Archive for the ‘Shibuya(渋谷区)’ Category

Takeshita dori (竹下通り)

takeshitaDori01

Takeshita dori es una calle peatonal situada justo delante de la salida de la estación de Harajuku que los fines de semana se llena de gente, especialmente jóvenes, de todo tipo y tendencias. No es una calle demasiado larga, pero si muy concentrada, con tiendas y establecimientos uno junto al otro.

La zona de Harajuku podría considerarse de visita obligada, especialmente el domingo, pues a poca distancia podemos encontrar numerosos lugares muy interesantes, desde el Parque Yoyogi y los grupos que lo utilizan para practicar o darse a conocer, al Santuario Meiji y el parque que lo rodea, hasta el agradable paseo que puede representar ir hasta Shibuya.

Las tiendas de Takeshita Dori, al margen de unas pocas pertenecientes a cadenas importantes, suelen ser tiendas pequeñas e independientes en las que pueden encontrarse todo tipo de estilos, y sobre todo mucho material relacionado con los ídolos de la sociedad japonesa. Esta gran diversidad es el mayor atractivo de visitar esta calle, pues podemos encontrar todo tipo de tendencias y gente que mucha gente consideraría “rara”, pero que son las que definen su carácter diferencial.

takeshitaDori04

takeshitaDori02

También podemos encontrar diversos sitios para hacer una parada para recuperar fuerzas, evidentmente del tipo que más gusta a los jóvenes (creps, hamburguesas,…), si es que puedes llegar a dar un paso por el interior de la calle, ya que los domingos es casi imposible caminar por ella. Si lo que queréis es ver la gente que pasea os recomendaría buscar un buen sitio, e ir viendo como pasa la gente. Si en cambio, lo que preferís es mirar las tiendas y comprar, más bien os recomendaría ir cualquier otro día para poder hacerlo con una relativa facilidad.

takeshitaDori03

Y un último apunte. En las tiendas hay mucho material relacionado con idols y tendencias de moda “distintas”, pero seguramente a causa de ello, en muchas tiendas hay carteles que especifican, de forma totalmente explícita, que está prohibido hacer fotos en el interior de la tienda.

Anuncios

Tōgō-jinja (東郷神社)

El barrio de Shibuya es sobradamente conocido, al igual que la mayor parte de sus puntos más frecuentados por los turistas, desde la zona de compras de Shibuya, con Hachiko y su cruce de calles, hasta Meiji Jingu, el Parque Yoyogi, la gran avenida con tiendas de marca Omotesando, y la siempre atestada de gente y meca de todo tipo de estilos de vestir Takeshita-dori. Parece que sea imposible encontrar un pequeño rinconcito de paz y tranquilidad…

Y a pesar de las apariencias, más o menos a la mitad de Takeshita-dori hay un callejón por el que no pasa casi nadie que, si lo sigues, llegas a la entrada lateral de un santuario sintoísta, muy tranquilo, lejos del ruido de las calles próximas. Es Tōgō-jinja, un santuario en el que Tōgō Heihachirō es adorado como kami sintoísta.

Togo03Tōgō Heihachirō fue un militar japonés que llegó a ser almirante de la flota japonesa. Considerado el Nelson de la marina japonesa, fue el responsable de la derrota de la hasta entonces considerada todopoderosa flota de la Rusia zarista en la batalla de Tsushima, durante la guerra entre los dos países en 1904-1905, y que confirmó el estatus de Japón como nueva súper potencia mundial.

El Almirante Tōgō rechazó muchos de los honores que se le querían dispensar en vida, pero después de su muerte, en 1940 se erigió este templo para elevarlo a la categoría de kami. Sus restos no se encuentran en este santuario, si no en el cementerio de Tama, también en Tōkyō, pero si que hay un pequeño museo y una librería dedicados a su figura.

Hasta hace unos años, dos veces al mes se celebraba un mercadillo en el que podían encontrarse objetos raros a precios muy asequibles, pero desde 2010 no se celebra.

Togo01

El santuario realmente no tiene casi nada que lo haga destacar especialmente, pero puede ser muy interesante para los aficionados a la historia militar japonesa, y no deja de ser uno de los pocos remansos de paz que hay en la zona.

Información importante:

  • Lugar: Tōgō-jinja (Shibuya-ku – Tōkyō).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: al santuario se puede acceder desde Meijidori (puerta principal) o desde Takeshita-dori, por lo que lo más recomendable es bajar en la estación Harajuku de la línea JR Yamanote, o en la parada Meijijingumae de la línea de metro Chiyoda.

Togo02

Parque Yoyogi (代々木公園)

Una de las recomendaciones para visitar Tôkyô que suelen hacerse siempre que se plantea esta cuestión es sin duda “visitar el Parque Yoyogi un domingo”. Y es que el Parque Yoyogi es una zona muy interesante, situada en medio de diversas áreas muy próximas y tanto o más interesantes, como el Santuario Meiji, Harajuku, etc., que tiene un carácter propio, especialmente los domingos, que le convierten en un polo de atracción de muchas de las particularidades de los japoneses.

Yoyogi09

Yoyogi03

Yoyogi05

El año 1964 Tôkyô fue la sede de los Juegos Olímpicos, y fue en la zona que actualmente ocupa el Parque Yoyogi donde se construyó la villa olímpica y algunas de las instalaciones deportivas en las que se celebraron las competiciones. La zona de Yoyogi anteriormente había sido testigo de muy diversas actividades a lo largo de su historia, desde el primer despegue de un avión a motor en Japón (1910) a terreno para desfiles militares, y durante la ocupación militar americana, es donde se construyeron las residencias de los oficiales norteamericanos. Con las olimpiadas se remodeló toda la zona, y se construyó el Gimnasio Nacional Yoyogi, en el que actualmente todavía se realizan actividades de todo tipo. Finalmente, en el año 1967 la mayor parte de la zona se convirtió en un parque abierto al público.

Yoyogi10

Con la apertura del Parque Yoyogi, conjuntamente con el Santuario Meiji, se convirtió en uno de los pulmones verdes más grandes de la ciudad, y una de las zonas más dinámicas en actividades populares (aunque últimamente parece que las autoridades quieren limitarlas en parte, y hacer que una buena parte de ellas se trasladen a otras zonas).

Al margen del atractivo propio del parque por si mismo, aunque en este aspecto podríamos considerarlo un parque urbano más con zonas ajardinadas e instalaciones deportivas, los domingos tienen una connotación muy especial, pues es el día en que muchos japoneses van a practicar sus actividades preferidas, desde hacer ensayos a prácticas de teatro, artes marciales o lo que sea, a realizar verdaderos mini conciertos de música (y tal vez tener la posibilidad de ser descubiertos por algún cazatalentos). Algunos de estos grupos ya se han convertido en un atractivo turístico más del parque, como el grupo de rockabilly que se ha hecho famoso después de salir en infinidad de documentales sobre la ciudad y actualmente forman grandes corros de gente esperando su actuación (aunque los miembros originales ara hacen más de “estrellas” y dejan los bailes a otros). Su Cadillac rosa, los zapatos totalmente destrozados y reparados con precinto, los tupés súper exagerados y las chupas de cuero con símbolos en la espalda ya forman parte del paisaje de Yoyogi.

Yoyogi01

Yoyogi07

Yoyogi04

Yoyogi06

En primavera, cuando florecen los cerezos, el parque llega a otro nivel de ocupación, entre los usuarios habituales y los que vienen simplemente a disfrutar del hanami, no queda ni un solo centímetro libre. Pero no son solo los espacios ajardinados los que están abarrotados, avanzar por los caminos, o simplemente ir a uno de los lavabos públicos puede ser una odisea casi imposible. Y si a todo esto le añadimos algún evento masivo en el gimnasio u otra zona próxima, es muy probable que no podáis avanzar más que unos centímetros por minuto. ¿Agobiante? La verdad, yo que lo he vivido y que he de decir que no me gustan demasiado las grandes masas de gente, he de decir que bastante. Pero a pesar de ello sigo recomendándolo. ¡Habéis de ir!

Yoyogi11

Yoyogi08

Yoyogi02

Información importante:

  • Lugar: Parque Yoyogi (Shibuya-ku – Tôkyô).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: al parque Yoyogi se puede acceder por diversos sitios, pero la entrada más recomendable es la situada cerca de Harajuku. Para llegar a este acceso lo mejor es bajar en la estación de Harajuku de la línea Yamanote de JR, o la estación Meiji-Jungumae de la línea Chiyoda o la línea Fukutoshin del metro.

Museo de la espada japonesa

La espada japonesa es uno de los elementos de su cultura del que los japoneses se sienten más orgullosos, Para ellos ni ahora ni nunca se ha tratado únicamente de una arma, un objeto para matar, si no que ha reflejado en gran medida los conceptos estéticos y el espíritu de los ancestros, en muchos casos convirtiéndose además en una obra de arte y en fuente de leyendas de todo tipo.

Teniendo todo esto en cuenta, y considerando que era necesario cuidar y proteger adecuadamente estos tesoros para las generaciones futuras, en 1948 se creó el NBTHK con el objetivo de salvar la espada japonesa de la crisis que representó la política de confiscación llevada a término tras la guerra.

museuKatana02

NBTHK son las siglas de Nihon Bijutsu Token Hozon Kyokai, o Sociedad para la Preservación del Arte de la Espada Japonesa, o simplemente Museo de la Espada, que de hecho es el museo que se creó en 1968 para mostrar las espadas de la sociedad y todo tipo de objetos relacionados. De hecho, la colección del museo incluye 120 piezas, entre las cuales se incluyen algunos tesoros nacionales, bienes culturales e importantes objetos de arte. Pero esta sociedad no se encarga únicamente de conservar y mostrar las espadas, si no que también han recuperado al antigua tradición Tatara de preparar el hierro indispensable para construir las espadas, y después de la reconstrucción en 1977 de la Forja Tatara, han enseñado estas técnicas a las nuevas generaciones.

Llegar al museo puede ser bastante complicado, pues no está demasiado bien señalizado (yo lo encontré casi de casualidad cuando estaba a punto de darme por vencido), está fuera de las rutas habituales que utilizan los turistas, a medio camino entre el parque Yoyogi y la zona de los rascacielos de Shinjuku. Una vez allí es bastante probable que consideréis que el museo no vale la pena por la caminata y los posibles problemas para encontrarlo, pues para ver un montón de espadas y complementos, si no eres un experto que pueda apreciar los detalles de construcción, sin duda ya habrás tenido tu buena ración en los otros muchos museos y exposiciones que hayas podido visitar. Tal vez tengáis suerte y también haya alguna exposición temporal que sea más interesante. Ya la verdad es que pensé que había perdido mucho tiempo y energías, hasta que vi la sección en la que venden libros relacionados con el tema, algunos de los cuales están en inglés, y que me plantearon un gran dilema sobre cuáles comprar.

museuKatana01

Información importante:

  • Lugar: Shibuya (Tokyô – Pref. Tokyô)
  • Coste: 525¥.
  • Cómo llegar: se deben andar unos 10’ desde la estación Sangubashi, a dos paradas de Shinjuku en la línea privada Odaikyu.

Shibuya vs. Ikebukuro

Tokyo es una ciudad con diversos “centros” o zonas singulares, generalmente identificados con algún tipo concreto de negocio (esto no es totalmente cierto, pero si que podríamos considerarlo una buena aproximación). Así, en Akihabara puedes encontrar material electrónico y sitios relacionados con el mundo del manga/anime/videojuegos; en Roppongi es donde puedes encontrar el ambiente más occidental de la ciudad; en Shinjuku también hay mucho comercio y, sobre todo, muchos negocios relacionados con el ocio; Ginza puede asociarse con los comercios de lujo, etc. De hecho, si miramos la línea circular Yamanote, casi podríamos hacer un seguimiento de estos puntos mirando las estaciones de la línea.

Y entre todos estos centros neurálgicos también podemos encontrar Shibuya y Ikebukuro, ambos con bastante fama incluso entre los neófitos, a pesar de que es Shibuya la que se lleva la mayor tajada de la fama. Si hubiéramos de encasillar estas dos zonas, sin duda sería como áreas para ir de compras, y en el caso de Shibuya especialmente para compras de ropa, y más concretamente de la última moda joven. Como siempre, encasillar una cosa de forma tan simplista es arriesgado, ya que hay muchas más cosas, pero los sitios más conocidos y emblemáticos si que podrían encasillarse de esta forma. Por lo que respecta a Ikebukuro, a pesar de ser también un área básicamente de compras, estas serían más generales, basadas en grandes almacenes.

Shibuya es conocida por diversos elementos como Hachiko, un sitio para encontrarse bastante popular (como el hecho de “quedar delante del Zurich” en Barcelona), el más que famoso paso de peatones que hay delante de la estación (y que ha estado mostrado en infinidad de películas), el singular edificio 109, una gigantesca tienda de ropa de mujer (aunque ahora se están diversificando), y las gigantescas pantallas de televisión que te rodean mires hacia donde mires.

Ikebukuro no recibe tanta atención ni por parte de las guías turísticas ni por parte de otros elementos como películas, fotografías comerciales, etc., y tal vez por eso no sea tan conocido. Esta zona inicialmente se desarrolló como zona comercial sobre la base de dos grandes almacenes muy importantes, pero ahora se pueden encontrar edificios singulares como el Sunshine City, o calles que si las aislásemos podríamos pensar perfectamente que forman parte de Akihabara.

Personalmente Ikebukuro nunca me había llamado especialmente la atención y es, de todas las zonas mencionadas, la que seguramente se encuentra más “alejada de todo”, motivo por el cual en todos los viajes que he realizado me he pasado por Shibuya (especialmente para ir a una tienda de Mandarake), pero a Ikebukuro todavía ni me había acercado, cosa que quise corregir la última vez que estuve en Tokyo.

Como ya he dicho, de Ikebukuro no tenía tantas referencias como de Shibuya, así que iba un poco a ciegas, pero si pude constatar diversos elementos comunes con Shibuya, como el hecho de que según salgas por un lado o el otro de la estación parece que estés en sitios totalmente distintos, o que el tráfico de vehículos y personas podríamos decir que es incluso superior a la saturada media tokiota. Pero también tuve la sensación de que son muy distintas. Así, mientras que Shibuya tiene un aspecto más actual, Ikebukuro me dio la impresión de ser un sitio viejo que todavía está evolucionando hacia la modernidad.

También es distinto el tráfico, ya que aunque en ambas zonas hay muchos coches y peatones, Shibuya parece tomada por los segundos, mientras que en Ikebukuro el tráfico es mucho más importante, hasta el punto que a veces me sentí un poco agobiado por este. Si, en Ikebukuro hay zonas peatonales en las que es incluso difícil avanzar, pero en Shibuya la gente ha “tomado” las callejas, incluso las que no son peatonales.

Y también está la cuestión de la luz. Aunque no me quedé suficiente tiempo para ver Ikebukuro de noche para comprobar su “brillo nocturno”, me dio la impresión de que era un sitio más oscuro… o tal vez debería decir que menos brillante, que Shibuya..

La parte más positiva de Ikebukuro es que parece que va evolucionando menos hacia un consumismo total como Shibuya y se está transformando en otro tipo de consumismo, con diversos equipamientos culturales y espacios más orientados hacia las familias o actividades complementarias a la mera “compra”, mientras Shibuya parece más adecuada para grupos de amigos, jóvenes preferentemente, con ganas de divertirse..

Ante de acabar querría remarcar de forma muy enfática que la mayor parte de los comentarios son simples impresiones personales como consecuencia de una única visita, razón por la que si puedo volver a ir no dudaré en visitar de nuevo Ikebukuro para confirmar o modificar estas impresiones.

Y como último apunte, decir que me habían comentado que al igual que Shibuya tiene a Hachiko, Ikebukuro tiene una figura similar, en este caso un búho, pero la verdad es que no fui capaz de encontrarlo. Si que vi una estatua con búhos, relativamente alejada de la salida de la estación, pero no se si es de la que me habían hablado (pasa muy desapercibida, la verdad). En cualquier caso, las respectivas fotografías son las que encabezan la siguiente galería para que comparéis (podéis verlas en grande en el álbum de Flickr). A la izquierda tenéis las fotografías de Shibuya, y a la derecha las de Ikebukuro para que, aunque no es lo mismo que vivirlo, podáis sacar vuestras propias conclusiones.

A %d blogueros les gusta esto: