Archive for the ‘Miyajima (宮島)’ Category

Itsukushima, Patrimonio de la Humanidad

Inscrito en el listado de elementos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1996, la zona protegida engloba el famoso templo sintoísta de la isla de Miyajima, formado por 17 edificios de madera y otras estructuras secundarias, también de madera. Además, se engloba en el área de protección el entorno que enmarca el templo, pues siguiendo el estilo de construcción de la época, este tiene un papel muy importante en el conjunto. Por otra parte, del resto de la isla y parte del mar que la rodea también forma parte de la zona de amortiguación. En total unas 3.000ha de terreno situadas en la bahía de Hiroshima, en el Mar Interior de Seto, una zona que antiguamente controlaba la familia Taira, señores de Aki.

Tal como dice la UNESCO: “Lugar santo del sintoísmo desde tiempos muy antiguos, la isla de Itsukushima, situada en el mar interior de Seto, vio alzarse su primer templo en el siglo VI. El santuario actual data del siglo XII y sus edificios, armónicamente dispuestos, son testigos de la gran maestría técnica y artística de sus constructores. Su diseño y composición juegan con el contraste de colores y volúmenes entre el mar y la montaña, ilustrando así perfectamente el concepto japonés de la belleza escénica, que une la hermosura del paisaje natural a la creatividad humana”.

dosNitsMiyajima04

El santuario, denominado Itsukushima Jinja (厳島神社) también da nombre a la isla, aunque todo el mundo la conoce como Miyajima (isla santuario), y su elemento más mundialmente conocido es sin duda el gigantesco torii de 16m de altura y 60Tm de peso que durante la marea alta parece que esté flotando sobre las aguas, al igual que el santuario, que se sostiene sobre pilares que soportan corredores y edificios siguiendo una construcción especial con agujeros entre las maderas de la tarima para aliviar la presión durante la marea alta.

El santuario actual fue construido por orden de Taira no Kiyomori, para venerar a los kami de la isla, que él consideraba que lo habían favorecido en las victorias militares. Curiosamente, tan solo cuatro años después de su muerte, el clan Taira (Heike) quedó completamente aniquilado frente a sus eternos rivales, el clan Genji (Minamoto), en la batalla naval de Dan-no-ura.

Su construcción sobre el agua no tiene precedente alguno, y existen diversas teorías al respecto. Una afirma que la causa se debe a que de esta forma los fieles no “mancillarían” con su presencia la tierra sagrada de los kami pues no llegarían a poner pie en ella (se supone que todo el mundo llegaba en barca, atravesando el torii). Otra teoría cree que se quería recrear el mitológico Palacio del Rey Dragón. Finalmente, hay una tercera teoría que supone que de esta forma se quería representar la Tierra Pura del Budismo (el paraíso) tal y como se concebía en esa época, cuando se pensaba que los muertos llegaban a ella atravesando un brazo de mar para subir a un santuario divino que se erigía por encima de este.

Sea cual sea la razón, su estilo deriva claramente del de las villas aristocráticas de la capital conocido como shinden-zukuri (寝殿造). En este estilo se creaba una red de salas espaciosas y elegantes conectadas por corredores de madera, y todo el conjunto se integraba con el entorno utilizando únicamente materiales naturales como la madera y techos hechos con tejas de ciprés. Las salas disponían de privilegiadas vistas sobre jardines y estanques diseñados especialmente, y que en el caso del santuario han sido sustituidos por el mar y la costa.

El santuario forma dos subtemplos, el Honsha o santuario principal, perfectamente alineado con el torii y el Mt.Misen, y el Sessha Marodo-jinja con una alineación distinta. Todos los edificios han sufrido los efectos del paso del tiempo y los incendios, pero siempre se han reconstruido conservando estrictamente su estilo original. Además de los templos y subtemplos, el santuario dispone de tres escenarios privilegiados, uno para realizar ceremonias, uno para poder ejecutar danzas de la corte, y un escenario de teatro Noh, que es el único en todo el mundo en estar situado sobre el mar.

ItsukushimaJinjaMap

El Honsha lo componen los edificios Haraiden , Haiden (sala de adoración), Heiden (sala de las ofrendas) y Honden (sala principal) todos ellos orientados en el mismo eje que el Otorii. El Haraiden se proyecta hacia el mar y el Haiden y el Honden, conectados con el Heiden y cubiertos por un mismo techo, se alinean detrás de este, paralelamente al mar. En su conjunto proporcionan una impresión calmada y elegante con las delicadas líneas de sus aleros y las formas suaves de su techo, las líneas horizontales de los suelos, los nageshi (vigas horizontales), y kahiranuki (vigas superiores). Todo el conjunto está soportado sobre una marco estructural formado por gigantescas columnas de madera y kumimono (soportes).

Frente al Haraiden encontramos el Hirabutai (plataforma ceremonial), que está conectado por un suelo de planchas de madera con el Higashi-kairo (corredor Este) y el Nishi-kairo (corredor Oeste) por los que se accede al resto del complejo. El Hirabutai se proyecta hacia delante y es el marco para al Takabutai (escenario), con sus balaustradas de color bermellón por los cuatro lados. Las danzas de la corte interpretadas en este escenario son las habituales en la corte durante el período Heian (794-1184) y han sido preservadas por los sacerdotes de ltsukushima durante más de ocho siglos.

El complejo Sessha Marodo-jinja, situado al Nordeste del complejo Honsha, está orientado hacia el Oeste. Está formado por el Haraiden, el Haiden, el Heiden y el Honden, que en su conjunto forman una estructura muy similar, y del mismo estilo que los componentes del Honsha.

El área también incluye diversos edificios secundarios asociados al sintoísmo y al budismo y que se construyeron en épocas posteriores. Son el Gojunoto (pagoda de cinco pisos), Tahoto (pagoda de dos pisos), Sessha Tenjin-sha Honden y Massha Hokoku-jinja Honden (Senjokaku).

El santuario de Itsukushima se puede visitar en relativamente poco tiempo, como parte de una excursión de mañana o tarde desde Hiroshima, pero personalmente recomiendo estar un mínimo de dos noches en Miyajima para poder visitar bien toda la isla (y subir al Mt.Misen), el santuario de noche (hay excursiones en barca para hacer el recorrido des de el mar), y el torii y el santuario tanto con marea alta como con marea baja.

Para acceder a Miyajima es preciso que nos desplacemos a Hiroshima, y desde su estación central tomemos la línea JR Sanyo hasta la estación de Miyajimaguchi (unos 27 minutos). Allí debemos tomar alguno de los diversos ferries (a pesar que recomiendo el operado por JR, no solo por que su coste está incluido en el JR Pass, si no también por que su ruta es la que masa más cerca del Torii, y así podremos tener una magnífica visión del conjunto desde el mar, incluso antes de llegar a la isla) que hacen el recorrido entre Miyajimaguchi y el muelle de Miyajima (unos 10 minutos). El santuario de Itsukushima está situado a poca distancia caminando del muelle de Miyajima (unos 10 minutos).

Si tan solo queremos ver el efecto del conjunto desde el mar, hay unas barcas que zarpan del Parque de la Paz de Hiroshima y recorren esta costa en unos 55 minutos.

Anuncios

Dos noches en Miyajima

“¿Cuántos días se necesitan para ver…?” es una de las preguntas que más frecuentemente me hacen respecto a casi todos los lugares imaginables de Japón. Es evidente que la respuesta es muy complicada, y siempre la acompaño de muchos condicionales, de referencias a lo que realmente quiera ver la persona que me lo ha preguntado y a otros factores. La verdad es que al final, acabas dando una valoración bastante similar a la que podría encontrarse en la mayoría de guías de viajes, de una forma más personalizada sobre los sitios concretos, pero no demasiado distinta en cuanto al tiempo necesario.

En el caso de Miyajima, la mayoría de guías hablan de una visita corta, de algunas horas, muchas veces compartida con una muy corta visita a Hiroshima (que generalmente solo incluye la zona del Parque de la Paz), posiblemente como parte de un viaje de ida y vuelta en shinkansen desde donde estemos alojados (muy probablemente en la zona de Kansai). Y no solo las guías, los propios folletos que te dan en las oficinas de turismo proponen tres itinerarios para visitar Miyajima, de una duración de entre 3 y 4 horas.

dosNitsMiyajima04

dosNitsMiyajima03

La ruta de tres horas nos lleva a visitar el Santuario de Itsukujima, su entorno, y algunos de los museos y parques de la ciudad. La ruta de cuatro horas añade la visita al templo Daishōin y algún parque más que la visita anterior, pero es casi una copia de la ruta de tres horas. Finalmente, la ruta recomendada de seis horas combina la ruta de cuatro horas con una más que veloz visita al Mt.Misen, subiendo y bajando con el teleférico… y seguramente viendo la magnífica vista desde el observatorio de la terminal del teleférico, no desde la cima, a la que sería imposible llegar si no es corriendo (casi literalmente).

He querido destacar estas rutas por que personalmente creo que es con las que más discreparía respecto a la “recomendación generalizada”. Si alguien me pregunta “¿Cuántos días se necesitan para ver Miyajima?”, sin dudarlo mi respuesta sería “Quedarse dos noches”.

dosNitsMiyajima05

Quedarse dos noches en Miyajima reconozco que requiere una cuidadosa planificación, pues todas las plazas hoteleras quedan muy rápidamente copadas, y si no reservas con bastante antelación puede ser imposible conseguir un lugar para dormir. Pero honestamente creo que vale la pena intentarlo.

La ruta que yo propongo en estas circunstancias sería aprovechar la mañana del día de llegada para visitar Hiroshima, y por la tarde (lo más temprano posible), llegar a Miyajima, con tiempo suficiente para visitar el Santuario de Itsukujima y el pueblo, desde la zona portuaria, a pasear por la mayor parte de sus calles. Al quedarnos a dormir, seguramente también podremos tomar algunas imágenes espectaculares del gran torii de noche, y si somos realmente aficionados a la fotografía, según las condiciones atmosféricas y de las mareas tendremos diversas oportunidades de buscar la mejor instantánea de la puesta o la salida del sol. Como opción, seguramente más adecuada para la segunda noche, podemos incluso hacer una visita en barca a la zona. Si esta la hacemos de noche, encontraremos la zona vacía de gente, y si las mareas acompañan, nos llevarán hasta pasar por debajo del torii, así que más posibilidades de encontrar el ángulo que más nos guste, no podremos encontrar.

dosNitsMiyajima01

dosNitsMiyajima06

El segundo día deberíamos reservarlo caso íntegramente para el Mt.Misen, incluida la subida o la bajada a pie (o si nos gusta mucho caminar, subir y bajar por rutas distintas). Esta visita a la montaña evidentemente debe incluir la subida hasta la cima, con paradas en los diversos puntos de interés del camino. Si utilizamos la versión más cómoda, subiremos con el teleférico y bajaremos a pie, cosa que nos permitirá visitar, tal vez a la bajada, y si no por la tarde, el templo Daishō-in, que probablemente el día anterior no habremos tenido tiempo de ver con tranquilidad (cosa especialmente probable si por la mañana hemos visitado Hiroshima), y alguno más de los parques que no hayamos podido visitar el día anterior.

dosNitsMiyajima02

Quedarnos una segunda noche, además de permitir-nos no tener que ir con prisas y de hacer el paseo nocturno en barca que antes os he mencionado, nos dará más flexibilidad para encontrar las condiciones de marea que prefiramos, y además, a la mañana siguiente, si es preciso, acabar de hacer aquella visita que nos haya podido quedar pendiente, o volver a aquel punto que más nos ha gustado, o tomar finalmente la imagen que estábamos esperando captar. Evidentemente, dentro de estas posibilidades las permutaciones son muy numerosas, y en buena parte dependen de lo que más nos interese, pero es lo que yo hice, y si puedo volver a repetir la experiencia, sin duda haré todo lo posible para volver a hacerlo. Algunas cosas no las repetiré para poder disfrutar más y mejor de las que dejé un poco descuidadas, pero en esencia sería muy similar. Eso si, trataré que sea en otra época del año, ¡que seguro que los paisajes cambian totalmente!

Rincones de Miyajima

Aunque esté centrado en un solo tema, los viajes por Japón, este es un blog que considero muy personal, en el que tan solo tiene cabida información sobre sitios que he visitado, así que no suelo escribir sobre otros sitios (para eso podéis visitar la sección Viajar a Japón de Descubrir Japón) ni incluir material que no sea propio. A pesar de haber tomado esta determinación, últimamente estoy viendo tantas noticias relacionadas con sitios en los que he estado, que no me puedo resistir a comentarlas.

reconsMiyajima02

En el artículo anterior recordé el aniversario del Museo del Ramen de Yokohama, y hoy he visto una noticia curiosa sobre Miyajima, y más concretamente sobre su acuario. No es que lo visitara, pero si que estuve a punto, pero si que me ha recordado que en Miyajima hay pequeños rincones que vale la pena visitar, ni que sea de pasada, durante vuestra visita a la isla.

En Japón es muy habitual que haya acuarios, incluso hay algunos gigantescos, con tanques que han marcado récords mundiales. El de Miyajima no es ni de lejos uno de estos tan grandes, pero si que ahora tiene una atracción curiosa adicional, según he leído en Asahi Shimbun (uno de los principales periódicos del país). Se trata de dos nutrias, Itsuki de 2 años y Keita, de casi 1 año, que han sido entrenadas para que “den la mano” a los visitantes. Lo hacen a través de un agujero en la pantalla que separa su hábitat de los visitantes, y ya se ha convertido en una delicia para los niños. Los entrenadores han aprovechado el comportamiento innato de estos animales cuando buscan alimento para entrenarlos para que den la mano. Este “show” tan solo tendrá lugar dos o tres veces al día, y las colas están garantizadas, pues solo las veinte primeras personas de cada tanda podrán darle la mano a los animales.

reconsMiyajima01

Pero al margen de esta noticia relacionada con el acuario (que por cierto está un poco apartado de la población y casi hay que ir a posta), el pueblo tiene otras curiosidades para ver. Cuando llegas con el ferry, inmediatamente te encuentras con el monumento a una de las tres mejores vistas de Japón, pero la primera impresión es la de un pueblo costero turístico, como tantos otros por todo el mundo, en el que no encontrarás nada fuera del motivo principal por el que has venido a la isla. Y es totalmente cierto, excepto por algunos pequeños detalles, aquí y allá.

Uno es el acuario del que ya os he hablado anteriormente, otro es una calle que mantiene el carácter de antaño. Esta calle, llamada Machiya-dori, corre paralela a la calle principal que sigue la línea de la costa entre el puerto e Itsukushima. También paralela a esta calle encontramos Omotesando, una larga calle en la que tan solo encontrarás tiendas y locales para comer y beber (muchos son las entradas traseras de los hoteles de la calle principal, donde suele estar el bar); incluso podréis encontrar una tienda en la que únicamente se venden productos relacionados con Hello Kitty (y otros personajes de Sanrio); y el elemento más curioso de la zona, la paleta para arroz más grande del mundo (un Ôshakushi). Si, una gigantesca paleta de arroz hecha con la madera de un olmo de 270 años de edad, que mide 7.7 metros de longitud, y 2.7 metros en su punto de máxima anchura. En total pesa 2.5 toneladas.

reconsMiyajima04

reconsMiyajima03

Toas estas calle, sobre todo la que recorre la costa, están llenas de ciervos paseando tranquilamente entre la gente en busca de alguna cosa para comer “despistada” por la gente. Pero si quieres ver muchos más, es preciso visitar el Parque Momijidani, o dar una vuelta por lo que podríamos considerar “extrarradio” de la población, donde podéis encontrar diversos templos secundarios, algunos parques, el ya mencionado acuario… Pequeños detalles que en su conjunto nos darán una visión distinta de esta mágica isla alejada de las “Visitas Express” que suelen hacerse.

reconsMiyajima05

El Mar Interior de Seto (瀬戸内海)

Entre las islas de Honshū, Shikoku y Kyūshū hay una gran superficie marina denominada Mar Interior de Seto. Es un mar plagado de islas de tamaños muy diversos. Algunas son muy conocidas y bien valen una visita (como Miyajima, Naoshima o Shodoshima), pero es el propio conjunto visual del Mar Interior de Seto el que realmente vale la pena ver. Y para hacerlo hay diversos sitios especialmente interesantes para tener vistas panorámicas de diversas partes de este mar y sus islas (si el tiempo acompaña, evidentemente).

Oficialmente el Mar Interior de Seto está delimitado por: el Oeste por el límite Sudeste del Mar del Japón; al Este por una línea que va desde Takura Saki (34°16’N), en Honshū, hasta Oishi Hana, en la isla de Awaji, y a través de esta isla hasta Sio Saki (34°11’N) y hasta Oiso Saki, en Shikoku; al Sur por una línea que une Sada Misaki (33°20’N), en Shikoku, con Kyūshū; y al Norte está delimitado por la isla de Honshū.

SetoInlandSea01

Las dos islas principales que delimitan este mar están unidas por tres grandes puentes, verdaderos milagros de la ingeniería. La autopista Kobe-Awaji-Naruto une Hyōgo con Tokushima (en Shikoku), pero una buena parte del recorrido atraviesa la isla de Awaji, y al cruzar el mar seguramente estaremos más pendientes de los remolinos que se forman allí donde las aguas del mar interior entran en contacto con el Océano Pacífico. El Gran Puente de Seto (en realidad una serie de siete puentes y viaductos) que une Okayama con Kagawa es perfecto si vas con el tren (el Marine Liner de JR), aunque lo veremos un poco “encajonados” por la estructura del puente. También hay un puente por la autopista Nishiseto que comunica las prefectuelas de Hiroshima y Ehime, pero de este no tengo ninguna referencia para poder deciros si vale la pena para tener una buena visión del mar interior.

SetoInlandSea07

SetoInlandSea06

Pero al margen de los puentes, que nos permiten ver el mar “desde dentro”, hay diversos puntos privilegiados que también nos permiten tener una buena visión del mar interior. Los más conocidos y que seguramente visitaremos igualmente por otras causas son el Mt.Misen en Miyajima y Kotohira.

En Kotohira, al final de los miles de escalones que os conducen hasta el punto más elevado del complejo de templos de Kompirasan, se tiene una gran visión de parte del mar interior… si el tiempo acompaña. Personalmente tan solo pude ver sombras difusas por que aquel día estaba nublado y llovía intermitentemente, pero a la vista de la guía que había para identificar los principales elementos geográficos (como en todos los miradores), la vista debe ser excepcional.

SetoInlandSea03

SetoInlandSea02

Por otro parte, en Miyajima, si subes al Mt.Misen, ya mientras estás haciendo el tramo final con el teleférico, puedes empezar a admirar buena parte del mar interior próximo a la costa de Hiroshima, y al final del recorrido, en el Observatorio Shishiiwa puedes admirarlo a placer. Pero todavía hay más posibilidades, ya que si sigues ascendiendo por el camino hasta la cima del Mt.Misen, allí hay otro observatorio que nos permite tener una visión de 360º alrededor sin apenas ningún obstáculo. Desde allí arriba podemos ver una gran extensión del mar interior, la costa (y la ciudad) de Hiroshima, así como la costa de Shikoku si el día está suficientemente despejado. Y en medio toda una serie de islas grandes y pequeñas, las grandes extensiones de cultivos marinos (mayoritariamente ostras), e incluso una visión no muy habitual de Itsukushima.

Sin duda hay otros sitios desde los que se puede admirar el Mar Interior de Seto, pero los que os he mencionado aquí sin duda son también puntos turísticos de primer orden que por ellos mismos ya justifican una visita, así que las vistas las podéis considerar “un plus” para hacer aún más interesante la visita.

SetoInlandSea05

SetoInlandSea04

Visitando Daishō-in (II)

En artículos anteriores hemos visitado Daishō-in de forma genérica y también la parte frontal del templo en la que se encuentran los edificios principales, pero todavía nos queda una zona importante, tal vez demasiado apretada, pero supongo que no se podía evitar a causa de la orografía de la zona.

Si pasamos hacia la parte posterior de Chokugan-do, veremos un templete octogonal en medio de un pequeño lago situado en medio de una pequeña palza rodeada de escaleras que nos conducen al resto de edificios importantes como son Maniden y Daishi-do. Si hacemos un recorrido de derecha a izquierda iremos encontrando:

Daishoin02

Maniden Hall, situado en la parte superior de una escalinata en la parte central de la cual hay ruedas de oración. Hacer girar una de estas ruedas se dice que equivale a recibir las mismas bendiciones que leyendo un volumen de Hannya-shinkyp, o el sutra del Corazón. En este templo es donde se reza a los Sanki Daigongen, las tres deidades extraordinarias del Mt.Misen. Este templo también contiene un millar de imágenes de Amida Nyorai, el Buda de la Luz Infinita, que se cree es quien acompaña a los muertos hasta el Paraiso del Oeste. Estas figuras fueron donadas por los fieles.

Daishoin15

Siguiendo este segundo circuito interno encontramos pequeños templos y estatuas, como el curioso monumento Hochozuka, ante el que cada 8 de Marzo tiene lugar una ceremonia para dar gracias a los cuchillos viejos que ya no se pueden utilizar, o los templos dedicados a Aizen Nyo-o (que se cree que salva a los humanos de los deseos relacionados con la lujuria o la pasión sexual, llevándolos así hacia la Iluminación) o a Yakushi Nyorai (Buda de la Medicina, que se considera es el encargado de mantener la salud de los fieles), o incluso los siete Jizo Bosatsu centradas en la que se cree que redime los espíritus de los niños muertos, sobre los que los fieles tiran agua para consolar las almas de los seres queridos.

El siguiente templo lo hizo construir un príncipe de la familia imperial que sirvió como sacerdote principal del templo, y está dedicado a Amida Nyorai, el Buda de la Luz Infinita del que era un ferviente devoto.

Finalmente, las últimas escaleras nos llevan a Daishi-do, un edificio dedicado a Kobo Daishi, el fundador de la secta Shingon. Aquí hay una figura que representa a Kukai (Kobo Daishi), al que los fieles rezan si tan solo tienen un deseo para pedir. En el interior de este templo hay una cueva apenas iluminada en la que encontramos iconos budistas de los ochenta y ocho templos de la prestigiosa ruta de peregrinaje de los templos de Shikoku. Los fieles consideran que aquí pueden conseguir las mismas bendiciones que haciendo toda la ruta como peregrinos.

Daishoin16

Finalmente, y como ya hemos comentado al principio, a través de un puente podemos llegar al Hakkaku Manpuku, donde se encuentran las famosas Siete Divinidades de la Buena Suerte, dentro de este templo octogonal donde el 7 de Julio tiene lugar una ceremonia para pedir que nos afecte la buena suerte.

Daishoin13

Aquí acaba una visita muy completa, a la que como ya comenté en el artículo introductorio, vale la pena dedicarle un buen rato para poder hacerla con calma, y que os puede consumir buena parte de la mañana o de la tarde, un motivo más para hacer una estadía más larga de la habitual en la isla de Miyajima.

Información importante:

  • Lugar: Daishō-in (Miyajima – Pref.Hiroshima)
  • Coste: gratuito
  • Cómo llegar: unos 15’ caminando des de la estación de ferrys de Miyajima. A poco más de 5’ caminando desde el santuario Itsukushima.

Daishoin14

Daishoin08

Daishoin05

Daishoin03

Daishoin04

Daishoin09

Daishoin10

A %d blogueros les gusta esto: