Cruceros por Japón

Descubre en barco el país del sol naciente

Japón es uno de los países más importantes del mundo a nivel económico. Sin embargo, el país es más conocido por sus gigantescas empresas que por su rico y variado patrimonio cultural, artístico y natural. Una de las formas más desconocidas -y más apasionantes- de conocer Japón es realizando un crucero por sus aguas.

Como país insular (se contabilizan decenas de islas en todo el territorio nipón, si bien cuatro son las más conocidas: las de Hokkaido, Honshu, Kyushu y Shikoku), Japón tiene mucho atractivo para ser recorrido y saboreado desde lo alto de un barco. Un crucero te permite adentrarte en las profundidades de un país que aúna como ninguno tradición y modernidad, espiritualidad y alta tecnología.

Viajando en barco por Japón, puedes conocer lugares tan atractivos como Fukuoka o Kagoshima, la “Nápoles de Oriente”. Todo ello, surcando mares muy calmados, respirando el aire puro del Pacífico y disfrutando de las ciudades más cautivadoras, como Nagasaki, un lugar en el que descubrirás la capacidad del ser humano para sobreponerse a todas las adversidades.

Los lugares de ensueño en los que podrás penetrar con tu crucero por Japón se extienden a enclaves tan paradisiacos como el paraíso tropical de Hososhima y Miyazaki, un deleite para los cinco sentidos. Además de esto, tendrás la oportunidad de conocer la localidad de Wakayama, uno de los complejos con mayores aguas termales del mundo (toda una tradición en el país asiático), así como la capital Osaka, la segunda ciudad más extensa y poblada de Japón.

Gracias al crucero por Japón, también podrás adentrarte en las entrañas de una bella región del país, la región de Kanto, en la que podrás disfrutar de sus paisajes naturales y de sus bellas y relajantes ciudades.

Por último, un itinerario completo por Japón no puede excluir la visita obligada a la capital del país, Tokio, todo un derroche de alta tecnología, pragmatismo y moda singular. Será el colofón perfecto para conocer la doble personalidad de Japón: su singular tradicionalismo y su inigualable vanguardismo en lo tecnológico.

A %d blogueros les gusta esto: