Archive for the ‘Nikkō (日光)’ Category

Shōyōen (逍遥園)

Cuando os hablé de Rinnōji ya dije que estaba formado por numerosos templos, y Sanbutsudō y sus estatuas doradas fue el primero del que os hablé. Pero como es habitual en los templos budistas, un templo está formado por numerosos edificios independientes. Y esto es lo que sucede en el caso de Shōyōen, un jardín que forma parte de Sanbutsudō, y que fue construido durante el período Edo. Se trata de un jardín de paseo que puede visitarse conjuntamente con la casa del tesoro, y que está situado delante del edificio principal del templo.

shoyoen01

shoyoen08

Como he dicho, el jardín Shōyōen, construido para que se pareciera al lago Biwa (situado muy cerca de Kyōto), es un jardín de paseo situado justo al lado de la casa del tesoro, y de un edificio de madera denominado Goreiden, un edificio no abierto al público en el que se guardan las tablillas funerarias de los diversos abades pertenecientes a la Familia Imperial que han dirigido el templo.

La entrada a los jardines también nos permite visitar la casa del tesoro, que contiene una colección de más de 6.000 piezas que nos permiten recorrer más de 1.200 años de historia, entre los que se cuentan un Tesoro Nacional y 48 clasificados como Importante Bien Cultural, que se exponen de forma rotatoria (unas 100 piezas en cada exposición, que suele seguir una temática determinada). La casa del tesoro es un edificio moderno, construido en 1983 en el lugar en que antiguamente se encontraba el centro del templo, y desde un corredor del cual se puede contemplar el jardín.

shoyoen02

shoyoen07

Pero lo que sin duda es más interesante es el jardín, que se puede visitar dando la vuelta al lago. Este jardín construido en la era Edo, se reformó a principios del siglo XIX, cuando recibió su nombre de Issai Satoh, un estudioso confucionista de la época. En el estanque podemos ver carpas (¡Como no!), y alrededor del lago encontramos una pequeña casa de té, una mini pagoda, diversas linternas de piedra y puentes. El hecho que represente el lago Biwa se debe a que servía para aliviar la añoranza que pudieran sentir los abades, criados en la corte imperial de Kyōto y acostumbrados a una vista como aquella.

Dicen que la mejor época para visitar este jardín es en otoño, pues tiene muchos arces que le dan una magnífica tonalidad rojiza. Yo lo visité en primavera así que no sabría deciros si es la mejor, la verdad es que su visita durante la primavera también es magnífica, y una visita tranquila muy recomendable, a no ser que estéis haciendo una visita realmente “Express” de Nikkō.

Información importante:

  • Lugar: Shōyōen (Nikkō – Pref.Toshigi)
  • Coste: 300円
  • Cómo llegar: hay un autobús que comunica las dos estaciones de tren de Nikkō con los templos de Rinnōji en unos 15’. Podemos bajarnos en las paradas de Shinkyo, o de Sogokaikanmae.

shoyoen05

shoyoen03

shoyoen06

shoyoen04

Sanbutsudō (三仏堂)

sanbutsudo01Cuando os hablé de Rinnōji ya comenté que estaba formado por numerosos templos, y Sanbutsudō no solo es uno de los más visitados, si no posiblemente el más destacado. Su nombre significa templo de los tres budas a causa de las tres estatuas de madera lacadas en oro que hay en el templo. Estas estatuas representan a Amida Nyorai, Senju-kannon (Kannon de los mil brazos) y Bato-kannon (Kannon con cabeza de caballo). Las tres deidades se consideran las manifestaciones budistas de las montañas de Nikkō a las que está consagrado el santuario Futarasan. Cada una representa, respectivamente, M.Nyohō, Mt.Tarō y Mt.Nantai.

Este templo es el edificio principal del complejo, y según los archivos históricos, Ennin Jikaku-daishi construyó este templo utilizando de referencia Konponchudō del Mt.Hiei. Las imágenes principales que podemos ver actualmente se construyeron a principios del período Edo, tienen 8 metros de altura y son las más importantes de budas sentados de todo Japón. Otras estatuas del templo incluyen las figuras de diversos santos (daishi) como Denkyo-daishi, Jie-daishi y Jigen-daishi

sanbutsudo02

Imagen extraida de un libro

Imagen extraida de un libro

El templo ha sufrido diversas relocalizaciones: primero estaba situado cerca del santuario Takinō, junto al río Inari, pero el año 1240-42, Sanetomo Minamotono lo trasladó al emplazamiento actual del santuario Toshogū; posteriormente, el año 1617 fue trasladado otra vez a la posición actual del santuario Futarasan, para finalmente ser desplazado hasta su localización actual cuando el gobierno Meiji decretó la separación entre las dos religiones del país. Sanbutsudō se disolvió al ser trasladado en esta última ocasión, y costó bastante tiempo acabar la reconstrucción a causa de los problemas financieros de Rinnōji. Finalmente, el Emperador Meiji, triste por lo que sucedía, ayudó a su reconstrucción.

Sanbutsudō fue reformado en el período 1954-1961. Su estilo de construcción es extraño, originario de la secta esotérica Tendai, pero se convirtió en el edificio más grande de Nikkō. El techo está cubierto de tejas de cobre, el edificio está lacado en bermellón y los pilares son de madera de zelkova lacada.

En el exterior del templo hay un cerezo llamado kongo-zakura, que ha sido designado como monumento natural.

Imagen extraida de un libro

Imagen extraida de un libro

Nota: en el momento de escribir este artículo el templo está en proceso de reforma, lo que impide verlo tal como es por el exterior, así como algunas partes de su interior (yo sufrí una vez los problemas de las reformas interiores), y aunque está previsto que las reformas no acaben hasta Marzo de 2021, se puede visitar igualmente.

Información importante:

  • Lugar: Sanbutsudō (Nikkō – Pref.Toshigi)
  • Coste: 400円 (antes había una entrada combinada por 1.000円 que permitía entrar en diversos templos, pero por lo que he leído, ha quedado suspendida indefinidamente por falta de consenso entre los templos).
  • rinnoji03

  • Cómo llegar: hay un autobús que comunica las dos estaciones de tren de Nikkō con los templos de Rinnōji en unos 15’. Podemos bajarnos en las paradas de Shinkyo, o de Sogokaikanmae.

sanbutsudo03

80 árboles ponen en peligro los tesoros de Nikkō

Como ya comenté recientemente, además de hablar de los sitios que he experimentado personalmente, a veces os hablaré de noticias relacionadas con los sitios en que he estado y que no puedo evitar compartir con todos vosotros. Como en este caso, donde según un estudio reciente, hay casi ochenta árboles con los troncos podridos o que presentan problemas parecidos, que representan un elevado riesgo de caer sobre algunos de los templos y santuarios que forman parte del complejo cultural designado como Patrimonio Mundial por la UNESCO, probablemente causándoles graves desperfectos.

Este estudio, realizado por la Asociación para la Preservación de los Templos y Santuarios del Patrimonio Mundial de Nikkō, ha determinado que estos árboles deberán ser talados y retirados, pero el proceso es muy complicado ya que están rodeados por bienes culturales considerados una parte importante de la herencia japonesa. La asociación está estudiando como puede llevarse a cabo esta tala.

Dentro del área amenazada por la caída de los árboles se encuentran dos santuarios, incluido Nikkō Toshogu, y un templo que han sido registrados como Patrimonio Mundial. Además, también pueden verse afectados otros nueve edificios considerados Tesoros Nacionales y 94 estructuras designadas como Bienes Culturales Importantes.

arbresNikko01

Estas estructuras están rodeadas de cedros y cipreses gigantescos, la mayoría centenarios. Muchos de ellos presentan signos de putrefacción, como cortezas peladas o erosiones, cosa que motivó a la Asociación a examinar en otoño pasado un total de 2.000 árboles situados a 30 metros o menso de los edificios, así como en los caminos de acceso a ellos.

Se detectaron un total de 40 árboles que estaban podridos y podían caer en cualquier momento. Además, se localizaron numerosos árboles con cavidades internas detectadas golpeando los troncos con pequeños martillos, de los cuales 36 se calcula que tienen más dem la mitad del tronco vacío. Dos de los árboles tenían unos troncos tan huecos, que tan solo quedaba la corteza, y ya han sido retirados, pero todavía quedan 74 árboles que deben ser talados en un futuro próximo.

A pesar de esta necesidad, su tala podría poner en peligro los edificios protegidos, pues los templos y santuarios afectados están situados en la falda de la montaña donde se levantan estos árboles, en la dirección en que de forma natural caerían si son talados sin tomar medidas excepcionales. Por otra parte, no puede utilizarse maquinaria pesada, como vehículos con grúa, pues esta no puede pasar por los estrechos caminos de acceso. La Asociación está discutiendo las diversas posibilidades con los guardas forestales.

El pasado invierno ya cayeron más de 100 árboles a causa de las abundantes nevadas y fuertes vientos de Febrero.

“Queremos solucionar el problema lo más rápidamente posible, pues los árboles podrían causar destrozos en cualquier momento,” – ha afirmado el miembro de la Asociación y capataz del equipo de tala Masahiko Harada- “pero queremos hacerlo con seguridad tanto para los edificios como para las personas”.

Rinnōji (輪王寺)

Los templos de Nikkō fueron fundados el año 766, durante el período Nara, por el sacerdote budista Shodo-shonin, que cruzó el río Daiya, como ya expliqué al hablar del puente Shinkyō. El primer templo en ser fundado fue Shihon-ryuji, pero en épocas posteriores se fundaron otros templos bajo el patrocinio de diversos sacerdotes budistas, clanes de samuráis, e incluso de la Casa Imperial, llegando a su punto álgido con la construcción del mausoleo durante el período Tokugawa.

rinnoji02

El 53º abad, Jigen Daishi, tenia tota la confianza del shogun Iyeyasu, de forma que después de su muerte, y siguiendo sus indicaciones, recogió sus cenizas depositadas en el templo Kunosan y siguiendo la doctrina esotérica del sintoísmo Sannō-Ichijitsu, fundó el mausoleo de Toshogū. Posteriormente se construyó otro, Taiyuin, para el tercer shogun, Iyemitsu. El ex-Emperador Gomizuno concedió el título Rinnōji al mausoleo. A partir de entocnes sucesivas generaciones de la Familia Imperial han ocupado la posición de abad de estos templos, a la vez que supervisaban el templo Kaneiji, en Ueno (Tōkyō). Rinnōji fue abolido cuando el Príncipe Kogen renunció a su posición como abad al final del período feudal (1869), pero poco después (1883) se reorganizó y se le concedió nuevamente el título a las órdenes sagradas.

Aunque el templo ha sufrido fuertes cambios en su prestigio con el paso del tiempo, las reglas y rituales se han mantenido inalterables desde su fundación. Como centro religioso de la secta Tendai, el templo Rinnōji actualmente está dedicado al establecimiento de los principios religiosos del reino de Buda a través de sus servicios religiosos y sociales.

rinnoji01

El conjunto de templos que se engloban dentro de Rinnōji es muy elevado (quince templos) y ocupan una gran superficie en la montaña, cosa que hace casi imposible poder visitarlos todos, y de hecho mucha gente se limita a visitar el templo principal, Toshogū, y como mucho Sanbutsudō. En próximos artículos iré desgranado las particularidades de algunos de los templos que forman parte de él: Toshogū, Sanbutsudō, Taiyuin, Jyogyo-dō, la pagoda de cinco pisos, etc; así como otros elementos visitables como Shōyoen, la casa del tesoro de Sanbutsudō, etc.

Información importante:

  • Lugar: Rinnōji (Nikkō – Pref.Toshigi)
  • Cómo llegar: hay un autobús que comunica las dos estaciones de tren de Nikkō con los templos de Rinnōji en unos 15’. Podemos bajarnos en las paradas de Shinkyo, o de Sogokaikanmae.

Nikkō (日光)

Nikkō es una población situada suficientemente cerca de Tōkyō como para convertirse en una excursión de un día habitual desde ella, especialmente para ver uno de los complejos de templos más grande e importante de todo Japón. A pesar de ello, quien quiera ver todos los atractivos que nos ofrece esta población, que no son únicamente los templos, tal vez debería plantearse otras posibilidades, incluso la de pernoctar en ella, ni que fueran tan solo uno o dos días.

nikko01

El complejo de templos por el que es especialmente famoso Nikkō puede visitarse en un solo día sin grandes problemas, incluso teniendo que realizar el viaje de ida y vuelta desde Tōkyō, pero si lo queremos ver con calma, la verdad es que poco tiempo nos quedará para ver, por ejemplo, el Parque Nacional de Nikkō, el Chūzenji-ko y las cataratas de Kegon. O incluso el pueblo de Yumoto. Y no hablemos ya de Nikkō Edo, un parque temático ambientado en la Era Edo.

Así pues, tal como yo lo veo, tenéis diversas posibilidades para ver la zona. Desde Tōkyō podéis hacer una visita de un solo día, para ver la zona de los templos con calma o, si los visitáis un poco más “por encima”, arañar el tiempo suficiente para tomar el autobús para acercaros a Chūzenji-ko y las cataratas. Otra posibilidad es contratar una excursión en autocar de un día desde Tōkyō, que generalmente incluirá la visita a los templos, el parque nacional y el lago, pero todo visto de forma demasiado precipitada e incompleta, por lo que personalmente no os la recomendaría. Finalmente, hay la posibilidad de pernoctar uno o dos días, de forma que podáis ver de forma tranquila y sosegada todo lo que nos brindan estos parajes.

nikko03

nikko04

Yo he estado dos veces en Nikkō, la primera en una excursión en autocar, y la segunda viajando desde Tōkyō, pero si consigo volver una tercera vez (que es lo que desearía), podéis estar seguros que me quedaré como mínimo un par de noches. Hasta ahora he podido ver con calma los templos, en la ocasión en que fui por mi cuenta, pues la primera vez apenas si pude verlos por encima, y tengo una ligera idea de cómo es el lago y la catarata, de forma que si vuelvo será, como he dicho, para quedarme unos días, de forma que pueda ver como han acabado las obras de reconstrucción que estaban realizándose la última vez que estuve allí, pero dedicar también el tiempo necesario a los alrededores, así como un día de diversión en el parque temático Edo Wonderland.

Información importante:

  • Lugar: Nikkō (Pref.Toshigi)
  • Cómo llegar: desde Tōkyō tenemos dos posibilidades: tomar la línea Tobū-Nikkō desde Asakusa, que tarda entre dos horas y una hora cuarenta y cinco minutos, dependiendo de si el tren es un rápido o un expreso (es posible que debamos hacer transbordo en Shimo-Imaichi); y si tenemos el JR Pass podemos utilizar la línea JR, tomando un shinkansen desde Ueno hasta Utsunomiya (50 minutos), donde transbordaremos a la línea Nikkō (45 minutos). La estación de JR está situada a menos de 1 minuto de la de a línea Tobū.

nikko02

A %d blogueros les gusta esto: