Estaciones de metro laberínticas

Por motivos laborales, ya hace un cierto tiempo que soy testigo de los problemas que tienen los turistas con la red de metro de mi ciudad, una red que es muy sencilla y fácil de entender, especialmente si la comparamos con la de otras ciudades del mundo. Es por eso que cada vez que veo los problemas que tienen, no puedo de dejar de pensar: “¡Pues si estuvierais en Japón no sé si sobreviviríais a la experiencia!”.

En Japón he utilizado las redes de metro de cinco ciudades: Tōkyō, Ōsaka, Kyōto, Nagoya y Fukuoka. La red de metro de las tres últimas no es especialmente complicada, pero en el caso de las dos principales ciudades del país no solo es complicada la red de metro por la existencia de diversas compañías de metro y por el hecho de que a veces es complicado distinguir entre metro y ferrocarril (algunas líneas son compartidas y por la misma vía es posible que, de repente, pase un convoy de ferrocarril, que no tiene nada que ver con los convoyes de metro de que estás esperando). Pero hoy me quiero concentrar en las estaciones de metro de estas dos ciudades, que en algunos casos son especialmente laberínticas.

Las estaciones de metro menos importantes pueden ser relativamente sencillas (dos vías, uno o dos andenes y unas pocas salidas), aunque los recorridos para acceder a ellas pueden ser bastante enrevesados. Pero a medida que vamos añadiendo más líneas, transbordos, y una amplia área de influencia que puede multiplicar el número de salidas, la cosa puede complicarse hasta niveles considerables.

Y si la estación tiene una zona comercial, la dificultad aumenta todavía más, pues el laberinto puede llegar a derivar en una auténtica mini ciudad subterránea, por la que podrías incluso ir caminando bajo tierra hasta otra estación sin casi ni darte cuenta.

estacionsLaberintiques01

Pero pongamos algunos ejemplos para ilustrarlo.

Shinjuku (Tōkyō), no solo es la estación ferroviaria con más tránsito de pasajeros diarios del país, sino que por lo que respecta a las estaciones de metro, hay tres estaciones, de tres líneas distintas, que están comunicadas bajo tierra por unas galerías comerciales, de forma que puedes ir de un extremo a otro de esta bulliciosa zona sin ni tan solo ver el cielo.

Hacer algunos transbordos es como iniciar una expedición. No es que sean complicados de seguir pues están bien señalizados, pero cuando te bajas del metro y ves una indicación de que el transbordo que quieres hacer está en una determinada dirección ¡a más de 1 km de allí!, por experiencia os puedo decir que te quedas pasmado y con la boca abierta, convencido de que está equivocado, hasta que has acabado todo el recorrido y acabas convencido de que incluso se han quedado cortos. En Otemachi (Tōkyō) me encontré con un transbordo como este, y no sé si estaba bien calculada la distancia o no, pero es muy probable. Primero fue necesario llegar al otro extremo de la estación, que es capaz de albergar convoyes de diez vagones, más una distancia de seguridad adicional; a continuación tuvimos que subir, bajar, recorrer largos corredores, pasar por debajo de otros andenes, etc., para llegar finalmente a la línea que buscábamos; y entonces aún tuvimos que hacer un recorrido adicional para ir hasta el andén por el que pasaban los trenes en sentido contrario. ¡Como para ir con prisas!

Respecto a los transbordos, un amigo me contó que él incluso había hecho un transbordo en que tuvo que salir a la calle para volver bajo tierra un poco más adelante. Afortunadamente, en el suelo había unas marcas que indicaban el camino de forma suficientemente clara como para que tu sorpresa por el recorrido no hiciera que te perdieras.

estacionsLaberintiques02

Y otra dificultad, cuando has llegado a tu destino, es saber por dónde debes salir. Esto también puede ser una odisea cuando tienes ¡¡¡más de 50 salidas entre las que elegir!!! Y existe un caso como este. En el centro de Ōsaka, contadas una a una, llegamos a contar 53 salidas. Eso sí, todas perfectamente señalizadas, numeradas e indicadas en unos mapas dónde también pone a donde sales, y especificando que elementos destacables hay cerca de esa salida. Sin embargo, en algunos casos tanta información tan solo sirve para aumentar la confusión. Un problema adicional es que algunas salidas están literalmente dentro de edificios, que si no sabes muy bien dónde debes ir, no sabrás distinguir entre salida Norte, Sur, Este u Oeste de un mismo lugar, y que si te equivocas, corregir el error puede ser aún más complicado que salir del metro.

Estos son tan solo algunos de los problemas que os podéis encontrar en las estaciones de metro de las principales ciudades japonesas. La verdad, cuando algunos turistas me hacen determinadas preguntas estúpidas sobre la simple red de metro de mi ciudad, a veces tengo ganas de ver como se desesperarían en una red como la de estas ciudades. O tal vez es que es tan sencilla la del metro de Barcelona, que no se lo creen y se piensan que los estamos engañando.

estacionsLaberintiques03

1 comment so far

  1. Mariana on

    Coincido plenamente con lo de las salidas. Yo nunca tuve problemas para hacer conexiones y me parece genial eso de poder recorrer seis manzanas si cruzar una sola calle por las galerías del subte, pero sí he tenido problemas para salir por la boca de subte correcta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: