Archive for 25 octubre 2013|Monthly archive page

Rutas gastronómicas

En otras ocasiones ya he hablado ampliamente de qué comer en Japón, y de la infinidad de posibilidades que se nos presentan. No es raro pues que una de las mejores opciones temáticas para viajar a Japón sea hacer una ruta gastronómica, pues cada zona de Japón ha recibido diferentes influencias, o tiene las condiciones propias que justifican las diferencias incluso en los platos “nacionales” (por poner solo un ejemplo, no tienen nada que ver los okonomiyaki que podéis comer en Tôkyô con los de Hiroshima).

visitar19

visitar20

Es muy cierto que a veces no hace falta desplazarse hasta el sitio en el que se prepara un determinado tipo de comida, pues en las grandes ciudades como Tôkyô o Ôsaka (o sus alrededores) hay tiendas especializadas, zonas especiales en los supermercados de los principales grandes almacenes, e incluso restaurantes que ofrecen la comida de otras regiones para que las puedan degustar los locales, pero no es lo mismo que probarla en la zona, donde tal vez incluso un pequeño puesto de comida hará la receta más sabrosa y “autentica”.

visitar18

En artículos antiguos ya os he hablado de algunos sitios que reúnen restaurantes de diversas partes del país, para que todo el mundo pueda disfrutar de las diversas variedades, como pasa con el ramen con el Ramen Stadium de Fukuoka y el Museo del Ramen de Yokohama. No son el ideal en el que yo pensaría para hacer una ruta gastronómica, pero pueden ser un sustituto adecuado para probar los platos de zonas a las que no podamos ir.

Pero al margen de qué parte del territorio japonés acabemos recorriendo en busca de la comida propia, incluso dentro de una pequeña zona podemos encontrar infinidad de posibilidades, o como mínimo para llenar los estómagos de los más exigentes, y hacerte ganar una buena cantidad de kilos adicionales. Y dentro de una misma zona también puedes dedicarte a “comparar”. Podemos concentrarnos en un plato o grupo de platos determinado, e ir probando como lo preparan en diversos sitios, pues tal como son la mayoría de los restaurantes japoneses, cada uno tiene su “secreto”. Hay una película japonesa de 2006 titulada Udon en la que se establece una ruta de degustación de este plato por la zona de Kagawa, en la isla de Shikoku, que despierta una verdadera fiebre por probar las distintas versiones que se preparan en la zona. Bien, la película es una comedia exagerada, pero coincide con la idea de ir probando un mismo plato.

visitar17

Evidentemente, este tipo de ruta depende mucho de la economía de cada persona, y los platos seleccionados dependen directamente de ello. No es lo mismo hacer una ruta para probar fideos, que una en la que solo comamos fugu (pez globo), ternera matsuzaka, cangrejo y otras delicatessen parecidas, aunque todas tienen posibilidades.

Y si nos cansamos de tanta cocina japonesa, también podemos aprovechar para probar otras cocinas que no es tan fácil que podamos probar en casa (o al menos de forma tan auténtica) como la china (por ejemplo en el Chinatown de Yokohama, o el barro chino de Kobe), o la coreana (en el barrio Tsuruhashi de Ôsaka).

Y sobre todo no olvidéis que la comida japonesa está fuertemente influenciada por las diversas estaciones, utilizando siempre que es posible alimentos de temporada, así que una ruta gastronómica en primavera no tendrá tampoco nada que ver con, por ejemplo, una hecha en otoño, cosa que nos puede motivar (si todavía os faltan alicientes) para visitar Japón en diversas épocas del año.

Siguiendo los pasos de la historia

visitar10

Posiblemente no sea uno de los motivos más habituales para viajar, pero aún así hay gente que lo que le gusta es ver con sus propios ojos dónde tuvieron lugar los acontecimientos que consideran interesantes. La mayor parte de este interés se enfoca hacia épocas antiguas y, sobre todo, hacia las batallas. Es por esto que a veces se realizan “reenactements” o reconstrucciones de batallas históricas. Esta es una tradición más anglosajona que latina, pero también se hacen en Japón, donde además, por su conservación de las costumbres antiguas, también pueden verse demostraciones de artes antiguas, como disparar con arco o disparos de teppô, en los que puedes vestirte como los samuráis antiguos, y tal vez incluso tocar armas como las que utilizaban los guerreros de antaño.

Es evidente que el paso del tiempo ha hecho cambiar mucho la fisonomía de cualquier paisaje, y por tanto el entorno ya no es el mismo que en aquellos períodos históricos, pero en Japón hay mucha voluntad por conservar la historia, y por tanto los sitios históricamente destacables son fácilmente localizables, si bien es probable que no se conserven de la forma más adecuada para hacernos una idea más clara de lo que sucedió. Así, todavía son visibles, por ejemplo, los agujeros de bala en una muralla producidos por los combates durantes las guerras de la Restauración Meiji, o la cueva en la que se refugió en sus últimos días el revolucionario de Satsuma, Saigô Takamori, pero también hay carteles y representaciones de lo que sucedió, por ejemplo, en un parque en el centro de la actual Ôsaka.

visitar01

visitar15

Evidentmente, en un país con una tradición guerrera tan extensa en el tiempo, el país está abarrotado de sitios para visitar si eres un enamorado de la historia, desde museos como el Yushukan, pasando por infinidad de castillo y edificios de gran relevancia histórica como el Palacio Imperial de Kyôto, hasta rutas enteras que siguen los pasos de grandes personajes que han quedado inmortalizados en obras literarias como Genji Monogatari.

visitar14

visitar16

Y si todavía no tienes suficiente con todo esto, puedes asistir a alguna de las reconstrucciones modernas de períodos históricos, como parques temáticos basados en la Era Edo, casas ninja, o incluso los escenarios en que se han rodado buena parte de las películas de samuráis japoneses.

visitar11

visitar13

visitar12

Como podéis ver, las opciones son ilimitadas, y suficientemente amplias como para que sea posible afinar un momento concreto de la historia, o qué grado de “autenticidad” queremos. E incluso restringiendo las opciones, ¡no nos lo acabaremos en unos pocos viajes!

Japón Otaku

Especialmente entre los mas jóvenes, Japón está de moda por la cultura otaku: manga, anime, videojuegos, cosplay… Japón es la cuna de toda esta cultura, y es lógico que los aficionados enfoquen cualquier viaje al país con una mentalidad casi totalmente “otaku” (en el sentido que se le da en occidente, no en el sentido original japonés).

visitar02

Para un viaje otaku a Japón, lo primero que debe tenerse en cuenta son las fechas, la elección de las cuales es muy probable que no tenga nada que ver con los razonamientos más habituales como la estación. Para un otaku lo más importante sería hacer coincidir la visita con algún evento importante que se quiera visitar, como el komiket, o el World Cosplay Submit. A lo largo del año se realizan una gran cantidad de eventos de este tipo, así que las posibilidades son múltiples, y lo más adaptadas a los gustos personales (convenciones de videojuegos, de cosplay, de doujinshi,…) posible. Asistir a una convención es un poco restrictivo por lo que se refiere a los sitios para visitar, pues la mayoría tienen lugar en Tôkyô o alrededores (la prefectura de Chiba, principalmente) y, aunque el WCS tiene lugar en Nagoya, por el resto del país los eventos son más pequeños, o más locales, cosa que les puede restar atractivo frente al otaku extranjero.

Pero asistir a alguna convención no es el único aliciente que tiene un otaku para visitar Japón. Las compras sin duda tendrán un papel destacado, cosa que nos llevará a una visita obligada a Akihabara, y muy probablemente a otros sitios, no solo en la capital (donde también tenemos, por ejemplo, Nakano Broadway o Ikebukuro), si no también en otras ciudades, como Denden Town en Ôsaka.

Ghibli02

Y en algún respiro entre convenciones y compras, es vital para cualquier otaku encontrar un hueco para poder visitar el Museo Ghibli de Mitaka, y probablemente mientas estéis de compras por Akihabara, haréis una paradita para descansar en un Maid Café y/o en un café temático.

visitar05

visitar06

visitar09

Convenciones, compras, descansos temáticos… ¿es que si hacemos un viaje otaku no hay nada más que hacer? Pues la verdad es que nada más lejos de la verdad. También podemos visitar museos como el ya mencionado de Ghibli, o los museos dedicados a diversos mangakas, generalmente en sus poblaciones de origen, o dónde desarrollaron la mayor parte de su trabajo, y en Kyôto también podemos visitar un museo dedicado exclusivamente al manga (el único genérico de todo el país).

Todo esto está muy bien, pero ¿del país no veremos nada? Pues también podemos hacer una visita “normal” del país sin dejar de ser otakus por unos días. Y es que en algunas poblaciones famosas por obras de manga o anime hay diversas estatuas o localizaciones “dedicadas” a estas obras, como las estatuas que hay repartidas por las calles de Kameari, o las que hay en Tottori, de donde es originario Gôshô Aoyama, autor de Detective Conan. Pero aún podemos ir más allá, y visitar los sitios reales que han inspirado escenas y fondos de nuestras series preferidas. Algunas poblaciones, como Hida-Takayama, han llegado hasta el punto de editar una versión de sus guías turísticas que incluían, además de las atracciones habitualmente recomendadas, los sitios físicos que aparecen en una serie famosa (en el caso de Hida-Takayama las que aparecen en la serie Hyouka).

visitar03

Así pues, por muy otakus que seáis, podéis organizar vuestro viaje temático a Japón sin ninguna aprensión, pues tenéis sitios y motivos más que sobrados para visitar muchos de sus rincones y ¡disfrutar de unas vacaciones inolvidables!

visitar08

visitar04

visitar07

Qué visitar en Japón

Cuando viajas a Japón por turismo lo más probable es que quieras ver un poco de todo, con una cierta preponderancia en aquellos aspectos que más te interesen. Así, es casi seguro que acabarás visitando los sitios más conocidos y “turísticos”, como Sensoji en Tôkyô o Kiyomizudera en Kyôto, visitando el castillo de Himeji o el santuario de Itsukushima en Miyajima, y seguro que compras alguna cosa en el barrio de Ginza o de Shinjuku. De ejemplos, este blog está lleno, pues es básicamente el modelo de visita que yo he seguido en todas mis visitas al país nipón.

Pero también es perfectamente posible organizar un viaje centrado exclusivamente en un tema o interés particular. Y la verdad es que Japón te permite una gran cantidad de opciones distintas en este aspecto, algunas de las cuales iré repasando a lo largo de los posibles artículos, pues este mes de la campaña “12 meses, 12 temas” estará dedicado a qué podemos visitar de forma específica en Japón.

visitar02

En algunas ocasiones he llegado a plantearme hacer un viaje a Japón que podríamos considerar “temático”, pero como estoy tan enamorado de Japón en general, me resulta muy difícil decidirme por un único aspecto, y al final lo he dejado correr, o tal vez sería más adecuado decir que he hecho un montón de viajes temáticos entremezclados.

Japón es un sitio perfecto para hacer viajes específicos para otakus (evidente, siendo el lugar de origen de esta cultura), para creyentes (sintoístas o budistas), para gente a la que le gusta la naturaleza y las excursiones, para practicantes de las artes marciales u otros deportes (como el surf, el submarinismo o el montañismo), para amantes de la historia, para amantes de la buena cocina, de la artesanía o de la arquitectura, o incluso para la gente a la que simplemente le gusta hacer muchas compras. De hecho conozco incluso una persona que, si bien no hizo el viaje tan solo por esta causa, una de sus motivaciones principales era poder montar en una montaña rusa especial (ahora no recuerdo si era la más larga del mundo, la que tenía la caída puntual más grande del mundo, o alguna cosa por el estilo).

visitar01

En fin, que si tienes un interés especial por algún tema relacionado con Japón, en próximos artículos espero presentarte suficientes ingredientes más que atractivos para que te anime a organizar un viaje “temático” a tú gusto.

A %d blogueros les gusta esto: