Visitando Daishō-in (I)

En el artículo anterior os hablé de Daishō-in, un templo budista de la isla de Miyajima, que es un buen ejemplo de la relación que han tenido durante una buena parte de su historia las religiones budista i sintoísta en Japón. Y también mencioné que es un complejo bastante grande con muchos elementos interesantes templos, estatuas sagradas, jizo, centenares de estatuas de los 500 discípulos de Shaka Nyorai, un magnífico mandala y ruedas de oración que podríais pensar son más habituales en monasterios como los del Tíbet (que han tenido mucha influencia en el templo), y un largo etcétera de los que ahora empezaré a hablaros.

Daishoin02

En los templos budistas es habitual encontrar numerosos edificios que, según como hayan sobrevivido al paso del tiempo, serán más o menos numerosos y espectaculares, pero que generalmente siempre incluyen el templo principal, una o más puertas, la residencia del monje principal y algún repositorio de tesoros. En Daishō-in se conservan bastantes edificios importantes, pero respecto a muchos de los templos que he visitado en el país del sol naciente, es posiblemente en el que he encontrado más niveles de altura distintos. De los que he visitado posiblemente sea el que esté más encajonado entre sobas escarpadas. La consecuencia de ello es que, a pesar de tener muchos elementos muy similares a otros templos, la impresión general es totalmente distinta.

Como puede apreciarse en el mapa, para visitar el templo hace falta subir muchas escaleras desde el mismo instante en que cruzamos el puente que nos conduce a Niomon, la entrada al templo, una puerta vigilada por dos Reyes Nio que mantienen alejado el mal para preservar la filosofía budista en la tierra.

Daishoin11

Daishoin17

Pasada esta primera puerta encontramos unas escaleras que contienen los seiscientos volúmenes de las escrituras Dai-hannyakyo introducidas desde la India por el monje chino Sanzo. Se dice que si tocas estos sutras tendrás mucha suerte. Desde estas escaleras también se puede acceder al Reiho-kan, o sala para exponer los tesoros del templo, entre los que se cuenta la figura sentada de Fudo Myo-o con el cabello trenzado más antigua de Japón (y designada Importante Bien Cultural por el gobierno japonés), y también el campanario.

Daishoin07

Una vez superadas las escaleras y pasada la puerta Onarimon, entramos en una explanada en la que, además de los edificios administrativos y para atender a los fieles, encontramos los edificios de culto más importantes del templo como Kannon-do y Chokugan-do.

En Kannon-do, además de numerosas ofrendas, entre las que encontramos muchos objetos relacionados con el Dalai Lama y los monjes del Tíbet, hay un gigantesco mandala hecho con arena de colores mostrando la figura divina de Kannon Bosatsu, la diosa de la piedad, y que fue realizado por monjes budistas del Tíbet. En este edificio también hay una estatua de esta diosa (Juichi Kanzeon Bosatsu) con once cabezas, demostrando así su compromiso de vigilar a todos los seres vivos de la tierra para salvarlos. Esta imagen antiguamente se encontraba en el santuario de Itsukushima, una muestra más de la magnífica conexión entre ambas religiones.

Daishoin12

En Chokugan-do encontramos una figura de Namikiri Fudo Myo-o, el Rey Inamovible, una encarnación de Dainichi Nyorai o Buda Cósmico. Esta imagen se caracteriza por la ferocidad de su cara que demuestra su determinación para destruir el mal. Dicen que Toyotomi Hideyoshi, uno de los tres grandes unificadores del país, rozó ante esta imagen para pedir la seguridad en el mar y la victoria en la batalla. Para conmemorar la sucesión del actual sacerdote principal (el 77o), los fieles donaron 1000 figuras de Fudo Myo-o, delante de las cuales cada día a las diez de la mañana se celebra el ritual Goma quemando palos de madera en los que se han inscrito plegarias. Finalmente aquí también podemos ver 33 imágenes de Kannon Bosatsu encarnada, una por cada vez que se encarnó para salvar a la gente que sufría.

En esta zona más plana también hay el Shaka Nehan, donde podemos ver la imagen de Shaka Nyorai entrando en el Nirvana rodeado por sus dieciséis discípulos, y muchas más estatuas y sitios para los fieles repartidos por toda la zona como suele ser habitual en los templos budistas.

Daishoin06

Detrás de esta zona más plana que he descrito hay más edificios, y más escaleras, pero ya las subiremos en la siguiente entrega de este artículo en que estamos visitando el templo budista de Daishō-in.

Información importante:

  • Lugar: Daishō-in (Miyajima – Pref.Hiroshima)
  • Coste: gratuito
  • Cómo llegar: unos 15’ caminando des de la estación de ferrys de Miyajima. A poco más de 5’ caminando desde el santuario Itsukushima.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: