Archive for the ‘Edificios singulares’ Category

Cúpula Genbaku, Patrimonio de la Humanidad

Al lado del Parque de la Paz, en la orilla este del río Motoyasu, se levanta el Memorial por la Paz de Hiroshima, encarnado por la Cúpula Genbaku. Esta es la única estructura que sobrevivió a la devastación nuclear, y se ha preservado tal como quedó como recordatorio del gran poder destructivo de las armas atómicas, pero también como símbolo de esperanza en un futuro mejor en que nunca vuelva a repetirse una situación como a la que sobrevivió la cúpula. Por todo ello, la UNESCO la incluyó como Patrimonio de la Humanidad el año 1996.

Tal como dice la UNESCO: “El Memorial de la Paz de Hiroshima, llamado también la Cúpula de Genbaku, es la estructura del único edificio que permaneció en pie cerca del lugar donde explotó la primera bomba atómica el 6 de agosto de 1945. Gracias a los esfuerzos de innumerables personas –y en particular de los propios habitantes de Hiroshima– se ha conservado en el mismo estado en que quedó después de la explosión. Este sitio no sólo es un símbolo descarnado y recio de la fuerza más destructiva creada por el hombre en toda su historia, sino también una encarnación de los anhelos de paz mundial y de una supresión definitiva de todas las armas nucleares”.

Genbaku01

La zona protegida ocupa un total de 0.40ha alrededor de la Cúpula Genbaku (genbaku es un término japonés para referirse a la bomba atómica), y un entorno de 42.7ha, dentro de las cuales se encuentra el Parque de la Paz. El edificio se ha preservado tal como quedó, y las únicas actuaciones que se realizan están destinadas a preservarlo en este estado. No se puede visitar por el interior, tan solo observarlo desde el exterior, a través de las vallas que lo rodean, desde una zona que se ha ajardinado y que sirve para ofrecer plegarias por los muertos y a favor de la paz mundial.

Genbaku02

Originalmente el edificio se construyó en 1914, y era el edificio de promoción industrial de la Prefectura de Hiroshima (Hiroshima-ken Sangyo Shoreikan). Los planos los diseñó el checo Jan Letzel, e inicialmente se denominó Sala de Exhibiciones Comerciales de Hiroshima. Su nombre final se le otorgó en 1933. El edificio tenía tres plantas de altura, con un núcleo central de cinco plantas. Las paredes eran de ladrillo y la estructura de la cúpula elíptica era de acero recubierto de cobre. En total cubría una superficie de 1.023 metros cuadrados y en su punto más elevado tenía 25m de altura. Los muros exteriores estaban cubiertos de piedra y cemento, y a la cúpula se llegaba por medio de una escalera situada en la entrada principal. La bomba atómica explotó a unos 150m del edificio, arrasando el edificio principal, hundiendo el techo y colapsando el suelo de los diversos pisos, así como la mayor parte de las paredes interiores del segundo y tercer pisos. A pesar de todo, como la fuerza de la explosión procedía de una altura mayor que el edificio (la bomba explotó a 600m de altura), los cimientos de la sección principal resistieron. También sobrevivió la fuente situada en el jardín de estilo occidental del lado sur del edificio.

El año 1966 la ciudad de Hiroshima decidió que debía mantenerse como estaba a perpetuidad, y el Memorial por la Paz, del que es el elemento principal, se construyó a su alrededor entre 1950 y 1964. El Museo Memorial por la Paz se inauguró en 1955, y desde 1952 ha sido el centro de las ceremonias por la paz que tienen lugar cada 6 de Agosto.

Himeji-jō, Patrimonio de la Humanidad

El castillo de Himeji fue el primer lugar japonés en ser inscrito en el listado de elementos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en 1993, por su combinación de funciones militares y un magnífico aspecto estético. En total está formado por un castillo, dos fosos (de los tres que existían originalmente) y un total de 83 estructuras agrupadas alrededor de una torre de seis plantas.

Tal como dice la UNESCO: “Himeji-jō es la más perfecta expresión arquitectónica de un castillo japonés de comienzos del siglo XVII. El sitio comprende un conjunto de 83 edificios con dispositivos defensivos muy perfeccionados y sistemas de protección notablemente ingeniosos, que datan de la primera época del shogunato. Obra maestra de la arquitectura en madera que une los aspectos funcionales a un gran atractivo estético, el castillo de Himeji-jō destaca por la elegancia de su silueta y sus muros de tierra blanqueados, así como por la sutil relación establecida entre los volúmenes de sus edificios y los múltiples planos de sus techumbres”.

HimejiJo01

La zona en la que está situado, en la ciudad de Himeji (Prefectura de Hyōgo) siempre ha sido un punto neurálgico del comercio y las comunicaciones. Este castillo, situado en el centro de la Llanura Harima, inició su historian en 1333, cuando se construyó la primera fortificación en la colina donde se levanta el actual. En 1581 fue remodelado por Hideyoshi Toyotomi. Este castillo original fue destruido por Terumasa Ikeda, que se convirtió en el señor de la zona y acabó construyendo el castillo actual entre 1601 y 1609. En 1617 Tadamasa Honda, añadió algunos edificios (básicamente remodeló el muro Oeste (Nishi-no-maru) para convertirlo en las habitaciones de su mujer, hija de de Tokugawa Ieyasu). Con la llegada de la era Meiji, parte de los edificios fueron demolidos para construir estructuras militares modernas, pero gracias al Coronel Shigeto Nakamura y otros oficiales del ejército, su forma original se pudo preservar. Su protección oficial empezó en 1930 cuando algunas partes fueron designadas como Tesoro Nacional.

HimejiJo04

Por el color blanco de sus paredes y al combinación de su elegancia y aspecto, así como por su integración en el entorno, a veces se le denomina “la grulla blanca” (Shirasagi-jō) ya que parece que sea un ave de este tipo a punto de surcar los cielos.

El castillo posee algunas disposiciones tácticas realmente remarcables y un tamaño que desafía la imaginación. En total ocupa 107Ha, tiene casi 5km de muros, que llegan a tener una altura de hasta 26m en su punto más elevado, y por cómo se construyó es especialmente resistente a los terremotos, incendios y otros desastres naturales o causados por el hombre. Cuando sus constructores iban cortos de piedra, recurrían si era preciso a lápidas, linternas de templos, e incluso elementos de cocina, que todavía hoy pueden verse integrados en la estructura de los muros.

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Pero es en el aspecto defensivo donde encontramos sus principales puntos fuertes. El interior es un auténtico laberinto pensado exclusivamente para confundir y desorientar al enemigo, hasta el punto que actualmente, y a pesar de los carteles informativos, hay turistas que se desorientan. En total tenía 84 puertas, de las que todavía se conservan 21, pensadas para llevar a los asaltantes por un recorrido lleno de trampas y posiciones defensivas letales, siguiendo un recorrido estrecho y retorcido que además de agotar y desorientar a los enemigos, permitía atacarlos con proyectiles desde los más de 1000 agujeros para arcos y arcabuces; puertas engañosamente seguras que ocultaban escondites para poder atacar por la espalda al invasor, y si finalmente conseguían superar todos los obstáculos, se encontraban con una imponente torre de 46 metros de altura, que lo eleva hasta el doble de la altura de la colina en la que está situado el castillo. Esta torre, que aparentemente tiene cinco pisos, en realidad tiene seis, más un subterráneo.

Diseñado para ser inexpugnable, es un castillo que jamás ha sido doblegado, en gran parte gracias a que su construcción tuvo lugar al inicio de una era de paz, el shogunato Tokugawa, pero igualmente ha tenido momentos para demostrar su gran resistencia, como cuando sobrevivió al Gran Terremoto Hanshin, en 1995. Pero su prueba más dura la tuvo que soportar durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los americanos bombardearon la ciudad. A pesar de todo, después de los ataques, y aunque la ciudad estaba en ruinas, en medio de toda la destrucción, el castillo seguía erigiéndose orgulloso, indemne después de haber sobrevivido sin recibir ningún impacto (bueno, en el interior cayó una bomba, pero no llegó a explotar).

HimejiJo05

Himeji-jō se podría decir que es de visita obligada para cualquier enamorado de Japón, muy especialmente si está interesado en su época feudal. Pero también es interesante para los amantes del cine, pues es aquí donde se rodaron algunas escenas de películas como la protagonizada por Sean Connery dentro de la saga de James Bond “Sólo se vive dos veces” en 1967, o el film del director Akira Kurosawa “Ran” en 1985 (por poner tan solo dos ejemplos).

A Himeji es fácil llegar desde Kyōto o Ōsaka, que están más o menos a una hora en shinkansen, y una vez en la estación JR de Himeji, el castillo está situado a 15 minutos caminando por una venida comercial, o se puede llegar en 5 minutos gracias al autobús turístico (100¥). Pero a pesar de eso, y como el acceso al castillo está limitado en el número de personas diarias, yo recomendaría levantarse muy temprano (o directamente dormir en al ciudad) e ir directamente al castillo, que una vez visto ya tendremos tiempo de ver otras partes de la ciudad, como el muy recomendado Kōko-en.

Nuevo ticket rápido para extranjeros en la Skytree

Mi intención en este blog siempre ha sido hablar únicamente de aquellos sitios que he visitado personalmente, y cuando incorporé la sección de noticias, me comprometí a dar noticias únicamente de aquellos sitios de los que ya os hubiera contado mi experiencia al visitarlo. Sin embargo, en esta ocasión voy a saltarme todas mis normas pues considero que esta noticia es suficientemente interesante como para compartirla con todos vosotros. Además, si no he estado no ha sido por falta de ganas, si no por que en mi último viaje a Japón todavía no estaba terminada. Me estoy refiriendo a la Tōkyō Skytree, todo un nuevo símbolo de la ciudad, desde donde disfrutar de magníficas vistas de esta metrópolis.

Hasta ahora conseguir subir hasta el piso de observación era casi una odisea, pues las colas eran larguísimas, y generalmente se debía perder mucho tiempo antes de poder subir y disfrutar de las vistas. Ahora los extranjeros podremos ahorrárnoslo parcialmente, pues se ha creado una nueva cola especial para nosotros que permitirá subir mucho más rápidamente a la planta Tembo, situada a 350 metros de altura, gracias a un ticket especial con el que tan solo tendremos que esperar 5 minutos (frente a 1 hora que es lo habitual para los tickets normales en días laborables, dos horas o más durante los fines de semana).

Para comprar este ticket especial deberemos dirigirnos a una taquilla especial situada en el cuarto piso, y mostrar el pasaporte u otro documento que nos identifique como turista o residente extranjero en Japón. Los acompañantes japoneses también podrán adquirir este ticket especial. Su precio es de 2.820 円para adultos (760 円más caro que el ticket estándar).

Según la compañía que se encarga de la explotación del mirador, la Tobu Tower Skytree Co., el 6.8% de los visitantes durante el año 2013 fueron extranjeros, pero esperan aumentar considerablemente este porcentaje, llegando a vender entre 50 y 100 tickets especiales los días laborables, y de 500 a 800 los fines de semana.

FastPassSkytree

Iluminación especial en Tsukiji Honganji

El templo central de la secta budista Jodo Shinshu en la ciudad de Tōkyō está situado en la zona de Tsukiji, y por eso recibe el nombre de Tsukiji Honganji. El pasado mes de diciembre la sala principal del templo, así como sus tres puertas y los muros que lo rodean, fueron designados Importantes Bienes Culturales, y para celebrarlo, el pasado 14 de Marzo se reunieron más de 5.000 visitantes para ver una iluminación especial creada para la ocasión con luces LED que representaban, sobre la fachada del salón principal, diversas imágenes de paisajes chinos y de la India, así como animales imaginarios creados por Chuta Ito, el arquitecto responsable de la construcción del edificio en 1934. En total, una secuencia de aproximadamente 10 minutos para celebrar la designación y homenajear las fuentes en que se basa el edificio (bien por inspiración, bien por autoría).

iluminacionTsukijiHonganji

Escuela Kaichi

kaichi01

La ciudad de Matsumoto es conocida básicamente por su castillo, el castillo del cuervo, pero a poca distancia de este está situada la escuela Kaichi (旧開智学校 kyūkaichi-gakkō), que es la primera escuela moderna construida en Japón, y un Importante Bien Cultural.

La escuela se fundó en 1873, tan solo un año después de la primera gran reforma educativa introducida por el gobierno Meiji, aunque el edificio actual no se inauguró hasta 1876. Se trata de un edificio de tipo occidental pero con una magnífica fusión de elementos japoneses que, en 1961 fue declarado Importante Bien Cultural, y en 1965 se convirtió en museo. Como escuela hizo su función durante muchos años (tengo un amigo algo más joven que yo cuyo abuelo estudió en este edificio), y de hecho la nueva escuela está situada justo delante de ella.

kaichi02

Parte de la importancia de la escuela viene del hecho que fue la propia comunidad la que hizo posible su existencia, pues el 70% de los costes de su construcción lo sufragaron los propios habitantes, mayoritariamente campesinos, cosa que obligó a mantener los costes al mínimo, y por tanto se utilizaron materiales que nunca pensaríais que era posible utilizar para un edificio así (tal vez por eso hay una combinación tan excepcional de elementos occidentales y japoneses).

Información importante:

  • Lugar: Escuela Kaichi (Matsumoto – Pref.Nagano)
  • Coste: 500円
  • Cómo llegar: unos 25’ caminando desde la estación Matsumoto de la línea Shinonoi de JR. A poco más de 5’ caminando desde el castillo de Matsumoto.

kaichi03

kaichi04

A %d blogueros les gusta esto: