Archive for the ‘Kyūshū (九州)’ Category

Castillos japoneses (日本の城)

Una de las estampas más características para el turista que visita Japón es sin duda los castillos, herencia de una época a la que tantas y tantas películas de samuráis nos han transportado, y que a muchos nos gusta revivir en vivo y en directo siempre que sea posible.

Bansho

En Japón hay centenares de castillos, pero desgraciadamente, la mayor parte no son más que cuatro piedras que tan solo sabes que son las ruinas de un castillo por que te lo dicen, no por que llegues a ver ninguna estructura que sea reconocible. Si lo pensáis con calma, teniendo en cuenta las guerras, las fuerzas de la naturaleza (terremotos e incendios, básicamente) y las técnicas de construcción más utilizadas, posiblemente acabemos sorprendiéndonos de que todavía queden tantos.

En cualquier caso, tengo localizados aproximadamente unos cincuenta castillos que se pueden identificar fácilmente como tales (aunque en muchos casos solo queda la torre principal), muchos de ellos considerados tesoros nacionales. En este blog ya he hablado de la mayoría de los que he tenido la suerte de visitar, que no representan ni la mitad de los que tengo localizados. Como he dicho en estas ocasiones, muchos de los castillos que siguen en pie son reconstrucciones parciales realizadas en tiempos modernos, y en muchas ocasiones utilizando técnicas modernas de construcción, lo que hace que tan solo tengamos la engañosa sensación de estas viendo un castillo original, a pesar de estar hecho de hormigón.

rutaHimeji01

Matsumotojo02

Osakajo05

Dentro de la campaña “12 meses, 12 temas”, tengo la intención de dedicar el mes de Julio a los castillos, hablando de aquellos que todavía no han encontrado su lugar en este blog, como el castillo de Kanazawa o el de Nagoya. Si revisáis los artículos anteriores sobre castillos publicados en este blog, o seguís leyéndome a lo largo de este mes, la lista completa de castillos que encontraréis es:

Evidentemente, no es una revisión exhaustiva de todos los castillos que se pueden visitar en Japón, ni tan solo de los más representativos o conocidos (faltan algunas joyas como el de Kumamoto, por poner solo un ejemplo), pero si todos los que he conseguido visitar hasta ahora, que es la premisa con la que estoy escribiendo este blog desde sus inicios: “hablar solo de lo que tengo una experiencia de primera mano”.

Anuncios

Catedral de Urakami (浦上天主堂)

En los artículos anteriores ya os he hablado de los inicios del cristianismo en Japón con la llegada de los misioneros jesuitas al País del sol naciente, así como de los kakure kirishitan, fieles que siguieron profesando la religión católica a pesar de las prohibiciones y persecuciones, pasando su fe a sus descendientes, hasta que con el regreso de los occidentales, el Padre Petitjean, de la iglesia de Oura, dedicada a los denominados 26 mártires de Japón, descubrió que en la zona de Urakami (una pequeña aldea situada al Norte de Nagasaki, actualmente engullida por el crecimiento de la ciudad), había una considerable población cristiana.

Entre 1869 y 1873, casi cuatro mil habitantes de la población de Urakami fueron desterrados. Más de una quinta parte de ellos murieron, pero los supervivientes consiguieron regresar a su pueblo en 1875, y decidieron construir su propia iglesia. Compraron las tierras en que los sospechosos de ser católicos habían sido interrogados de forma humillante durante siglos, y se inició la construcción de una catedral en memoria de las persecuciones y como homenaje a sus antepasados. La catedral se empezó a construir bajo el Padre Francine y no se acabó hasta 1925, bajo el Padre Regani.

Urakami01

La iglesia está construida con ladrillo, siguiendo un estilo neorrománico (bastante utilizado durante el siglo XIX para construir iglesias como la basílica de Covadonga en España, o la catedral de Medellin en Colombia), convirtiéndose en aquella época en la catedral católica más grande de Asia Oriental. Su nombre real es el de Catedral de Santa María (una de las humillaciones que los primeros católicos tuvieron que sufrir en ese lugar era pisar una imagen de la Virgen María), pero generalmente tan solo se la conoce como la Catedral de Urakami.

El 9 de Agosto de 1945, la bomba atómica lanzada sobre Nagasaki explotó muy cerca de la catedral (a 500 metros), destruyéndola completamente. Años más tarde, en 1959, la catedral fue reconstruida en el mismo lugar, conservando su forma original, y en 1980 se remodeló para ser más fiel a la original.

Urakami02

Su reconstrucción fue posible, a pesar de las discusiones entre fieles y autoridades, ya que estas últimas querían dejarla como estaba como testimonio de lo sucedido, mientas que los fieles querían hacerlo en el mismo emplazamiento por motivos históricos y por su simbolismo.

En los accesos al templo actualmente se pueden ver algunas estatuas de la catedral original, tal como quedaron tras la explosión, y otros restos de lo que quedó de la iglesia pueden verse en el cercano Parque de la Paz, el Museo de la Bomba atómica de Nagasaki, e incluso hay una estatua en la sede de las Naciones Unidas.

Urakami03

Información importante:

  • Lugar: Catedral Urakami (Nagasaki – Pref.Nagasaki).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: la catedral está situada muy cerca del Parque de la Paz, así que la mejor forma de llegar sería bajar en la parada Matsuyamamachi de las líneas 1 y 3 de los tranvías, y después de atravesar el Parque de la Paz podremos ver la catedral.

Iglesia Católica de Oura (大浦天主堂)

Oura01En el artículo anterior ya os hablé de los 26 Santos de Japón que fueron martirizados por Toyotomi Hideyoshi en 1597. Cuando se acabó el período de aislamiento de Japón en 1853, muchos occidentales empezaron a llegar al país, especialmente a la zona de Nagasaki. Entre estos, en 1863 llegaron dos sacerdotes franceses de la Sociedad para las Misiones Extranjeras, el Padre Loui Furet y el Padre Bernard Petitjean. Estos dos sacerdotes tenían la intención de fundar una iglesia en honor a los mártires canonizados, y el resultado fue la que actualmente es la Iglesia Católica de Oura, también conocida como Iglesia de los 26 Mártires de Japón.

La iglesia original la construyó Koyama Hidenoshion, que era el mismo maestro carpintero que había construido la residencia Glover, y la finalizó en 1864. Inicialmente no era más que un pequeño templo de madera con tres naves y tres torres octogonales. Posteriormente, hacia 1879, fue ampliada para convertirse en la basílica gótica actual, con ladrillos estucados, cinco naves, techo abovedado y una torre octogonal, siguiendo los planos belgas utilizados por muchos misioneros para construir las primeras iglesias construidas en el país. Las vidrieras se importaron de Francia.

Poco después de completar la primera iglesia, el Padre Petitjean descubrió un pequeño grupo de japoneses delante de la iglesia que le pidieron les dejara entrar. Una vez dentro le preguntaron dónde estaba la imagen de la Virgen María, y el padre pudo comprobar que eran Kakure Kirishitan, descendientes de los católicos que se convirtieron durante el período en que los sacerdotes jesuitas y de otras órdenes religiosas predicaron en el país, y que a pesar de haber tenido que permanecer ocultos cuando la religión fue prohibida por las autoridades, no perdieron su fe y la fueron transmitiendo a sus descendientes. Ese grupo procedía del pueblo de Urakami, y fueron los que permitieron descubrir que, a pesar del tiempo transcurrido, todavía había fieles en Japón que podían remontar el origen de su fe hasta aquella época lejana.

Para conmemorar esta efeméride, se importó de Francia una figura de mármol blanco de la Virgen María. Una placa de bronce que hay en el exterior de la iglesia conmemora este encuentro, que poco tiempo después marcó el resurgimiento de miles de cristianos clandestinos que se escondían en la zona de Nagasaki. Cuando el Papa Pío IX se enteró, lo declaró el “Milagro de Oriente”.

Oura02

Durante la guerra sufrió bastantes daños a causa de la explosión de la bomba atómica, pero fue reconstruida con materiales importados de Francia y métodos de construcción tradicionales.

Este edificio es la iglesia de madera más antigua que se conserva, y fue declarada Tesoro Nacional en 1933, y nuevamente en 1953 bajo el amparo de la nueva Ley de Protección de las Propiedades Culturales de 1951, y tiene el honor de ser el primer edificio de estilo occidental distinguido de esta forma.

Oura03

Desde el punto de vista turístico, el hecho que esté situada tan cerca de los jardines Glover hace que sea un lugar a visitar, pero la verdad, si no queréis pagar el precio de la entrada tampoco os perderéis nada imprescindible, y aunque sea de lejos podéis verla igualmente por fuera. También cabe decir que su entrada es muy barata, tan solo 300円, y está justo en medio del camino que conduce a los jardines Glover, así que si no tenéis una fuerte motivación para no ir, tampoco hace falta dejarla de lado.

Información importante:

  • Lugar: Iglesia Católica de Oura (Nagasaki – Pref.Nagasaki).
  • Entrada: 300円.
  • Cómo llegar: esta iglesia está situada muy cerca de los jardines Glover y es probable que nos acerquemos a ella yendo o viniendo de estos, pero para ir directamente, debemos utilizar la línea 5 de los tranvías y bajar en la parada Oura Tenshudo-shita. Si venimos desde la estación de tren de Nagasaki, primero deberemos utilizar la línea 1 de los tranvías, y hacer transbordo a la línea 5 en Tsuki-machi.

Monumento a los 26 Santos de Japón

Entre los diversos actos de represión que sufrieron los católicos japoneses en el período inicial de la evangelización, hay uno especialmente destacado, en que 6 misioneros europeos y 20 católicos japoneses que no habían obedecido las órdenes del gobierno que prohibían predicar el catolicismo, fueron crucificados en Nagasaki el 5 de febrero de 1597. Los condenados fueron arrestados en Kyôto y Ôsaka, y conducidos hasta Nagasaki para servir de ejemplo, pues en la ciudad todavía había una presencia clandestina bastante relevante de misioneros católicos, a pesar que ya hacía diez años que se había prohibido esta religión en todo el país. Hay que remarcar que el hecho de que fueran crucificados no tiene nada que ver con las connotaciones cristianas de este acto, pues en Japón este era un castigo relativamente habitual para castigar a los condenados a muerte.

Estros mártires fueron posteriormente canonizados por el papa Pío IX en 1862. El 6 de Abril de 1956 el sitio fue declarado Sitio de Relevancia Histórica, y finalmente en 1962 se erigió un monumento y una capilla en el sitio en que fueron crucificados (o eso se supone) como homenaje a su heroísmo.

Martires01

El monumento tiene la forma de un largo muro en el que están representadas las figuras de todos los crucificados, situado en medio de una zona ajardinada desde la que entre las casas se pueden tener buenas vistas de parte de la ciudad. Al lado hay una iglesia de diseño moderno para que los peregrinos puedan rezar.

Para llegar hace falta caminar unos 10-15’ `por calles empinadas, siguiendo un camino que no nos conduce a ningún otro sitio interesante, por lo que visitarlo o no depende de demasiados factores como para recomendarlo o desaconsejarlo taxativamente. A los indecisos les recomendaría hacer lo mismo que hice yo… dejarlo para el final (al fin y al cabo es un monumento en una zona abierta, sin horarios), valorando las fuerzas que os queden mientras esperáis el tren de regreso o la hora de regresar al hotel (según paséis la noche en la ciudad o no).

Martires02

Información importanet:

  • Lugar: sitio del Martirio de los 26 Santos de Japón (Nagasaki – Pref.Nagasaki).
  • Entrada: gratuita.
  • Cómo llegar: des de la estación de Nagasaki se puede llegar andando en unos 10-15’.

Dejima (出島)

Dejima07

La isla artificial de Dejima es posiblemente el enclave occidental más famoso de todo Japón, pues se convirtió en el único punto de contacto e intercambio entre occidente y Japón durante el largo período de aislamiento del país. Pero también fue por donde entraron las ideas y diversas técnicas que condujeron al país a la Restauración Meiji.

Cuando el gobierno japonés prohibió a los misioneros portugueses que hicieran proselitismo en Japón, en 1636 se construyó una isla artificial de 15.000m2 para confinar toda kla relación entre los dos países. Esta isla se denominó Dejima. En 1639 los portugueses fueron totalmente expulsados de Japón y Dejima quedó deshabitada hasta 1641 cuando los holandeses trasladaron su puesto comercial de Hirado a Dejima, convirtiéndose en ese momento en la única ventana a través de la cual los japoneses aprendieron, por ejemplo, nuevas técnicas en medicina. Pero también fue el punto a través del cual Japón fue conocido en el resto del mundo.

Dejima03

Dejima02

Dejima no era tan solo el sitio en el que tenían lugar los intercambios, donde atracaban las naves y donde se almacenaban las mercancías, era también el sitio en el que vivían los empleados holandeses, y los capitanes y marineros de los barcos. Los occidentales no podían ir y venir a su antojo, sino que estaban confinados a los límites de Dejima.

Con la Restauración Meiji y la occidentalización del país, Dejima dejó de tener razón de ser, y de hecho pronto dejó de ser una isla, pues tuvo lugar un intenso programa de reclamación de tierras al mar, que en 1904 integró totalmente Dejima en el resto de la ciudad. Hasta 1922, cuando el emplazamiento fue declarado Sitio Histórico de Interés Nacional, Dejima fue diluyéndose en el olvido, y no fue hasta 2011 que se pudo completar el proceso de recuperación y restauración que en la actualidad nos permite ver como era Dejima realmente, a pesar de que todavía quedan algunos proyectos por completar, como conseguir que Dejima vuelva a ser un sitio totalmente rodeado por agua y se recupere la totalidad de su forma en forma de abanico.

Dejima06

Dejima05

La reconstrucción actual de Dejima está dividida en dos partes. En una de ellas, denominada “zona de reconstrucción”, podemos ver los edificios reconstruidos, en el interior de los cuales se muestra a través de maquetas como era la vida en Dejima en esa época, o se ha convertido en sala de exposiciones para mostrar objetos de la época y parte de su historia, o se han reproducido los interiores para mostrar como eran. En esta zona también se pueden ver algunos de los cimientos que se han encontrado durante las excavaciones. La otra zona, denominada “zona de intercambio”, es más espaciosa, contiene edificios occidentales, pero de la Era Meiji, y sobre todo, contiene una maqueta a gran escala de todo lo que era Dejima, y que posiblemente sea uno de los elementos más espectaculares de todos.

Dejima01

Dejima04

Según el detalle con que visites todo lo que Dejima puede dar de si, el propio museo te recomienda dos posibles rutas, de 1 ó 2 horas de duración. La verdad es que puedes perderte durante un buen rato sumergiéndote en el pasado. Una visita muy recomendable y muy en sintonía con lo más interesante de Nagasaki, la combinación de culturas que han forjado a lo largo de los siglos esta población.

Información importanet:

  • Lugar: Dejima (Nagasaki – Pref. Nagasaki).
  • Entrada: 500円.
  • Cómo llegar: desde la estación de Nagasaki, subir al tranvía de la línea 1 en dirección ShokakujiShita y bajar en las paradas Dejima o Tsuki-machi, que nos dejarán a menos de 1’ a pie de una de las dos entradas a Dejima.
  • Álbum de Flickr: Dejima (出島).
A %d blogueros les gusta esto: