Archive for the ‘Chiyodaku (千代田区)’ Category

Akihabara (秋葉原)

akihabara05

Si hay un sitio emblemático de visita obligada para cualquier otaku, este es sin duda el barrio de Akihabara. Pero no siempre ha sido así, y es que la fama de este barrio empezó por motivos muy distintos. Después de la guerra se formó un importante mercado negro bajo las vías del tren, que en los años 50 se fue consolidando en forma de negocios legales de electrónica en general. En esa época podías encontrar cualquier tipo de aparato o componente electrónico de la cada vez más poderosa industria japonesa, y con los años el barrio se convirtió en el “barrio de la electrónica”, como todavía se le conoce. Era un sitio al que la gente acudía para conseguir lo que no podía encontrarse en otros sitios, o a unos precios muy competitivos. Tanto era así que, cuando empezaron a desembarcar las grandes marcas, era el sitio al que los turistas debían ir para encontrar las últimas novedades de la industria japonesa.

akihabara06

No se muy bien cuando empezó a cambiar todo esto, pero lo cierto es que a partir del cambio de siglo, el barrio cada vez es menos electrónico y más otaku. Al principio se establecieron las grandes cadenas de juegos recreativos y algunas tiendas de productos relacionados con el manga y el anime, generalmente en forma de tiendas pequeñas y bastante escondidas. Poco a poco los edificios se fueron llenando de estas pequeñas tiendas, hasta el punto que un edificio entero podía estar dedicado a este mundo, con un negocio distinto en cada piso. Por su parte, las grandes cadenas que vendían productos electrónicos empezaron a abrir tantos centros por doquier, que el barrio dejó de ser “especial” en este campo.

akihabara07

akihabara04

La última vez que visité Akihabara el barrio estaba irreconocible. Siguen existiendo las grandes tiendas de electrónica y las de las cadenas de videojuegos, pero muchos edificio antiguos han sido sustituidos por edificios nuevos, muchas veces pertenecientes a las grandes marcas del mundo del manga y el anime como Animate, Mandarake y un largo etc., y las tiendas que entonces estaban relegadas a los callejones de los alrededores ya no son las de manga y anime, si no las de electrónica que todavía sobreviven.

Y para los amantes del hentai, si bien antes podías encontrar muchos elementos de este género en los sótanos de los edificios, ahora hay incluso un edificio entero que dicen que es uno de los sex-shops más grandes del mundo.

akihabara03

visitar04

Si ahora paseas por el barrio, encontrarás casi exclusivamente chicas haciendo propagandas de su respectivo maid café, según el día incluso puede que te encuentres la calle principal cerrada al tráfico, y grandes cadenas comercializando todo lo que un otaku pueda desear… y para poder descansar un rato ya no tienes solo la opción del Starbucks de turno, si no también cafés temáticos. Y todo en medio de una arquitectura muy moderna que, personalmente, creo que le ha hecho perder una gran parte de su encanto.

akihabara01

akihabara02

Anuncios

Higashi gyoen (東御苑)

Los Jardines Orientales del Palacio Imperial, también conocidos como Jardines Imperiales del Este, ocupan 210.000 m2 de terreno en lo que antiguamente eran el Honmaru (ciudadela interior) y Ninomaru (segunda ciudadela) del castillo de Edo.

En 1457, con la caída del clan Edo, Ôta Dôkan construyó un nuevo castillo en el emplazamiento actual. Este castillo sufrió numerosas reconstrucciones y ampliaciones, hasta que con la llegada de los Tokugawa al poder, y el establecimiento de Edo como capital del país, este castillo se convirtió en la residencia oficial del shogun y se siguió ampliando, hasta convertirse en 1636 en el más grande de Japón.

HigashiGyoen04

Con la caída del shogunato, el castillo pasó a ser la residencia del Emperador, y así a sido hasta la actualidad. El actual Palacio Imperial está situado en parte de los terrenos del antiguo castillo, pero en 1960 se decidió reparar una zona del castillo y prepararla para convertirla en unos jardines imperiales que se acabaron abriendo al público en 1968.

Entre otras actuaciones, se derruyeron diversas construcciones, principalmente cuadras, dónde se guardaban los carruajes y terrenos dedicados a montar a caballo. Algunos se trasladaron, como el Hospital de la Agencia Imperial. Se completó el foso de la segunda ciudadela, y se restauraron varias puertas, baluartes y puestos de guardia, y finalmente se construyeron las instalaciones necesarias para los visitantes, así como el diseño de los jardines.

HigashiGyoen01

La visita a estos jardines nos permitirá ver de cerca algunos de los elementos característicos de los castillos japoneses, como murallas, torres de defensa y puertas de acceso, pero lo más importante sin duda es la flora, como la zona noroeste del ninomaru, en el que hay plantados diversos árboles que simbolizan las diversas prefecturas del país.

En el jardín hay diversas especies de árboles y flores, desde cerezos (no tratéis de hacer un hanamí debajo de estos) a rosales, pero no llega a tener ni tantas especies ni tan específicas como tienen otros jardines de la ciudad, y en consecuencia las diferencias entre las estaciones no presentan un contraste tan grande. Por otra parte, la gran ventaja que tiene este jardín es que la estrada es gratuita. Al entrar has de tomar una ficha de control, que debes devolver a la salida, pero no hace falta pagar ni un yen.

HigashiGyoen03

HigashiGyoen02

Visitar estos jardines es una buena idea, especialmente si lo combinamos con la visita la Palacio Imperial (podéis pedir acceder a los jardines una vez finalizada la visita al Palacio, y os dejarán entrar por una puerta especial, que os ahorrará un buen paseo por el exterior). Si lo hacéis así, posiblemente ya habréis visto la mayor parte de los elementos arquitectónicos, pero aún así, vale la pena que os fijéis en los que hay en el jardín, especialmente las construcciones realizadas a partir de la Era Meiji como la sala de conciertos. Evidentemente, sin olvidarnos de la flora.

Información importante:

  • Lugar: Jardines orientales del Palacio Imperial (Chiyoda-ku – Tôkyô).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: la estación de metro Takebashi de la línea Tozai nos deja entre dos de las tres puertas de acceso a los jardines.

Jardines exteriores del Palacio Imperial (皇居外苑)

El perímetro del Palacio Imperial de Tôkyô es un magnífico paseo de casi 5km que muchos aprovechan para hacer deporte (básicamente jogging) y que recorre los fosos del palacio y desde el que podemos ver las murallas y las diversas puertas y puentes, así como los accesos al Palacio Imperial y a los Jardines Imperiales del Este, que son zonas acotadas. En el extremo más cercano a Hibiya y Marunouchi (donde está situada la estación de Tôkyô) encontramos lo que los japoneses denominan Koukyogaien, y que podríamos traducir como jardines exteriores del Palacio Imperial. Esta zona ajardinada es un amplio parque por el que pasear y ver algunos de los pocos elementos característicos del Palacio Imperial que pueden verse desde el exterior.

Jardins08

Jardins02

Jardins07

Si lo comparamos con otras zonas del Palacio Imperial que se pueden llegar a visitar, la zona no tiene nada de especial, pero tiene la gran ventaja de que está situada muy cerca de una zona por la que es muy probable que pasemos al ir o venir, o haciendo un pequeño desvío de las numerosas zonas interesantes que hay por los alrededores, como Ginza, Hibiya, o la estación de Tôkyô, por poner solo unos pocos ejemplos. También es una zona magnífica para ver los grandes edificios que se levantan por los alrededores desde la perspectiva de la distancia, libres como estaremos de la limitación de la anchura de las calles.

Jardins01

Jardins05

Jardins03

No es un sitio especialmente interesante para ir de forma deliberada, pero si muy recomendable no evitarla si estamos en la zona, pues no nos quitará demasiado tiempo. Lo que no recomendaría en absoluto es hacer todo el recorrido de circunvalación del Palacio Imperial, excepto en el caso que tengamos tiempo y queramos ver otros de los elementos próximos a diversos puntos de la zona, como el propio Palacio Imperial, los Jardines del Este, el Budokan, o Yasukuni y el Yushukan.

Información importante:

  • Lugar: Jardines Exteriores Palacio Imperial (Chiyoda-ku – Tôkyô).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: la estación Nijubashimae de la línea Chiyoda es la más apropiada, pero también podéis bajar en las estaciones Otemachi de diversas líneas de metro, o la estación Hibiya de las líneas Chiyoda o Mita, o incluso en la estación Sakuradamon de la línea Yurakucho. En cualquier caso, la zona está muy bien comunicada, y cualquier estación de la zona os permitirá llegar tras un muy breve recorrido a pie.

Jardins06

Jardins04

Yushukan (遊就館)

Justo al lado de Yasukuni, el memorial más controvertido del mundo dedicado a los soldados caídos por su patria, se encuentra Yushukan, que podríamos considerar el Museo de la Guerra nipón.

yasukuni01

Este museo fundado en 1882 y reconstruido en 1932, es el más antiguo de Japón, pero no por eso es menos dinámico, pues constantemente está siendo reformado y a veces incluso ampliado para mostrar nuevos objetos relacionados la historia militar de Japón. Inicialmente se inauguró para mostrar los diversos objetos relacionados con los soldados cuyo nombre está inscrito en el vecino santuario de Yasukuni, y se fue ampliando a medida que Japón participaba en nuevas guerras a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En 1923 quedó muy dañado a causa de un terremoto, manteniendo su funcionalidad en edificios provisionales hasta que en 1932 se construyó el edificio actual. Después de la guerra fue cerrado por decreto, pero en 1961 volvió a abrir sus puertas, siendo ampliado en 1986 cuando la totalidad del edificio original de 1923 fue reformado y abierto al público.

El museo actual consta de dos plantas, una dedicada básicamente a las guerras más antiguas, y otra dedicada exclusivamente a la Gran Guerra de Asia Oriental, que es como los japoneses denominan la Segunda Guerra Mundial en el teatro de operaciones del Pacífico.

yasukuni05

Ambas plantas contienen numerosos objetos de los períodos que representan, así como paneles explicativos y, si es oportuno, reproducciones de medios de la época (hay bastantes portadas de periódicos de los días previos a Pearl Harbour). También hay maquetas, reproducciones y reconstrucciones de situaciones y maquinaria bélica diversa, aunque teniendo en cuenta la cantidad de maquetas explicativas que suele haber en los museos japoneses, considero que aquí, donde serían mucho más necesarias, no hay suficientes. Es posible que la limitación de espacio haya impedido la representación a tamaño natural de muchos objetos (especialmente vehículos y armas de gran calibre) como sucede en otros museos de la guerra de todo el mundo, pero aún así la muestra es muy interesante y suficientemente representativa.

A parte de los contenidos del museo propiamente dicho, dentro del recinto, pero pudiéndose acceder a ellos sin necesidad de pagar la entrada hay una tienda en la que puede encontrarse todo tipo de material, desde el simple recuerdo a libros y material audiovisual sobre el tema, maquetas y material más que suficiente para arruinarte si, como a mí, te gusta el tema. Y para los que tengáis prisa o no queráis entrar en el museo por cualquier motivo, en la entrada ya podéis tener una pequeña muestra con varias reconstrucciones: un caza Mitsubishi Tipo 0 de la flota japonesa preparado para los portaaviones, y vulgarmente conocido como Zero. Se trata de un Modelo 52, reconstruido a partir de fragmentos de aviones abatidos encontrados en las islas del Pacífico; la Locomotora Nº31 del Modelo C56, que sirvió en Tailandia, en la línea de Burma; y finalmente también hay dos cañones, uno de 15cm Modelo 89 que es el único d este tipo que queda en Japón, donado a Yasukuni como monumento a las unidades de artillería pesada junto a un obús de 15cm Modelo 96.

Yushukan02

Yushukan03

Yushukan01

Si me preguntáis si es museo es recomendable, teniendo solo en cuenta mi opinión personal diría que es de visita obligatoria, pero teniendo en cuenta que eso se debe a mi gran afición a la historia de la guerra, querría matizarlo. Es un museo muy interesante, a pesar que tiene diversos inconvenientes. El peor de todos considero que es que el porcentaje de carteles también en inglés es muy inferior al de otros museos japoneses, cosa que no permite conocer realmente la “versión del otro bando” (no entraré aquí en opiniones personales sobre este tema). También es un inconveniente que no hayan más reproducciones a escala real, pero como ya he dicho, esto puede deberse a una cuestión de espacio. Lo que si me preocupó realmente es que de objetos personales de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de haber muchos, en algunos museos ridículamente pequeños de otras partes del mundo, prácticamente he visto muchos más (estoy pensando en museos de regimientos ingleses que combatieron en el Pacífico, y que capturaron muchos recuerdos de los vencidos). Pero a pesar de todo esto, sigue siendo un museo muy recomendable, y una magnífica culminación de la visita a Yasukuni.

Información importante:

  • Lugar: Chiyodaku (Tokyô – Pref.Tokyô)
  • Entrada: 800円
  • Cómo llegar: la estación de metro Kudanshita (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Tozai y Hanzomon) es la más próxima a la avenida principal que conduce al santuario, a pesar de que también son bastante cercanas las estaciones Ichigaya (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Yurakucho y Nanboku) y Iidabashi (JR y Tokyo Metro líneas Yurakucho y Tozai).

Yasukuni (靖國神社)

Estos días las televisiones hablan mucho de las conmemoraciones del inicio de la Segunda Guerra Mundial en Europa; el mes pasado en Japón tuvieron lugar los actos por la paz con motivo del aniversario del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki; ahora parece que la propaganda rusa quiere demostrar, a través de un documental que han pasado las cadenas controladas por el gobierno ruso, que la culpa de que Polonia fuera invadida es de los propios polacos; y precisamente hoy he visto un documental sobre Junichiro Koimizu, polémico primer ministro japonés de los primeros años del milenio, que hace unos años provocó las protestas de todos sus paises vecinos por haber visitado el templo de Yasukuni, el lugar donde se deifica a todos los que han dado su vida por Japón.

yasukuni02 yasukuni03

No quiero crear un artículo polémico, aunque soy consciente de que el simple hecho de hablar de Yasukuni puede encender la mecha de los malentendidos. Yusukuni no es ningún monumento de glorificación a los soldados japoneses caídos durante la Segunda Guerra Mundial, y mucho menos a los considerados criminales de guerra que han sido deificados en él (es curioso que entre los vencedores de cualquier guerra jamás existan criminales de guerra). Yasukuni fue fundado en 1869 por orden del Emperador Meiji, que quiso honrar la memoria de los caídos por su país durante el duro proceso de modernización y apertura de Japón. Llamado inicialmente Shokonsha, en 1879 pasó a llamarse Yasukuni, que quiere decir “preservar la paz para la nación”. Las divinidades shinto veneradas en el santuario son las de aquellos que han sacrificado sus vidas porque deseaban una paz duradera para Japón, y no está restringido a los soldados, ya que muchas de sus 2.460.000 divinidades son mujeres o niños que por una (buena o mala, no pienso entrar en juicios de valor) mentalidad, que para muchos occidentales no es comprensible, han muerto en el campo de batalla (como muchos niños de las escuelas de Okinawa que murieron defendiendo su isla junto a los soldados, o chicas que hacían funciones de enfermera), o en objetivos militares (fábricas de armamento), miembros de la cruz roja, marineros mercantes que transportaban suministros en tiempos de guerra, periodistas y fotógrafos, etc. De hecho, incluso se honran británicos, taiwaneses y coreanos. Podríamos decir que Yasukuni es mucho más universal que los monumentos a los caídos por la Segunda Guerra Mundial que hay en muchos lugares de Europa, o los monumentos a los caídos durante la Guerra Civil que hasta hace no demasiado tiempo podían verse en muchos rincones de España.

Pero al margen de su significación, Yasukuni es un sitio muy bonito para visitar, aunque no pueda verse en su totalidad, y para gente como yo (que le gusta mucho la historia) tiene el interés añadido de que al lado mismo puede visitarse el Yushukan (遊就館), el Museo de la Guerra. La visita a este museo es bastante interesante, ya que realmente abarca los momentos más importantes de la historia moderna de Japón, con muchos paneles explicativos (lástima que solo los más importantes estén también en inglés), escritos de forma muy didáctica (la función que creo debería tener todo museo, no ser un simple repositorio de objetos) y, lo que yo consideré más interesante, desde el punto de vista japonés (se ponen de relieve algunas “casualidades” que pocas veces he visto mencionadas, ni que fuera de pasada, en medios occidentales), cosa que te permite tener un poco más de información para comparar y llegar a tus propias conclusiones (ya se sabe que nadie dice toda la verdad). Lo único que tal vez eché en falta fueron más maquetas explicativas (como hay en otros muchos museos nipones) y más objetos originales de la Segunda Guerra Mundial (seguramente porque la mayor parte están como botín de guerra en infinidad de museos occidentales).

Entrada del museo

Entrada del museu

Es una lástima que en el interior del museo no se puedan hacer fotos, ya que hay algunas reconstrucciones a escala (incluso a escala real) muy interesantes. Pero te has de conformar con las reconstrucciones de la entrada, al lado de la tienda y la cafetería, donde puede apreciarse un caza, algunos cañones y otros ejemplos de lo que te espera en el interior.

En resumen, una visita recomendada si no vas justo de tiempo, especialmente adecuada para combinar con la visita al Palacio Imperial, o al menos a los jardines abiertos al público.

yasukuni05

Información importante:

  • Lugar: Tokyo (Chiyodaku)
  • Entrada: La entrada al museo Yushukan es de 800¥
  • Como llegar: la estación de metro Kudanshita (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Tozai y Hanzomon) es la más cercana a la avenida principal que conduce al santuario, aunque también están cerca las estaciones Ichigaya (líneas Toei Shinjuku y Tokyo Metro Yurakucho y Nanboku) y Iidabashi (JR y Tokyo Metro líneas Yurakucho y Tozai)

yasukuni04

A %d blogueros les gusta esto: