generalmente compra recuerdos para uno mismo, y también para amigos y familiares. Y si el viaje es a un sitio como Japón, que probablemente se hará “una vez en la vida”, posiblemente compraremos aún más recuerdos. Además, Japón tiene el añadido de que posiblemente hayamos decidido ir porque no gusta mucho alguna cosa: tecnología, cultura, arte, manga y anime, videojuegos, etc. Si este es vuestro caso, estáis irremediablemente condenados a la ruina, pues al gasto habitual por los recuerdos, sin duda le añadiréis una partida mucho más grande dedicada exclusivamente al objeto de vuestra pasión, y si como yo, tenéis la desgracia que os guste más de una cosa… bien, cuando la tarjeta de crédito saque humo y no os de más crédito es cuando finalmente pararéis, ni que sea por fuerza mayor.

Tal vez he exagerado un poco, pero no debemos olvidar que Japón es uno de los países más consumistas del mundo, y tiene una estructura comercial que te incita a comprar por todos lados, así que solo te hace falta una pequeña motivación para hacerlo y ¡ZAS!, ya has caído en su trampa y acabas con una maleta tan llena de cosas que no sabes si podrás cerrarla, o si podrá pasar la facturación del aeropuerto a causa del exceso de equipaje. Y si no os lo creéis, mirad el álbum de fotos de Flickr con las compras que he hecho en Japón (y me faltan las de uno de los viajes, que al final no hice fotos de lo que compré).

queComprar05

En los próximos artículos hablaré de los diversos sitios y las diversas razones que os pueden llevar a al ruina con la compra de estos pequeños detalles caprichosos durante una visita a Japón, porque desengañaros, ¡en Japón no os podréis contener y acabaréis gastando más de lo que querríais!

queComprar02

queComprar03

queComprar01

A %d blogueros les gusta esto: