Archive for the ‘Kansai (関西)’ Category

Shugaku-in Rikyū Imperial Villa

El pasado jueves, 13 de julio, este blog cumplió ocho años y, para celebrarlo, el primer artículo de este noveno año de nuestro viaje virtual juntos creo que es muy acertado que sea el primer de una serie de artículos en los que, como ya os anuncié en la última ocasión, hablaré de esos sitios que todavía no he visitado, pero que sin duda estarán en mi “lista de deseos” para visitar en un próximo viaje. De hecho, el lugar del que os hablaré hoy ya intenté ir en uno de mis viajes anteriores, pero no fue posible. Me estoy refiriendo a la villa imperial Shugaku-in Rikyū.

Shugakuin03

Shugaku-in Rikyū (修学院離宮) está situado en el extremo noreste de la ciudad de Kyôto, en las estribaciones del Mt. Hiei. Su construcción se inició en 1655, durante el período Edo, dentro de los terrenos de un antiguo templo con unas magníficas vistas, y se acabó cuatro años más tarde. Sus casi 55 hectáreas habían de servir como tranquilo lugar de retiro para el Emperador Retirado Gomizuno-o. Actualmente está formado por tres residencias, pero en el momento de su construcción tan solo tenía dos, las denominadas villas inferior y superior. La que actualmente se conoce como villa media fue construida posteriormente para la Princesa Akenomiya a partir de un antiguo templo de la zona, Rinkyu-ji, al que se le añadieron los lugares conocidos como Rakushi-ken (el primer edificio construido para la princesa) y Kyaku-den (originalmente construido en el Palacio Imperial de Kyôto Omiya como residencia de la Emperatriz Dowager, Tofukumon-in, y que muestra algunas pinturas espectaculares de las carrozas del Gion Matsuri, pintadas por Gukei Sumiyoshi) para formar la villa actual.

Las vistas desde esta villa son espectaculares (se dice que el Emperador tardó 10 años en encontrar un lugar con las vistas adecuadas para que decidiera construir aquí esta casa de campo imperial). Como ya he dicho, actualmente está formado por tres villas unidas por caminos rodeados de pinos, pero estos en realidad no son más que una añadido construido durante el período Meiji, anteriormente no había más que unos caminos estrechos rodeados de arrozales.

Los jardines, probablemente lo mejor de la visita, son del tipo denominado “paisaje prestado”, en que el propio entorno se engloba en el diseño para obtener un efecto más impresionante. En el libro “Historia y Arte del Jardín Japonés”, escrito por Javier Vives y publicado por Satori Ediciones, lo ponen como ejemplo de jardín de la época (especialmente el de la villa superior que incluye un lago para crear un jardín de paseo a su alrededor).

Shugakuin01

Shugakuin02

Pero además de su espectacularidad, los jardines también son su peor “maldición” para visitarlos, y es que al tratarse de una villa imperial, para poder visitarlos es preciso reservar una hora, pues las visitas son rígidas, con reserva previa (solo hay cinco visitas al día), y en los momentos en que los jardines son más espectaculares por el cambio de colores con las estaciones, rápidamente se llenan de visitantes (motivo por el que no los pude visitar cuando lo intenté), así que si queréis conseguirlo os recomiendo que estéis muy atentos a la fecha en que podréis reservar un sitio para su visita.

Respeto a la visita en sí misma, supongo que seguirá las líneas generales de las visitas a los demás sitios imperiales. Has de llegar un poco antes de la hora fijada, al principio te harán entrar en una recepción en la que podrás ver un vídeo relacionado con la visita, y después harás el recorrido (que en este caso son 3 km con algunas subidas relativamente fuertes), que está prefijado y delimitado (no se puede entrar en ninguno de los edificios, tan solo verlos por fuera), con un guía, y otro empleado al final para que nadie se quede demasiado rezagado (eso si, puede ser bastante permisivo permitiendo fotografías mientras el grupo sigue avanzando).

Shugakuin04

Para llegar, desde la estación de Kyôto debemos tomar la línea JR Nara hasta la estación Tofukuji, donde cambiaremos a la línea Keihan hasta su estación término, Demachiyanagi. Desde allí, con el ferrocarril Eizan, llegaremos a la estación Shugakuin (los jardines están a unos 10-15′ caminando). En total se tarda unos 40′.

Nota: las fotos han sido obtenidas en la Wikipedia, bajo licencia CC BY-SA 3.0 y son propiedad del usuario Daderot.

Anuncios

Reapertura del Castillo de Himeji

Después de seis años cubierto por andamios con motivo de unas reparaciones y restauraciones muy necesarias, el Castillo de Himeji ha abierto nuevamente sus puertas a los visitantes más magnificente que nunca. Y con su reapertura las noticias relacionadas con él se han multiplicado, como si quisieran recuperar el tiempo perdido. A continuación os ofrecemos un resumen de todas estas noticias.

Un largo y costoso lavado de cara

Las obras a que se ha visto sometido el castillo han representado casi seis años de trabajo, y un coste de 2.400 millones de yenes (poco menos de 20 millones de euros). Entre los trabajos realizados se han reemplazado las tejas de los techos, y se han repintado y restaurado los muros para que el castillo recuperara su elegancia.

Antes de iniciarse las obras en Octubre de 2009, el castillo, el primer elemento japonés en ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, no se había sometido a ninguna obra de reparación y conservación de cierta magnitud desde 1964, y por eso la ceremonia de reabertura fue realmente espectacular, con la participación incluso de la unidad Impulso Azul de las Fuerzas Aéreas de Autodefensa. Además, para que los auspicios fueran muy positivos, se produjo en plena temporada de floración de los cerezos, de los que en el recinto del castillo hay unos 1.000 árboles.

Foto: Mainichi Shinbum

Foto: Mainichi Shinbum

La torre principal del castillo se abrió al público el 27 de 1.8 millones de personas. Aún así, el acceso está limitado a 15.000 personas diarias, vendiéndose los tickets a medida que va llegando la gente y hasta completar la cantidad máxima diaria.

Un viaje virtual por el pasado

Como parte de la rehabilitación del castillo, se han tomado las medidas necesarias para permitir a los visitantes hacer un pequeño viaje virtual al pasado y ver como debería ser en la era feudal en forma de un servicio de realidad aumentada que permitirá a los visitantes reproducciones generadas por ordenador de cómo era la vida en el castillo a principios del siglo XVII mediante una aplicación para teléfonos móviles y tabletas. Así, por ejemplo, al situarse en un determinado punto de la segunda planta de la torre, se podrá ver una escena en que diversos guerreros corren a ponerse su armadura, que está colgada de la pared. Y desde el nivel superior se podrá ver como era la ciudad vista desde ahí arriba en la época en que se construyó. Otros puntos que tienen información adicional mediante la realidad aumentada son la puerta principal y las estructuras de algunas torres.

Foto: Asahi Shinbum

Foto: Asahi Shinbum

El castillo, ahora más accesible para los turistas extranjeros

Los que visiten el castillo de Himeji procedentes de fuera del país nipón, ahora se encontrarán más a gusto con la adición de carteles, planos e informaciones diversas en varios idiomas, así como un servicio Wi-Fi gratuito para acceder más fácilmente a información online del castillo y la ciudad.

Los carteles informativos de toda la zona ahora están escritos en cuatro idiomas (coreano, chino simplificado, inglés y, evidentemente, japonés), y los aproximadamente 150 que antes de la reforma ya estaban rotulados en inglés, se han revisado las traducciones para facilitar su comprensión y claridad.

HimejiNews02

Pero las facilidades para los extranjeros nos e limitan a los terrenos del castillo, si no que desde el pasado julio las autoridades están desarrollando un proyecto para mejorar la señalización viaria que conduce a los principales atractivos de la ciudad.

La oficina de turismo ha editado una nueva guía de 12 páginas en 5 idiomas, habiendo incluido el francés y el tailandés a las versiones ya existentes en inglés, chino y coreano. Entre los añadidos de esta nueva guía, se han incluido lugares en los que poder experimentar la cultura japonesa, como visitar Shoshazan Engyojin, un templo budista de la secta Tendai, para una sesión de meditación zen, o experimentar una ceremonia del té en el jardín japonés Kōkoen, situado junto al castillo.

Además, se han repartido unos 30.000 ejemplares en sitios tan vitales como la estación JR de la ciudad.

Un robot Patlabor aparca cerca del castillo

La estatua a tamaño real del robot de anime Patlabor AV-98 Ingram, normalmente situado en Odaiba, en la ciudad de Tōkyō, ha sido temporalmente trasladada a Himeji (Prefectura de Hyōgo) y situada cerca del castillo, dentro de una campaña de seguridad vial.

HimejiNews01

Himeji-jō, Patrimonio de la Humanidad

El castillo de Himeji fue el primer lugar japonés en ser inscrito en el listado de elementos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en 1993, por su combinación de funciones militares y un magnífico aspecto estético. En total está formado por un castillo, dos fosos (de los tres que existían originalmente) y un total de 83 estructuras agrupadas alrededor de una torre de seis plantas.

Tal como dice la UNESCO: “Himeji-jō es la más perfecta expresión arquitectónica de un castillo japonés de comienzos del siglo XVII. El sitio comprende un conjunto de 83 edificios con dispositivos defensivos muy perfeccionados y sistemas de protección notablemente ingeniosos, que datan de la primera época del shogunato. Obra maestra de la arquitectura en madera que une los aspectos funcionales a un gran atractivo estético, el castillo de Himeji-jō destaca por la elegancia de su silueta y sus muros de tierra blanqueados, así como por la sutil relación establecida entre los volúmenes de sus edificios y los múltiples planos de sus techumbres”.

HimejiJo01

La zona en la que está situado, en la ciudad de Himeji (Prefectura de Hyōgo) siempre ha sido un punto neurálgico del comercio y las comunicaciones. Este castillo, situado en el centro de la Llanura Harima, inició su historian en 1333, cuando se construyó la primera fortificación en la colina donde se levanta el actual. En 1581 fue remodelado por Hideyoshi Toyotomi. Este castillo original fue destruido por Terumasa Ikeda, que se convirtió en el señor de la zona y acabó construyendo el castillo actual entre 1601 y 1609. En 1617 Tadamasa Honda, añadió algunos edificios (básicamente remodeló el muro Oeste (Nishi-no-maru) para convertirlo en las habitaciones de su mujer, hija de de Tokugawa Ieyasu). Con la llegada de la era Meiji, parte de los edificios fueron demolidos para construir estructuras militares modernas, pero gracias al Coronel Shigeto Nakamura y otros oficiales del ejército, su forma original se pudo preservar. Su protección oficial empezó en 1930 cuando algunas partes fueron designadas como Tesoro Nacional.

HimejiJo04

Por el color blanco de sus paredes y al combinación de su elegancia y aspecto, así como por su integración en el entorno, a veces se le denomina “la grulla blanca” (Shirasagi-jō) ya que parece que sea un ave de este tipo a punto de surcar los cielos.

El castillo posee algunas disposiciones tácticas realmente remarcables y un tamaño que desafía la imaginación. En total ocupa 107Ha, tiene casi 5km de muros, que llegan a tener una altura de hasta 26m en su punto más elevado, y por cómo se construyó es especialmente resistente a los terremotos, incendios y otros desastres naturales o causados por el hombre. Cuando sus constructores iban cortos de piedra, recurrían si era preciso a lápidas, linternas de templos, e incluso elementos de cocina, que todavía hoy pueden verse integrados en la estructura de los muros.

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Pero es en el aspecto defensivo donde encontramos sus principales puntos fuertes. El interior es un auténtico laberinto pensado exclusivamente para confundir y desorientar al enemigo, hasta el punto que actualmente, y a pesar de los carteles informativos, hay turistas que se desorientan. En total tenía 84 puertas, de las que todavía se conservan 21, pensadas para llevar a los asaltantes por un recorrido lleno de trampas y posiciones defensivas letales, siguiendo un recorrido estrecho y retorcido que además de agotar y desorientar a los enemigos, permitía atacarlos con proyectiles desde los más de 1000 agujeros para arcos y arcabuces; puertas engañosamente seguras que ocultaban escondites para poder atacar por la espalda al invasor, y si finalmente conseguían superar todos los obstáculos, se encontraban con una imponente torre de 46 metros de altura, que lo eleva hasta el doble de la altura de la colina en la que está situado el castillo. Esta torre, que aparentemente tiene cinco pisos, en realidad tiene seis, más un subterráneo.

Diseñado para ser inexpugnable, es un castillo que jamás ha sido doblegado, en gran parte gracias a que su construcción tuvo lugar al inicio de una era de paz, el shogunato Tokugawa, pero igualmente ha tenido momentos para demostrar su gran resistencia, como cuando sobrevivió al Gran Terremoto Hanshin, en 1995. Pero su prueba más dura la tuvo que soportar durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los americanos bombardearon la ciudad. A pesar de todo, después de los ataques, y aunque la ciudad estaba en ruinas, en medio de toda la destrucción, el castillo seguía erigiéndose orgulloso, indemne después de haber sobrevivido sin recibir ningún impacto (bueno, en el interior cayó una bomba, pero no llegó a explotar).

HimejiJo05

Himeji-jō se podría decir que es de visita obligada para cualquier enamorado de Japón, muy especialmente si está interesado en su época feudal. Pero también es interesante para los amantes del cine, pues es aquí donde se rodaron algunas escenas de películas como la protagonizada por Sean Connery dentro de la saga de James Bond “Sólo se vive dos veces” en 1967, o el film del director Akira Kurosawa “Ran” en 1985 (por poner tan solo dos ejemplos).

A Himeji es fácil llegar desde Kyōto o Ōsaka, que están más o menos a una hora en shinkansen, y una vez en la estación JR de Himeji, el castillo está situado a 15 minutos caminando por una venida comercial, o se puede llegar en 5 minutos gracias al autobús turístico (100¥). Pero a pesar de eso, y como el acceso al castillo está limitado en el número de personas diarias, yo recomendaría levantarse muy temprano (o directamente dormir en al ciudad) e ir directamente al castillo, que una vez visto ya tendremos tiempo de ver otras partes de la ciudad, como el muy recomendado Kōko-en.

Kasuga Taisha abre al público un santuario secreto

En el santuario Kasuga Taisha de Nara se abrirá temporalmente al público un santuario que hasta ahora había permanecido siempre cerrado a los visitantes, antes que tenga lugar un ceremonial de renovación que se ha mantenido durante siglos. Este santuario alberga diversos objetos de adoración, que serán trasladados a una instalación temporal el 37 de marzo, quedando el templo abierto al público del 1 de abril al 31 de mayo, cosa que permitirá ver por primera vez la piedra sagrada que hay en su interior.

Este santuario, Patrimonio de la Humanidad, cada 20 años se somete a un ritual en el que se renuevan las estructuras más envejecidas y se cambian los interiores. A finales de año tendrá lugar el 60º Shikinen Zotai, y será la primera vez que el público en general podrá penetrar en un recinto del templo al que habitualmente solo pueden acceder los sacerdotes sintoístas y los miembros de la familia Imperial. Dentro de esta zona hay cuatro edificios reconocidos como Tesoros Nacionales, situados en fila y en los que se veneran deidades como Takemikazuchi no Mikoto. Este dios, originalmente situado en el santuario Kashima Jingu de la Prefectura de Ibaraki, se dice que marchó hasta Kasuga Taisha sobre un ciervo blanco.

KasugaTaisha

También se considera que otra deidad vive en el interior de una piedra Iwakura de 50cm de altura, situada en un templete de 80×100 cm. Esta piedra se mostrará al público por primera vez en la historia durante el período en que la zona permanezca abierta. De hecho, el sacerdote principal de Kasuga Taisha cree que el santuario se construyó precisamente allí por que era donde se encontró la piedra.

La puerta que conduce al Ushirodono, en la zona Norte del santuario, y que fue cerrada en la era Meiji, se abrirá por primera vez en 140 años, y será por donde entrará el público para visitar los dioses que protegen contra el mal. También se podrá visitar el jardín que hay detrás de los edificios.

Del 29 de marzo al 5 de abril el santuario mostrara el Kashima Dachi Shinei Zu (las deidades de Kasuga marchando del santuario Kashima), una pintura del período de las Cortes del Norte y el Sur (1336-1392) en que se ve a Takemikazuchi no Mikoto y a Kashima Dachi no Hoko (la alabarda marcando la marcha de las deidades de Kasuga), y que se cree que fue llevada hasta el santuario por un seguidor de estos dos dioses.

Para acceder deberá comprarse un ticket de 1.000 円, que incluirá un souvenir especial.

Nara, Patrimonio de la Humanidad

Inscrito en el listado de elementos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1998, la zona declarada patrimonio recibe el nombre genérico de “Monumentos Históricos de la Antigua Nara”, y como sucede con gran parte del patrimonio japonés, no se centra en un edificio singular o en un sitio concreto, si no toda una zona muy amplia, con 8 elementos centrales distintos: 5 templos (Tōdai-ji, Tōshōdai-ji, Yakushi-ji, Gangō-ji, Kōfuku-ji), un antiguo palacio (Heijō-kyō), un santuario (Kasuga Taisha) y un bosque sagrado (bosque original Kasuga).

Tal como dice la UNESCO: “Nara fue la capital de Japón entre los años 710 y 784. Durante este período se consolidó el marco del gobierno nacional y Nara disfrutó de una gran prosperidad, surgiendo como origen de la cultura nipona. Los monumentos históricos de la ciudad, los templos budistas, los santuarios sintoístas y los restos excavados del gran Palacio Imperial, proporcionan una vívida imagen de la vida en la capital japonesa del siglo VIII, un período de profundos cambios políticos y culturales“.

AntigaNara01

AntigaNara02

Los Monumentos Históricos de la antigua Nara han sido testimonio de la evolución de la arquitectura y el arte japoneses, inspirados en los de China y Corea, hasta adoptar un estilo propio y característico.

El año 1710 la capital se trasladó de Fujiwara a Nara, que como consecuencia de ello prosperó como centro cultural, político y económico del país durantes los siguientes 74 años, durante el denominado Período Nara. La localización del palacio Heijō-kyō fue meticulosamente estudiado mediante técnicas geománticas chinas. El plano general de la ciudad, basado en el de grandes ciudades chinas como Chang’an, quedó cubierto de palacios, templos budistas, santuarios sintoístas, edificios públicos, residencias y calles, todos ellos dentro de una red ortogonal, en la que el palacio ocupaba el extremo Norte de la avenida central. El palacio, de 120ha, incluía diversos edificios oficiales para celebrar ceremonias políticas y religiosas, entre los que destacan el Daigokuden (sala de audiencias imperial), el Chōdō-in (salones de estado), y la residencia imperial (Dairi), además de otros anexos que cumplían funciones administrativas y de otra índole más prosaica.

En el año 784 la capital imperial se trasladó a Nagaoka durante nueve años, y posteriormente a Kyōto (Heian), donde se quedó hasta el año 1184. La abandonada capital de Nara es convirtió en campos de cultivo, pero la mayoría de los templos y santuarios sobrevivieron intactos, manteniendo su estatus y el patrocinio imperial. Se desarrolló una nueva población alrededor de ellos, conocida como Nanto (Capital del Sur). La zona alrededor de los templos Tōdai-ji, Kōfuku-ji, Gangō-ji y Kasuga-Taisha fue el que más prosperó, y sirvió de núcleo para el desarrollo de la ciudad actual a partir del siglo XVI.

AntigaNara03

Tōdai-ji está formado por un grupo de edificios, siendo el más importante el Kondō (Sala del Gran Buda) donde se encuentra la imagen sentada de Vairocana (Gran) Buddha. Se trata de una gigantesca estructura de madera que alberga una estatua de bronce de 15m de altura, la más grande de este tipo que existe en el mundo. Kōfuku-ji fue inicialmente construido en Fujiwara, y reconstruido en Nara al trasladarse la capital.

AntigaNara05

Gangō-ji fue el primer templo budista japonés, construido por Soga-no-Umako en el siglo VI, siendo conocido originalmente como Asuka-dera. Fue trasladado desde Asuka el año 718 con motivo del traslado de la capital a Nara. La mayor parte del templo original quedó destruido por un incendio en 1451.

Tōshōdai-ji, originalmente construido por el sacerdote chino Jian Zhen (Ganjin) el año 759 para los estudiantes de budismo, es un caso excepcional, pues a lo largo de su historia ha sufrido realmente muy poco a causa de incendios u otros desastres naturales. Entre sus edificios más importantes encontramos el Kondô (salón principal, el único ejemplo que todavía existe de la construcción original durante el período Nara, y un elemento vital para estudiar la arquitectura de los templos japoneses), el Kōdō (salón de lectura, aunque originalmente se concibió como salón para realizar las reuniones de palacio, y único elemento que todavía sobrevive de la arquitectura del palacio), el Korō (repositorio de sutras), y el Hōzō y el Kyōzō (dos repositorios del estilo “casa larga”).

Kasuga-Taisha, fundado según las leyendas el año 768, se considera que sus orígenes podrían remontarse hasta el inicio del Período Nara. Está situado al pie de dos montañas sagradas (Kasugayama y Mikasayama). Los edificios de Kasuga-Taisha han sido restaurados y reconstruidos en numerosas ocasiones a causa del envejecimiento y de la destrucción por diversas causas. Todos los edificios están situados dentro de los límites del recinto sintoísta y, según la tradición, tienen techos con tejas hechas con corteza de ciprés, para armonizar con el entorno.

AntigaNara04

El bosque original del Kasugayama representa un entorno natural para Kasuga Taisha, como el que forma parte integral de todos los santuarios sintoístas. Kasugayama ha sido preservado como bosque sagrado, y la protección impide cualquier tipo de actuación más allá de los caminos para los fieles y peregrinos.

El antiguo Palacio Imperial contenía todo lo necesario para las funciones oficiales y privadas de la familia imperial, incluyendo, como ya hemos dicho anteriormente, edificios como Daigokuden, Chōdō-in, y Dairi, pero también oficinas, talleres, almacenes, establos, etc. Todo el complejo estaba rodeado por muros de tierra de 5m de altura, que se podían atravesar por alguna de las 12 puertas que tenía, siendo la más importante la del centro del muro Sur, denominada Puerta Suzaku. Actualmente tan solo quedan algunos cimientos, reconstrucciones y museos para recordar esta maravilla.

Toda la zona de los Monumentos Históricos de la Antigua Nara está dividida en dos partes principales, tres elementos al Oeste, y el resto al Este. La mayor parte de visitas se dirigen hacia el Este, donde están los edificios más conocidos, y donde hay tantas cosas que ver como pasarte todo el día en ella. Si a esto le añadimos que muchas veces el turista viene a visitar Nara en un día, procedente de Kyōto, la parte del Palacio, Tōshōdai-ji y Yakushi-ji no suele ser tan visitada. De hecho yo todavía no los he visitado, a pesar de haber estado un par de veces en Nara (en realidad ni tan solo he visitado Gangō-ji, a pesar de estar muy cerca de la zona que si he visitado). Y es que si lo quieres ver todo bien, personalmente creo que es imprescindible hacer noche en Nara y dedicarle dos días (o la mayor parte de los dos días), uno para cada grupo de edificios.

La zona Este es fácilmente accesible sobre todo si vienes de fuera de la ciudad, pues desde la estación JR más próxima tan solo hace falta seguir una avenida comercial para llegar directamente a ella. La zona Este está más alejada, pero si no nos centramos únicamente en los ferrocarriles JR (lógico si estamos utilizando el JR Pass), la compañía privada Kintetsu tiene diversas estaciones que nos dejan relativamente cerca de ella. Sea como sea, Nara es una ciudad muy bonita, interesante de visitar, de esas que debes incluir obligatoriamente en tu ruta, y no solo por que todo el mundo la visita.

A %d blogueros les gusta esto: