80 árboles ponen en peligro los tesoros de Nikkō

Como ya comenté recientemente, además de hablar de los sitios que he experimentado personalmente, a veces os hablaré de noticias relacionadas con los sitios en que he estado y que no puedo evitar compartir con todos vosotros. Como en este caso, donde según un estudio reciente, hay casi ochenta árboles con los troncos podridos o que presentan problemas parecidos, que representan un elevado riesgo de caer sobre algunos de los templos y santuarios que forman parte del complejo cultural designado como Patrimonio Mundial por la UNESCO, probablemente causándoles graves desperfectos.

Este estudio, realizado por la Asociación para la Preservación de los Templos y Santuarios del Patrimonio Mundial de Nikkō, ha determinado que estos árboles deberán ser talados y retirados, pero el proceso es muy complicado ya que están rodeados por bienes culturales considerados una parte importante de la herencia japonesa. La asociación está estudiando como puede llevarse a cabo esta tala.

Dentro del área amenazada por la caída de los árboles se encuentran dos santuarios, incluido Nikkō Toshogu, y un templo que han sido registrados como Patrimonio Mundial. Además, también pueden verse afectados otros nueve edificios considerados Tesoros Nacionales y 94 estructuras designadas como Bienes Culturales Importantes.

arbresNikko01

Estas estructuras están rodeadas de cedros y cipreses gigantescos, la mayoría centenarios. Muchos de ellos presentan signos de putrefacción, como cortezas peladas o erosiones, cosa que motivó a la Asociación a examinar en otoño pasado un total de 2.000 árboles situados a 30 metros o menso de los edificios, así como en los caminos de acceso a ellos.

Se detectaron un total de 40 árboles que estaban podridos y podían caer en cualquier momento. Además, se localizaron numerosos árboles con cavidades internas detectadas golpeando los troncos con pequeños martillos, de los cuales 36 se calcula que tienen más dem la mitad del tronco vacío. Dos de los árboles tenían unos troncos tan huecos, que tan solo quedaba la corteza, y ya han sido retirados, pero todavía quedan 74 árboles que deben ser talados en un futuro próximo.

A pesar de esta necesidad, su tala podría poner en peligro los edificios protegidos, pues los templos y santuarios afectados están situados en la falda de la montaña donde se levantan estos árboles, en la dirección en que de forma natural caerían si son talados sin tomar medidas excepcionales. Por otra parte, no puede utilizarse maquinaria pesada, como vehículos con grúa, pues esta no puede pasar por los estrechos caminos de acceso. La Asociación está discutiendo las diversas posibilidades con los guardas forestales.

El pasado invierno ya cayeron más de 100 árboles a causa de las abundantes nevadas y fuertes vientos de Febrero.

“Queremos solucionar el problema lo más rápidamente posible, pues los árboles podrían causar destrozos en cualquier momento,” – ha afirmado el miembro de la Asociación y capataz del equipo de tala Masahiko Harada- “pero queremos hacerlo con seguridad tanto para los edificios como para las personas”.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: